R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

jueves, 24 de octubre de 2019

Que San Rafael proteja a los Matrimonios católicos de la trampa demoníaca de la herética Amoris Laetitia de Bergoglio

TOBÍAS 12:15 Yo soy Rafael, uno de lo siete ángeles que están delante de la gloria del Señor y tienen acceso a su presencia".


 
 Hebreos 13:4 Tened todos en gran honor el matrimonio, y el lecho conyugal sea inmaculado; que a los fornicarios y adúlteros los juzgará Dios.
 
“La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del matrimonio y de la familia”
 

El heresiarca Bergoglio se rebela contra Dios como los ángeles rebeldes con pleno conocimiento y Malicia, por eso su pecado es de blasfemia contra el Espíritu  Santo.



Judas 1:6- 7
Y a los ángeles que no mantuvieron su posición de autoridad, sino que abandonaron su propia morada, los tiene perpetuamente encarcelados en oscuridad para el juicio del gran Día. Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas son puestas como escarmiento, al sufrir el castigo de un fuego eterno, por haber practicado, como aquéllos, inmoralidad sexual y vicios contra la naturaleza.







Sabiduría 4:6 

Los hijos que nacen de relaciones prohibidas
serán prueba de la perversidad de sus padres,
cuando Dios llame a éstos a juicio.


Catecismo Mayor Papa San Pío X
544.- ¿Cómo se llaman por esta razón estos cinco sacramentos? - Estos cinco sacramentos, a saber: Confirmación, Eucaristía, Extremaunción, Orden Sagrado y Matrimonio, se llaman sacramentos de vivos, porque los que los reciben han de estar sin pecado mortal, esto es, ya vivos a la gracia santificante.
 
 
 
El Sexto Mandamiento :
No cometerás actos impuros.
Catecismo de la Iglesia Católica nos dice en el numeral 2336 Jesús vino a restaurar la creación en la pureza de sus orígenes. En el Sermón de la Montaña interpreta de manera rigurosa el plan de Dios: ‘Habéis oído que se dijo: «no cometerás adulterio». Pues yo os digo: «Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón’» (Mt 5, 27-28). El hombre no debe separar lo que Dios ha unido (cf Mt 19, 6).
La Tradición de la Iglesia ha entendido el sexto mandamiento como referido a la globalidad de la sexualidad humana.
¿Qué prohíbe el sexto Mandamiento?
Prohíbe toda impureza y toda relación sexual fuera del Sacramento del Matrimonio sin excepción.
Este mandamiento es para todos y nos abarca a todos a los casados, a los solteros, a los niños , los jóvenes, a los ancianos, a los sacerdotes y las religiosas.
El sexto mandamiento nos prohíbe toda acción, toda mirada, toda conversación contraria a la castidad, y la infidelidad en el matrimonio.
El Sexto mandamiento: Trata de todos los asuntos relacionados con la totalidad de la sexualidad humana. Prohíbe en acción lo que el noveno prohíbe en pensamiento o deseo.
"Oísteis que fue dicho a los antiguos: No adulterarás. Pues yo os digo que todo aquel que pusiese los ojos en una mujer para codiciarla, ya cometió adulterio en su corazón con ella. La justicia menor prohíbe cometer adulterio mediante la unión de los cuerpos; mas la justicia mas perfecta del reino de los cielos prohíbe cometerlo en el corazón. Y quien no comete adulterio en el corazón, mucho mas fácilmente cuida de no cometerlo con el cuerpo." San Agustín, sobre el sermón de la montaña

San Agustín, sermones, 9,3 (Catena Aurea)
Esto es, no irás a buscar otra mujer que la tuya. Si exiges de tu mujer esto, ¿no querrás pagarle del mismo modo cuando debes darle ejemplo con tus virtudes? Es muy necio el que el hombre diga que esto no se puede hacer. Lo que hace la mujer, ¿no podrá hacerlo el hombre? No quieras decir: No tengo mujer y por lo tanto voy a buscar a una mujer pública y por ello no quebranto este precepto, puesto que dice: "No adulterarás". Ya has conocido lo que vales, el precio que Cristo pagó por ti: ya sabes qué comes y qué bebes, y también a quién comes y a quién bebes. Sepárate, pues, de las fornicaciones. Cuando corrompes la imagen de Dios (que eres tú), por las fornicaciones y por las complacencias carnales, el mismo Dios también (que sabe lo que te es útil), te manda esto para que no se destruya su templo, que tú has empezado a ser.
 

«El verdadero y auténtico católico es el que ama la verdad de Dios y a la Iglesia, cuerpo de Cristo; aquel que no antepone nada a la religión divina y a la fe católica: ni la autoridad de un hombre, ni el amor, ni el genio, ni la elocuencia, ni la filosofía; sino que despreciando todas estas cosas y permaneciendo sólidamente firme en la fe, está dispuesto a admitir y a creer solamente lo que la Iglesia siempre y universalmente ha creído. Sabe que toda doctrina nueva y nunca antes oída, insinuada por una sola persona, fuera o contra la doctrina común de los fieles, no tiene nada que ver con la religión, sino que más bien constituye una tentación. (San Vicente de Lérins. Commonitorio, El verdadero católico y el hereje, n. 20)
 
«Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta.
 Mateo 16:27
 
 
Mateo 13:41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su reino a todos los que pecan y hacen pecar.
 
 
 
Mateo 13:49 Así será en el fin del mundo; los ángeles saldrán, y sacarán a los malos de entre los justos.

 

Tobias 8:7
 Yo ahora tomo por esposa a esta hermana mía,
no para satisfacer una pasión desordenada,
sino para constituir un verdadero matrimonio.
¡Ten misericordia de ella y de mí,
y concédenos llegar juntos a la vejez!".

 
 
Hechos 15:19-29 (DHH)
19 »Considero, por lo tanto, que no se les debe imponer cargas innecesarias a aquellos que, no siendo judíos, dejan sus antiguas creencias para seguir a Dios. 20 Basta con escribirles que se aparten de todo lo que haya sido contaminado por los ídolos, que eviten los matrimonios prohibidos  (la fornicación) y que no coman carne de animales estrangulados o ahogados, ni tampoco sangre. 21 Porque desde los tiempos antiguos hay en cada pueblo quienes predican la ley de Moisés, la cual se lee en las sinagogas cada sábado.



Oración De la Archicofradía de San Rafael
Glorioso Arcángel San Rafael, gran Príncipe de la Corte Celestial, ilustre por los dones de la sabiduría y de la Gracia, guía de los viajeros en tierra y mar, consuelo y de los pecadores, te suplico refugio que me asistas en todas las necesidades y las penas de esta vida, como sostuviste al joven Tobías en sus peregrinaciones. Ya que Tú eres el remedio de Dios, te pido humildemente que cures a mi alma de sus numerosas enfermedades y a mi cuerpo de los males que le afligen, si esta Gracias me conviene.  (Pedir la Gracia que se Necesita)
Te pido en especial una angélica pureza para merecer así ser Templo Viviente del Espíritu Santo. Amén

"Glorioso Arcángel San Rafael, medicina de Dios, que guiaste a Tobías en su viaje para cobrar la deuda de Gabelo, le preparaste un feliz matrimonio y devolviste la vista a su anciano padre Tobit, guíanos en el camino de la salvación, ayúdanos en las necesidades, haz felices nuestros hogares y danos la visión de Dios en el cielo. Señor, que diste a tu hijo Tobías como compañero de viaje al Arcángel Rafael, concédenos la gracia de estar siempre protegidos por su custodia y asistidos por sus auxilios. Por Jesucristo Nuestro Señor, que vive y reina por siempre. Amén."
 

 

miércoles, 23 de octubre de 2019

El Testimonio de San Antonio María Claret es una reprensión contra la apostasía de Bergoglio y de sus cómplices impíos

San Antonio María Claret juzga a Bergoglio por arrastrar almas al infierno



Roberto de Mattei pregunta: Pero, ¿a qué iglesia pertenece Jorge Mario Bergoglio?
R/Por supuesto que no pertenece a nuestra Iglesia católica sino a una secta herética, y quienes lo reconocen como papa tampoco pertenecen a nuestra Iglesia, porque quedan excomulgados Ipso Facto por apoyar a un hereje.

 
 
 
" Un Obispo puede ser muy bueno y ser Gay" Fray Luigi Ciotti

 San Antonio María Claret: “No sé comprender cómo los otros sacerdotes que creen en estas mismas verdades que yo y todos debemos creer, no predican ni exhortan para preservar a las gentes de caer en los infiernos”.

 
«Pienso qué remedio se puede aplicar a tan gran mal, y después de haber discurrido mucho, veo que el remedio es la formación de buen clero, sabio, virtuoso, celoso y de oración, por una parte, y por otra catequizar y predicar a los niños y demás gentes y hacer circular libros buenos y hojas sueltas. […] A la vista de la virtud y firmeza de los buenos sacerdotes, los impíos pierden su osadía y atrevimiento». (Autobiografía y escritos, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1959, p. 394-395)

¡Ay de nosotros si ahuyentamos a los fieles!

¡Ay de nosotros si, en lugar de atraer a los fieles con buenas costumbres, los ahuyentamos con modos groseros y pasiones desenfrenadas! ¡Ay de nosotros si, en lugar de ser buen olor de Cristo en todo lugar, como dice el Apóstol, somos las pestes que los espante! (San Antonio María Claret. Autobiografía y escritos, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1959, p. 410)

“Aunque supiera que de mí han de hacer pedazos, no quiero callar”

¡Oh Inmaculada Virgen y Madre de Dios, Reina y Señora de la gracia! Dignaos por caridad dar una compasiva mirada a este mundo perdido. Reparad como todos han abandonado el camino que se dignó enseñarles vuestro Santísimo Hijo; se han olvidado de sus santas leyes y se han pervertido tanto, que se puede decir: “Non est qui faciat bonum, non est usque ad unum”. Se ha extinguido en ellos la santa virtud de la fe, de suerte que apenas se encuentra sobre la tierra. ¡Ay! Extinguida esta divina luz, todo es obscuridad y tinieblas, y no saben donde caen. Sin embargo, agolpados van con paso apresurado por el ancho camino que les conduce a la eterna perdición. ¿Y queréis Vos, Madre mía, que yo, siendo un hermano de estos infelices, mire con indiferencia su total ruina? ¡Ah no! Ni el amor que tengo a Dios ni el que tengo al prójimo lo pueden tolerar. […] ¿Cómo tendré caridad, si, sabiendo que los carnívoros lobos están degollando a las ovejas de mi amo, callo? ¡Ah!, no es posible callar, Madre mía, en tales ocasiones; no, no callaré, aunque supiera que de mí han de hacer pedazos; no quiero callar; llamaré, gritaré, daré voces al cielo y la tierra a fin de que se remedie tan gran mal; no callaré; y si de tanto gritar se vuelven roncas o mudas mis fauces, levantaré las manos al cielo, se espeluznarán mis cabellos, y los golpes que con los pies daré en el suelo suplirán la falta de mi lengua. (San Antonio María Claret. Autobiografía y escritos. BAC, Madrid, 1959, p. 236-237)



Estos son los "buenos" herejes  Luteranos  que halaga Bergoglio


San Antonio María Claret reprende a los socialistas y protestantes que persiguen como Bergoglio a los buenos sacerdotes:
717.   De algunos años a esta parte ha habido mucha apatía, tanto de parte de los gobernantes como de parte de los eclesiásticos; y los socialistas y los protestantes han sabido aprovechar bien la ocasión. Y mientras los unos han dormido, los otros han sembrado la cizaña en aquel hermoso campo. 



En 1861, ya como confesor de la Reina Isabel II, “el Señor me hizo conocer los tres grandes males que amenazan a España, y son: el protestantismo, mejor dicho, la descatolización, la república y el comunismo. Para atajar a estos tres males me dio a conocer que se habían de aplicar tres devociones: el Trisagio, el Santísimo Sacramento y el Rosario”.


 
 

Bergoglio persiguió a los sacerdotes católicos fieles a los sacramentos para apoyar las adopciones gay en Argentina, y violó los requisitos del código de derecho canónico necesarios para un sacramento del bautismo válido.
http://pagina-catolica.blogspot.com/2012/09/bergoglio-reto-en-publico-sus-propios.html
El cura apostata Jorge García Cuerva le dio la comunión a la pareja homosexual.
El 25 de agosto de 2012 Buenos Aires-Argentina




729.   Conocen los protestantes y comunistas, y socialistas que los enemigos mayores que tienen, que les desbaratan sus planes, son los Sacerdotes católicos; pues que siendo sus errores tinieblas, basta que los Sacerdotes católicos presenten a la luz de la doctrina católica que las tinieblas por sí mismas desaparecen.



https://enraizadosencristo.wordpress.com/2016/07/07/sacerdote-desconcertado-por-la-caracterizacion-burlesca-de-bergoglio-del-sacerdocio-catolico/


734.
   Es inexplicable el daño que hacen los impíos y socialistas con esas calumnias que dicen, con las acciones que hacen y con el desprecio con que miran y tratan a los Sacerdotes, a la misa y Sacramentos, con las demás funciones de la Religión. A todo esto añaden el desprecio, la burla y mofa que hacen de los fieles que profesan la Religión; así es que cada día hacen nuevos prosélitos, y la sociedad, a pasos acelerados, va marchando a la perdición. 

San Antonio María Claret combatió los errores de los socialistas. “Con esas peroraciones y con los demás medios tan halagüeños y fascinantes, y amenazando e insultando al que no cedía al momento, así fue como [el movimiento socialista] tomó grandes proporciones en tan poco tiempo”.

Lesbiana travesti con su pareja confirmada en su pecado mortal por Bergoglio

Daños del pecado de impureza: 
804.   Hoy, día 30 de abril de 1864, me han llamado para ir a ver a un enfermo. He ido. El enfermo era un joven de 19 años. Al principio que yo me hallaba en Madrid, se confesaba conmigo y seguía muy bien, frecuentaba los santos sacramentos, se encomendaba a María Santísima y se llevaba en todo según mis consejos. Después se hizo con malos compañeros, ya no vino más a confesar[se] conmigo, pero antes de morir me llamó; yo fui y me dijo: «Yo muero tísico por haberme dejado arrastrar del vicio de la masturbación, por haber dejado de frecuentar los santos sacramentos y de encomendarme a María Santísima». Después de haberse despedido de mí, murió a las pocas horas. 



San Antonio María Claret profetizó: “Si [los pecadores] aún no se despiertan, [Dios] pasará a castigarles el cuerpo con la peste o cólera”. Vino pues la epidemia del cólera-morbo, que en tres meses hizo 2.734 víctimas.

Defensor del Sacramento del Matrimonio: Antonio María obtuvo un permiso para predicar misiones en Cataluña y en las islas Canarias. «Operaba curaciones milagrosas, tanto materiales cuanto espirituales, expeliendo demonios de los posesos, regularizando matrimonios de mal casados. A ello lo movía el intenso deseo de librar las almas del infierno, pues “me obliga a predicar sin parar el ver la multitud de almas que caen en los infiernos, pues que es de fe que todos los que mueren en pecado mortal se condenan”.


«Nombrado arzobispo de Santiago de Cuba en 1850, afirma en sus palabras de saludo que “La Prelada será la Virgen Santísima. Mi forma de gobierno será la que Ella me inspire”. En la primera misión que predicó en la isla el fruto fue tan grande, que 40 confesores no fueron suficientes para atender todas las confesiones. La comunión general, distribuida por tres sacerdotes, duró ¡seis horas! Solamente en aquella misión, fueron regularizados 8.557 matrimonios.
San Antonio María Claret juzga las herejías de Bergoglio

♰♰♰

San Antonio María Claret, perseguido y desterrado, falleció el día 24 de octubre de 1870, a la edad de 62 años, en el monasterio cisterciense de Fontfroide, Francia. Fue beatificado por Pío XI en 1934 y canonizado por Pío XII el 7 de mayo de 1950.
 

martes, 22 de octubre de 2019

El arzobispo Viganò denuncia "ritos paganos aberrantes y sacrílegos" durante el sínodo


 
CatholicCulture.org 22 de octubre de 2019
 


»Continuar con esta Noticia en LifeSiteNews

Nota del editor de CWN: "Los obispos y cardenales e incluso el que más que cualquier otro habría tenido que proteger a la Novia de Cristo de los ataques del Diablo han sido responsables de actos abominables de profanación y apostasía", dijo el retirado nuncio apostólico de Estados Unidos, que se ha estado ocultando desde que dio su testimonio de 2018 sobre el encubrimiento del abuso sexual.

Pedimos la protección de San Teodoro de Antioquía, el sacerdote mártir que fue acusado de haber destruido las estatuas de los dioses paganos

22 de octubre - San Teodoro, Sacerdote Mártir


En el año 361, Julián, tío del emperador de ese nombre, al igual que su sobrino  un apóstata, fue nombrado Conde del Este. Cerró las iglesias cristianas en Antioquía, y cuando San Teodoro reunió a los cristianos en privado, fue convocado ante el tribunal del conde y fue torturado de forma inhumana. Sus brazos y pies estaban sujetos por cuerdas a poleas, y se estiraban hasta que su cuerpo parecía tener casi ocho pies de largo, y la sangre manaba de sus costados. "Oh hombre más desgraciado", dijo a su juez, "sabes bien que en el día del juicio el Dios crucificado a quien blasfemas te enviará a ti y al tirano a quien sirves al infierno". Julián tembló ante esta horrible profecía, pero hizo que el Santo fuera asesinado rápidamente por la espada, y en poco tiempo el juez mismo fue procesado ante el tribunal de Dios.



San Teodoro, glorioso sacerdote y mártir de Cristo, fue uno de los más celosos ministros del Señor en la iglesia de Antioquía de Siria. Trabajó sin descanso en desarraigar las supersticiones paganas, en derribar las aras y estatuas de los falsos dioses, y en levantar varios templos al Dios verdadero, sin esperar otra recompensa que ver más extendida y gloriosa aquella cristiandad...
 

San Teodoro de Antioquía, Presbítero y Mártir
Octubre 23

Martirologio Romano: En Antioquía, de Siria, san Teodoro, presbítero y mártir, que, según narra la tradición, fue apresado por Julián el Apóstata, regente de Oriente y, por persistir en la confesión de la fe cristiana, fue martirizado. 362.



Presbítero, tesorero de la iglesia de Antioquía, se distinguió por haber erradicado el paganismo de esta tierra. En esa época, el emperador romano Juliano el Apóstata le ordenó entregar los vasos sagrados; por haberse negado a tal sacrilegio, fue sometido a múltiples tormentos y murió decapitado.
 
Los verdugos que lo ejecutaron confesaron haber visto ángeles protegiéndolo.


Deuteronomio 12 – Biblia Torres Amat 1825
El santuario único
1. Estos son los preceptos y ordenanzas que debéis observar en la tierra que os ha de dar el Señor Dios de vuestros padres, para que la poseáis todos los días de vuestra vida.
2. Asolad todos los lugares en donde las gentes que habéis de conquistar, adoraron a sus dioses sobre los altos montes y collados, y a la sombra de todo árbol frondoso.
3. Destruid sus altares, y quebrad sus estatuas; entregad al fuego sus bosques profanos, desmenuzadlos y borrad sus nombres de aquellos lugares.

 


 
18. E inmediatamente entró todo el pueblo de la tierra en el templo de Baal, y derribaron sus aras, e hicieron añicos sus imágenes, y delante del mismo altar mataron a Matán, sacerdote de Baal. Y el sumo sacerdote puso guardias en la casa del Señor. 2 Reyes 11 – Biblia Torres Amat 1825

San Teodoro de Antioquía te pedimos tu protección y que intercedas ante Dios por todos nosotros los que por amor a Jesucristo buscamos extinguir la idolatría para que reine Cristo en todos los corazones.

Te pedimos por la protección de los valientes cristeros que defendiendo los derechos de Dios destruyeron a los ídolos con que los apóstatas profanaron la Casa de Dios. 

 

 
Con la aprobación de Bergoglio, apostatas carmelitas le permitieron a la ‘sacerdotisa’ lesbiana anglicana Emelie Teresa Smith profanar la iglesia de Santa María en Traspontina con cultos paganos


El sacerdote erudito del Siglo XX E. Sylvester Berry escribió en su libro sobre el Apocalipsis de San Juan :". . . La "abominación desoladora" ha sido forjada en muchas iglesias católicas por herejes y apóstatas que han roto altares, dispersaron reliquias de mártires y profanaron el Santísimo Sacramento. En la época de la Revolución Francesa, una mujer lasciva estaba sentada en el altar de la catedral de París y era adorada como la diosa de la razón. Tales cosas, pero débilmente, presagian las abominaciones que profanarán las iglesias en esos días tristes cuando el Anticristo se sentará en el altar para ser adorado como Dios.
 
 








El Código de Derecho Canónico de 1917 establece que nosotros los católicos tenemos el deber de rechazar el error y la herejía y todo lo que obre en contra de la fe:

Canon 1325.1: “Los fieles están obligados a profesar abiertamente su fe siempre que, bajo las circunstancias, el silencio, la evasión o su manera de actuar impliquen implícitamente una negación de la fe o impliquen desprecio por la religión, un delito contra Dios, o escándalo al prójimo".
 

sábado, 19 de octubre de 2019

Los participantes del ‘sínodo amazónico’ no tienen la fe católica tienen otra religión

 

 
 
Tienen otra religión
Bruno M
A la vista de los resultados de los círculos menores del Sínodo de la Amazonia, ya no puede quedarme duda: una buena parte de los padres sinodales tienen una fe distinta a la mía, pertenecen a otra religión diferente. Quizá incluso se trate de la mayoría.

 
 
Estas semanas, he leído con horror afirmaciones que ponían en el mismo plano la Revelación de Dios y las ocurrencias más o menos disparatadas de cuatro tribus amazónicas, he visto ceremonias paganas con idolillos en el Vaticano y sus alrededores, he escuchado a obispos orgullosos de no haber bautizado nunca a nadie o que niegan la doctrina infalible que limita el sacerdocio a los varones y los he visto idolatrar a los pueblos indígenas como si no tuvieran pecado original (hasta el punto de contemporizar con el infanticidio).
 

 
En las conclusiones de los círculos menores, la mayoría rechazan impíamente, de forma apenas disimulada, el celibato sacerdotal (que es gloria y Tradición de la Iglesia Latina), desprecian a los indígenas al considerarlos incapaces de vivir la castidad perfecta, piden el acceso de las mujeres al sacramento del orden, eliminan la distinción entre sacerdotes y laicos, pretenden que la Iglesia acompañe a los hombres “sin distinción de credos” en lugar de evangelizarlos, blasfeman al llamar “sensus fidei” a sus despropósitos ideológicos, anteponen el activismo a la contemplación y la cultura al Evangelio, quieren rescatar “los distintos rituales, símbolos y modos celebrativos de las comunidades indígenas” a pesar de que están evidentemente cargados de paganismo e incluso coquetean con la idea de un “rito amazónico”, previsiblemente calcado de esas ceremonias claramente paganas que hemos tenido la desgracia de contemplar estos días.




Por si eso fuera poco, nos hablan de los “derechos de la naturaleza” y los pecados contra ella (el “ecocidio”), de la “Madre tierra”, del cambio climático, de “reducir el consumo de carne roja”, del “ministerio (eclesial) de cuidado de la casa común”, de la “conversión ecológica” y de la “herida” de la deforestación, conceptos todos ellos ajenos a la Tradición cristiana (y a la razón) y que, aparentemente, fueron desconocidos para el mismo Cristo y solo ahora se han descubierto, en nuestra época moderna e ilustrada. Los que nos dicen estas cosas son, además, los mismos pastores que han sembrado de sal la Amazonia, ahuyentando a todos los fieles o empujándolos a las sectas protestantes y destruyendo la fe plantada allí por los auténticos evangelizadores durante siglos. Aun así, en una locura suicida, se pide oficialmente su opinión sobre cómo debería actuar la Iglesia, inevitablemente para acelerar la destrucción que ellos mismos llevan protagonizando décadas y décadas.
 
 
 
 
 
No es, por desgracia, un hecho aislado. Tras el Sínodo de la Familia y la publicación de Amoris Laetitia constaté que muchos de los padres sinodales de entonces tenían una moral completamente distinta a la mía, una moral que defiende que el fin justifica los medios y no existen actos intrínsecamente malos, que considera que Dios no da la gracia necesaria para dejar de pecar, que acepta el adulterio o las parejas del mismo sexo como un acercamiento personal a Dios, que ha abandonado la lógica, que suspira por abandonar a Cristo y volver a la ley de Moisés y que incluso afirma que Dios quiere que pequemos en ciertas ocasiones. En relación con el seudosínodo alemán, he escuchado a otros pastores que quieren bendecir las uniones del mismo sexo, aceptar los anticonceptivos, reconocer el divorcio y, en general, cambiar por completo la moral de la Iglesia y así lo afirman abiertamente. El problema no es que su moral sea distinta a la mía, porque yo no soy nadie, sino que, hasta donde puedo ver, es una neomoral, contraria a la moral de Juan Pablo II, Benedicto XVI, Pablo VI y todos los papas, santos y doctores de la Iglesia desde el siglo I.
Además de eso, observo que esos padres sinodales, en muchísimos casos, aman lo que yo odio y odian lo que yo amo, rechazan visceralmente todo lo que huele a católico, se desviven por mundanizar lo más posible la Iglesia y ganar el aplauso de los que no creen, capitulando por completo ante el relativismo, el multiculturalismo, el indigenismo, el feminismo y todos los ismos de la época actual. Sus palabras, excepto por un superficial barniz de términos cristianos esparcidos aquí y allá, son indistinguibles de las de las organizaciones internacionales agnósticas y lo mismo podría decirse de sus fines. Tanto el profeta como el sacerdote vagan sin sentido por el país.
En cierto modo, da igual que el Papa acepte o no sus sugerencias. El mismo hecho de que existan, se manifiesten públicamente y no sean condenadas de inmediato muestran que la Iglesia está irremediablemente dividida y una ciudad dividida no puede subsistir.

 


No sé si somos muchos o pocos los que rechazamos todo eso e intentamos ser fieles a lo que la Iglesia siempre ha enseñado, pero lo que es indudable es que nuestra religión y la suya son distintas. ¿Cómo vamos a pretender que tenemos una misma fe, si lo que creemos es completamente diferente y, a menudo, opuesto? ¿Cómo vamos a llegar a un acuerdo los que creemos que la Iglesia es la columna y fundamento de la verdad, que nos ha legado sin deformación la Revelación del mismo Hijo de Dios y los que piensan que, hasta ahora, la Iglesia siempre ha estado equivocada sobre cuestiones fundamentales? ¿Cómo voy a dejarme pastorear por clérigos que, como padre católico, nunca dejaría que se acercasen a mis hijos para que no pervirtiesen su fe? Les pedimos pan y solo nos dan piedras. Han destruido la confianza que todo fiel tiene que tener para con la Iglesia.
Solo un puñado de obispos en todo el mundo, Dios les bendiga abundantemente, han alzado la voz contra estas barbaridades, llamándolas lo que son: herejía y apostasía. Un puñado en el que, por desgracia, no se encuentra prácticamente ninguno de los obispos españoles. ¿Qué les sucede a nuestros obispos? Todos hemos sospechado siempre (y ahora resulta indudable) que hay obispos que no creen. Yo he conocido, sin embargo, a obispos españoles que indudablemente tenían fe y la proclamaban, en algunos casos me la enseñaron a mí… pero ahora están callados como muertos. ¿Qué sucede? ¿Tienen miedo? ¿Han abandonado la fe? ¿Por qué no dicen nada cuando todo eso que enseñaban hace unos años es negado y pisoteado por sus hermanos en el episcopado? ¿Es por prudencia? ¿Qué extrañísima prudencia es esa que, de algún modo, les aconseja no hablar en defensa de la fe de los sencillos, atacada hoy desde dentro de la misma Iglesia?
Recuerdo otros tiempos, en que defendían públicamente la fe que ahora es atacada y me pregunto qué ha pasado, pero no encuentro respuesta. ¿Dónde están, por ejemplo, Mons. Zornoza, Mons. Reig Pla, Mons. Demetrio Fernández, el Card. Rouco, Mons. Sanz, Mons. Munilla, Mons. Iceta, Mons. Francisco Pérez, Mons. Carrasco Rouco, Mons. Martínez Camino, el Card. Cañizares, Mons. Ladaria, Mons. Rico Pavés, Mons. Elizalde y otros muchos que yo no conozco? ¿Por qué calláis, padres, cuando vuestras ovejas somos maltratadas, se ataca nuestra fe y se pisotea la enseñanza de la Iglesia? ¿Es que no escucháis nuestros gritos?¿Por qué no os apiadáis de nuestro sufrimiento? Nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza. Nuestro aliento se hunde en el polvo, nuestro vientre está pegado al suelo.
¿De verdad tenéis buenas razones que requieren que no cumpláis vuestra misión principal de defender la fe y pastorear a las ovejas? ¿No nos habéis enseñado vosotros mismos que esa unidad a la que algunos apelan, cuando se da fuera de la verdadera fe, es una falsa unidad, que encubre la podredumbre de la más horrible desunión y solo sirve para engañar a los que se excusan con ella? ¿Es que no dicen la Tradición y la Escritura que, cuando hay peligro para la fe, hay que argüir públicamente incluso a los superiores? ¿Acaso el auténtico amor al Papa y a vuestros hermanos obispos no pasa por decirles la verdad, como hizo el mismo San Pablo con San Pedro? ¿Es que no es mayor el escándalo de vuestro silencio ante la destrucción de la fe que cualquier inquietud que pueda causar la denuncia del mal que campa a sus anchas en la Iglesia? ¿Es que la confianza en Dios no incluye (y exige) que vosotros pongáis de vuestra parte todo lo que podáis para cumplir el deber que os encomendó Cristo de proteger a sus ovejas?
Estamos como ovejas sin pastor. Si vosotros nos abandonáis, ¿a quién acudiremos? Solo podremos acudir al Buen Pastor que no falla y pedirle a Él amparo y justicia contra los malos pastores que, por acción u omisión, nos abandonaron a los lobos.
¿Por qué me atrevo a decir estas cosas? Sin duda, no soy mejor persona que muchos de esos que no creen en nada y no soy profeta ni hijo de profeta. Sin embargo, creo que no debo callarme. Hablo por el sufrimiento que me causa este desgarro de la túnica inconsútil, por la postración de mi Madre la Iglesia, porque veo que se oscurece la luz del Evangelio en el mundo y por el deber que Dios me ha dado de legar la fe a mis hijos. Mis ojos se deshacen en lágrimas, día y noche no cesan, por la terrible desgracia de la doncella de mi pueblo.


¿Hasta cuándo, Señor? ¿Hasta cuándo nos ocultarás tu rostro? Ten piedad de nosotros, Dios mío, e ilumina a nuestros pastores, para que vuelvan a alimentarnos con tu Palabra, en lugar de con vaciedades humanas. Danos pastores buenos y valientes que nos defiendan de los lobos y se olviden de cualesquiera otras preocupaciones que no sean la gloria de Dios y el bien de las almas. No nos abandones, Señor, porque solo en ti hemos puesto nuestra esperanza. 
 



Es necesario aclararle a nuestro hermano en Cristo Bruno  que Bergoglio tampoco tiene la fe católica por lo tanto no es papa de la Iglesia católica.

Querido hermano Bruno te faltó reconocer que Bergoglio tampoco tiene la fe católica. No la tiene desde Argentina donde ya se había desviado de la fe, donde ya había sido acusado por traición incluso en un libro llamado la Iglesia traicionada y donde ya se había unido a los masones rotarios, donde ya perseguía a los sacerdotes fieles y donde ya era enemigo de la doctrina de la Iglesia católica. Es decir donde ya era un hereje contumaz, un apóstata  y un cismático, donde permitía el sacrilegio eucarístico a los sodomitas y adúlteros. No se te olvide que fue Bergoglio quien eligió a los activistas gay y marxistas para dirigir este complot cismático amazónico. El grave problema que estamos viendo se llama la Gran apostasía donde esta secta apóstata le ha declarado la guerra a Jesucristo y a la doctrina milenaria de la Iglesia católica. Bergoglio ha puesto la Palabra de Dios y la doctrina católica a votación como si fuera suya usurpando el Lugar que le corresponde a Dios, por eso los enemigos de la Iglesia no tienen miedo de atacarla públicamente porque están siendo apoyados por Bergoglio. Mientras los hermanos católicos como tú  se nieguen a ver la raíz de la apostasía anunciada por la Virgen en Fátima  y en la Salette esta secta apóstata  seguirá usurpando un poder que no le corresponde con la complicidad de muchísimos católicos que pasan por alto la apostasía de Bergoglio pero  la pueden ver en otros obispos apóstatas.




Invocamos a San Rafael protector del matrimonio contra la astucia demoníaca de Amoris Laetitia del apostata Bergoglio

    “La batalla final entre el Señor y el reino de Satanás será acerca del matrimonio y de la familia”   Catecismo Mayor Papa San Pío X 544....