R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

sábado, 27 de noviembre de 2021

Súplica de la Medalla Milagrosa

Se reza a las 5 de la tarde del 27 de noviembre, Fiesta de la Medalla Milagrosa, y en las necesidades urgentes, cualquier día, a esa hora.

Oh Virgen Inmaculada, sabemos que siempre y en todas partes estás dispuesta a escuchar las oraciones de tus hijos desterrados en este valle de lágrimas, pero sabemos también, que tienes días y horas en los que te complaces en esparcir más abundantemente los tesoros de tus gracias. Y bien, oh María, henos aquí postrados delante de Ti, justamente en este día y hora bendita, por Ti elegida para la manifestación de tu Medalla.
Venimos a Ti, llenos de inmensa gratitud y de ilimitada confianza en esta hora por Ti tan querida, para agradecerte el gran don que nos has hecho dándonos tu imagen, a fin que sea para nosotros testimonio de afecto y prenda de protección. Te prometemos, que según tu deseo, la santa Medalla será el signo de tu presencia junto a nosotros, será nuestro libro en el cual aprenderemos a conocer, según tu consejo, cuánto nos has amado, y lo que debemos hacer para que no sean inútiles tantos sacrificios tuyos y de Tu Divino Hijo. Sí, Tu Corazón traspasado, representado en la Medalla, se apoyará siempre sobre el nuestro y lo hará palpitar al unísono con el tuyo. Lo encenderá de amor a Jesús y lo fortificará para llevar cada día la cruz detrás de Él.
Ésta es tu hora, oh María, la hora de tu bondad inagotable, de tu misericordia triunfante, la hora en la cual hiciste brotar, por medio de tu Medalla, aquel torrente de gracias y de prodigios que inundó la tierra. Haz, oh Madre, que esta hora que te recuerda la dulce conmoción de Tu Corazón, que te movió a venirnos a visitar y a traernos el remedio de tantos males, haz que esta hora sea también nuestra hora, la hora de nuestra sincera conversión, y la hora en que sean escuchados plenamente nuestros votos.
Tú, que has prometido justamente en esta hora afortunada, que grandes serían las gracias para quienes las pidiesen con confianza: vuelve benigna tu mirada a nuestras súplicas. Nosotros te confesamos no merecer tus gracias, pero, a quién recurriremos oh María, sino a Ti, que eres nuestra Madre, en cuyas manos Dios ha puesto todas sus gracias? Ten entonces piedad de nosotros. Te lo pedimos por tu Inmaculada Concepción, y por el amor que te movió a darnos tu preciosa Medalla. Oh Consoladora de los afligidos, que ya te enterneciste por nuestras miserias, mira los males que nos oprimen.

Haz que tu Medalla derrame sobre nosotros y sobre todos nuestros seres queridos tus benéficos rayos: cure a nuestros enfermos, dé la paz a nuestras familias, nos libre de todo peligro. Lleve tu Medalla alivio al que sufre, consuelo al que llora, luz y fuerza a todos. Especialmente te pedimos por la conversión de los pecadores, particularmente de aquéllos que nos son más queridos. Recuerda que por ellos has sufrido, has rogado y has llorado. Sálvanos, oh Refugio de los pecadores, a fin de que después de haberte todos amado, invocado y servido en la tierra, podamos ir a agradecerte y alabarte eternamente en el Cielo. Amén.

Oración de Consagración a la Milagrosa


Postrado ante vuestro acatamiento, ¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi Madre, Abogada, Reina y Señora de todas mis acciones y Protectora ante la majestad de Dios. Yo os prometo, virgen purísima, no olvidaros jamás, ni vuestro culto ni los intereses de vuestra gloria, a la vez que os prometo también promover en los que me rodean vuestro amor. Recibidme, Madre tierna, desde este momento y sed para mí el refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte. Amén.

Oración a Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa para Obtener la Conversión de un Pecador

 


Aparición de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y conversión del judío Alfonso Ratisbona Cerfbeer.


¡Oh Virgen Inmaculada, dulcísima Madre nuestra, verdadera escala por donde pueden los pecadores llegar al reino de Dios! Mostraos tal en la conversión de este infeliz que eficazmente encomendamos a vuestro patrocinio; iluminad su inteligencia con los rayos de luz divina que proyecta vuestra Medalla, para que conozca la vida peligrosa que arrastra, la inmensa desventura en que vive alejado de Dios y el terrible castigo que le espera; y, sobre todo, dejad sentir vuestra influencia sobre su corazón para que llore la ingratitud con que mira a Dios, su Padre amoroso, a Jesús, su benéfico Redentor, y a Vos, su tierna y cariñosa Madre. Tendedle vuestra mano, ¡oh Virgen Purísima! Arrancadle del cautiverio del pecado y de su implacable enemigo, sacadle de las tinieblas en que yace y conducidle al reino de la luz, de la paz y de la divina gracia.


Rezar un Ave María y la jaculatoria «Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos».


miércoles, 24 de noviembre de 2021

Oraciones de Acción de Gracias

 

 
 
Según el profesor de historia colonial de la Universidad de Florida, Michael Gannon, “este primer Día de Acción de Gracias tuvo lugar en 1.565 cuando el español fundador de San Agustín, Pedro Menindez de Avilis, y ochocientos inmigrantes españoles compartieron una Misa de Acción de Gracias.

Salmos 69:30 Con cántico alabaré el nombre de Dios,
 y con acción de gracias le exaltaré.


1 Crónicas 16:8
«¡Den gracias al Señor!
¡Proclamen su nombre!
Cuenten a los pueblos sus acciones.


 Sal 137, 1. 3
Te doy gracias, Señor, de todo corazón, porque cuando te invoqué me escuchaste.


Antífona de entrada          Cf. Ef 5, 19-20
Cantemos y salmodiemos para nuestro Dios; démosle gracias por todos sus beneficios en nombre de Jesucristo, nuestro Señor.


Oremos : Oh Dios, cuya misericordia no tiene número, y los tesoros de tu bondad son infinitos: damos gracias a tu piadosísima Majestad por los dones recibidos, rogando siempre a tu clemencia que, pues concedes lo pedido en la oración, no nos desampares, sino que nos hagas dignos de los premios futuros.

Oh Dios, que has instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos según el mismo Espíritu conocer las cosas rectas y gozar siempre de sus divinos consuelos.

Oh Dios, que no permites sea afligido en demasía cualquiera que en Ti espera, sino que atiendes piadoso a nuestras súplicas: te damos gracias por haber aceptado nuestras peticiones y votos, suplicándote piadosísimamente que merezcamos vernos libres de toda adversidad. Por nuestro Señor Jesucristo… R. Amén.


Jeremías 30:19
De ellos saldrán cantos de gratitud
y risas de alegría.
No disminuirán, pues yo haré que aumenten.
No los despreciarán, porque yo los honraré.
 
 "La familia que reza unida permanece unida."
Padre Patrick Peyton
 

“Qué cosa mejor podemos traer en el corazón, pronunciar con la boca, escribir con la pluma, que estas palabras, Gracias a Dios? No hay cosa que se pueda decir con mayor brevedad, ni oír con mayor alegría, ni sentirse con mayor elevación, ni hacer con mayor utilidad.” San Agustín.

 

“Al conocer lo que Dios nos ha dado, encontraremos muchísimas cosas por las que dar gracias continuamente.” San Bernardo



El Adviento marca el inicio del Nuevo Año Litúrgico. Empieza el domingo más próximo al 30 de noviembre y termina el 24 de diciembre, este año comienza el domingo 28 de Noviembre
Son cuatro  domingos anteriores a la Navidad.
1º Domingo de Adviento (28 de noviembre).
2º Domingo de Adviento, (5 de diciembre).
3º Domingo de Adviento, (12 de diciembre.)
4º Domingo de Adviento, (19 de diciembre.)

jueves, 18 de noviembre de 2021

Fiel Sacerdote católico tradicional muere por complicaciones relacionadas con el Covid


 P. Patrick Pérez, RIP

El Padre Patrick Perez murió en el hospital esta mañana temprano. Fue pastor durante mucho tiempo de Our Lady Help of Christians en Garden Grove, CA.

...


En su caridad, recuerde el alma de este buen sacerdote en sus oraciones.


Dale Señor el descanso eterno.
Brille para él la luz perpetua. 
Descanse en paz. Amén



¡Dichoso el que ha muerto en el Señor! Que descanse ya de sus fatigas y que sus obras lo acompañen.

Mateo 25:34
Entonces el rey dirá a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, a tomar posesión del reino celestial, que os está preparado desde el principio del mundo.
 
℣. Requiem æternam dona ei, Domine
 ℟. Et lux perpetua luceat ei :
℣. Requiescat in pace. ℟. Amen.


martes, 2 de noviembre de 2021

Devoción a las almas del purgatorio

 


Oración.- Oh Dios, que nos perdonáis y deseáis la salvación de todos los hombres, imploramos vuestra clemencia, para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los Santos, concedáis a las almas de los hermanos, parientes y bienhechores nuestros que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad.

Oh Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio: vengo a depositar en vuestro Corazón Inmaculado una plegaria a favor de las benditas almas que sufren en el lugar de expiación. Dignaos escucharla, benignísima Señora, si es ésta vuestra voluntad y la de vuestro Santísimo Hijo. Amén

 

  1.  ¡Oh María, Reina del Purgatorio!, os ruego por las almas por las cuales tengo o pueda tener alguna obligación, sea de caridad o de justicia. AVEMARÍA.- Réquiem aeternam dona is Dómine; et lux perpétua lúceat eis.
  2.  ¡Oh María, Reina del Purgatorio!, os ruego por las almas más abandonadas y olvidadas por las cuales nadie ruega; Vos, oh Madre, que os acordáis de ellas, aplicadles los méritos de la Pasión de Jesús, vuestros méritos y los de los Santos, y encontrarán saludable refrigerio. AVEMARÍA.- Réquiem aeternam…
  3.  ¡Oh María, Reina del Purgatorio!, os ruego por aquellas almas que han de salir más pronto de aquel lugar de penas, para que cuanto antes vayan a cantar en vuestra compañía las eternas misericordias del Señor. AVEMARÍA.- Réquiem aeternam…
  4.  ¡Oh María, Reina del Purgatorio!, os ruego de una manera especial por aquellas almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo a la divina Justicia. Tened compasión de ellas, ya que no pueden merecer sino sólo padecer; abreviad sus penas y derramad sobre las mismas el bálsamo de vuestro consuelo. AVEMARÍA.-Réquiem aeternam…
  5.  ¡Oh María, Reina del Purgatorio!, os ruego de un modo especial por aquellas almas que más padecen. Es verdad que todas sufren con resignación, pero sus penas son atroces y no podemos imaginarlas siquiera. Interceded por ellas, y Dios escuchará vuestra plegaria. AVEMARÍA.- Réquiem aeternam…

 

Oración Final.- ¡Oh Virgen! Os pido que, así como me acuerdo yo de las almas del Purgatorio, se acuerden de mí los demás, si he de ir allá a satisfacer por mis pecados. En Vos, oh Madre, pongo toda mi confianza de hijo, y sé que no he de quedar defraudado. Amén.

Bendición de los Animales

  Bendito seas, Dios Todopoderoso, creador de todos los seres vivos. En el quinto y sexto días de la creación, Tú creaste peces en los mares...