R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

jueves, 27 de junio de 2019

La Entronización del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María en los hogares

Durante el pontificado de León XIII se acentuó el carácter señorial y esplendoroso del culto al Sagrado Corazón. En 1899 el Papa elevó la fiesta del Corazón de Jesús al mayor rango litúrgico (fiesta de primera clase con octava; es decir, ocho días para honrar el Corazón de Jesús). Al traspasar los umbrales del siglo el Papa dispuso, en la encíclica Annum Sacrum (25 de mayo de 1899) la consagración de toda la humanidad al Corazón de Jesús.

 



Papa León XIII - “En el Sagrado Corazón está el símbolo y la imagen expresa del Amor Infinito de Jesucristo que nos mueve a amarlo en correspondencia.”
 
 

 Les recomendamos hacer hoy la entronización del Sagrado Corazón  de Jesucristo en el Hogar. Para esto es necesario prepararse por lo tanto no  se va  a copiar aquí todo los pasos para la entronización, sino a resaltar que la entronización es un compromiso del hogar cristiano para hacer que verdaderamente reine Jesucristo en nuestro hogar y en la sociedad.



 


 Fuente Fatima org.


¿Como la Entronización restaura a Cristo
en la Familia?

La Entronización comienza con una ceremonia conmovedora y llena de belleza. En el hogar mismo, en presencia del sacerdote, que preside la ceremonia, la familia reconoce pública y solemnemente que Cristo es el Rey y el Amo amantísimo de su hogar. Esto se hace al haber instalado el padre de la familia un cuadro o estatua del Sagrado Corazón en el lugar de honor, en la sala principal del hogar, como en un trono - de allí la palabra “Entronización”-. Después de este reconocimiento solemne de los derechos soberanos de Cristo Rey sobre la familia, los miembros se consagran ellos mismos al Sagrado Corazón. Con esto, ellos se comprometen a vivir como si el Sagrado Corazón estuviera morando en medio de ellos como lo hizo en Nazaret, tratándolo como un miembro íntimo de la familia, como un Amigo y Hermano.
 
¿Esto es todo sobre la Entronización?
No, la ceremonia es solo el principio de una nueva vida, una vida de amor; de obediencia amorosa a todos los mandamientos de Cristo y de la Iglesia; una vida de oración: especialmente de oraciones familiares ante la imagen del Rey Entronizado,las oraciones de la tarde y el Rosario en común; una vida Eucarística: de Misa y Comunión frecuentes y aún diarias, vinculando así el santuario de la Iglesia y el santuario del hogar; finalmente una vida de Cristiana penitencia, especialmente rechazando admitir costumbres e ideas paganas, las que están destruyendo lentamente el hogar Cristiano, y haciendo reparación por los crímenes terribles del divorcio, el control de la natalidad y la sensualidad (homosexualidad, adulterio, fornicación).
 
 
¿Por qué la Entronización restaurará la Familia en Cristo?

 
Porque en la Entronización, la familia está poniendo en primer lugar a Nuestro Señor y a Sus intereses. En recompensa, el Sagrado Corazón se hace cargo de los intereses de la familia. Nuestro Señor mismo ha prometido que bendecirá y santificará a aquellas familias que lo Entronicen como Rey. El pidió a Santa Margarita María, a quien le reveló Su Sagrado Corazón, de reinar sobre los hogares de los ricos y de los pobres, donde fuera solemnemente recibido como Rey y Amigo, y donde su Sagrado Corazón fuera honrado y amado. “Estableceré la paz en sus hogares: les daré todas las gracias necesarias a su estado de vida: los confortaré en todas sus aflicciones; bendeciré todas sus empresas.” Por lo tanto, nosotros debemos decir con seguridad que este es el medio que Nuestro Señor mismo ha elegido para restaurar Sus derechos soberanos sobre la familia, y a través de la familia, sobre la sociedad misma.


Oración:

Oh Divino Corazón de Jesús,/ ven a morar entre nosotros,/ pues Te amamos./


Visita nuestro hogar/ como una vez Tu visitaste/ a Tus amigos en Caná,/ Betania,/ y el hogar de Zaqueo, el publicano. Nosotros queremos poner nuestra familia/ bajo Tu protección,/ y tenerla en íntima unión/ contigo/ Oh Sagrado Corazón de Jesús, Tu eres nuestro más fiel Amigo. Nunca nadie nos ha amado/ como Tu lo has hecho. Y nosotros queremos amarte/ por aquellos que no Te aman,/ ya que Tu eres nuestro Dios y Salvador. Tu eres también nuestro Rey y Señor. Ya que tantos desprecian Tu Realeza,/ queremos invocarla descienda/ sobre nuestra familia. Toma Tu posesión/ de este hogar,/ donde reservamos/ un trono como lugar de honor para Ti.


Concédenos que el día de la Entronización sea/ para nuestra familia y para Ti,/ un día de gran alegría/ y el principio de nuestra vida/ leal en sumisión/ e íntima unión contigo. Todos nuestros pensamientos y acciones deben estar/ en armonía con Tu Sagrada Ley. Queremos abandonar/ nuestro amor propio desordenado/ y amar a nuestro prójimo/ como Tu nos has amado,/ y continúas amándonos.

Viviendo en un mundo/ del que la mayor parte se ha vuelto/ una vez más pagano,/ y ya no Te reconoce,/ Oh Divino Corazón de Jesús,/ pedimos de Tu misericordiosa presencia/ la caridad de los primeros Cristianos,/ de los Apóstoles,/ y de los Mártires.


Concédenos que por esta casa,/ que ansía pertenecer/ a Ti completamente,/ otras familias puedan abrazar Tu caridad/ y que así, de familia en familia/ quiera todo el orbe someterse a Tu Realeza.


Oh Inmaculado Corazón de María,/ modelo perfecto de fidelidad a Nuestro Señor/ y de unión con El,/ extiende y afianza ,/ en nuestros corazones y en nuestras familias/

el reinado de la caridad, el reinado del Sagrado Corazón de Jesús. Amen.
 
 
 
 

Letanías del Sagrado Corazón de Jesús

Acto de Consagración de la Familia
al Sagrado Corazón de Jesús



Esta fórmula fue aprobada por el Papa San Pío X el 19 de mayo de 1908, y se la requiere íntegra para ganar las indulgencias. Por lo tanto, no puede ser modificada. Se la recita de rodillas, tanto el sacerdote como la familia. Si el sacerdote no está presente, la dirige el padre de familia.
Oh Sagrado Corazón de Jesús,/ que hiciste conocer a Santa Margarita María/ Tu deseo ardiente de reinar sobre las Familias Cristianas,/ míranos aquí reunidos hoy/ para proclamar Tu dominio absoluto/ sobre nuestro hogar.
De ahora en adelante nos proponemos/ llevar una vida como la Tuya,/ para que florezcan entre nosotros/ las virtudes por las que Tu prometiste la paz sobre la tierra,/ y para ese fin/ desterraremos de entre nosotros/ el espíritu mundano/ que Tu aborreciste tanto.
Reina sobre nuestro entendimiento/ por la simplicidad de nuestra fe. Reina sobre nuestros corazones/ por un amor ardiente a Ti;/ y esté la llama de ese amor/ guardada siempre ardiente en nuestros corazones/ por la recepción frecuente de la Sagrada Eucaristía.
Dígnate, Oh Divino Corazón presidir nuestras reuniones,/ bendecir nuestras empresas, tanto espirituales como temporales,/ para desterrar toda aflicción e inquietud,/ santificar nuestras alegrías,/ y aliviar nuestros pesares. Si alguno de nosotros tuviera alguna vez/ la desgracia de apenar/ a Tu Divino Corazón, recuérdale de Tu bondad y misericordia/ para con el pecador arrepentido.
Finalmente, cuando suene la hora de la separación,/ y la muerte hunda nuestro hogar en la aflicción,/ resignémonos,/ todos y cada uno de nosotros,/ a Tus eternos decretos,/ y busquemos consuelo en el pensamiento/ que algún día nos reuniremos en el Cielo,/ a cantar las alabanzas y bendiciones/ de Tu Sagrado Corazón por toda la eternidad.
Dígnense el Inmaculado Corazón de María,/ y el glorioso Patriarca San José,/ ofrecer a Ti esta, nuestra Consagración,/ y recordárnosla todos los días de nuestra vida.
Gloria al Divino Corazón de Jesús,/ nuestro Rey y nuestro Padre.

miércoles, 26 de junio de 2019

San Pelayo, mártir de Cristo ante el islam y la homosexualidad

San Pelayo fue martirizado por orden del depravado tirano califa  musulmán Abd al-Rahmán  por negarse apostatar  y por defender su castidad.
 
 

Es el mártir de la castidad en el umbral de la juventud.





Mártir por la fe y la pureza.

 

 
26 de junio
 
 


Leemos en el “Martirologio”: “En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, san Pelayo, mártir, que a los trece años, por querer conservar su fe en Cristo y su castidad ante las costumbres deshonestas de Abd al-Rahmán III, califa de los musulmanes, consumó su martirio glorioso al ser despedazado con tenazas (925)”.


 

San Pelayo, mártir de Cristo ante el islam y la homosexualidad
|
Por una de esas casualidades desafortunadas, la semana del «Orgullo gay» coincide año tras año con la fiesta de San Pelayo, un niño cordobés que prefirió morir antes de ser sodomizado  por Abderramán III. En San Pelayo confluyen la resistencia ante el Islam y ante la depravación sexual del tirano Abderramán.
 
Año tras año, la última semana de junio, el lobby LGTB celebra la semana de sus fiestas, llamadas del «Orgullo». Todos los años coinciden con el 26 de junio, fiesta de San Pelayo de Córdoba. Para mayor abundamiento, la calle Pelayo, de Madrid, es escenario el jueves de una «carrera de tacones», uno de los actos típicos de la semana del «Orgullo».
En el martirio de San Pelayo confluyen, ya hace más de 1.000 años, la resistencia ante el invasor musulmán, que ofrece el reino a cambio de renunciar a Cristo, y la locura de la atracción, homosexual, entre un varón adulto y un niño.



La historia de San Pelayo
San Pelayo de Córdoba nació en Galicia en el siglo X y era sobrino del obispo Hermogio de Tuy, que fue hecho prisionero en la batalla de Val de Junquera entre los reyes cristianos y Abderramán III en el año 920. Pelayo también acabó siendo prisionero del rey musulmán al cambiarse por su tío que quedó en libertad.
 
Durante tres años y medio, Pelayo permaneció como prisionero de Abderramán III. Sus compañeros de cautiverio cuentan que su comportamiento era “casto, sobrio, apacible, prudente, atento a orar, asiduo a su lectura”. Solía discutir también con los musulmanes sobre temas religiosos y pudo vivir en paz en prisión hasta que Abderramán III se encaprichó de él.
Durante un banquete, Abderramán III prometió concederle todos los honores si apostataba y se convertía en uno de sus mancebos. Las crónicas narran la conversación que tuvo lugar en ese momento de esta manera:
“Abderramán le dijo sin titubeos:  -«Niño, te elevaré a los honores de un alto cargo, si quieres negar a Cristo y afirmar que nuestro profeta es auténtico. ¿No ves cuántos reinos tengo? Además te daré una gran cantidad de oro y plata, los mejores vestidos y adornos que precises. Recibirás, si aceptas, el que tú eligieres entre estos jovencitos, a fin de que te sirva a tu gusto, según tus principios. Y encima te ofreceré pandillas para habitar con ellas, caballos para montar, placeres para disfrutar. Por otra parte, sacaré también de la cárcel a cuantos desees, e incluso otorgaré honores inconmensurables a tus padres si tú quieres que estén en este país.
Pelayo respondió decidido: –«Lo que prometes, emir, nada vale, y no negaré a Cristo; soy cristiano, lo he sido y lo seré, pues todo eso tiene fin y pasa a su tiempo; en cambio, Cristo, al que adoro, no puede tener fin, ya que tampoco tiene principio alguno, dado que Él personalmente es el que con el Padre y el Espíritu Santo permanece como único Dios, quien nos hizo de la nada y con su poder omnipotente nos conserva».
Abderramán III no obstante, más enardecido, pretendió cierto acercamiento físico, tocándole el borde de la túnica, a lo que Pelayo reaccionó airado:«Retírate, perro, dice Pelayo. ¿Es que piensas que soy como los tuyos, un afeminado?, y al punto desgarró las ropas que llevaba vestidas y se hizo fuerte en la palestra, prefiriendo morir honrosamente por Cristo a vivir de modo vergonzoso con el diablo y mancillarse con los vicios».

 
Abderramán III no perdió por ello las esperanzas de seducir al niño y ordenó a los jovencitos de su corte que lo adularan, a ver, si, apostatando se rendía a tantas grandezas prometidas. Pero él se mantuvo firme y permaneció sin temor proclamando que sólo existe Cristo y afirmando que por siempre obedecería sus mandatos.
Abderramán ordenó entonces que lo torturaran y despedazaran, y echaran los pedazos al río.



«¡Oh martirio verdaderamente digno de Dios -concluyen las crónicas- que comenzó a la hora séptima, y llegó a su cumplimiento al atardecer del mismo día! El santísimo Pelayo, a la edad aproximada de trece años y medio, sufrió el martirio según se ha dicho, en la ciudad de Córdoba, en el reinado de Abderramán, sin duda un domingo, a la hora décima, el 26 de junio en la era de 963 [925]».



Otro santo católico proselitista antibergogliano:
 "Su hagiografía refleja que, durante los cuatro años que pasó en Córdoba en calidad de rehén, sin que el rescate fuera pagado por su tío, el obispo, el muchacho destacó por su inteligencia y su fe, haciendo proselitismo de Cristo e insistiendo en que esta actividad fue la que provocó que fuera tentado por Abderramán III para convertirse al islamismo, lo que él rechazó con vehemencia: "Sí, oh rey, soy cristiano. Lo he sido y lo seré por la gracia de Dios. Todas tus riquezas no valen nada. No pienses que por cosas tan pasajeras voy a renegar de Cristo, que es mi Señor y tuyo aunque no lo quieras".

El pequeño Pelayo quedaba admirado al contemplar que muchos de los que antes habían compartido con él la cárcel estaban ahora en lugares de honor ¿Por qué? La respuesta era fácil: habían claudicado de su fe o habían consentido en aberraciones vergonzosas.
Un día se acercó a él el carcelero .y le dijo: "Te felicito, pequeño, porque el rey ha puesto los ojos en ti y quiere honrarte". Lo perfumaron, lo vistieron de sedas.., y lo presentaron ante el rey Abderrahmán. Al llegar a su presencia, el rey le dijo: "Niño, grandes honores te aguardan; ya ves
mi riqueza y mi poder; pues si haces cuanto te diga, una gran parte será para ti. Tendrás un palacio, oro, plata, caballos y cuantos esclavos y esclavas y todo que quieras apetecer. Sólo una cosa es necesaria para ello: que te hagas musulmán como yo, pues he oído decir que a pesar de ser tan joven ya haces prosélitos para tu religión". El joven Pelayo contestó valientemente con las palabras con que hemos empezado esta preciosa biografía.

Oración
Señor, Padre nuestro, que prometiste a los limpios de corazón la recompensa de ver tu rostro, concédenos tu gracia y tu fuerza, para que, a ejemplo de san Pelayo, mártir, antepongamos tu amor a las seducciones del mundo y guardemos el corazón limpio de todo pecado. Por nuestro Señor Jesucristo.

Aceptar la herética Amoris Laetitia significa descanonizar a San Juan el Bautista

Y que significa des-canonizar a San Juan el Bautista? Significa no creer en la Palabra de Dios para creer en la mentira contenida en la herética Amoris Laetitia y la Escritura nos advierte que solamente nos salvaremos quienes nos bautizamos y quienes le creemos a Cristo perseverando hasta el fin.

"No te es lícito tener por mujer a la que lo es de tu hermano".

Para empezar, san Juan Bautista era un rigorista y un exagerado en su vida. Eso de andar por el desierto, vestirse con piel de camello y alimentarse con saltamontes y miel silvestre no me digan que no es para sospechar. Rigoristas ya en tiempos de Cristo, empezando por su primo. Cómo puede ser modelo de algo un señor, por muy primo que fuera de Nuestro Señor Jesucristo, que se pasa en la penitencia. Menudo ejemplo cuando hoy lo que se lleva es una vida más normalita e incluso contemplamos cómo congregaciones que han optado por una especial observancia andan con sus no pequeñas dificultades.

Además de rigorista, nos encontramos con un supuesto santo que, lejos de tratar con caridad y mansedumbre a sus contemporáneos, se dirige a ellos con el poco evangélico título de “raza de víboras”. Esto comienza a ser intolerable. ¿Cómo es posible tratar a la gente así? Este san Juan Bautista, o mejor le quitamos el san, parece un bárbaro deslenguado, insultador y poco comprensivo con el pecado ajeno y que, en lugar de hablar de misericordia y tolerancia se sale por los cerros del desprecio y el insulto. Muy mal.
Veo también, ya en la escena del bautismo de Cristo, un afán proselitista que no me gusta nada. Lo veo en esas llamadas insistentes y autoritarias a la conversión que no respetan para nada la justa autonomía de la conciencia personal. ¿Cómo que convertíos? ¿Pero quién es este tipejo para decir a la gente lo que tiene que hacer? Pero es que encima los amenazaba hasta con el fuego, en una evidente manipulación para hacer que se bautizaran, como si el bautismo de conversión fuera tan fundamental, que ya sabemos que no lo era. Manías del bautista.
Y luego ya lo de echar en cara a Herodes que no podía convivir maritalmente con la mujer de su hermano evidencia una total falta de respeto y un lanzar acusaciones de ese calado sin que conste el más mínimo esfuerzo y acompañamiento a la hora de discernir su personal situación. Cómo se nota que en tiempos de Juan Bautista no se conocía “Amoris Laetitia”. Hace falta ser lanzado y sentirse sobrado para calificar de adulterio una relación, aunque fuera con la mujer de su hermano, sin pararse a pensar los motivos, las circunstancias, los atenuantes y que, en definitiva, Herodes y Herodías también tenían derecho a ser felices, que a saber como se las gastaría Filipo.
 
Con estos hechos probados, seguir presentando a Juan el Bautista como santo y de los grandes me parece pelín exagerado. Mejor no tocar su vida y fomentar el 24 de junio como fiesta del inicio de verano y de la confraternización universal, lo cual nos acercaría más a esta sociedad multicultural, solidaria, abierta y acogedora con todos y todas.  
 
___________________________________________
 Bergoglio no es papa porque ya estaba descalificado para serlo, porque se había desviado de la fe católica en Argentina. Y el Magisterio Infalibe de la Iglesia católica decretó a perpetuidad que es invalida y nula la elevación de un hereje al Papado.


 
 

domingo, 23 de junio de 2019

Bergoglio se niega obstinadamente a arrodillarse frente a Cristo durante la celebración del Corpus Christi

 
 
 
es.news En Italia y en el Vaticano la fiesta de Corpus Christi se celebró el domingo 23 de junio. Pero Francisco apareció solamente al final de la procesión, la cual fue dirigida por su vicario de Roma, el cardenal Angelo de Donatis.

Aunque se sabía desde años anteriores y en ocasiones similares que Francisco se niega a arrodillarse frente al Santísimo Sacramento, se puso un gran reclinatorio frente al altar donde fue colocada la Custodia.

Pero Francisco se ubicó entre el altar y el reclinatorio, ignorando a este último.

Como siempre, él no dobló sus rodillas delante del Santísimo Sacramento, aunque le gusta arrodillarse en otras ocasiones, especialmente frente a migrantes, prisioneros, homosexuales o políticos.

De acuerdo a la doctrina y tradición de la Iglesia, queda reprobada toda irreverencia al Santísimo Sacramento, pecado contra el primer mandamiento de la Ley de Dios: que nos prohíbe la idolatría, la superstición, el sacrilegio, la herejía y cualquier otro pecado contra la religión. (Cf. Catecismo Mayor, Capítulo II, 358) 
 
 
 ‘Los cristianos sólo nos arrodillamos ante Dios, jamás ante ningún poder terreno’: Papa Benedicto XVI
 
 
 
24. Por lo cual, Dios los abandonó a los deseos de su depravado corazón, a los vicios de la impureza, en tanto grado que deshonraron ellos mismos sus propios cuerpos;
25. ellos que habían colocado la mentira en el lugar de la verdad de Dios, dando culto y sirviendo a las criaturas en lugar de adorar al Creador, solamente el cual es digno de ser bendito por todos los siglos. Amén Romanos 1
 
 

sábado, 22 de junio de 2019

San Juan Fisher Obispo, mártir por defender la Indisolubilidad del Sacramento del Matrimonio

Fiesta:  22 de Junio junto con Santo Tomás Moro ambos fueron decapitados por defender la indisolubilidad del Sacramento del Matrimonio y por oponerse a la ilegitimidad de la toma del poder eclesiástico de rey Enrique VIII que fundó su propia iglesia anglicana.



"Si hubieses probado una gota de la dulzura que embriaga a las almas de esos religiosos por su culto a este Sacramento, nunca hubieses escrito como lo haz hecho, ni hubieses apostatado de la fe que antes profesabas" -San Juan Fisher, al obispo de Winchester

 
Los Santos católicos que celebramos hoy condenan la Herética Amoris Laetitia del apostata Jorge Mario Bergoglio Sívori.

 
Bergoglio y su secta herética también los hubieran perseguido en nuestra época.



 
Papa León XIII  declaró en Apostólicæ Curæ  que las órdenes anglicanas son invalidas y nulas: pronunciamos y declaramos que las ordenaciones hechas en rito anglicano han sido y son absolutamente inválidas y totalmente nulas.

Novena al Sagrado Corazón de Jesús

La presente Novena la recitaba diariamente padre Pío por todos aquellos que solicitaban sus oraciones.

1. O Jesús mío que dijiste "en verdad os digo, pedid y recibiréis, buscad y hallareis, llamad y se os abrirá" He aquí que, confiado en tu Palabra divina, llamo, busco y te pido la gracia......

Padre Nuestro, Ave María, Gloria
Sagrado Corazón de Jesús en ti confío


2. O Jesús mío que dijiste:"en verdad os digo: todo lo que pediréis a mi Padre en mi Nombre, El os lo concederá" He aquí que, confiado en tu Palabra divina, pido al eterno Padre en tu Nombre la gracia de....

Padre Nuestro, Ave María, Gloria
Sagrado Corazón de Jesús en ti confío

3. O Jesús mío, que dijiste "en verdad os digo: los cielos y la tierra pasarán, mas mis palabras
no pasarán"... He aquí que, confiado en la infalibilidad de tu Palabra divina, te pido la gracia....

Padre Nuestro, Ave María, Gloria
Sagrado Corazón de Jesús en ti confío


O Sagrado Corazón de Jesús infinitamente compasivo con los desgraciados, ten piedad de nosotros pobres pecadores y concédenos las gracias que te pedimos por medio del Inmaculado Corazón de María, nuestra tierna Madre.

San José , padre adoptivo del Sagrado Corazón de Jesús ruega por nosotros.

viernes, 21 de junio de 2019

“Es mejor ser el hijo de Dios que el rey de todo el mundo” San Luis Gonzaga


Patrón de la Juventud Católica,
San Luis Gonzaga tuvo que hacer muchos sacrificios para poder mantenerse siempre puro, y por eso la Santa Iglesia Católica lo ha nombrado Patrono de los Jóvenes que quieren conservar la santa pureza. El repetía la frase de San Pablo: "Domino mi cuerpo y lo reduzco a servidumbre, no sea que enseñando a otros a salvarse, me condene yo mismo".

Su director espiritual fue el gran sabio jesuita San Roberto Belarmino, el cual le aconsejó tres medios para llegar a ser santo: 1º. Frecuente confesión y comunión. 2º. Mucha devoción a la Sma. Virgen. 3ro. Leer vidas de Santos.
Ante una imagen de la Sma. Virgen en Florencia hizo juramento de permanecer siempre puro.
Sufría mucho de mal de riñones y esta enfermedad lo obligaba a quedarse días enteros quieto en su cama. Pero esta quietud le trajo un gran bien: le permitió dedicarse a leer las Vidas de Santos, y esto lo animó muchísimo a volverse mejor.
Cuando iba a hacer o decir algo importante se preguntaba: "¿De qué sirve esto para la eternidad?" y si no le servía para la eternidad, ni lo hacía ni lo decía.

Una vez arrodillado ante la imagen de Nuestra Señora del Buen Consejo, le pareció que la Sma. Virgen le decía: "¡Debes entrar en la Compañía de mi Hijo!". Con esto entendió que su vocación era entrar en la Comunidad Compañía de Jesús.
Le pidió permiso al papá para hacerse religioso, pero él no lo dejó. Y lo llevó a grandes fiestas y a palacios y juegos para que se le olvidara su deseo de ser sacerdote. Después de varios meses le preguntó: "¿Todavía sigue deseando ser sacerdote?", y el joven le respondió: "En eso pienso noche y día". Entonces el papá le permitió entrar de jesuita.
Apenas el hijo se hizo religioso su padre empezó a volverse mucho más piadoso de lo que era antes y murió después santamente. Luis renunció a todas las grandes herencias que le correspondían con tal de poder hacerse religioso y santo.
Un oficio muy importante que hizo San Luis durante su vida fue ir de ciudad en ciudad poniendo la paz entre familias que estaban peleadas.
En 1581 el joven Luis Gonzaga, que era seminarista y se preparaba para ser sacerdote, se dedicó a cuidar a los enfermos de la peste de tifo negro. Se encontró en la calle a un enfermo gravísimo. Se lo echó al hombro y lo llevó al hospital para que lo atendieran. Pero se le contagió el tifo y Luis murió el 21 de junio de 1591, a la edad de sólo 23 años. Murió mirando el crucifijo y diciendo "Que alegría cuando me dijeron: vamos a la casa del Señor".
 
San Luis fue avisado en sueños que moriría el viernes de la semana siguiente al Corpus, y en ese día murió. Ese viernes es la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.
La oración que la Iglesia le dirige a Dios en la fiesta de este santo le dice: "Señor: ya que no pudimos imitar a San Luis en la inocencia, que por lo menos lo logremos imitar en la penitencia. Amén".
La mamá logró asistir en 1621 a la beatificación de su hijo.
Santa Magdalena de Pazzi vio en un éxtasis o visión a San Luis en el cielo, y decía: "Yo nunca me había imaginado que Luis Gonzaga tuviera un grado tan alto de gloria en el paraíso".
Después de muerto se apareció a un jesuita enfermo, y lo curó y le recomendó que no se cansara nunca de propagar la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. 


Su confesor San Roberto, que lo acompañó en la hora de la muerte, dice que Luis Gonzaga murió sin haber cometido ni un sólo pecado mortal en su vida.
 
 
 
San Luis Gonzaga santificó a muchos con sus ejemplos , edificó a muchos con sus discursos , separó a muchos jóvenes del vicio y muchos se vieron atraídos por la virtud por su sola presencia. Don Bosco lo propuso de ejemplo para los jóvenes salesianos para conservar intacta la virtud de la Santa Pureza.
Es patrón de la juventud. Su ejemplo nos invita a vivir siendo puros ya que la misma Biblia nos dice que solo los puros verán a Dios.
 
  

2 Timoteo 2:22 Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor con un corazón puro.
 
1 Juan 3:3 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro.
Santiago 4:8
Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Pecadores, límpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su corazón!
1 Pedro 1:15 sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.
 
 
 
ORACIÓN PARA PEDIR LA PUREZA
Inocentísimo Luis, que por especial gracia de Dios y con el auxilio de la Inmaculada Virgen Maria estuviste siempre libre, no sólo de toda culpa grave, sino aún de las tentaciones contra la pureza, humildísimamente te ruego que me alcances del Purísimo Corazón de Jesús, que todo lo padeció menos ser calumniado contra esta virtud, y de su excelsa Madre, la Virgen Purísima e Inmaculada, la gracia de resistir siempre al punto cualquier pensamiento impuro, Y de morir mil veces antes que manchar mi alma con un pecado grave. Amén.
Antífona de Entrada
El hombre de manos inocentes y puro corazón, puede subir a la montaña del Señor y estar en el recinto santo.





Oración colecta
Señor Dios, dispensador de los dones celestiales, que has querido juntar en san Luis Gonzaga una admirable inocencia de vida y un austero espíritu de penitencia; concédenos, por su intercesión, que, si no hemos sabido imitarle en su vida inocente, sigamos fielmente sus ejemplos en la penitencia.
Por nuestro Señor Jesucristo...
Amén.
 
 
Oremos:
¡Oh Luis Santo adornado de angélicas costumbres! Yo, indigno devoto vuestro os encomiendo la castidad de mi alma y de mi cuerpo, para que os dignéis encomendarme al Cordero Inmaculado, Cristo Jesús, y a su purísima Madre, Virgen de vírgenes, guardándome de todo pecado. No permitáis, Angel mío, que manche mi alma con la menor impureza; antes bien, cuando me viereis en la tentación o peligro de pecar, alejad de mi corazón todos los pensamientos y afectos impuros; despertad en mí la memoria de la eternidad y de Jesús Crucificado; imprimid hondamente en mi corazón un profundo sentimiento de temor santo de Dios, y abrasadme en su divino amor, para que así, siendo imitador vuestro en la tierra, merezca gozar de Dios en vuestra compañía en la gloria. Amén

Rezar un Ave María y un Padre Nuestro.

Si ustedes no hablan, gritarán las piedras. Súplica filial a los cardenales, aliados de la Eucaristía y del Evangelio

  Me uno a la Suplica filial pero además aclaro que tampoco podemos ser los hijastros de un Concilio que contiene la herejía del ecumenismo ...