🖤 Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío ♰♰♰

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Corrección fraterna a los correctores del heresiarca Bergoglio.

El Papa Juan XXII no fue un hereje.
Escrito por: Angie Ware. 
 

Queridos hermanos que la paz de Cristo este con todos ustedes, por medio de la presente y en email privado estoy pidiéndole a algunos hermanos que nos unamos para hacerle llegar esta corrección fraterna a los correctores del heresiarca Bergoglio preferiblemente redactarla en Ingles y hacérselas llegar. La corrección Fraterna tiene una parte que es muy peligrosa porque permite que los fieles católicos se unan a un hereje al que le piden la bendición en lugar de combatir y deponer porque se parte de la idea errónea que Bergoglio es un papa que ha caído en herejía y no de la base real de que Bergoglio ya era un hereje que desde Argentina se desvió de la fe católica y por su obstinación se ha convertido en un hereje pertinaz.  El delito de herejía separa inmediatamente al hereje fuera del Cuerpo místico de Cristo. Bergoglio no solamente debe ser "fraternalmente corregido" sino que también por su obstinación  debe ser declarado anatema por enseñar públicamente en contra del Concilio dogmático de Trento que se puede comulgar en pecado mortal promoviendo el sacrilegio contra la Santa Eucaristía y la anulación de los mandamientos de la ley de Dios y la rebelión contra las Palabra de Jesucristo en contra del divorcio y del adulterio.

Cuando la realidad es tan traumática muchas personas tienden primero a NEGARLA como mecanismo de defensa por eso desde que Bergoglio comenzó con sus actos públicos de herejía y apostasía muchos lanzaron el grito al cielo cuando lo señalamos de hereje y su primera reacción fue de negación "el papa no ha cambiado la doctrina" pero ahora ante las evidencias de sus herejías Y EL CAMBIO DE DOCTRINA QUE IMPLICA LA DESOBEDIENCIA A LA LEY DE DIOS Y EL SACRILEGIO, la táctica para evitar separarse del hereje ha cambiado ahora se admite que Bergoglio es un hereje y se le hace creer falsamente a la gente que un papa puede ser un hereje para que sigan unidos al hereje cuando el Magisterio de la Iglesia es Claro UN HEREJE NO PUEDE SER UN PAPA Y UN PAPA NO CAE EN HEREJÍA y el Magisterio ordena que todo fiel católico debe separarse de las autoridades heréticas y quienes los apoyan están castigados con la excomunión automática. Porque el que se une a los herejes queda fuera de la IGLESIA CATÓLICA.

San Cipriano :
“Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia.”


El Papa Juan XXII no fue un hereje.

EL PAPA JUAN XXII FUE QUIEN CONCEDIÓ EL PRIVILEGIO SABATINO DEL ESCAPULARIO DE LA VIRGEN DEL CARMEN.
Concedió muchos favores a la Orden del Carmen. Por ello podía afirmar el famoso Juan Bta. Lezana (+ 1659): "Es el papa que más amó y galardonó al Carmelo".
 

  • El Papa Juan XXII no estaba negando ningún dogma de Fe  porque aún  no había sido definido.

La posición del Papa Juan XXII sobre las ánimas benditas que no ven la visión beatífica hasta después del juicio universal era una cuestión opinable que aún no se había definido dogmáticamente. Esta definición fue pronunciada dos años después de la muerte del papa Juan XXII por el papa Benedicto XII en Benedictus Deus.

 
 
Enciclopedia Católica, sobre el papa Juan XXII:

El papa Juan XXII le escribió al rey Felipe IV al respecto (noviembre de 1333), y destacó el hecho que, siempre y cuando la Santa Sede no haya emitido una decisión, los teólogos podían gozar de una libertad perfecta sobre esta materia. En diciembre de 1333, los teólogos de París, después de una consulta sobre la cuestión, decidieron en favor de la doctrina de que las ánimas benditas veían a Dios inmediatamente después de la muerte o después de que se cumpliera su purificación; señalaron al mismo tiempo que el papa no había emitido ninguna decisión sobre esta cuestión, sino sólo había dado su opinión personal, y que ahora le pedían al papa que confirmase su decisión. Juan XXII asignó una comisión en Aviñón para estudiar los escritos de los Santos Padres, y para discutir sobre la cuestión en disputa. En un consistorio celebrado el 3 de enero de 1334, el papa declaró explícitamente que nunca tuvo la intención de enseñar algo contrario a la Sagrada Escritura o a la regla de fe y que de hecho no tenía la intención de emitir alguna decisión. Antes de su muerte, se retractó de su dictamen anterior, y manifestó su creencia de que las almas separadas de sus cuerpos gozan en el cielo de la visión beatífica”
  •  El teólogo Le Bachlet dice que Juan XXII propuso su enseñanza tan sólo como  “doctor privado que expresa una opinión, opinionem hanc, y que, buscando la prueba,  reconoció que estaba abierto al debate.” (“Benoit XII, “en Dictionnaire de Théologie Catholique ., 2: 662)
  • “Digo con San Agustín que, si me engaño en este punto, que alguien que lo sepa mejor que yo me corrija. A mí no me parece otra cosa, a menos que la Iglesia lo declare con una declaración contraria [nisi ostenderetur determinatio Ecclesie contraria ] o a menos que las autoridades en Sagrada Escritura  se expresen con más claridad contra lo que yo he dicho anteriormente. “(Le Bachelet, DTC 2 : 262).
  • Tales declaraciones excluyen el elemento de “obstinación” necesario a la herejía.
  •  El Papa Juan XXII condenó como herética la enseñanza de “los espirituales”. Enciclopedia Católica, “Juan XXII”, vol. 8, 1910, p. 433: “Los espirituales, siempre en una alianza íntima con Luis de Baviera, se aprovecharon de estos acontecimientos para acusar al papa de herejía, apoyados por el cardenal Napoleón Orsini. En unión con este último, el rey Luis le escribió a los cardenales, instándolos a convocar un concilio general y condenar al papa
  • Cardenal Joseph Ratzinger (Papa Benedicto XVI), Teología dogmática, 1977, p. 137: “El escándalo [de Juan XXII] fue utilizado con fines políticos en la acusación de herejía introducida por los franciscanos enemigos del papa [los espirituales] en el círculo de Guillermo de Ockham en la corte del emperador Luis de Baviera” (Benedicto XVI, Dogmatic Theology, The Catholic University of America Press, 1977, p. 137.


  • Santa Catalina de Siena corrigió a un papa por lo tanto la corrección fraterna hecha al Papa Juan XXII no fue el primer caso y perfectamente se puede comparar con la corrección de Pablo a Pedro que sabemos que tampoco  fue un hereje.
  • Chris Ferrara y el profesor Roberto de Mattei “Papa que cayó en la herejía y de una Iglesia que le resistió” se equivocan al comparar el caso del  Papa Juan XXII con el heresiarca Bergoglio  sin tener el cuenta que Bergoglio previamente ya era un hereje formal en Argentina desde donde empezó a poner en practica la misma herejía que ahora sostiene de manera pertinaz en Amoris Laetitia.
 
 
“Entre los candidatos capaces de ser elegidos válidamente están todos aquéllos que no están impedidos por la ley divina o por una ley eclesiástica invalidante … Los impedidos para ser elegidos válidamente son las mujeres, los niños que no han alcanzado la edad de la razón; Asimismo, los afectados de locura habitual, los no bautizados, los herejes, los cismáticos … “(Wernz-Vidal, Jus Canonicum 1: 415)
 
El Pasado herético de Bergoglio lo descalifica para ser elegido válidamente como papa. VIDEO


. El Papa Juan XXII se convirtió en Papa en una elección válida, Bergoglio fue elegido por una mafia de cardenales liberales que conspiraron para cambiar la doctrina moral de la Iglesia y atacar los dogmas, sin que el Papa Benedicto XVI hubiera renunciado al Monus Petrinus es decir no hubo sucesión apostólica.
  • Observen también que ahora  cuando se utilizan argumentos para defender el dogma del papado y las circunstancias especificas en que se viola no se le están aplicando al Papa  Juan XXII que se esta acusando injustamente de herejía. Precisamente el dogma del Papado nos afirma que por una protección especial del Espíritu  Santo los papas que fueron considerados malos por tener una vida escandalosa no enseñaron la herejía ya que los sucesores de Pedro están  protegido por la asistencia del Espíritu  Santo cuando enseñan  asuntos de fe y moral.
  • El Magisterio de la Iglesia enseña que cualquier sacerdote  que cae en herejía queda automáticamente excomulgado. 3. Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía (Cum Ex Apostolatus Officio   Papa Pablo IV)
  •  La Iglesia también enseña que si  en el futuro hipotéticamente un papa cayera en herejía queda automáticamente excomulgado.

San Francisco de Sales (siglo XVII), Doctor de la Iglesia, La Controversia Católica, pp. 305-306: “Por lo tanto, no decimos que el papa no pueda errar en sus opiniones privadas, tal como lo hizo Juan XXII, ni tampoco ser totalmente hereje, como tal vez lo fue Honorio. Ahora bien, cuando él [el papa] es explícitamente un hereje, cae ipso facto de su dignidad y fuera de la Iglesia…”



San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia afirmó :
“El Papa que sea manifiestamente hereje cesa él mismo (ipso facto) de ser Papa y cabeza, del mismo modo en que cesa de ser un cristiano y un miembro del cuerpo de la Iglesia; y por esta razón él puede ser juzgado y castigado por la Iglesia. Esta es la opinión de todos los antiguos Padres, que enseñan que un hereje manifiesto pierde toda jurisdicción.


San Alfonso de Ligorio (1787), Doctor de la Iglesia: “Si alguna vez un papa, como persona privada, cayera en herejía, él perdería inmediatamente el pontificado
  • La herejía de Bergoglio es pertinaz porque ya había sido denunciado y reprendido fraternalmente en Argentina por las mismas herejías contenidas en Amoris Laetitia y otras (por ejemplo Dr Caponnetto y varias paginas católicas de Argentina lo habían denunciado). Bergoglio ya era un hereje formal en Argentina, que había sido denunciado públicamente por el Profesor Antonio Caponnetto en el 2010.  
  • Respuesta del Sacerdote de la pagina católica josephmaryam.wordpress.com sobre el artículo de Roberto de Mattei “Papa que cayó en la herejía y de una Iglesia que le resistió”:

    La confusión está en el título del artículo, poniendo algo que no es verdad.
    Ese Papa no cayó en la herejía porque el dogma no había sido aprobado por la Iglesia: no había definición de dogma de fe. Por lo tanto, no es herejía formal. Ni siquiera es material. Era sólo un error en teología, pero que no iba en contra de una verdad definida por la Iglesia. Iba en contra de una verdad revelada. Son cosas distintas.
    Una cosa es la fe divina; otra cosa es la fe católica definida.

    De Fe Divina: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida. La proposición contraria es error en la fe.

    De fe divina y católica: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida, y que además, se nos proponen para ser creídas como reveladas por Dios, por la Iglesia, sea en juicio solemne, sea por su magisterio ordinario y universal. La proposición Contraria es herética.

    De fe divina y católica definida: Las verdades que se contienen en la palabra de Dios escrita o transmitida y que se proponen para ser creídas como reveladas por Dios, por la Iglesia, en juicio solemne, esto es, por su magisterio infalible, ejercido de modo extraordinario, – sea en un Concilio Ecuménico, sea por el Romano Pontífice cuando habla ex cathedra. La Contraria es herejía.

    Próxima a la fe: Es una verdad que por el casi unánime consentimiento de los teólogos, se contiene en la palabra de Dios escrita o transmitida. La Contraria es próxima al error o a la herejía.

    Su error en teología no alcanzó el Papado; es decir, no fue un error como Papa, sino sólo como teólogo.
    El Papa iba contra una verdad próxima a la fe. Y, por lo tanto, defender lo contrario era estar próximo al error o a la herejía, pero sin caer en la herejía. Al querer llevar este error a un dogma, entonces cae en el error en la fe. Es una verdad contenida en la Palabra de Dios. Él, como Papa, quería anular esta verdad. Pero se retractó, y eso basta para que no cayera ni en herejía formal ni material.
    Ningún Papa cae en herejía, ni formal ni material. Este es el dogma del Papado.(Fin de cita)
  • Un hereje no es Papa; ni tampoco es legítimo un 'Papa' que se pone en duda.
    Wernz-Vidal - Derecho Canónico de 1943
    “A través de notoria y difundida abiertamente herejía, el Romano Pontífice, en caso de caer en herejía, por ese mismo hecho (ipso facto) se considera privado de la potestad de jurisdicción, incluso antes de cualquier sentencia declaratoria por la Iglesia ... Un Papa que cae en la herejía pública dejaría ipso facto de ser miembro de la Iglesia; por lo tanto, él también dejaría de ser cabeza de la Iglesia "Y también: "Un Papa dudoso no es papa.”
  • Todos los actos y pronunciamientos de Bergoglio deben ser invalidados ya que las herejías de Bergoglio están contenidas en sus libros escritos en Argentina (y que ahora han sido traducidos en todos los idiomas) y en la mayoría de entrevistas, actos y omisiones .


Y en el Evangelii Gaudium promueve el sacrilegio contra la Eucaristía:
“Tampoco las puertas de los sacramentos deberían cerrarse por una razón cualquiera” (N°47).

Bergoglio ataca la sacralidad de todos los sacramentos cuyo fin es la santificación y apartarnos de todas las inmoralidades sexuales:
"El confesionario no es una sala de tortura, sino aquel lugar de misericordia en el que el Señor nos empuja a hacer lo mejor que podamos. Estoy pensando en la situación de una mujer que tiene a sus espaldas el fracaso de un matrimonio en el que se dio también un aborto. Después de aquello esta mujer se ha vuelto a casar y ahora vive en paz con cinco hijos. El aborto le pesa enormemente y está sinceramente arrepentida. Le encantaría retomar la vida cristiana. ¿Qué hace el confesor?".
 


Magisterio de la Iglesia:
3. Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía.

5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes

6. Nulidad de todas las promociones o elevaciones de desviados en la Fe.

7. Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe.
8. Validez de los documentos antiguos y derogación sólo de los contrarios



Santo Tomás de Aquino

•El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito de la fe

El hereje que rechaza un solo artículo de fe no tiene el hábito ni de la fe formada ni de la fe informe. Y la razón de ello está en el hecho de que la especie de cualquier hábito depende de la razón formal del objeto, y si ésta desaparece, desaparece también la especie del hábito. Pues bien, el objeto formal de la fe es la Verdad primera revelada en la Sagrada Escritura y en la enseñanza de la Iglesia. Por eso, quien no se adhiere, como regla infalible y divina, a la enseñanza de la Iglesia, que procede de la Verdad primera revelada en la Sagrada Escritura, no posee el hábito de la fe, sino que retiene las cosas de la fe por otro medio distinto. Como el que tiene en su mente una conclusión sin conocer el medio de demostración, es evidente que no posee la ciencia de esa conclusión, sino tan sólo opinión.
Ahora bien, es evidente que quien se adhiere a la enseñanza de la Iglesia como regla infalible presta su asentimiento a todo cuanto enseña la Iglesia. De lo contrario, si de las cosas que enseña la Iglesia admite las que quiere y excluye las que no quiere, no asiente a la enseñanza de la Iglesia como regla infalible, sino a su propia voluntad. Así, es del todo evidente que el hereje que de manera pertinaz rechaza un solo artículo no está preparado para seguir en su totalidad la enseñanza de la Iglesia (estaría, en realidad, en error y no sería hereje si no lo rechaza con pertinacia). Es, pues, evidente que el hereje que niega un solo artículo no tiene fe respecto a los demás, sino solamente opinión, que depende de su propia voluntad.(Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, II-II, q. 5, a. 3)

La infidelidad es el mayor pecado

Todo pecado, como hemos expuesto (I-II, q.71, a.6; q.73, a.3, ad 3), consiste en la aversión a Dios. De ahí que tanto más grave es el pecado cuanto más aleja al hombre de Dios. Ahora bien, la infidelidad es la que más aleja a los hombres de Dios, ya que les priva hasta de su auténtico conocimiento, y ese conocimiento falso de Dios no le acerca a Él, sino que le aleja. Ni siquiera puede darse que conozca a Dios en cuanto a algún aspecto quien tiene de Él una opinión falsa, ya que lo que piensa no es Dios. Es, pues, evidente que la infidelidad es el mayor pecado de cuantos pervierten la vida normal, cosa distinta a lo que ocurre con los pecados que se oponen a las otras virtudes teologales, como se verá después. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, II-II, q. 10, a. 3)

Los herejes cometen un pecado más grave que los infieles que no conocen la fe

Está el testimonio de San Pedro: “Más les hubiera valido no haber conocido el camino de la justicia que, una vez conocido, volverse atrás (2 Pe 2,21)”. Ahora bien, los gentiles no conocieron el camino de la justicia; los herejes, en cambio, y los judíos, que de alguna manera lo conocieron, lo abandonaron. Su pecado es, por lo mismo, más grave.
En la infidelidad se pueden considerar dos cosas. Una de ellas, su relación con la fe. Bajo este aspecto, peca más gravemente contra la fe quien hace frente a la fe recibida que quien se opone a la fe aún no recibida; de la misma manera que quien no cumple lo que prometió peca más gravemente que si no cumple lo que nunca prometió. Según esto, en su infidelidad, los herejes, que profesan la fe del Evangelio y la rechazan corrompiéndola, pecan más gravemente que los judíos que nunca la recibieron. Mas porque éstos la recibieron en figura en la ley antigua, y la corrompieron interpretándola mal, su infidelidad es por eso pecado más grave que la de los gentiles que de ningún modo recibieron la ley del Evangelio. Otra de las cosas a considerar en la infidelidad es la corrupción de lo que concierne a la fe. En este sentido, dado que los gentiles yerran en más cosas que los judíos, y éstos, a su vez, yerran en más cosas que los herejes, es más grave la infidelidad de los gentiles que la de los judíos, y la de éstos mayor aún que la de los herejes; si bien, quizás, haya que exceptuar a algunos de éstos, por ejemplo, a los maniqueos, quienes, aun en las cosas de fe, yerran más que los gentiles. De estos modos de gravedad en cuanto a la culpa debe anteponerse la primera a la segunda, puesto que, como hemos expuesto [a.1], la infidelidad tiene razón de culpa más por su resistencia a la fe que por su carencia de ella; esto, como hemos dicho (a.1), parece que atañe más a la pena. Así, pues, hablando en términos absolutos, la infidelidad de los herejes es la peor. (Santo Tomás de Aquino. Suma Teológica, II-II, q. 10, a. 6)

 
 

6 comentarios:

  1. POR QUÉ BERGOGLIO NO ES NI PUEDE SER PAPA:
    1-Se demuestra que el pecado de herejía causa la pérdida de la jurisdicción ordinaria , aunque se mantenga perfectamente oculto, y por ende, no llegue a poder probarse que se ha cometido el delito.


    2-Así, por ejemplo, cuando Nestorio, Patriarca de Constantinopla, acogió la herejía, consciente y voluntariamente, en ese momento, perdió realmente, todo poder de jurisdicción. Pero sin embargo, como esa herejía aún no se había hecho pública, la autoridad suprema del Papa suplía ese defecto, concediéndole una autoridad suplida.


    3-Pero en el caso del Papa, ya no hay autoridad superior que pueda conceder jurisdicción suplida, por lo que si fuera posible que un Papa cayera en herejía (más probablemente oculta), perdería el Pontificado en ese momento, pero la Iglesia no tendría medio de saberlo hasta que ese sujeto la exteriorizara públicamente, quizás muchos años después. Todo lo hecho en ese lapso de tiempo sería nulo, pero nadie sabría decir exactamente desde cuando, salvo que el mismo ex-Papa lo confesara, cosa poco probable.


    4-Entre otras por esa razón, Nuestro Señor concede al Papa no sólo la infalibilidad (que tiene que ver con su enseñanza pública), sino también la indefectibilidad, que asegura que ese Papa, una vez canónicamente electo, jamás caerá en el pecado de herejía, incluso perfectamente oculta, y menos aún, en delito de herejía (público).


    5-Por esa razón, los católicos medievales, cuando algún antipapa predicaba la herejía, o simplemente daba muestras de connivencia con ella, directamente pensaban y luego declaraban que esa persona nunca había sido verdadero Papa, por lo que eran todos sus actos oficiales los que se invalidaban y anulaban, sin necesidad de preguntarse desde cuando duraba la herejía del presunto Papa.


    6- POR LO TANTO SI COMETE HEREJÍA NO ES PAPA.

    ResponderEliminar
  2. El artículo de La Enciclopedia Católica sobre el «Anticristo» indica que San Bernardo creía que el Anticristo sería un antipapa.



    “(…) San Bernardo habla en el pasaje del antipapa [como la Bestia del Apocalipsis].”






    Bto. Joaquín (m. 1202): “Hacia el fin del mundo, el Anticristo va a derrocar al papa y usurpar su sede.”
    San Gregorio Magno:



    “ Todo aquel que se proclame obispo de la Iglesia universal es el precursor del Anticristo.”

    ResponderEliminar
  3. La Pastor Aeternus es la constitución dogmática del Concilio Vaticano I que proclamó dos dogmas para definir mejor el rol del papa: el primado papal y la infalibilidad papal.
    Bergoglio ha atacado ambos.
    PARA ATACAR LA INFALIBILIDAD PAPAL HA DICHO EN REPETIDAS OCASIONES QUE EL ES FALIBLE Y PECADOR. HA CUESTIONADO LA INFALIBILIDAD PAPAL. HA CONTRADICHO A OTROS PAPAS INCLUSO CANONIZADOS COMO SAN PÍO X. HA DICHO QUE LA IGLESIA TIENE "OPINIONES".

    PARA ATACAR LA SUPREMACÍA DE PEDRO BERGOGLIO LE HA DICHO A LOS LIDERES MUSULMANES QUE LO HAN ASCENDIDO DE CATEGORÍA AL NOMBRARLO PAPA JEQUE LE HA PUESTO EL SOLIDEO A LAS NIÑAS HA DEJADO QUE LOS NIÑOS SE SIENTEN EN SU SILLA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ser Papa no es ser más importante en la Iglesia; todos somos iguales. Soy medio inconsciente"
      https://denzingerbergoglio.com/ser-papa-no-es-ser-mas-importante-en-la-iglesia-todos-somos-iguales-soy-medio-inconsciente/
      Bergoglio: ‘Soy falible y cuando soy idealizado me siento agredido’
      http://nazareusrex.blogspot.com/2017/03/bergoglio-soy-falible-y-cuando-soy.html

      Eliminar
    2. Nunca se osó establecer a nadie por encima de Pedro

      La institución de la naciente Iglesia universal tomó origen del ministerio del Beato Pedro, en el cual hay su dirección y su culmen. En efecto, de su manantial fluyó, a medida que crecía el cultivo de la religión, la disciplina eclesiástica en todas las Iglesias. Las disposiciones del Concilio de Nicea no testimonian otra cosa: hasta tal punto que no se osó establecer a nadie por encima de él, constatando que no se puede poner a nadie por encima de su servicio; se sabía además que todo le había sido concedido por la palabra del Señor. Es cierto que esta iglesia romana es para las iglesias esparcidas por todo el orbe como la cabeza de sus miembros. (Denzinger-Hünermann 233. Carta Institutio a los obispos de Tesalia, 11 de marzo del 422)

      Eliminar
  4. “Debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle” https://denzingerbergoglio.com/debo-pensar-en-una-conversion-del-papado-me-corresponde-como-obispo-de-roma-estar-abierto-a-las-sugerencias-que-se-orienten-a-un-ejercicio-de-mi-ministerio-que-lo-vuelva-mas-fiel-al-sentid/#Francisco

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Bergoglio nombró obispo del Vaticano a un homosexual Activista Gay que afirma que Jesús no 'estableció reglas'

 Religión  la Voz Libre : Bergoglio nombró a un nuevo obispo del Vaticano que afirma que Jesús no 'estableció reglas' y que se...