R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

viernes, 31 de marzo de 2023

La Iglesia ha establecido cuatro intenciones específicas y objetivas cuando rezamos por las intenciones del Santo Padre

 El Catecismo de Baltimore dice:


237 P. ¿Qué debemos hacer para ganar una indulgencia? R. Para obtener una indulgencia debemos estar en estado de gracia y realizar las obras impuestas.



Obtención de indulgencias plenarias

Para obtener una indulgencia plenaria para uno mismo o para un alma del purgatorio, la Iglesia enseña que se deben cumplir estas cinco condiciones:


Hacer una Confesión sacramental dentro de los 20 días anteriores o posteriores al día en que se solicita la indulgencia. (Fuente: Normas de Confesión para la Obtención de una Indulgencia Plenaria)

 

Recibir la Sagrada Comunión ese día (o dentro de los 20 días anteriores o posteriores).

 

Tener completo desapego de todo pecado, incluso del pecado venial. En otras palabras, tener un completo rechazo al deseo de cometer cualquier pecado. 

 

 

Realizar la obra de indulgencia (Ver Manual de Indulgencias – Normas y Concesión, Cuarta Edición 1999 y Enchiridion de Indulgencias de la Sagrada Penitenciaría Apostólica de la Iglesia)

 

Orar por las intenciones del Santo Padre (es decir, un Padre Nuestro, Ave María, Gloria). [Justo antes de recitar las oraciones, puede decir “Por las intenciones del Santo Padre, con la intención de obtener una indulgencia plenaria para un alma santa en el purgatorio [o para mí]…”


De la Raccolta, colección de indulgencias que publicaba la Sagrada Congregación de las Indulgencias:


“23. La intención del Papa incluye siempre los siguientes objetivos:


i. El progreso de la Fe y el triunfo de la Iglesia.

ii. Paz y unión entre príncipes y gobernantes cristianos.

iii. La conversión de los pecadores.


IV. El desarraigo de la herejía”.



¿Cuáles son las 6 intenciones del Papa? Las 6 intenciones objetivas del Santo Padre son las siguientes:


La exaltación de la Iglesia

La Propagación de la Fe

La extirpación de la herejía

La conversión de los pecadores

La Concordia entre príncipes cristianos

El mayor bienestar del pueblo cristiano



Esto claramente significa que ningún fiel católico puede orar por las malas y perversas intenciones personales anticatólicas de Jorge Bergoglio quien, con sus herejías intencionales y su abierta rebelión contra la Ley Natural Divina, busca destruir y reemplazar a la Iglesia y busca la condenación eterna de las almas.

miércoles, 29 de marzo de 2023

Oración de un Sacerdote por la destitución de Bergoglio de la Cátedra de San Pedro

 

Padre Athanasius:

San Miguel Arcángel,

defendernos en la batalla.

Sé nuestro amparo contra las perversidades y asechanzas de Francisco (Bergoglio).

Que Dios lo remueva, humildemente oramos,

y tú,

Oh Príncipe de los ejércitos celestiales,

por el poder de Dios,

saca fuera de la Iglesia a Francisco (Bergoglio),

y todos los demás modernistas,

que se han infiltrado en la Iglesia

buscando la perdición  de las almas. Amén



martes, 28 de marzo de 2023

San Juan de Capistrano defendió a Europa de los musulmanes, luchó contra las herejías y los vicios



SAN JUAN DE CAPISTRANO,

CONFESOR


EL AÑO LITÚRGICO – Dom Prospero Gueranger, Abad de Solesmes 📅

EL HONOR DEBIDO A LOS SANTOS


Cuanto más la Iglesia parece acercarse a su término tanto más desea enriquecerse con nuevas fiestas que la traigan a la memoria su glorioso pasado. Tened en la mente los días antiguos, recordad la historia de las generaciones pretéritas, decía ya Dios en la alianza del Sinaí, y en Israel los padres consideraban como una ley el dar a conocer a sus descendientes los relatos del pasado. También la Iglesia tiene sus anales llenos de recuerdos de las manifestaciones obradas por el poder del Esposo; mejor que los descendientes de Judá los hijos de la nueva Sión pueden exclamar mientras contemplan la serie de los siglos pasados: Tú eres mi Rey, Tú eres mi Dios. Tú que siempre has salvado a Jacob



EL PELIGRO MUSULMÁN


Mientras que en Oriente tenía lugar la caída definitiva de los iconoclastas, en Occidente comenzaba una guerra más terrible en la que éste debía luchar por la misma civilización cristiana. Como un torrente, el Islán había arrojado desde Asia hasta el centro de las Galias sus huestes feroces; durante más de mil años iba a disputar palmo a palmo el suelo ocupado por las razas latinas a Cristo y su Iglesia. Las expediciones enviadas en los siglos XII y XIII para atacarla en el centro mismo de su poder sólo consiguieron inmovilizarle por algún tiempo. Con excepción de España donde el combate debía acabar con el triunfo absoluto de la Cruz, viose a los príncipes, olvidados de las tradiciones de Carlomagno y de San Luis, abandonar, en provecho de sus ambiciones privadas, la guerra santa hasta que la media luna, desafiando de nuevo a la cristiandad, concibió una vez más el proyecto de conquista universal.


En 1453, Bizancio, la capital del imperio de Oriente, caía en un asalto de los jenízaros turcos; tres años más tarde Mahomet II, su vencedor, ponía sitio a Belgrado, baluarte del imperio de Occidente. Parecía que Europa entera no dejaría de acudir en socorro de la plaza sitiada ya que la destrucción de este último dique significaría la devastación inmediata de Hungría, Austria e Italia; para todos los países del Oeste sobrevendría en breve una servidumbre mortal y una irremediable esterilidad del suelo y de las inteligencias.



LLAMAMIENTO DEL PAPADO


La inminencia del peligro no había tenido otro resultado que acentuar la lamentable división que hacía del mundo cristiano juguete de algunos millares de infieles. Se diría que la derrota de uno hubiera sido para muchos la compensasión de la suya propia, tanto más cuanto que de esta derrota más de uno esperaría obtener alguna indemnización como precio de la deserción de su puesto en el combate. Sólo contra todos estos egoísmos, en medio de las perfidias que se tramaban a la sombra o que se hacían públicas, el papado se mantuvo firme. Verdaderamente católico en su pensamiento y en su acción, en sus horas tristes o en sus momentos de alegría y de triunfo, tomó bajo su protección la causa común traicionada por los reyes. Desoído su llamamiento a los poderosos, se volvió a los humildes y más confiada en sus plegarias al Dios de los ejércitos que en la destreza bélica, reclutó entre ellos los soldados que hablan de llevar a cabo la liberación.



UN CRUZADO


Entonces el héroe de este día, S. Juan Capistrano, temible ya desde hacía tiempo para el infierno, consumó a la vez su gloria y su santidad. A la cabeza de otros pobres y desvalidos como él, pero de buena voluntad, paisanos y gente humilde reunida por él y sus hermanos de la Observancia, el pobre de Cristo no desesperó de triunfar del ejército más fuerte y mejor dirigido, que se había visto en la tierra desde hacía mucho tiempo. En una primera tentativa, el 14 de julio de 1456, rompiendo las líneas otomanas en compañía de Juan Hunyade, el único noble húngaro que quiso compartir su suerte, se lanzó a Belgrado con el fin de poder avituallarla. Ocho días más tarde, el 22 de julio, no satisfecho con mantenerse en actitud defensiva, ante los ojos Hunyade estupefacto de esta nueva estrategia, arrojaba entre las trincheras enemigas su tropa armada de palos y horcas con la consigna de gritar el nombre de Jesús a los cuatro vientos. Era la palabra de victoria que Juan de Capistrano había heredado de su maestro Bernardino de Sena. "Que el adversario ponga la confianza en sus caballos y en sus carros de combate; por nuestra parte invocaremos el nombre del Señor'". Y en efecto, el nombre perennemente santo y terrible salvaba una vez más a su pueblo. En la tarde de esta memorable jornada veinticuatro mil turcos cubrían el suelo con sus cadáveres; trescientos cañones, todas las armas y riquezas de los infieles estaban en manos de los cristianos; Mahomet II herido huía precipitadamente tratando de ocultar su vergüenza y poner a salvo los restos de su ejército.


El 6 de agosto llegaba a Roma la noticia de una victoria que necesariamente traía a la memoria la de Gedeón sobre los madianitas. El Soberano Pontífice Calisto III ordenó entonces que todos los años la Iglesia festejaría la Transfiguración del Señor. "Porque no era ni su espada la que había libertado la tierra ni su brazo el que los había salvado sino tu diestra y poder de tu brazo, oh Dios, y el resplandor de tu rostro porque te complaciste en ellos como en el Tabor en vuestro muy amado.



Vida


Juan nació en Capistrano, en los Abruzos, en 1386. Después de haber gobernado muchas ciudades abrazó la Regla de San Francisco de Asís y se esforzó en continuar la obra de San Bernardino propagando el culto de los santos nombres de Jesús y de María. Inquisidor y después Nuncio en Alemania, convirtió a muchos sarracenos y herejes. Promotor de la cruzada, se le debe la victoria de Belgrado en 1456. Murió poco después en Illok y Alejandro VIII le colocó en el catálogo de los santos en 1620.



PLEGARIA


¡El Señor está contigo, oh el más fuerte de los hombres! Ve con esa tu fuerza, que es tu fuerza, y libra a Israel y triunfa de Madián; sabe que soy yo quien te ha enviado. Así saludaba el ángel del Señor a Gedeón a quien escogía entre los menores de su pueblo para altos destinos Así podemos saludarte también nosotros, hijo de Francisco de Asís, mientras te pedimos que continúes protegiéndonos siempre. El enemigo que venciste en los campos de batalla no es ya temible para nuestro Occidente; el peligro está más bien donde Moisés lo señalaba a su pueblo: Guardaos bien de olvidar al Señor vuestro Dios... no vaya a ser que después de haberos satisfecho, después de haber levantado hermosas casas, multiplicado vuestros rebaños, vuestro dinero y vuestro oro; después de haber gustado, la abundancia de todas las cosas, vuestro corazón no se eleve y no vuelva a acordarse de quien os ha libertado de la servidumbre. Si el turco hubiera triunfado en la lucha cuyo héroe fuiste, ¿dónde estaría esta civilización de la que estamos tan orgullosos? Después de ti, la Iglesia debió tomar sobre sí la obra de la defensa social que los jefes de las naciones no quisieron asumir. ¡Que el reconocimiento que le es debida preserve a los hijos de la Madre común de este mal del olvido que es el azote de la generación presente! Así mismo agradecemos al cielo el gran recuerdo que por ti hoy nos trae al calendario litúrgico, memorial de las bondades del Señor y de los hechos heroicos de los Santos. Haz que en la lucha, cuyo campo de batalla somos nosotros mismos, el nombre de Jesús ponga siempre en retirada al demonio, al mundo y a la carne; que su Cruz sea nuestro estandarte y que por ella y la muerte a nosotros mismos logremos llegar al triunfo de la resurrección.


sábado, 25 de marzo de 2023

Acto de reparación a la Santísima Virgen María por las innumerables blasfemias proferidas por Bergoglio contra ella

 

Cómo me aflijo, oh Virgen santa e inmaculada, cuando reflexiono sobre los insultos que has recibido y sigues recibiendo todos los días de la malicia y la ingratitud de los hombres!. Los herejes te ultrajaron y los  malos católicos te insultaron: ¿cómo podría un corazón ser tan duro e impío? ¡Ay! incluso algunos católicos son fríos e indiferentes hacia ti, y no se esfuerzan en absoluto por mostrarte su amor y gratitud, descuidando honrarte o invocarte, o merecer tu protección. Yo mismo te he afligido muchas veces, Santísima Virgen, al ofender a tu Divino Hijo, a quien amas mil veces más que a ti misma: ¡mis pecados han traspasado tu corazón con una espada de dos filos! ¿Qué enmienda he hecho, qué gratitud he mostrado por toda tu bondad hacia mí, mi amada Madre? ¿Cómo he tratado de imitarte, o qué celo he sentido por tu servicio?



Madre de misericordia, no debería atreverme a alzar mis ojos hacia ti, si no fueras el Refugio de los pecadores: oprimido por el peso de mis ofensas, me arrojo a tus pies, para implorar tu perdón por mi ingratitud, y por la de toda la humanidad, Madre de los dolores, que fuiste nombrada nuestra Madre en el Monte Calvario, te suplico que olvides nuestra conducta pasada, la cual deseo sinceramente expiar, en la medida de lo posible. Te ofrezco mi homenaje y alabanza, y profeso en voz alta mi convicción de que tu gloria excede la de todas las criaturas; con la Iglesia venero tu inmaculada concepción y tu gloriosa asunción; Creo que tu poder y tu perfección son tales que se adaptan a tu dignidad de Madre de Dios; Te reconozco alegremente por mi madre, mi Abogada y mi Refugio; y mientras viva estaré entre los más devotos de tus hijos y me esforzaré por ganar almas para tu amor. Santísima Madre, dígnate en aceptar mis deseos; bendícelos y protégelos, para que, imitando tus virtudes, merezca verte en el cielo por toda la eternidad. Amén.



 
 
“El que ama a la Inmaculada obtendrá la victoria segura en el combate interior”. San Maximiliano Kolbe

En el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, San Luis María Grignion de Montfort nos enseña que la Virgen María  nos liderará en la lucha contra Satanás , para batallar en contra del ejercito del Anticristo; formado por herejes, apóstatas, cismáticos, impíos, idolatras y mahometanos.


¡Tú sola has aniquilado todas las herejías en todo el mundo!
¿Todas las herejías? ¡Todas, sin excepción! ¿Dónde? ¡En todo el mundo! ¡No solamente en uno u otro país, sino en todos los países del mundo! ¡Tú sola las has aniquilado! ¡Tú sola has podido hacerlo! (Caballero, 1933).
 
 
San Pío X:
Por eso, cada uno debe estar persuadido de que, si la piedad que declara hacia la Santísima Virgen no le aparta del pecado o no le estimula a la decisión de enmendar las malas costumbres, su piedad es artificial y falsa, por cuanto carece de su fruto propio y genuino.


“El atajo para llegar a Dios es la Virgen.” Padre Pío



13 al 21 de agosto Novena  al Inmaculado Corazón de María
 
 
 
 «El ecumenismo es el enemigo de la Inmaculada» – San Maximiliano Kolbe









Oración en la Fiesta de la Anunciación

 

Fiesta de la Anunciación de la Encarnación del Hijo de Dios a la Santísima Virgen María


viernes, 24 de marzo de 2023

Viernes de Cuaresma : Rezo del Santo Vía Crucis y Abstinencia

  VÍA CRUCIS SENCILLO Y BREVE


 Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi: quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque por tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Fuente: Devocionario Católico 

Por la señal... Señor mío, Jesucristo... Rezar a continuación las 14 estaciones.

[Estación del via crucis]I. ESTACIÓN.
Jesús condenado a muerte. ¡Jesús mío, condenado en vez de mi: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
[Estación del via crucis]II. ESTACIÓN.
Jesús cargado con la Cruz.
 ¡Jesús mío, cargado con mis pecados para descargarme de ellos: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
[Estación del via crucis]III. ESTACIÓN.
Primera caída del Señor. ¡Jesús mío, sucumbiendo bajo el peso de mis pecados para expiarlos: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
[Estación del via crucis]IV ESTACIÓN. Jesús encuentra a su Santísima Madre. ¡Jesús mío, encontrando a vuestra angustiada Madre: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Imitando a Jesucristo. Estampa francesa de finales del XIX]

Grabado de una estampa religiosa francesa de finales del siglo XIX en la que se representa los tres grados de la imitación perfecta con Jesucristo a que debe aspirar el cristiano:

1º aceptar la cruz con resignación;
2º llevarla con sumisión;
3º abrazarla con fe y amor.
[Estación del via crucis]V. ESTACIÓN.
El Cirineo ayuda a Jesús. ¡Jesús mío, invitándome a participar de vuestra Cruz: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Estación del via crucis]VI. ESTACIÓN.
La Verónica enjuga el rostro del Señor. ¡Jesús mío, con el rostro manchado de inmundas salivas para expiar mi orgullo: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Estación del via crucis]VIII. ESTACIÓN.
Jesús habla a las mujeres. ¡Jesús mío, consolando a las mujeres de Israel, que, llorando, os seguían: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Estación del via crucis]VII. ESTACIÓN.
Jesús cae por segunda vez.
 ¡Jesús mío, sucumbiendo otra vez para enseñarme a levantar después de las caídas: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Estación del via crucis]IX. ESTACIÓN.
El Señor cae por tercera vez. ¡Jesús mío, sucumbiendo de nuevo al pensar en mis ingratitudes: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.

[Estación del via crucis]X. ESTACIÓN.
Desnudan al Señor. ¡Jesús mío, despojado de vuestras vestiduras para expiar mis sensualidades: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
[Estación del via crucis]XI. ESTACIÓN.
Jesús clavado en la Cruz. ¡Jesús mío, clavado en la Cruz para expiar mis malas acciones: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
[Estación del via crucis]XII. ESTACIÓN.
Muere Jesús en la Cruz. ¡Jesús mío muerto en la Cruz para abrirme el Paraíso: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría
[Estación del via crucis]XIII ESTACIÓN. Colocan a Jesús en los brazos de su Madre. ¡Jesús mío, depuesto en los brazos de vuestra afligida Madre: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.[Estación del via crucis]XIV. ESTACIÓN.
El Señor es sepultado. ¡Jesús mío, encerrado entonces en el sepulcro y ahora en el Tabernáculo: misericordia!. Padrenuestro, Avemaría.
ORACIÓN FINAL. Dígnate, Señor, mirar por esta tu familia, por la cual nuestro Señor Jesucristo no vaciló ser entregado en manos de los malvados y sufrir el suplicio de la Cruz. Por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina, Dios, por todos los siglos de los siglos. Amén.
Para ganar indulgencia bajo las condiciones necesarias, terminar rezando un Padrenuestro, Avemaría y Gloria por las 6 intenciones del Papa establecidas por la Iglesia por las que debemos orar para poder Ganar las Indulgencias que son:

1. La exaltación de la Iglesia
2. La propagación de la fe.
3. La extirpación de la herejía
4. La conversión de los pecadores
5. Paz y concordia entre los príncipes (gobernantes) cristianos.
6. Todos los demás bienes del pueblo cristiano.

Alabanza al Arcángel San Gabriel

 



Oración implorando al Arcángel Gabriel su protección:

Oh capitán y líder de los ejércitos del cielo, aunque somos indignos os rogamos sin cesar rodearnos con tu poderosa intercesión y cubrirnos bajo el amparo de la gloria de tus alas etéreas. Doblamos nuestra rodillas y gritamos con perseverancia "Líbranos del peligro, oh Príncipe de los Poderes de lo alto!" Amén.

sábado, 18 de marzo de 2023

Contradiciendo a Jesucristo y a la Iglesia, el apóstata Bergoglio desprecia la necesidad de salvarse por medio del Sacramento del Bautismo




Marcos 16:15-16 Por último, les dijo: Id por todo el mundo; predicad el mensaje de salvación a todas las criaturas; el que creyere y se bautizare se salvará; pero el que no creyere será condenado.





En la pseudo-religión de Bergoglio: “Bautizados y no bautizados son iguales”

“¿Quién es más importante en la Iglesia: la religiosa o la persona común, el bautizado, el no bautizado, el niño, el obispo? Todos son iguales, todos somos iguales”, dijo Francisco durante su audiencia general del 15 de marzo.


En el Vaticano, Francisco practica la ideología de la desigualdad radical, favoreciendo a unos y despreciando a otros.

Según la verdad católica, el bautismo es la puerta de entrada a la vida en el Espíritu, a la liberación del pecado y al renacimiento como hijos de Dios (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1213). Por tanto, los no bautizados no son hijos de Dios.






La antidoctrina Bergoglio contradice la Escritura 

Concilio de Trento

La filiación divina no se puede lograr sin el bautismo

Aunque Jesucristo murió por todos, no todos participan del beneficio de su muerte, sino sólo aquellos a quienes se comunican los méritos de su pasión. […] En las palabras mencionadas se insinúa la descripción de la justificación del pecador: de suerte que es tránsito del estado en que nace el hombre hijo del primer Adán, al estado de gracia y de adopción de los hijos de Dios por el segundo Adán Jesucristo nuestro Salvador. Esta traslación, o tránsito no se puede lograr, después de promulgado el Evangelio, sin el bautismo, o sin el deseo de él; según está escrito: “No puede entrar en el reino de los cielos sino el que haya renacido del agua, y del Espíritu Santo” (Concilio de Trento, cap. II, sesión VI. De los predicadores de la palabra divina, y de los demandantes. Celebrada en 13 de enero de 1547)

Santo Tomás de Aquino

Todos están obligados a recibir el bautismo

Los hombres están obligados a todo aquello sin lo cual no pueden conseguir la salvación. Ahora bien, está claro que nadie puede conseguir la salvación más que por Cristo, por lo que el Apóstol en Rm 5, 18 dice: “Como por el delito de uno solo llegó la condenación a todos los hombres, así por la justicia de uno solo llega a todos los hombres la justificación de la vida”. Pero el bautismo se da precisamente para esto, para que el hombre regenerado por Cristo se incorpore a él y se convierta en un miembro suyo; por lo que se dice en Ga 3, 17: “Los que habéis sido bautizados en Cristo, os habéis revestido de él”. Luego es claro que todos están obligados a recibir el bautismo y que sin él no hay salvación para los hombres. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, III, q. 68, a. 1)



Aquí queda expuesta la intención sacrílega de Bergoglio quien en su rebelión contra la Ley de Dios para apoyar las adopciones de parejas de homosexuales impulsó en Argentina el bautismo sacrílego de niños y la comunión sacrílegas de parejas homosexuales. El cardenal APOSTATA Bergoglio permitió que una pareja gay adoptara unos niños y les dejó profanar la Basílica … – Gloria.tv


Si estuviera interesado en el bautismo, comenzaría tratando de convertir y procurar el bautismo de judíos, idólatras musulmanes y religiones falsas.



También se demuestra que la herejía de Bergoglio es CONTUMAZ y que tiene sus raíces en Argentina. El Magisterio de la Iglesia enseña que la elección de un hereje como Papa es inválida y nula.






Mientras San Cirilo de Jerusalén defendía el Sacramento del Bautismo, el falso Papa Bergoglio lo desprecia

 


La antidoctrina de Bergoglio contradice las enseñanzas de San Cirilo de Jerusalén



En la religión de Bergoglio alias Francisco: “Bautizados y no bautizados son iguales”






EL AÑO LITÚRGICO – Dom Prospero Gueranger, Abad de Solesmes 📅

Los crímenes y herejías del “Papa Francisco”, sus causas y efectos, y las medidas a tomar

  Académicos católicos y sacerdote exigen que Francisco renuncie al papado por herejía y encubrimiento de sacerdotes pedófilos Piden la dimi...