R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

miércoles, 27 de abril de 2022

San Pedro Canisio condenó el vicio de la sodomía: Depravación nunca suficientemente execrada

 “Cualquiera que quiera divertirse con el diablo no puede regocijarse con Cristo”.



San Pedro Canisio S. J.

JUZGA  LA IDEA HERÉTICA DE FRANCISCO DE QUE EL PAPA NO DEBE JUZGAR

  • Crimen atroz y pecado nefando en su naturaleza misma

Según la Escritura, los sodomitas eran gente pésima y grandes pecadores ante le Señor. Este crimen atroz y pecado nefando en su naturaleza misma fue execrado por Pedro y Paulo, y la Escritura verdaderamente lo atacó con declaraciones de fuerte magnitud. (San Pedro Canisio. De pecatis in coelum clamantibus, III. Summa Doctrina Christiana, p. 141)


“Aquellos que no tienen vergüenza de violar la ley divina y natural son esclavos de esta infamia que jamás será  suficientemente execrada”.

Significado de Execrar: 

tr. Condenar y maldecir [una persona o cosa] con autoridad. Rechazar y aborrecer una cosa censurable.
Abominar.

"San Pablo no sólo reprende a los que hombres se acuestan con los hombres, sino que condena también a las personas impuras y afeminadas, uno de los cuales era Onan." 

Blog de Barnhardt: 

Hoy es la fiesta de San Pedro Canisio, Doctor de la Iglesia.



(...)

Y esta cita de San Pedro Canisio probablemente debería estar enmarcada y colgada en todos los hogares:

“Es mejor que queden pocos católicos, firmes y sinceros en su religión, en lugar de que ellos, siendo muchos, deseen estar en connivencia con los enemigos de la Iglesia y en conformidad con los enemigos abiertos de nuestra fe. ”


Esta entrada fue publicada el 27 de abril de ARSH 2022 por Ann Barnhardt.

San Pedro Canisio tuvo el valor de reprender al clero corrupto alemán:

“Hemos deshonrado el altar de Dios con manos impuras y labios corrompidos, con nuestros corazones contaminados, vidas escandalosas y abusos enormes. Nuestro pecado es tanto mayor cuanto que insultamos la dignidad [sacerdotal] que se nos concedió. Por eso, por nuestra causa, el nombre de Dios es blasfemado. Para tales hombres, no hay honestidad en el hogar, ni sobriedad en la mesa, ni continencia en la cama, ni estudio de sus libros, ni devoción en sus corazones”.

sábado, 23 de abril de 2022

Oración a San Jorge

 


Tú, oh Jorge, eres el tipo glorioso de un soldado cristiano. Mientras servías a las órdenes de un Monarca terrenal, no olvidaste tu deber para con el Rey del cielo. Tú derramaste tu sangre por la fe de Cristo; y él, a cambio, te nombró Protector de los ejércitos cristianos. Sé su defensor en la batalla, y bendice con la victoria a los que luchan por una causa justa. Protégelos bajo la sombra de tu estandarte; cúbrelos con tu escudo; conviértelos en el terror de sus enemigos. Nuestro Señor es el Dios de los Ejércitos; y frecuentemente usa la guerra como instrumento de sus designios, tanto de justicia como de misericordia. Solo ellos obtienen la verdadera victoria, los que tienen el cielo de su lado; y éstos, cuando están en el campo de batalla, le parecen al mundo que están haciendo la obra del hombre, mientras que es la obra de Dios lo que están promoviendo. De ahí que sean más generosos, porque son más religiosos, que otros hombres. Los sacrificios que tienen que hacer y los peligros que tienen que enfrentar les enseñan el desinterés. ¡Qué maravilla, entonces, que los soldados hayan dado tantos mártires a la Iglesia!


Pero hay otra guerra, en la que todos los cristianos estamos alistados, y de la que habla San Pablo, cuando dice: Trabajad como buen soldado de Cristo; porque nadie es coronado sino el que lucha legítimamente (II. Tim. ii. 5.). Que así hemos de esforzarnos y luchar durante nuestra vida, el mismo Apóstol nos lo asegura con estas palabras: Tomaos la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y estar firmes en todo perfectos.  Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. En todas las cosas tomad el Escudo de la Fe, con el cual podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el Yelmo de la esperanza de salvación, y la Espada del espíritu, que es la palabra de Dios (Ef. vi. 13, 17). ¡Nosotros, pues, somos soldados, como lo fuiste tú, oh santo mártir! Antes de ascender al cielo, nuestro divino Caudillo desea pasar revista a sus tropas; preséntanos a él. Nos ha colmado de honores, a pesar de nuestras pasadas deslealtades; debemos, de ahora en adelante, demostrar que somos dignos de nuestra posición. En la Comunión Pascual que hemos recibido, tenemos una prenda de victoria; ¡Cómo podemos ser tan bajos como para permitirnos ser conquistados! ¡Cuídanos, oh santo Guerrero! Que tus oraciones y ejemplo nos animen a luchar contra el dragón del infierno. Él teme la Armadura que usamos; porque es el mismo Jesús quien nos la preparó, y la templó en su propia Sangre preciosa: ¡oh! para que, como tú, se la presentemos íntegra y entera, cuando nos llame a nuestro descanso eterno.


Hubo un tiempo en que todo el mundo cristiano amaba y honraba tu memoria con entusiasta alegría: pero ahora, ¡ay! esta devoción se ha enfriado, y tu Fiesta pasa desapercibida para miles. ¡Oh santo mártir! venga esta ingratitud, imitando a tu divino Rey, que hace salir su sol sobre buenos y malos; ten piedad de este mundo, pervertido como está por falsas doctrinas, y atormentado en este mismo tiempo por los más terribles flagelos. Ten compasión de tu querida Inglaterra, que ha sido seducida por el Dragón del infierno, y por él hecha el instrumento para efectuar sus complots contra el Señor y su Cristo. Toma tu Lanza, como antaño; da batalla al Monstruo y emancipa a la Isla de los Santos de su yugo servil. El cielo y la tierra se unen en esta gran oración; en el nombre de nuestro Jesús Resucitado, ¡ayuda a los tuyos, y una vez  a tu pueblo devoto, a una gloriosa resurrección!

miércoles, 20 de abril de 2022

Oración de reparación por los actos maliciosos coordinados por Bergoglio para profanar el Lunes de Pascua

 












Adoración a las cinco llagas de Jesucristo en la Cruz. Oración





Adoro, Señor, tu santísima llaga de la  mano derecha, y te suplico, por el dolor que entonces sintió tu alma purísima, que mi alma sea penetrada del dolor y sentimiento de haber empleado   mis acciones en ofensas contra tu Divina Majestad. Amén.

Padrenuestro… Avemaría… Gloria…

Adoro, Señor, tu santísima llaga de la mano izquierda, y te suplico por el dolor  que entonces  sintió tu alma purísima, que mi espíritu sea penetrado del más firme propósito y resolución de nunca jamás desviarse del camino  que conduce a la gloria. Amén.

Padrenuestro… Avemaría… Gloria…

Adoro, Señor, tu santísima llaga del pie derecho, y te suplico por el dolor que entonces sintió tu alma purísima, que mi corazón conciba los deseos más eficaces de mantenerme siempre firme y establece en la observancia de tus divinos mandamientos. Amén.

Padrenuestro… Avemaría… Gloria…

Adoro, Señor, tu santísima llaga del pie izquierdo, y te suplico, por el dolor que entonces sintió tu alma purísima, que todas mis acciones y movimientos sean encaminados a tu amor y servicio. Amén.

Padrenuestro… Avemaría… Gloria…

Adoro, Señor, tu santísima llaga de tu costado, y te suplico, por el dolor que entonces sintió tu alma purísima, que mi corazón sea traspasado con el dolor de las culpas, consagrándose eternamente en obsequio de tu divino amor. Amén.

Padrenuestro… Avemaría… Gloria…

domingo, 17 de abril de 2022

Feliz Pascua de Resurrección 🕊️


 
¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado! 🕊️
 
 
«La fe de los cristianos -dice San Agustín- es la resurrección de Cristo. No es gran cosa creer que Jesús ha muerto; esto lo creen también los paganos; todos lo creen. Lo verdaderamente grande es creer que ha resucitado».

La pascua es la fiesta principal y mas antigua de los cristianos. Es el corazón del año litúrgico. El papa León  la llama la fiesta mayor (festum festorum), y dice que la Navidad se celebra en preparación para la Pascua (Sermón xvii en Exodum). 
“Mane nobiscum, Domine!”

La temporada de la Pascua
Siendo la fiesta mas importante de la liturgia, la pascua se celebra por 50 días, desde el domingo de Pascua hasta Pentecostés.  Según la liturgia actual, la cuaresma termina en la tarde del Jueves Santo con la liturgia de la Cena del Señor que da comienzo al Triduo Pascual.  El Viernes Santo se hace el "ayuno pascual" que se continúa el sábado santo, preparatorio a la gran celebración pascual .  El triduo culmina en la Vigilia Pascual del sábado por la tarde.
Los primeros ocho días de la pascua constituyen la octava  y se celebran como solemnidades del Señor. 
El agua bendecida en la Vigilia pascual se usa para los bautismo en toda la temporada de pascua.




 
 A la víctima pascual entonen alabanzas los cristianos. El Cordero redimió a las ovejas: Cristo inocente reconcilió con su Padre a los pecadores. La muerte y la vida lucharon con denuedo admirable; el Señor de la vida reina vivo después de muerto. Dinos, María, ¿qué has visto en el camino? Vi el sepulcro de Cristo vivo y la gloria del Resucitado. Vi ángeles como testigos; vi el sudario y los vestidos. ¡Resucitó Cristo, mi esperanza! precederá a sus discípulos a Galilea. ¡Sabemos que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos! Tú, oh Rey triunfador, apiádate de nosotros.
 
 
Himno para la Octava de Pascua:
Omnes qui in Christo baptizati estis, Christum induistis, Alleluia.
Mementote mirabilium eius quae fecit,
prodigia eius, et iudicia oris eius.
Omnes qui in Christo baptizati estis, Christum induistis, Alleluia. Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen. Omnes qui in Christo baptizati estis, Christum induistis, Alleluia
.





viernes, 15 de abril de 2022

Viernes Santo: Oración por la conversión de los judíos

Hechos 17:30: «Dios, pues, pasando por alto los tiempos de la ignorancia, anuncia ahora a los hombres que todos y en todas partes deben convertirse.

 
ORATIONEM PRO CONVERSIONE IVDAEORVM
 
 



 
OREMVS ET PRO PERFIDIS IVDAEIS VT DEVS ET DOMINVS NOSTER AVFERAT VELAMEN DE CORDIBVS EORVM VT ET IPSI AGNOSCANT IESVM CHRISTVM DOMINVM NOSTRVM (Non respondetur Amen, nec dicitur Oremus, aut Flectamus genua, aut Levate, sed statim dicitur:) OMNIPOTENS SEMPITERNE DEVS QVI ETIAM IVDAICAM PERFIDIAM A TVA MISERICORDIA NON REPELLIS EXAVDI PRECES NOSTRAS QVAS PRO ILLIVS POPVLI OBCAECATIONE DEFERIMVS VT AGNITA VERITATIS TVAE LVCE QVAE CHRISTVS EST A SVIS TENEBRIS ERVANTVR PER EVDEM DOMINVM NOSTRVN IESVM CHRISTVM FILIVM TVVM QVI TECVM VIVIT ET REGNAT IN VNITATE SPIRITVS SANCTI DEVS PER OMNIA SAECVLA SAECVLORUM AMEN

Oremos también por los pérfidos judíos, para que Dios Nuestro Señor aparte el velo de sus corazones, de modo que ellos también reconozcan a Cristo Nuestro Señor (No se responde "amén", ni se dice "Oremos", ni "Arrodillémonos" o "En pie", sino que inmediatamente se dice:) Omnipotente y sempiterno Dios, Tú que no excluyes de tu Misericordia ni siquiera a los pérfidos judíos, escucha nuestras preces, que te dirigimos por la obcecación de aquel pueblo; de tal modo que, conocida la Verdad de tu Luz, que es Cristo, salgan de sus tinieblas. Por el mismo Cristo Nuestro Señor, Hijo tuyo, que vive y reina en la Unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
(MISSALE ROMANVM: Oraciones solemnes del Viernes Santo)
 
 
 
 2 Corintios 3:14
 
 
Pero ellos se negaron a entender esto, y todavía ahora, cuando leen la antigua alianza, ese mismo velo les impide entender, pues no les ha sido quitado, porque solamente se quita por medio de Cristo.


San Cirilo de Jerusalén –Dios no acepta el culto de quienes no adoran al Hijo

El Padre se indigna cuando el Hijo unigénito es privado de su honor.
Un rey considera grave que alguien insulte a un simple soldado. Por tanto, si se trata indecorosamente a alguien de las personas más honorables, compañeros o amigos, más se enciende la propia cólera. Y si alguien injuria al Hijo único del Rey, ¿quién aplacará y suavizará al Padre del Hijo unigénito de tal modo conmovido? Si alguien, por consiguiente, quiere ser piadoso para con Dios, adore al Hijo; de otro modo, el Padre no admitirá su culto. (
San Cirilo de Jerusalén. Catequesis X, Un solo Señor, Jesucristo, n. 1-2)

San Juan Crisóstomo
Los judíos no serán perdonados ni por la circuncisión ni por otras normas, sino por el bautismo
“Y esta será mi alianza con ellos, cuando los purifique de sus pecados”. No cuando sean circuncidados, ni cuando sacrifiquen, ni cuando cumplan las otras normas, sino cuando encuentren absolución de sus pecados. Si, pues, esto ha sido prometido, aunque todavía no ha acontecido con ellos, ni se han apartado mediante la absolución del bautismo, tendrá lugar ciertamente. Así añade: “Porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables”. (San Juan Crisóstomo. Homilía IX sobre la Carta a los Romanos, n. 6)


 
 
 - Jn 1,11-13 -

A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a cuantos le recibieron, les dio poder de ser hechos hijos de Dios, a aquéllos que crean en su nombre. Los cuales son nacidos no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.


Crisóstomo, in Ioannem, hom. 8 (Catena Aurea)
El mismo llama ahora suyos a los judíos, como pueblo escogido. Pero llama a todos los hombres, porque todos han sido hechos por El. Como antes decía, avergonzándose por la naturaleza humana, que con el mundo hecho por El no había reconocido a su autor por quien había sido hecho, así ahora se indigna otra vez por la ingratitud de los judíos, y los reprende diciendo: "Y los suyos no le recibieron".

Crisóstomo, ut sup
Y no dijo que los obligó a hacerse hijos de Dios, sino que les dio poder de ser hechos hijos de Dios, manifestando que se necesita de mucho cuidado para que conservemos siempre la imagen de la adopción, que se ha impreso y formado en nosotros por el bautismo. Además nos manifiesta así que a ninguno de nosotros podrá arrebatársele esta gracia, si nosotros no nos privamos de ella. Por tanto, si los que reciben de los hombres el dominio de algunas cosas poseen el dominio de ellas casi tanto como los que se las conceden, mucho más nosotros, que recibimos de Dios esta gracia. También quiere dar a entender que esta gracia se concede a los que la quieren y la buscan. Porque depende del libre albedrío y de la obra de la gracia que los hombres se hagan hijos de Dios.


Beda (Catena Aurea)
La generación carnal de todos procede de la unión de los consortes, pero la espiritual se concede en virtud de la gracia del Espíritu Santo.


Concilio de Florencia (XVII Ecuménico)
•Nadie, ni siquiera los judíos, puede salvarse fuera de la Iglesia.
Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y, sus ángeles (Mt 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; (Denzinger-Hünermann, 1351. Concilio de Florencia. Bula Cantate Domino, de 4 de febrero de 1442)


El Papa Gregorio XVI:
 
 “Por lo tanto, deben instruirlos en la verdadera adoración de Dios, que es única para la religión católica.” (Summo Iugiter Studio (# 6), 27 de mayo de 1832)
 
El Papa San Gregorio Magno:
La sacrosanta Iglesia universal enseña que no es posible adorar a Dios verdaderamente excepto en ella…”

lunes, 11 de abril de 2022

Meditaciones para la Semana Santa por San Francisco de Sales

 


Lunes Santo


"María, tomando una libra de ungüento de nardo legítimo, ungió los pies de Jesús". Jn. 12, 3


Santa Magdalena siempre fue la perfumista del Señor que la escogía y la llama para Si para ejercer este oficio. EI día de su conversión, llevaba el ungüento precioso con el cual embalsamó a Jesús. En la cena que siguió a la resurrección de Lázaro, llevaba un frasco de perfumes y también lo llevó a la sepultura de Jesús. Es decir, siempre hizo el oficio de perfumista.


También hay otra cosa admirable en ella: que esta siempre a los pies de Jesús: cuando se convirtió, en el banquete de casa de Lázaro, al pie de la Cruz y en la Resurrección... ¡Que dichosas seriáis, queridas Hijas, si a lo largo de vuestra vida, por nada dejaseis de estar a los pies del Salvador, viviendo en humildad y sumisión; imitando y siguiendo a esta reina de las perfumistas y más aún a la Reina de todas las reinas, la Virgen, nuestra querida Señora, de la cual, Santa Magdalena, era tan devota que jamás la abandono.


También, Nuestra Señora, quería mucho a esta santa, más que a todas las demás que la seguían. Acompañó a la Virgen en la muerte de su Hijo, cuando le sepultaron, en el camino de vuelta, y siempre estuvo junto a Ella hasta que partió para la Santa Gruta, junto a Marsella, a seguir con su penitencia. Allí llevó una vida más divina que humana, sin dejar por ello de estar con el corazón a los pies del Salvador.


¡Qué falta nos hace, a ejemplo de esta gran santa, hacernos pequeñas y rebajadas, a los pies de Nuestro Señor!


Pero además hay que ofrecer el perfume, hay que llevar, a nuestro Maestro, un corazón amante para que Él le penetre y le despegue de sí mismo, como hacen el ungüento precioso y el bálsamo que, al caer sobre algodón, se mezclan y se unen de tal forma, cada vez más, poco a poco, que ya no se sabe si el algodón esta perfumado o si es perfume; ni si el perfume es algodón o el algodón perfume. ¡Qué feliz es un alma así! En la tranquilidad de su corazón conserva amorosamente el sentimiento de la presencia de Dios.


Sermón de San Francisco de Sales. X, 81,87.

Tratado del Amor de Dios. V, 10.


Martes Santo


"Ahora ha sido glorificado el Hijo del hombre y Dios ha sido glorificado en El". Jn. 13, 31


¿No sabías, Teótimo, que el Sumo Sacerdote de la Ley llevaba sobre su espalda y su pecho los nombres de los hijos de Israel: o sea, piedras preciosas sobre las cuales estaban grabados los nombres de los jefes de Israel?


Ahí tienes a Jesús, nuestro gran Obispo, mírale y considera que ÉI nos lleva sobre sus hombros, aceptando la carga de rescatarnos por su muerte, y muerte de cruz.


¡Oh, Teótimo!, el alma del Salvador nos conocía a todos con nombre y apellido; pero especialmente en el día de la Pasión, cuando ofrecía sus lágrimas, sus oraciones, su sangre y su vida por todos; sus pensamientos de amor iban especial mente para ti: ¡Oh Padre Eterno!, tomo sobre Mí y cargo con todos los pecados del pobre Teótimo para sufrir los tormentos de la muerte y el se vea libre y pueda vivir; que yo sea crucificado con tal que el sea glorificado.


¡Oh amor soberano del Corazón de Jesús! ¿Qué corazón podrá bendecirte suficientemente?


Así, en su maternal pecho, su Corazón divino preveía, disponía, merecía, impetraba todos los beneficios que tenemos y no solamente en general por todos, sino en particular por cada uno; nos preparaba esos movimientos, esos atractivos, esas inspiraciones y esas suavidades mediante los cuales nos va alimentando el corazón para la vida eterna.


Miremos esa voluntad eterna que nos destina esos beneficios, y el Corazón del Salvador que nos los ha merecido a costa de tantas penas, sobre todo por su muerte y su pasión.


Tratado del Amor de Dios. Libro XII, cap. 12, pag. 548. Edit. Denfert.


Miércoles Santo


"Entonces se fue uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, a los príncipes de las Sacerdotes y les dijo: ¿Qué me queréis dar y yo os lo entrego?". Mt. 26, 14-15


EI Espíritu Santo nos advierte: "El que esta de pie, cuide de no caer". Y en el Padrenuestro decimos: "no nos dejes caer en la tentación".


Nunca estamos seguros e invariables en lo referente a conservar el amor de Dios. EI primer ángel y Judas, que lo habían tenido, lo perdieron; y David y San Pedro también fallaron en un tiempo.


Me diréis: ¿Cómo es posible que quien tiene el amor de Dios pueda perderlo?, porque el amor, donde reside, resiste al pecado. Por tanto, ¿cómo puede entrar allí el pecado? Si el amor es fuerte como la muerte, duro en el combate como el infierno, ¿cómo pueden las fuerzas de la muerte o del infierno, es decir, los pecados, vencer al amor, el cual por lo menos le iguala en fuerza y las sobrepasa en ayuda y en derecho?


¿Cómo puede ser que un alma que razona, una vez que ha saboreado tan gran dulzura como es la del amor divino pueda jamás, voluntariamente, tragar las aguas amargas de la ofensa a Dios?


Querido Teótimo, hasta los mismos cielos están estupefactos y los ángeles se quedan pasmados de asombro al ver esta prodigiosa miseria del corazón humano, que abandona un bien tan amable para apegarse a cosas tan deplorables.


Mientras estamos en este mundo, nuestro espíritu esta sujeto a mil humores y miserias y por consecuencia fácilmente cambia, y muda en su amor. Solamente en el cielo ya no estaremos sujetos a cambios y permaneceremos inseparablemente unidos por amor a nuestro soberano Bien.


Porque es imposible ver a la Divinidad y no amarla. Pero aquí abajo, la entrevemos solamente a través de las sombras de la fe y nuestro conocimiento no es tan grande que no deje aun espacio para que entre la sorpresa de los otros bienes aparentes, los cuales se deslizan entre las oscuridades que se mezclan con la certeza y verdad de la fe. Se deslizan insensiblemente como raposas y demuelen nuestra viña florida.


Tratado del Amor de Dios. Libro IV, cap. 19, pags. 168, 170, 175. Edit. Denfert.


Jueves Santo


"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón". Lc. 10, 27


Consideremos un poco cual es el amor que el Señor nos tiene y por el que somos tan profundamente amados.


Os ruego que os fijéis en el encanto que pone el Salvador para expresarnos el ardor de su pasión de amor, tanto en sus palabras y afectos como en sus obras.


En sus palabras lo vemos claro, pues nunca habló tanto de ningún tema como del amor suyo hacia nosotros y del deseo que tiene de que le amemos. Ved que celoso esta de nuestro amor:"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todos tus pensamientos, con todas tus fuerzas, con todo tu espíritu y con todo lo que tu eres, es decir, todo lo que tu puedas.


En el Santísimo Sacramento parece que nunca se cansa de invitar a los hombres a recibirlo, pues nos inculca en forma admirable todo el bien que tiene preparado para los que se acercan a Él dignamente. "Yo soy el Pan de vida" y tantas otras frases... Y hablando de su muerte, dice: "Con gran deseo he deseado celebrar esta Pascua con vosotros y nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos".


¿No creéis, queridas Hijas, que tenemos una gran obligación de responder, en cuanto podamos, a este amor incomparable con el que hemos sido y somos amados por Nuestro Señor?


Esta claro que se lo debemos; por lo menos pongamos empeño en dárselo. Amar a Dios con todo el corazón, ¿que otra cosa es sino amarle con todo nuestro amor, nuestro ardiente amor? Para llegar a esto, no debemos amar demasiadas otras cosas, al menos con particular afecto.


Amarle con todo lo que somos es abandonarle todo nuestro ser para permanecer totalmente sometidos a su Amor.


Sermón de San Francisco de Sales; 30 de septiembre de 1618. IX, 198.


Viernes Santo


"Jesús Nazareno, Rey de los judíos". Jn. 19, 19


Para hablar de la Pasión, mediante la cual fuimos rescatados todos, tomaré como tema las palabras del título que Pilatos hizo escribir sobre la Cruz: "Jesús Nazareno, Rey de los judíos".


Jesús quiere decir Salvador, así que ha muerto porque es salvador y para salvar hacía falta morir.


Rey de los judíos, o sea que es Salvador y Rey al mismo tiempo. Judío significa "confesar"; por tanto es Rey pero de solo aquellos que le confiesen, y ha muerto para rescatar a los confesores; si, realmente ha muerto y con muerte de cruz.


Ahí tenemos pues, las causas de la muerte de Jesucristo: la primera, que era Salvador, santo y Rey; la segunda, que deseaba rescatar a aquellos que le confiesen.


Pero, ¿no podía Dios dar al mundo otro remedio sino la muerte de su Hijo? Ciertamente podía hacerlo; ¿es que su omnipotencia no podía perdonar a la naturaleza humana con un poder absoluto y por pura misericordia, sin hacer intervenir a la justicia y sin que interviniese criatura alguna?


Sin duda que podía. Y nadie se atrevería a hablar ni censurarle. Nadie, porque es el Maestro y Dueño soberano y puede hacer todo lo que le place.


Ciertamente pudo rescatarnos por otros medios, pero no quiso, porque lo que era suficiente para nuestra salvación no era suficiente para satisfacer su Amor.


Y que consecuencia podríamos sacar sino que, ya que ha muerto por nuestro Amor, deberíamos morir también por Él, y si no podemos morir de amor, al menos que no vivamos sino sólo para Él.


Sermón de San Francisco de Sales. Viernes Santo, 25 de marzo de 1622. X, 360.


Sábado Santo


Los hombres se pasan la vida pensando en lo que harán cuando se vayan a morir y en cómo dejar claras sus últimas voluntades... Y para ello, hacen su testamento aún en plena salud, por temor a que los dolores mortales les impidan manifestar sus intenciones. Pero Nuestro Señor sabía que Él conservaba su vida y la entregaría cuando quisiera y dejó su testamento para la hora de la muerte.


EI Salvador no quiso dejarnos su testamento hasta la Cruz, un poco antes de morir y allí, antes que nada, lo selló. Su sello no es otro sino ÉI mismo, como había hecho decir a Salomón, hablando por medio de él a un alma devota: "Ponme como un sello sobre tu corazón".


ÉI aplicó su sello sagrado cuando instituyó el Santísimo y adorabilísimo Sacramento del Altar.

Después hizo su testamento, manifestando sus últimas voluntades sobre la cruz, un poco antes de morir, haciendo a cada hombre coheredero suyo.


Su testamento son las divinas palabras que pronunció sobre la cruz. Me voy a fijar en dos: dice el buen ladrón:"Señor, acuérdate de mi cuando estés en tu Reino"; a lo que Jesús responde: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso".


Palabra de gran consuelo, porque lo que ha hecho su Bondad por el buen ladrón, lo hará por todos sus otros hijos de la Cruz, que son los cristianos.


Dichosos hijos de la Cruz, pues tenéis la seguridad de que os vais a arrepentir; tenéis la seguridad de que será vuestro Redentor y de que os va a dar la gloria.


Mirando a su Madre de pie, junto a la Cruz, con el discípulo amado, le dijo: "Mujer, he ahí a tu hijo" y puso en su corazón... ¿qué clase de amor? el amor materno.


Y María acepto por suyos a todos los hijos de la Cruz y se convirtió en Madre nuestra.

Bendición de los Animales

  Bendito seas, Dios Todopoderoso, creador de todos los seres vivos. En el quinto y sexto días de la creación, Tú creaste peces en los mares...