R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

sábado, 7 de marzo de 2020

Devoción de los cinco primeros sábados de reparación para desagraviar al Inmaculado Corazón de María

— Vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados.

Esta devoción es tan necesaria en nuestros días.
                     América necesita de Fátima


La cultura del vicio y el pecado permanece sin cesar incluso mientras uno lee esto. El aborto, la blasfemia, el abuso de drogas, la pornografía, el divorcio y los malos matrimonios, la indiferencia religiosa, los avances de la agenda homosexual y otros son solo algunas de las muchas plagas de la sociedad que penetran profundamente en el Inmaculado Corazón de María.
Debemos consolar a Nuestra Señora en medio de todos estos insultos y heridas para ella y su Hijo Divino. Ella pide reparación, ruega por nuestras oraciones, espera nuestra enmienda de la vida. Escuchemos sus súplicas maternas y expiamos la ingratitud de los hombres.
La devoción de los primeros cinco sábados estimula el espíritu de reparación; infunde un tierno amor por los santos sacramentos de la confesión y la Santísima Eucaristía. Alimenta un santo afecto por el Inmaculado Corazón de María y el Rosario. Sobre todo, es un medio excelente para mantener a uno en el estado de gracia mientras se sumerge en las batallas espirituales diarias y la existencia prosaica en el mundo neopagano en el que vivimos.
No nos demoremos en observar esta devoción porque también nos da esperanza para la salvación eterna.


 
 
 
 
Proyecto Emaus
 
La Devoción de los 5 primeros Sábados (La comunión reparadora de los 5 primeros Sábados) de mes durante 5 meses, tiene su origen el día 10 de Diciembre de 1925, cuando la Santísima Virgen María se le apareció a una de las videntes de Fátima; Sor María Lucía de los Dolores (Lucia Do Santos), teniendo al Niño Jesús sobre una nube luminosa. La virgen mostraba su dolido corazón, todo lleno de espinas. El pequeño niño Jesús lo señalaba y mientras lo hacia, le dio a Sor Lucia el siguiente mensaje:
 
Ten compasión de este corazón dulcísimo, martirizado continuamente por la humana ingratitud…
 
 
Entonces añadió la Santísima Virgen:
Mira, Hija mía, mi Corazón rodeado de las espinas con que los hombres, ingratos, le hieren cada momento con sus blasfemias e ingratitudes. Tú al menos procura consolarme y anuncia de mi parte, que Yo prometo asistir en la hora de la muerte con las gracias necesarias a la salvación, a todos los que 5 sábados de meses consecutivos, confiesen, reciban la Santa Comunión , recen la tercera parte del Rosario y me hagan compañía durante quince minutos, meditando los misterios del Rosario, con el fin de ofrecerme reparación.


 
Después de haber estado Lucía en oración, Nuestro Señor le reveló la razón de los 5 sábados de reparación: «Hija mía, la razón es sencilla: se trata de 5 clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:
1- Blasfemias contra su Inmaculada Concepción.
2- Contra su virginidad.
3- Contra su Maternidad Divina.
4- Contra los que procuran públicamente infundir en los corazones de los niños, la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia la Madre Inmaculada.
5- Contra los que la ultrajan directamente en sus sagradas imágenes.

¿Qué se necesita?

1.- Se requiere confesión.
2.- Se debe de comulgar.
3.- Se ha de rezar la tercera parte del Rosario (5 misterios).
4.- Se ha de acompañar a la Virgen meditando los misterios por 15 minutos.
5.- Hacer todo esto los primeros sábados del mes durante 5 meses.
6.- Tener sobre todo, la intención de desagraviar el Inmaculado Corazón de María.


La devoción a los Corazones de Jesús y María cuando no es posible confesarse ni comulgar
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bendición de los Animales

  Bendito seas, Dios Todopoderoso, creador de todos los seres vivos. En el quinto y sexto días de la creación, Tú creaste peces en los mares...