R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

sábado, 23 de abril de 2022

Oración a San Jorge

 


Tú, oh Jorge, eres el tipo glorioso de un soldado cristiano. Mientras servías a las órdenes de un Monarca terrenal, no olvidaste tu deber para con el Rey del cielo. Tú derramaste tu sangre por la fe de Cristo; y él, a cambio, te nombró Protector de los ejércitos cristianos. Sé su defensor en la batalla, y bendice con la victoria a los que luchan por una causa justa. Protégelos bajo la sombra de tu estandarte; cúbrelos con tu escudo; conviértelos en el terror de sus enemigos. Nuestro Señor es el Dios de los Ejércitos; y frecuentemente usa la guerra como instrumento de sus designios, tanto de justicia como de misericordia. Solo ellos obtienen la verdadera victoria, los que tienen el cielo de su lado; y éstos, cuando están en el campo de batalla, le parecen al mundo que están haciendo la obra del hombre, mientras que es la obra de Dios lo que están promoviendo. De ahí que sean más generosos, porque son más religiosos, que otros hombres. Los sacrificios que tienen que hacer y los peligros que tienen que enfrentar les enseñan el desinterés. ¡Qué maravilla, entonces, que los soldados hayan dado tantos mártires a la Iglesia!


Pero hay otra guerra, en la que todos los cristianos estamos alistados, y de la que habla San Pablo, cuando dice: Trabajad como buen soldado de Cristo; porque nadie es coronado sino el que lucha legítimamente (II. Tim. ii. 5.). Que así hemos de esforzarnos y luchar durante nuestra vida, el mismo Apóstol nos lo asegura con estas palabras: Tomaos la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y estar firmes en todo perfectos.  Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. En todas las cosas tomad el Escudo de la Fe, con el cual podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el Yelmo de la esperanza de salvación, y la Espada del espíritu, que es la palabra de Dios (Ef. vi. 13, 17). ¡Nosotros, pues, somos soldados, como lo fuiste tú, oh santo mártir! Antes de ascender al cielo, nuestro divino Caudillo desea pasar revista a sus tropas; preséntanos a él. Nos ha colmado de honores, a pesar de nuestras pasadas deslealtades; debemos, de ahora en adelante, demostrar que somos dignos de nuestra posición. En la Comunión Pascual que hemos recibido, tenemos una prenda de victoria; ¡Cómo podemos ser tan bajos como para permitirnos ser conquistados! ¡Cuídanos, oh santo Guerrero! Que tus oraciones y ejemplo nos animen a luchar contra el dragón del infierno. Él teme la Armadura que usamos; porque es el mismo Jesús quien nos la preparó, y la templó en su propia Sangre preciosa: ¡oh! para que, como tú, se la presentemos íntegra y entera, cuando nos llame a nuestro descanso eterno.


Hubo un tiempo en que todo el mundo cristiano amaba y honraba tu memoria con entusiasta alegría: pero ahora, ¡ay! esta devoción se ha enfriado, y tu Fiesta pasa desapercibida para miles. ¡Oh santo mártir! venga esta ingratitud, imitando a tu divino Rey, que hace salir su sol sobre buenos y malos; ten piedad de este mundo, pervertido como está por falsas doctrinas, y atormentado en este mismo tiempo por los más terribles flagelos. Ten compasión de tu querida Inglaterra, que ha sido seducida por el Dragón del infierno, y por él hecha el instrumento para efectuar sus complots contra el Señor y su Cristo. Toma tu Lanza, como antaño; da batalla al Monstruo y emancipa a la Isla de los Santos de su yugo servil. El cielo y la tierra se unen en esta gran oración; en el nombre de nuestro Jesús Resucitado, ¡ayuda a los tuyos, y una vez  a tu pueblo devoto, a una gloriosa resurrección!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Rezar 100 Avemarías en latín en la Fiesta de la Asunción por una necesidad urgente

  Según una tradición durante la fiesta de la asunción se rezan 100 Avemarías pidiéndole a la virgen que durante su fiesta nos conceda el fa...