Por sus llagas hemos sido sanados ♰♰♰

viernes, 30 de noviembre de 2018

La Novena en honor a San Andrés es llamada novena de la Navidad

Los primeros cristianos se llaman a sí mismos "Nazarenos" o "los del Camino". Los primeros cristianos acuden a las sinagogas, pero fueron expulsados por proclamar    y enseñan de manera profética  que  Jesús de Nazaret, es el Mesías anunciado por los profetas. Para uno ser considerado siquiera Cristiano tiene que ser seguidor y discípulo de Cristo y lo primero que debe hacer un cristiano es anunciar el Evangelio para hacer discípulos de Cristo. Un discípulo como San Andrés seguía a su maestro y se mudaba con él, por eso los primeros discípulos de Jesucristo le preguntan muéstranos donde vives, pero el Reino de Cristo no es de este mundo por eso El nos promete si cumplimos sus Mandamientos  que la Santísima Trinidad morará en nosotros. Ser discípulo de Cristo significa obedecer los mandamientos de Dios ningún ser humano puede considerarse discípulo de Cristo si sigue caminando en tinieblas. Por eso Jesucristo dijo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.   El Profeta Isaías anuncia el camino cristiano es un camino de Santidad y que en el no transitan los pecadores.
 
 
Isaías 35:7- 8 
Allí habrá una senda y camino real, que se llamará, o será camino santo, no lo pisará hombre inmundo, y éste será para vosotros un camino recto; de tal suerte que aun los más lerdos no se perderán en él.
 
 No habrá allí león, ni bestia alguna feroz transitará por dicho camino, ni allí se hallará; sino que caminarán por aquella senda los que hayan sido libertados de la esclavitud del pecado.
 
 
 «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor».
 


Esta es la novena de San Andrés aunque no va dirigida directamente a el , a esta oración se le conoce como la novena de la Navidad y se le atribuyen muchos milagros.





Novena de Navidad para obtener un favor.

 


Bendita y alabada sea la hora y el momento en que el Hijo de Dios nació de María la Virgen Purísima , a medianoche, en Belén, en el frío penetrante. En esa hora, dígnate, Oh Dios mío! escuchar mi plegaria y conceder mis deseos (mencionar la intención ), por los méritos de Nuestro Salvador Jesucristo, y por su bendita Madre Amen .


Rezar con fervor esta oración quince veces cada día desde la fiesta de San Andrés (30 de noviembre) hasta Navidad (25 de diciembre).

[Imprimatur: +MICHAEL AUGUSTINE, Archbishop of New York, New York, February 6, 1897.]

jueves, 29 de noviembre de 2018

San Andrés hizo proselitismo a su hermano Pedro para llevarlo al encuentro con Jesús


 
San Andrés: “Hemos encontrado al Mesías.”
Apóstol y Mártir

 

Crisóstomo, in Ioannem, hom. 18 et 19

Lo que Andrés aprendió de Jesús, no lo retuvo para sí, sino que lleno de alegría corrió inmediatamente a contar a su hermano el bien que había recibido. Por esto sigue: "Este halló primeramente a su hermano Simón y le dijo: hemos encontrado al Mesías, que quiere decir el Cristo".

 

San Beda:

Esto en verdad quiere decir encontrar al Señor, encenderse en su amor y cuidar también de la salvación de sus hermanos. (Catena Aurea)





 
 
El apóstol San Andrés tampoco pertenece a la secta herética de Bergoglio. Todo el Evangelio contradice las herejías que propaga abierta y obstinadamente el heresiarca Jorge Mario Bergoglio.
 



Bergoglio es un masón,  un apostata enemigo de la fe católica.  
https://www.lifesitenews.com/news/pope-very-grave-sin-for-catholics-to-try-to-convert-orthodox

El Pueblo Judío esperaba al Mesías, pero muchos de ellos como explica San Juan amaron mas la oscuridad y las tinieblas, pues en su soberbia, amaron mas su pecado y por eso rechazaron aceptar al  Mesías, que le ofrecía la salvación.


Juan 1:10-11 

Aquel que es la Palabra estaba en el mundo; y, aunque Dios hizo el mundo por medio de él, los que son del mundo no lo reconocieron.  Vino a su propio mundo, pero los suyos no lo recibieron.

San Agustín, ut sup

Mas si ninguno le recibió, ninguno se ha salvado; porque ninguno puede salvarse sino el que recibe a Jesucristo cuando viene. Y por esto añade: "Mas a cuantos le recibieron".

 




1. No conoce a Cristo quien no le lleva la salvación a un Judío.



No ha encontrado al Mesías el que honra a un Judío talmúdico anti-cristiano promotor de la sodomía, que niega a Cristo.  






Desde Argentina podemos ver que Bergoglio tampoco ha encontrado al Mesías, donde este apóstata,  honró al rabino judío pro-homosexual, que es su amigo personal, que se burla de Cristo y ataca a la Iglesia Católica y niega que Cristo sea el Mesías.
 





No queremos que éste reine sobre nosotros”, dijeron a Pilato “¡crucifícale!”.

 

San Agustín, De quaest. evang. 2,61

(Catena Aurea Lucas 19:14)

Enviaron también legados después de El, porque aun después de su resurrección persiguieron a los apóstoles y despreciaron la predicación del Evangelio.

San Juan Crisóstomo, ut sup (Catena Aurea - Jn 1:11-13)

 

Y como en estos mismos bienes inefables es propio de Dios dar la gracia y del hombre prestar su fe, añade: "A los que creen en su nombre". Y ¿por qué no nos dices a nosotros ¡oh Juan! qué castigo tendrán aquellos que no le recibieron? ¿Acaso será mayor para ellos por haber podido hacerse hijos de Dios y haberse privado voluntariamente a sí mismos de tan grande honor? Un fuego inextinguible se apoderará de ellos, como más adelante dice claramente.

 
Juan 5:43
Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése le recibiréis.

 
 
 
2. No ha encontrado al Mesías quien en lugar de predicarle a otros la salvación, reemplaza a Cristo y se convierte a sí  mismo en el centro de adoración.
 

https://enraizadosencristo.wordpress.com/2017/04/15/apostasia-bergoglio-le-pide-oracion-a-un-homosexual-activo/


Santa Hildegarda de Bingen

 Y con estas palabras imperiosas creerá poder subyugar a mucha gente, para que en comparación con los suyos, el Hijo de Dios tenga solo un pequeño número de fieles.

 
El 29 de junio de 2010 Bergoglio visitó un centro islámico y dijo: “Yo vine como hermano a estrechar vínculos”.


3. No ha encontrado al Mesías, quien no se lo lleva a los musulmanes para que se salven, sino que lo confirma en su rechazo a Cristo.

 
Quien no acepta a Cristo como redentor no se salva.

Mateo 10:33 pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en el cielo.



4. No conoce a Cristo ni lo ha encontrado quien ve a un excomulgado comunista, ateo, acercándose a la muerte, le intercambia regalos, sin llevarle el mejor regalo que es Cristo y sin interesarse por la salvación de su alma.
 
 
 
No ha encontrado al Mesías quien le dice a un ateo que no busca su conversión. 

  

5. No conoce a Cristo quien ve a otro en pecado mortal y lo confirma en su perversión.  
 


Aceptar a Cristo  como redentor significa aborrecer el pecado.
 

Juan 3:18-19.
»Quien en El cree, no es juzgado: mas el que no cree, ya ha sido juzgado, porque no cree en el nombre del Unigénito Hijo de Dios".  Mas este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
 

San Agustín, In Ioannem tract., 12

¿Por qué es llamado Salvador del mundo, sino para que salve al mundo? Luego un médico había venido a curar al enfermo. A sí mismo se mata el que no quiere cumplir los preceptos del médico, o los desprecia.


San Juan Crisóstomo, In Ioannem hom., 27 (Catena Aurea)

Y porque dice esto, muchos de los que viven sumidos en toda clase de pecados y en gran negligencia, abusando de la infinita misericordia divina, dicen que no hay infierno ni castigo, y que el Señor nos perdona todos los pecados 1. Pero debe tenerse en cuenta que hay dos venidas de Jesucristo: la que ya se ha realizado y la que habrá de realizarse. La primera no fue para juzgar lo que nosotros habíamos hecho, sino para perdonarlo. Mas la segunda será no para perdonar sino para juzgar. Respecto de la primera dice: "No he venido para juzgar al mundo", porque es compasivo, no juzga, sino que antes perdona los pecados por medio del bautismo y después por la penitencia. Porque si no lo hubiera hecho así todos estarían perdidos, pues que todos pecaron y necesitan de la gracia de Dios ( Rom 34,23). Y para que alguno no creyese que podía pecar impunemente, habla de los castigos reservados a los que no creen: "Ya está juzgado" dijo antes. Mas el que cree en El no es juzgado. El que cree, dijo, no el que investiga. ¿Qué será, pues, si lleva una vida corrompida? Y con mayor razón, diciendo San Pablo que estos no son fieles. Dice, además: "Confiesan que conocen a Dios, y lo niegan con las obras" ( Tit 1,16); pero esto significa que el que cree no será juzgado, pero que sufrirá el castigo de sus obras; sin embargo no padecerá por causa de infidelidad.
 1. Al final del peregrinar terreno.
San Gregorio, Moralium 26, 24

En el último juicio algunos no serán juzgados y perecerán. De éstos se dice aquí: "El que no cree ya está juzgado", pues entonces no será discutida su causa, porque ya se presentarán delante del severo juez con la condenación de su infidelidad. Y los que conservan su profesión de fe, pero carecen de obras, serán mandados a padecer. Mas los que no conservaron los misterios de la fe no oirán la increpación del juez en su último examen, porque prejuzgados ya en las tinieblas de su infidelidad, no merecerán oír la reconvención de Aquél a quien despreciaron. Y sucede también que un rey de la tierra, o el que rige una república, castiga de diferente modo al ciudadano que delinque en el interior que al enemigo que se rebela en el exterior. En el primer caso obra según sus propias leyes; pero la guerra lo mueve contra el enemigo, vengándose con iguales desastres de su malicia, porque tampoco hay necesidad de aplicarle la ley al que nunca estuvo sujeta a ella.

 

Alcuino (Catena Aurea):
Y el que cree en El y se identifica con El, como los miembros con la Cabeza, no será juzgado.
San Agustín, ut supra
Pero ¿qué esperabas que dijese del que no cree sino que será juzgado? Pero véase lo que dice: "Mas el que no cree ya ha sido juzgado". No se ha manifestado aún el juicio, pero ya ha sido realizado. Porque conoce el Señor a los que son suyos, conoce a los que perseverarán hasta obtener la corona y a los que serán contumaces hasta el fuego.

Alcuino (Catena Aurea):

Y por qué está juzgado el que no cree, lo explica diciendo: "porque no cree en el nombre del Unigénito Hijo de Dios", pues sólo en el nombre de Este se encuentra la salvación. Dios no tiene muchos hijos que puedan salvar; sólo tiene a su Unigénito, que es por medio de quien salva. 
 
Oficio de Lectura, 30 de Noviembre, San Andrés, Apóstol
Hemos encontrado al Mesías
De las homilías del obispo san Juan Crisóstomo sobre el Evangelio de san Juan:

Andrés, después de permanecer con Jesús y de aprender de él muchas cosas, no escondió el tesoro para sí solo, sino que corrió presuroso en busca de su hermano, para hacerle partícipe de su descubrimiento. Fíjate en lo que dice a su hermano: Hemos encontrado al Mesías, que significa Cristo. ¿Ves de qué manera manifiesta todo lo que había aprendido en tan breve espacio de tiempo? Pues, por una parte, manifiesta el poder del Maestro, que les ha convencido de esto mismo, y, por otra, el interés y la aplicación de los discípulos, quienes ya desde el principio se preocupaban de estas cosas. Son las palabras de un alma que desea ardientemente la venida del Señor, que espera al que vendrá del cielo, que exulta de gozo cuando se ha manifestado y que se apresura a comunicar a los demás tan excelsa noticia. Comunicarse mutuamente las cosas espirituales es señal de amor fraterno, de entrañable parentesco y de sincero afecto.
Pero advierte también, y ya desde el principio, la actitud dócil y sencilla de Pedro. Acude sin tardanza: Y lo llevó a Jesús, afirma el Evangelio. Pero que nadie lo acuse de ligereza por aceptar el anuncio sin una detenida consideración. Lo más probable es que su hermano le contase más cosas detalladamente, pues los evangelistas resumen muchas veces los hechos, por razones de brevedad. Además, no afirma que Pedro creyera al momento, sino que lo llevó a Jesús, y a él se lo confió, para que del mismo Jesús aprendiera todas las cosas. Pues había también otro discípulo que tenía los mismos sentimientos.
Si Juan Bautista, cuando afirma: Éste es el Cordero, y: Bautiza con Espíritu Santo, deja que sea Cristo mismo quien exponga con mayor claridad estas verdades, mucho más hizo Andrés, quien, no juzgándose capaz para explicarlo todo, condujo a su hermano a la misma fuente de la luz, tan contento y presuroso, que su hermano no dudó ni un instante en acudir a ella.
Oración
Protégenos, Señor, con la constante intercesión del apóstol san Andrés, a quien escogiste para ser predicador y pastor de tu Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo.

martes, 27 de noviembre de 2018

Oración pidiendo la virtud de la Santa pureza a la Virgen de la Medalla milagrosa

 
 Sabiduría1:4
La sabiduría no entra en un alma perversa,
ni vive en un cuerpo entregado al pecado.
 
 
 
"¡Oh María! tú, a quien la sabiduría ha poseído en el comienzo de tus caminos, nube divinamente fructífera, siempre en luz y nunca en sombra, la nueva Eva, que aplastó la cabeza de la serpiente infernal; Judith valiente, gloria de Jerusalén, gozo de Israel, honor de tu pueblo, amable Ester, exenta de la ley común que presiona como un yugo de carga sobre todos los hijos de Adán, llena de gracia, bendecida entre todas las mujeres. ¡María! concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti! ¡Por tu santísima virginidad y tu inmaculada concepción, santísima Virgen! Obtén para nosotros pureza de corazón y cuerpo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. ¡Amén!"




¡Oh maría sin pecado concebida,
ruega por nosotros que recurrimos a vos!



La Medalla Milagrosa llamada el “Evangelio de María”, contiene los dogmas de fe. Dogma de la inmaculada concepción.  -Jaculatoria: dogma de la Inmaculada Concepción (antes de la definición dogmática de 1854).

 
En ella aparece su triunfo sobre el diablo y el pecado.

En la Medalla encontramos una invitación a la devoción del Corazón de Jesús y al corazón de María. La Cruz es un punto fundamental en la Medalla.
Cruz: síntesis del evangelio de Jesús
Cruz: signo del misterio pascual, muerte y resurrección de Cristo.
 

Devoción al sacrificio eucarístico de Jesucristo.

"Pero venid cerca de este altar, ahí las gracias serán derramadas sobre todas las personas que las pidieran con confianza y fervor: serán derramadas sobre grandes y chicos."

Devoción al Santo Rosario.
Nuestra Señora llevaba tres anillos en cada dedo, es decir tenía en cada mano un Rosario entero de quince decenas.

En su lecho de muerte, Catalina Labouré solícita de decir todavía a sus cohermanas una palabra más sobre la SS. Virgen antes de abandonarlas, murmura sencillamente: "Recomienden que se rece bien el Rosario".


La Virgen anuncia el desprecio por la Cruz de Cristo.

"Hija Mía, la Cruz de Jesús será odiada, muchos sacerdotes serán condenados a muerte".

Hija mía, será despreciada la cruz, y el Corazón de mi Hijo será otra vez traspasado; correrá la sangra por las calles ( la Virgen no podía hablar del dolor, las palabras se anudaban en su garganta; semblante pálido). El mundo entero se entristecerá . Ella piensa: ¿cuando ocurrirá esto? y una voz interior asegura: cuarenta años y diez y después la paz.



El domingo de la Santísima Trinidad, 6 de junio de 1830, el Señor se mostró durante el evangelio de la misa como un Rey, con una cruz en el pecho. De pronto, los ornamentos reales de Jesús cayeron por tierra, lo mismo que la cruz, como unos despojos desperdiciables. "Inmediatamente - escribió sor Catalina - tuve las ideas mas negras y terribles: que el Rey de la tierra estaba perdido y sería despojado de sus vestiduras reales. Sí, se acercaban cosa malas ".
 
 
 
 
 
Santa Catalina dijo con palabras proféticas:
“María es la Reina del Universo, será llevada en triunfo. Dará la vuelta al mundo. Cuando los tiempos se vuelven amenazadores por las malas costumbres de los hombres... la Milagrosa aparecerá como un faro de esperanza y como remedio a nuestros males. Ella triunfará”.
 
 

 
 

Suplica a la Medalla Milagrosa, a las 5 pm

Se reza a las 5 de la tarde del 27 de noviembre, Fiesta de la Medalla Milagrosa, y en las necesidades urgentes, cualquier día, a esa hora.


 
 
Oh Virgen Inmaculada, sabemos que siempre y en todas partes estás dispuesta a escuchar las oraciones de tus hijos desterrados en este valle de lágrimas, pero sabemos también, que tienes días y horas en los que te complaces en esparcir más abundantemente los tesoros de tus gracias. Y bien, oh María, henos aquí postrados delante de Ti, justamente en este día y hora bendita, por Ti elegida para la manifestación de tu Medalla. Venimos a Ti, llenos de inmensa gratitud y de ilimitada confianza en esta hora por Ti tan querida, para agradecerte el gran don que nos has hecho dándonos tu imagen, a fin que sea para nosotros testimonio de afecto y prenda de protección. Te prometemos, que según tu deseo, la santa Medalla será el signo de tu presencia junto a nosotros, será nuestro libro en el cual aprenderemos a conocer, según tu consejo, cuánto nos has amado, y lo que debemos hacer para que no sean inútiles tantos sacrificios tuyos y de Tu Divino Hijo. Sí, Tu Corazón traspasado, representado en la Medalla, se apoyará siempre sobre el nuestro y lo hará palpitar al unísono con el tuyo. Lo encenderá de amor a Jesús y lo fortificará para llevar cada día la cruz detrás de Él. Ésta es tu hora, oh María, la hora de tu bondad inagotable, de tu misericordia triunfante, la hora en la cual hiciste brotar, por medio de tu Medalla, aquel torrente de gracias y de prodigios que inundó la tierra. Haz, oh Madre, que esta hora que te recuerda la dulce conmoción de Tu Corazón, que te movió a venirnos a visitar y a traernos el remedio de tantos males, haz que esta hora sea también nuestra hora, la hora de nuestra sincera conversión, y la hora en que sean escuchados plenamente nuestros votos. Tú, que has prometido justamente en esta hora afortunada, que grandes serían las gracias para quienes las pidiesen con confianza: vuelve benigna tu mirada a nuestras súplicas. Nosotros te confesamos no merecer tus gracias, pero, a quién recurriremos oh María, sino a Ti, que eres nuestra Madre, en cuyas manos Dios ha puesto todas sus gracias? Ten entonces piedad de nosotros. Te lo pedimos por tu Inmaculada Concepción, y por el amor que te movió a darnos tu preciosa Medalla. Oh Consoladora de los afligidos, que ya te enterneciste por nuestras miserias, mira los males que nos oprimen. Haz que tu Medalla derrame sobre nosotros y sobre todos nuestros seres queridos tus benéficos rayos: cure a nuestros enfermos, dé la paz a nuestras familias, nos libre de todo peligro. Lleve tu Medalla alivio al que sufre, consuelo al que llora, luz y fuerza a todos. Especialmente te pedimos por la conversión de los pecadores, particularmente de aquéllos que nos son más queridos. Recuerda que por ellos has sufrido, has rogado y has llorado. Sálvanos, oh Refugio de los pecadores, a fin de que después de haberte todos amado, invocado y servido en la tierra, podamos ir a agradecerte y alabarte eternamente en el Cielo. Amén.


Mes de junio dedicado al Sagrado Corazón de Jesús- Día Segundo

Dispuesto por el Padre Félix Sardá y Salvany en 1877, con aprobación eclesiástica.     MES DE JUNIO DEDICADO AL SAGRADO CORAZÓN DE J...