Por sus llagas hemos sido sanados ♰♰♰

martes, 30 de abril de 2019

Eruditos acusan al anti Papa Francisco del delito de herejía

 
Clero prominente, eruditos acusan al Papa Francisco de herejía en una carta abierta
30 de abril de 2019 (LifeSiteNews) - Veinte prominentes clérigos y académicos, incluido el Padre Aidan Nichols, uno de los teólogos más conocidos del mundo de habla inglesa, ha emitido una carta abierta acusando al Papa Francisco de cometer herejía. Piden a los obispos de la Iglesia católica, a quienes se dirige la carta abierta, que "tomen las medidas necesarias para enfrentar la grave situación" de un papa que comete este crimen.

Los autores basan su acusación de herejía en las múltiples manifestaciones del abrazo del Papa Francisco a posiciones contrarias a la fe y su dudoso apoyo a los prelados que en sus vidas se han mostrado a sí mismos con una clara falta de respeto por la fe y la moral de la Iglesia."Tomamos esta medida como último recurso para responder al daño acumulado causado por las palabras y acciones del Papa Francisco durante varios años, que han dado lugar a una de las peores crisis en la historia de la Iglesia Católica", afirman los autores.
Entre los firmantes se encuentran académicos muy respetados, como el Padre Thomas Crean, p. John Hunwicke, el profesor John Rist, la doctora Anna Silvas, el profesor Claudio Pierantoni, el doctor Peter Kwasniewski y el doctor John Lamont. El texto está fechado en "Semana Santa" y aparece en el tradicional Día de la Fiesta de Santa Catalina de Siena, una santa que aconsejó y amonestó a varios papas en su época.
El documento de 20 páginas es un seguimiento de la Corrección Fraternal al Papa Francisco de 2017, que fue firmado originalmente por 62 académicos y que declaró que el Papa ha “defendido efectivamente 7 posiciones heréticas sobre el matrimonio, la vida moral y la recepción de la los sacramentos, y ha provocado que estas opiniones heréticas se difundan en la Iglesia Católica ", especialmente a la luz de su exhortación Amoris Laetitia 2016.
Los autores de la carta abierta declaran en un resumen de su carta, que ahora se ha aclarado que el Papa Francisco es consciente de sus propias posiciones contrarias a la fe y que ha llegado el momento de ir "más allá". Afirmando que el Papa Francisco es "culpable del crimen de herejía"."Nos limitamos a acusarlo de herejía en las ocasiones en que negó públicamente las verdades de la fe, y luego actuó de manera coherente para demostrar que no cree esas verdades que negó públicamente", afirman los autores.Aclaran que no reclaman que el Papa Francisco haya "negado las verdades de la fe en los pronunciamientos que satisfacen las condiciones para una enseñanza papal infalible"."Afirmamos que esto sería imposible, ya que sería incompatible con la guía dada a la Iglesia por el Espíritu Santo", afirman.

A la luz de esta situación, los autores piden a los obispos de la Iglesia que actúen, ya que un "papado herético no puede ser tolerado ni disimulado para evitar un mal peor".Por esta razón, los autores “piden respetuosamente a los obispos de la Iglesia que investiguen las acusaciones contenidas en la carta, para que, si los juzgan fundados, puedan liberar a la Iglesia de su angustia actual, de acuerdo con el  adagio, Salus animarum prima lex ('la salvación de las almas es la ley suprema'). 

Los obispos pueden hacer esto, sugieren los escritores, "amonestando al papa Francisco a que rechace estas herejías, y si persiste en negarse a hacerlo, declaran que se ha privado libremente del papado".

Los autores primero presentan en detalle, y con referencias teológicas para fundamentar sus afirmaciones, las diferentes posiciones en contra de la fe que el Papa Francisco ha mostrado  sostener, propagar o apoyar, incluyendo "siete proposiciones que contradicen la verdad revelada por Dios".Una de las herejías que los autores acusan al Papa Francisco de cometer se expresa en la siguiente proposición: "Un creyente cristiano puede tener pleno conocimiento de una ley divina y voluntariamente optar por violarla en un asunto serio, pero no estar en un estado de pecado mortal". como resultado de esta acción ". 
Muchas de estas declaraciones heréticas se refieren a cuestiones del matrimonio y la familia y se encuentran en Amoris Laetitia, pero también hay una nueva afirmación hecha por el Papa Francisco en 2019, a saber, que la" diversidad "de las religiones" es "querida por Dios", que figura en la carta abierta.En una sección de la carta abierta, los autores enumeran los muchos prelados y laicos, quienes, a pesar de disentir abiertamente de la doctrina y la moral católica, ya sea por palabra o por hecho, han sido alabados públicamente por el Papa Francisco (como Emma Bonino) o elevado a posiciones influyentes (como el cardenal Oscar Rodrigez Maradiaga). 
En esta lista aparecen nombres como el cardenal Blase Cupich, el cardenal Godfried Danneels, el cardenal Donald Wuerl, el obispo Gustavo Zanchetta y el obispo Juan Barros.Se menciona el hecho de que el Papa Francisco nunca respondió a la dubia (preguntas) sobre Amoris Laetitia publicada por los Cardenales Carlo Caffarra, Joachim Meisner, Walter Brandmüller y Raymond Burke. 

Además, los autores señalan que el Papa Francisco ha cambiado a los miembros de la Academia Pontificia para la Vida hasta tal punto que los expertos católicos ortodoxos han sido reemplazados por expertos heterodoxos, como el padre Maurizio Chiodi (que aprueba la anticoncepción).Dirigiéndose a los obispos del mundo, entre los cuales se encuentran todos los 222 cardenales actuales, los autores de la carta abierta expresan su gratitud hacia los obispos que han defendido la doctrina católica por sus propios testigos personales."Reconocemos con gratitud que algunos de ustedes han reafirmado las verdades contrarias a las herejías que hemos enumerado, o bien han advertido de graves peligros que amenazan a la Iglesia en este pontificado", afirman. 
Aquí se mencionan los cardenales dubia, pero también el cardenal Willem Eijk. Los autores también agradecen al cardenal Gerhard Müller por su Manifiesto de Fe.Los autores creen, sin embargo, que en este momento de la historia, seis años después del pontificado de Francisco, se necesita más, es decir, un enfoque más directo y autoritario. Reconocen sus propios límites cuando les dicen a los obispos: "A pesar de la evidencia que hemos presentado en esta carta, reconocemos que no nos corresponde a nosotros declarar al Papa culpable del delito de herejía de forma que tuviera carácter canónico". 
Consecuencias para los católicos "."Por lo tanto, les pedimos a ustedes como nuestros padres espirituales, vicarios de Cristo dentro de sus propias jurisdicciones y no vicarios del pontífice romano, públicamente, amonestar al Papa Francisco para que abandone las herejías que él ha profesado. Estas creencias heréticas, el comportamiento del Papa con respecto a las siete proposiciones que contradicen la verdad revelada divinamente, mencionada al comienzo de esta Carta, justifican la acusación del delito de herejía. 
Es indudable que promueve y difunde puntos de vista heréticos sobre estos puntos. "Promover y difundir la herejía es motivo suficiente para una acusación del delito de herejía. Por lo tanto, existe una razón superabundante para que los obispos tomen en serio la acusación de herejía y traten de remediar la situación", afirman.Los autores dejan claro que corresponde a los obispos tomar medidas y que no necesitan una mayoría entre los obispos para hacerlo.
"Dado que el Papa Francisco ha manifestado herejía tanto por sus acciones como por sus palabras, cualquier abjuración debe implicar repudiar y revertir estas acciones, incluyendo los nombramientos de obispos y cardenales que han apoyado estas herejías con sus palabras o acciones. 
Tal amonestación es una "deber de fraternal caridad para con el Papa, así como un deber para con la Iglesia", afirman."Si - ¡Dios no lo permita! - el Papa Francisco no da el fruto del verdadero arrepentimiento en respuesta a estas advertencias, le pedimos que cumplan con su deber de cargo para declarar que ha cometido el delito canónico de herejía y que debe sufrir las consecuencias canónicas de este crimen ”, añaden.Por lo tanto, los autores afirman que “estas acciones no tienen que ser tomadas por todos los obispos de la Iglesia Católica, ni siquiera por la mayoría de ellos. Una parte sustancial y representativa de los fieles obispos de la Iglesia tendría el poder de tomar estas acciones ".


martes, 23 de abril de 2019

El ejercito de Aragón ganó la batalla de Alcoraz contralos musulmanes gracias a la aparición de San Jorge

 
Mientras San Jorge es famoso por defender la cristiandad dos anti Jorge  al servicio del anticristo buscan destruirla promoviendo la invasión  musulmana George Soros en colaboración del apostata Jorge Mario Bergoglio.
 La Virgen advirtió al Padre Gobbi que el Islam es una manifestación del anticristo.
 
San Jorge es conocido por su intercesión en las batallas: El ejercito de Aragón ganó la batalla de Alcoraz contra los musulmanes gracias a la aparición de San Jorge:  
 
Aragón quedó ligado a la figura de San Jorge a raíz de la tradición de la aparición del santo caballero en la batalla de Alcoraz. Alusiva a este episodio es la divisa de la cruz de San Jorge (cruz roja sobre fondo blanco) y las cuatro cabezas de moros. La divisa, convertida en la de Aragón, será citada en las Ordinaciones de Pedro IV el Ceremonioso, rey devoto de San Jorge. 
 Con ocasión del enfrentamiento con Pedro I de Castilla, el Ceremonioso envío cartas a sus ejércitos para que portasen "señeras con la señal de San Jorge" (1356-1359). Los reyes aragoneses adoptarán además como emblema el dragón - el drac- que aparecerá en las cimeras de sus vestimentas ornamentales. San Jorge presidirá la capilla del palacio zaragozano de La Aljafería y será invocado en todas las iglesias del Reino buscando su intercesión en favor de las victorias aragonesas. También será el patrón de la expedición a Grecia. 
 
 
Escudo con la Cruz de San Jorge (Armorial de Aragón)


La devoción a San Jorge era casi exclusiva del monarca y los caballeros. Durante el siglo XIII las modas caballerescas favorecen la aparición de cofradías y órdenes militares, muchas de ellas bajo el patronazgo del santo. En la renovación de la caballería desempeñará un papel importante una obra, atribuida a Pedro IV, titulada "Obra de mosén Jordí e de cavalleria". Anterior a 1371 es la "empresa" también de Pedro IV que establece que "al servicio de Dios y de nuestra dueña Santa María y en reverencia del bienaventurado mosén San Jorge, se haga una empresa de nobles y de caballeros escritos en la forma que se dice y que se llame a los inscritos caballeros de San Jorge"
De especial importancia fue también la fundación en Huesca de la Cofradía de San Jorge, mencionada ya en 1243. Otra cofradía dedicada a San Jorge se instituyó en Teruel en 1263 con la protección del rey Jaime I.


El Rey de Aragón (Armorial Ecuestre del Toison de Oro)



En el siglo XV se constituye en Zaragoza la cofradía de Justadores, bajo el patrocinio de San Jorge. Cuando a comienzos del siglo XVI, Fernando II confirma su normativa, se ha convertido ya en el Capítulo de Caballeros e Infanzones de San Jorge. Llegó a reunir a la baja y alta nobleza aragonesa. 
El influjo de la tradición georgina se advierte en la misma Diputación del Reino aragonés, que adoptará la simbología del santo en los sellos de validación de sus documentos, erigirá una capilla en su honor y dará su nombre a la sala principal del palacio, donde en un lugar privilegiado se colocará una imagen de San Jorge.


San Jorge en el Sello de la Diputación del Reino de Aragón


Las iglesias más antiguas consagradas al culto de San Jorge aparecen radicadas en tierras oscenses. Las primeras serían una en Monzón, citada en 1090, y otra la de San Jorge de las Boqueras, cerca de Huesca, de la que se tienen noticias en 1094, que debe ser la conocida como de San Jorge del Pueyo de Sancho, recuerdo constante de la batalla de Alcoraz. Otras iglesias dedicadas a lo largo del territorio aragonés se localizan por lo menos desde el siglo XVI en Alcará de Gurrea, Bastarás, Chimillas, Daroca, Alarba, Almonacid de la Cuba, Borja, Moyuela, etc. se


Puerta de Zaragoza (desaparecida) (Teruel)






La Batalla de Alcoraz tuvo lugar en el año 1096 en las cercanías de Huesca. El ejército aragonés asediaba la ciudad, dirigido por el rey Sancho Ramírez, desde el campamento establecido en el cerro de San Jorge. El combate queda trabado cuando llegan las tropas musulmanas desde Zaragoza y en él pierde la vida el rey Sancho Ramírez. La tradición asegura la aparición de San Jorge en la batalla, ganada por los cristianos. Huesca se rindió a continuación al rey Pedro I:

 "...invocando al Rey el auxilio de Dios nuestro señor, apareció el glorioso cavallero y martir S. George, con armas blancas y resplandecientes, en un muy poderosos cavallo enjaeçado con paramentos plateados, con un cavallero en las ancas, y ambos a dos con Cruces rojas en los pechos y escudos, divisa de todos los que en aquel tiempo defendían y conquistavan la tierra Santa, que aora es la Cruz y habito de los cavalleros de Montesa.

Batalla de Alcoraz (Jerónimo Martínez, Teruel)
Y haziendo la señal al cavallero que se apeasse, començaron a combatir ambos a dos tan fuerte y denodadamente contra los Moros, dandoles tan mortales golpes, el uno a pie, y el otro a cavallo: que abriendo carrera por do quiera que yuan, recogían y acaudillavan los Christianos. El cavallero que traxo el santo martir, dize la historia de S. Iuan de la Peña alegada por Çurita, que era Aleman, al qual en aquel día y hora peleaba en Antiochia con los demas cruzados, mataron los moros el cavallo, y lo rodearon para matarle; y a este punto le apareció el gloriosos S. George, sin que el buen cavallero Aleman entendiese ni supiese quien era ... y ayudole a subir en las ancas de su cavallo, y sacole de su batalla, y subitamente lo transporto a Aragón, al lugar donde era la batalla del Rey don Pedro con los Moros, y señalole que se apeasee y peleasse....
Batalla de Alcoraz (Jerónimo Martínez, Teruel)
Espantaronse los enemigos de la fe viendo aquellos dos cavalleros cruçados, el uno a pie, y el otro a cavallo: y como Dios les perseguía empeçaron de huyr quien mas podía. Por el contrario los Christianos, aunque se maravillaron viendo la nueva divisa de la Cruz: pero en ser Cruz se alegraron, y cobraron esfuerço hiriendo en los Moros: y assi los arrancaron del campo y acabaron de vencer" (La batalla de Alcoraz según Diego de Aínsa, 1619).
Tras Alcoraz, y sobre todo a partir del siglo XIII, se populariza la protección de San Jorge sobre la Corona de Aragón, dando lugar a nuevas tradiciones sobre apariciones en combates. Jaime I, cronista y rey, cuenta que en la campaña contra Valencia algunos nobles y caballeros entre aragoneses y catalanes le explicaron que cuando ellos "estuviesen en un monte que ahora se llama Santa María del Puig, y contra ellos viniese toda la morisma, en la gran batalla se que se entabló entre ellos, se apareció San Jorge con muchos caballeros del paraíso que ayudaron a vencer en la batalla en la que no murió cristiano alguno".


Batalla de Alcoraz (Jerónimo Martínez, Teruel)


Batalla del Puig (Marzal de Sas, Londres)
 

El mismo Jaime I narra que en la conquista de Mallorca, "según le contaron los sarracenos, estos vieron entrar primero a caballo a un caballero blanco con armas blancas". Para el rey este caballero fue San Jorge, "pues encuentro en otras historias que en otras batallas lo han visto muchas veces cristianos y sarracenos".
. Los cruzados habían traído desde Tierra Santa, donde San Jorge era famoso por sus proezas, el valor de lo maravilloso y la cortesanía que el santo representa. La condición de caballero y esforzado guerrero de San Jorge abocaba lógicamente su patrocinio sobre los ejércitos aragoneses empeñados en la Reconquista durante siglos.

lunes, 22 de abril de 2019

El ejercito de Aragón ganó la batalla de Alcoraz contralos musulmanes gracias a la aparición de San Jorge

San Jorge es uno de los más renombrados mártires de nuestra iglesia, a quien los griegos llaman el Gran Mártir.
Fue un soldado romano, mártir que vivió aproximadamente unos 300 años después de Cristo. Es uno de los catorce Santos Auxiliares.

Sermón de San Pedro Damiani (siglo XI) sobre San Jorge: Protegido inexpugnablemente con el estandarte de la cruz
 
 
 SAN JORGE PATRONO PROTECTOR DE LOS HOGARES
San Jorge mártir modelo de Valentía  y fortaleza para la juventud.
Que Dios nos conceda valor como a San Jorge
para luchar contra el dragón infernal y vencerlo
y no permitirle que nos esclavice con sus tentaciones.

El emperador Diocleciano le dio honores a Jorge por su gran valentía. Pero cuando Jorge se convirtió en un cristiano, renunció a su puesto en el ejército, y reprendió al propio Emperador por ser tan cruel con los cristianos. Entonces fue encarcelado y torturado, pero nada podría hacerle cambiar de opinión. Fue ejecutado hacia el año 303.

Los cristianos tomaron su cuerpo y lo llevaron a Palestina. Más tarde se hicieron peregrinaciones a su tumba en la Tierra Santa, y fueron muchos los milagros que se realizaron a través de sus oraciones ante Dios.
 
 
 
En tiempos de Las Cruzadas, el rey Ricardo Corazón de León se convenció en Tierra Santa de que San Jorge tenía un gran poder de intercesión en favor de los que lo invocaban y llevó su devoción a Europa, especialmente a Inglaterra.
Pidamos a San Jorge que le ponga fin a la invasión musulmana.
 
 
 Pedimos a San Jorge para que venza el dragón Jorge Bergoglio que atenta contra la doncella que es la Iglesia y defienda a la  esposa de Cristo.

 
San Jorge Mártir
 Por Dom Gueranger, 1897

 Con su brillante chaqueta de malla, montado en su warsteed, y lanzando el dragón con su lanza, - Jorge, el intrépido campeón de nuestro Jesús resucitado, viene alegrándose hoy con su Fiesta.  Desde Oriente, donde se le conoce como El gran Mártir, la devoción a San Jorge pronto se difundió en la Iglesia occidental, y nuestros ejércitos cristianos siempre lo han amado y honrado como uno de sus más queridos Patrones.  Su martirio tuvo lugar en el Tiempo Pascual;  Y por lo tanto, se presenta ante nosotros como el Guardián del glorioso Sepulcro, así como Esteban, el Protomártir, vigila cerca de la Cuna del Dios Infante.
 
La evocación a San Jorge data de un período muy temprano.  San Gregorio de Tours nos da varias pruebas de haber radicado en la Galia.  Santa Clotilde tenía una confianza singular para el santo Mártir y le dedicó  la Iglesia de su querida abadía de Chelles.  Pero esta devoción se hizo más general y más fervorosa durante las Cruzadas, cuando los ejércitos cristianos presenciaron la veneración de San Jorge sostenida por la Iglesia Oriental y oyeron las cosas maravillosas que se contaron de su protección en el campo de batalla.  Los historiadores bizantinos han registrado varios ejemplos notables de este tipo;  Y los cruzados regresaron a sus respectivos países publicando su propia experiencia de las victorias ganadas a través de la intercesión del Santo.  La República de Génova lo eligió para su Patrón;  Y Venecia lo honró como su protector especial, después de San Marcos.  Pero en ninguna parte San Jorge fue tan entusiastamente amado como en Inglaterra.  No sólo se decretó en un Concilio celebrado en Oxford, en el año 1222, que la Fiesta del Gran Mártir debía ser observada como una Obligación;  No sólo fue la devoción al valeroso soldado de Cristo alentado, en toda Gran Bretaña, por los primeros reyes normandos, pero hay documentos anteriores a la invasión de Guillermo el Conquistador, lo que demuestra que San Jorge fue invocado como el especial Patrón de Inglaterra, incluso en el siglo IX.  Eduardo III No hizo sino expresar el sentimiento del país cuando puso la Orden de la Jarretera, que instituyó en 1330, bajo el patrocinio del Santo Guerrero.  En Alemania, el rey Federico III.  Fundó la Orden de San Jorge en el año 1468.
 


La figura de San Jorge y el dragón es un símbolo de su valentía cristiana para vencer el mal, ya que el diablo, en la Biblia se llama el dragón. San Agustín y otros santos hicieron referencia de él , su tumba es sitio de gran veneración.

 



 
 
¡Oh San Jorge, eres la honra de la milicia cristiana! El servicio del príncipe temporal no te hizo olvidar tus obligaciones para con el Rey del Cielo. Derramaste tu sangre por la fe de Cristo, y en recompensa Él te ha constituido jefe y guía de los ejércitos cristianos. Sé su sostén ante las filas enemigas, y concede la victoria a los defensores de la causa justa. Protégelos debajo de tu estandarte, cúbrelos con tu escudo y esparce el miedo delante de ellos. El Señor es el Dios de los ejércitos, y la guerra entra a veces en los planes de su Providencia, ya en vista de su justicia, ya en la de su misericordia. Jefes y soldados tienen necesidad del auxilio celestial. Al hacer la guerra, parecerá a veces que hacen la obra del hombre, mientras que en realidad hacen la de Dios. Por esta razón son más accesibles que los demás hombres a los sentimientos generosos, y por eso mismo su corazón es más religioso. El sacrificio, el peligro, los eleva sobre ellos mismos; también los soldados tienen su lugar distinguido entre los fastos de los mártires. Vela por el ejército de nuestra patria. Hazle tan cristiano como valeroso; sabemos que no han puesto en vano en ti sus esperanzas los hombres de guerra.
   
En la tierra no sólo existe milicia temporal; hay otra en la que están alistados todos los fieles de Cristo. San Pablo, hablando de todos nosotros, ha dicho: "que no serán coronados sino los que lucharen legítimamente". Hemos de contar con la lucha en este mundo, si escuchamos las exhortaciones del mismo Apóstol: "Cubrios con la armadura de Dios, nos dice, para que podáis resistir los ataques del diablo. Tomad por cinturón la verdad, por coraza la justicia, por calzado la resolución de andar por el camino del Evangelio, por escudo la fe, por casco la esperanza de la salvación y por espada la palabra de Dios". ¡Somos, pues, guerreros como tú! Nuestro Jefe divino resucitado, antes de subir al Cielo quiere pasar revista a su ejército; preséntanos a Él. Nos ha admitido en las filas de su guardia, a pesar de nuestras infidelidades pasadas; a nosotros por tanto corresponde hacernos dignos de tal honor. La prenda de la victoria la tenemos en la Eucaristía, ¿cómo nos hemos de dejar vencer? Vela por nosotros, ¡valiente guerrero! Que tus oraciones nos ayuden mientras tus ejemplos nos animan a luchar como tú contra Satanás. Cada pieza de nuestra armadura le es temible; el mismo Jesús la ha preparado para nosotros y la ha templado en su sangre; da fuerzas a nuestro valor, para que podamos como tú, presentársela entera, el día en que nos invite a su descanso eterno.
   
La cristiandad entera tiene necesidad de que te acuerdes de los homenajes que te prodigó en otros tiempos. Por desgracia la antigua piedad hacia ti se ha enfriado, y para muchos cristianos tu fiesta pasa inadvertida. No te ofendas por ello, ¡oh santo mártir!, imita a tu Maestro que hace salir su sol sobre los buenos y malos. Tén piedad de este mundo en medio del cual ha sido sembrado el error, y que en este momento se agita en convulsiones terribles. Mira con compasión a Inglaterra, que ha sido seducida por el dragón infernal. Los antepasados te lo piden desde el Cielo, ¡oh poderoso guerrero!; sus hijos te suplican desde la tierra. En nombre de Jesús resucitado te conjuramos ayudes a la resurrección de un pueblo que fue tuyo.
   
Dom Prósper Gueranger, OSB. El Año Litúrgico (I Edición española), Tomo III, págs. 703-705. Editorial Aldecoa (Burgos-España), 1956.



Del oficio de lectura, 23 de Abril, San Jorge, Mártir
Protegido inexpugnablemente con el estandarte de la cruz.

De los sermones de san Pedro Damiani, obispo
Sermón 3, sobre san Jorge: PL 144, 567-571
La festividad de hoy, queridos hermanos, duplica la alegría de la gloria pascual, y es como una piedra preciosa que da un nuevo esplendor al oro en que se incrusta.
Jorge fue trasladado de una milicia a otra, pues dejó su cargo en el ejército, cambiándolo por la profesión de la milicia cristiana y, con la valentía propia de un soldado, repartió primero sus bienes entre los pobres, despreciando el de los bienes del mundo, y así, libre y dispuesto, se puso la coraza de la fe y, cuando el combate se hallaba en todo su fragor, entró en él como un valeroso soldado de Cristo.
Esta actitud nos enseña claramente que no se puede pelear por la fe con firmeza y decisión si no se han dejado primero los bienes terrenos.
San Jorge, encendido en fuego del Espíritu Santo y protegiéndose inexpugnablemente con el estandarte de la cruz, peleó de tal modo con aquel rey inicuo, que, al vencer a este delegado de Satanás, venció al príncipe de la iniquidad y dio ánimos a los soldados de Cristo para combatir con valentía.
Junto al mártir estaba el Árbitro invisible y supremo que, según sus designios, permitía a los impíos que le atormentaran. Si es verdad que entregaba su cuerpo en manos de los verdugos, guardaba su alma bajo su constante protección, escondiéndola en el baluarte inexpugnable de la fe.
Hermanos carísimos: no debemos limitarnos a admirar a este combatiente de la milicia celeste, sino que debemos imitarle.
Que nuestro espíritu se eleve hacia el premio de la gloria celestial, de modo que, centrado nuestro corazón en su contemplación, no nos dejemos doblegar, tanto si el mundo seductor se burla de nosotros como si con sus amenazas quiere atemorizarnos.
Purifiquémonos, pues, de cualquier impureza de cuerpo o espíritu, siguiendo el mandato de Pablo, para entrar al fin en ese templo de la bienaventuranza al que se dirige ahora nuestra intención.
El que dentro de este templo que es la Iglesia quiere ofrecerse a Dios en sacrificio necesita, una vez que haya sido purificado por el bautismo, revestirse luego de las diversas virtudes, como está escrito: Que tus sacerdotes se vistan de justicia; en efecto, quien renace en Cristo como hombre nuevo por el bautismo no debe volver a ponerse la mortaja del hombre viejo, sino la vestidura del hombre nuevo, viviendo con una conducta renovada.
Así es como, limpios de las manchas del antiguo pecado y resplandecientes por el brillo de la nueva conducta, celebramos dignamente el misterio pascual e imitamos realmente el ejemplo de los santos mártires.
Oración
Señor, alabamos tu poder y te rogamos que san Jorge, fiel imitador de la pasión de tu Hijo, sea para nosotros protector generoso en nuestra debilidad. Por nuestro Señor Jesucristo.



 
El lema de los boy scouts es estar listo. Pidamos que San Jorge guíe y oriente a nuestros jóvenes a seguir el verdadero camino de la Santidad , para que viviendo una vida integra, honesta , santa y pura; puedan estar siempre listos y preparados para ser dignos de poder ver a Dios.



“Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios”


 
PREGHIERA A SAN GIORGIO

O San Giorgio, a te mi volgo
per chiedere la tua protezione.
Ricordati di me, tu che hai sempre aiutato
e consolato chiunque ti ha invocato
nelle proprie necessità.
Animato da grande confidenza
e dalla certezza di non pregare invano,
ricorro a te che sei così ricco di meriti
davanti al Signore: fa che la mia supplica
giunga, per tua intercessione,
al Padre della misericordia.
Benedici il mio lavoro e la mia famiglia;
tieni lontani i pericoli dell'anima e del corpo.
E fa che, nell'ora del dolore e della prova,
io possa rimanere forte nella fede
e nell'amore di Dio.



Preghiere a san Giorgio martire

O glorioso san Giorgio che sacrificaste il sangue e la
vita per confessare la fede, otteneteci dal Signore la
grazia di essere disposti a soffrire per amor suo qualunque
affronto e qualunque tormento, anzi che perdere una sola
delle cristiane virtù; fate che, in mancanza di carnefici,
sappiamo da noi stessi mortificare la nostra cerne cogli
esercizi della penitenza, affinchè morendo volontariamente
al mondo e a noi medesimi, meritiamo di vivere a Dio in
questa vita, per essere poi con Dio in tutti i secoli de' secoli.
Amen.

Pater, Ave, Gloria

Con approvazione ecclesiastica







Prayer to St. George as your Patron Saint

Saint George, whom I have chosen as my special patron, pray for me that I, too, may one day glorify the Blessed Trinity in heaven. Obtain for me your lively faith, that I may consider all persons, things, and events in the light of almighty God. Pray, that I may be generous in making sacrifices of temporal things to promote my eternal interests, as you so wisely did.
Set me on fire with a love for Jesus, that I may thirst for His sacraments and burn with zeal for the spread of His kingdom. By your powerful intercession, help me in the performance of my duties to God, myself and all the world.
Win for me the virtue of purity and a great confidence in the Blessed Virgin. Protect me this day, and every day of my life. Keep me from mortal sin. Obtain for me the grace of a happy death. Amen



The Scouth Oath
On my honor, I will do my best:
To do my duty to God and my country,
and to obey The Scout Law;
To help other people at all times;
To keep myself physically strong, mentally awake, and morally straight.
The Scout Law
1. A scout is trustworthy.
2. A scout is loyal.
3. A scout is helpful.
4. A scout is friendly.
5. A scout is courteous.
6. A scout is kind.
7. A scout is obedient.
8. A scout is cheerful.
9. A scout is thrifty.
10. A scout is brave.
11. A scout is clean.
12. A scout is reverent.

El anti Papa Francisco niega astutamente la historicidad de la resurrección


"No puede haber nada más peligroso que aquellos herejes que admiten casi todo el ciclo de la doctrina y, sin embargo, con una sola palabra, como con una gota de veneno, infectan la fe real y simple enseñada por nuestro Señor y entregada por la tradición apostólica". -Auto Tracto, de Fide Orthodoxa contra Arianos.
Papa leon XIII



 

AMOR DE LA VERDAD.
“Si Cristo no resucitó, vana es nuestra  fe ” (1 Cor 15:17)


¿Realmente Cristo resucitó de entre los muertos? Cómo el “papa” Francisco niega astutamente la historicidad de la resurrección


La razón por la cual los modernistas han tenido tanto éxito en su destrucción de la Fe en las almas es que sus errores están típicamente camuflados. Las ideas escandalosas que proclaman a menudo las contradicen o relativizan en otros lugares; o usan suficiente ambigüedad en sus palabras para que aunque la mayoría de la gente tome la herejía de sus palabras menos claras (especialmente si las palabras están acompañadas de acciones heréticas  ), los apologistas de Francisco detectarán suficiente “denegabilidad plausible” en ellas si necesitan defender a su maestro de la acusación de envenenar almas.
Los errores de camuflaje no los hacen menos dañinos; por el contrario, los hace aún más peligrosos porque no son detectados o son excusados una y otra vez, mientras infectan a sus víctimas desprevenidas de todos modos.
Uno de los dogmas que más odian los modernistas es el de la Resurrección: la Resurrección de Jesucristo en el año 33 dC, así como la resurrección del cuerpo al final de los tiempos (para los elegidos, una resurrección para gloria, para los condenados, un resurrección para vergüenza, ver Jn 5, 28-29). 
Una táctica típica que a los modernistas les gusta usar para negar la Resurrección no es, por supuesto, decir rotundamente que la definición de la Iglesia sea falsa. Por el contrario, el método preferido es decir que la resurrección “realmente” significa ______ [inserte el galimatías modernista aquí].
 
Por lo general, con el pretexto de proporcionar una comprensión más profunda o más precisa, los modernistas distorsionarán y negarán el dogma, en contradicción literal con el Concilio Vaticano I:
Por lo tanto, también, la comprensión de sus dogmas sagrados debe mantener perpetuamente, lo que la Santa Madre Iglesia ha declarado una vez; y nunca se debe apartar de ese significado bajo el nombre engañoso de una comprensión más profunda. “Por lo tanto . que la comprensión, el conocimiento y la sabiduría de los individuos, como de todos, de un hombre como de toda la Iglesia, crezcan y progresen fuertemente con el paso de las edades y los siglos; pero que sea únicamente en su propio género, es decir, en el mismo dogma, con el mismo sentido y en la misma comprensión “.
(Vaticano I, Constitución Dogmática  Dei Filius , Ch. 4;  Denz. 1800 )
Con la trayectoria modernista de la Resurrección, no sorprende que el actual reclamante papal en Ciudad del Vaticano, Jorge Bergoglio, alias “Papa Francisco”, tenga que hacer su propia contribución para socavar este dogma. Sin embargo, a diferencia de sus predecesores y compañeros de trabajo, lo hace aún más sutilmente.
El 19 de abril de 2017, Francisco dio una catequesis sobre la Resurrección de Cristo durante su audiencia general. En lo que en gran medida es un texto muy bien escrito y ortodoxo, se las arregla para introducir dos graves errores:
Si de hecho todo hubiera terminado con su muerte, tendríamos en Él un ejemplo de suprema autonegación, pero esto no podría generar nuestra fe. Él era un héroe. [¡No! *] Murió, pero resucitó porque la fe surge de la Resurrección. Aceptar que Cristo está muerto y que murió crucificado no es un acto de fe. Es un hecho histórico. Pero, por otra parte, creer que ha Resucitado, lo es [un acto de Fe]. Nuestra fe comienza en la mañana de Pascua.
(Antipape Francisco, Audiencia general , Vatican.va , 19 de abril de 2017. * La palabra “No!” De arriba no aparece en la traducción al inglés del Vaticano, pero es parte del original italiano, por lo tanto, la agregamos).
Para la mayoría de los oídos, esto puede parecer inocuo, pero no lo es. Los dos errores que Francisco ha incluido astutamente aquí son: (1) la negación de la crucifixión y la muerte de Cristo como artículos de fe; y (2) negación de la Resurrección como hecho histórico. Francisco no deja lugar a dudas de que se adhiere a estos errores, ya que incluso contrasta los dos para mostrar lo que él dice que es su diferencia esencial: la Pasión / Muerte de Cristo, por un lado, y luego, su Resurrección, por el otro. La primera idea no es como la segunda; la segunda es diferente de la primera.
Echemos un vistazo de cerca a ambos errores ahora.
Primero, es importante entender que algo puede ser aceptado por la razón, aparte de la Fe, y, al mismo tiempo, ser un artículo de Fe . Un buen ejemplo sería la existencia de Dios. Se puede demostrar a partir de las cosas creadas y, por lo tanto, es cognoscible por la sola razón (ver Papa Pío XI, Encíclica Studiorum Ducem , n. 16); sin embargo, también es un dogma de la fe. (Curiosamente, incluso es un dogma de la Fe que la existencia de Dios puede probarse solo por la razón, véase el Vaticano I, Constitución Dogmática Dei Filius ,  Denz. 1806,1812 ).
La crucifixión y la muerte de Jesús de Nazaret son hechos históricos indiscutibles. Estos pueden ser probados usando la disciplina de la historia, y así pueden conocerse aparte de la virtud de la Fe divina. De hecho, están entre los llamados “motivos de credibilidad”.
Además de ser hechos históricos y motivos de credibilidad, la crucifixión y la muerte de Cristo también son dogmas de la fe, dogmas que obviamente se revelan divinamente en todo el Nuevo Testamento y en los que profesamos nuestra creencia cada vez que rezamos el Credo de los Apóstoles : ” Creo en Dios, Padre omnipotente, creador del cielo y de la tierra; y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor; Que fue concebido por el Espíritu Santo, y nació de la Virgen María, sufrió bajo Poncio Pilato, fue crucificado, murió y fue sepultado “. El Concilio de Trento también enseña claramente que ” nuestro Señor Jesucristo “, quien cuando éramos enemigos ‘[Rom 5:10],’ por la gran caridad con que nos amó ‘[Ef. 2: 4], mereció la justificación para nosotros por su más santa pasión en el madero de la Cruz, y nos hizo la satisfacción de Dios el Padre “(Sesión VI, Capítulo 7, Denz. 799 ).
El asunto es claro: la Pasión y la Muerte de Cristo no son solo hechos históricos; también son dogmas de fe. Si los aceptamos solo bajo la autoridad de la historia humana y no  también bajo la autoridad del Dios que todo lo sabe y enteramente es veraz, cometemos el pecado mortal de herejía.
Con respecto a la Resurrección de Cristo, es por supuesto un dogma de nuestra Fe, pero también es un hecho histórico. Lo contrario fue rechazado directa y explícitamente por el Papa Pío X. En su famoso Syllabus contra el Modernismo, San Pío X condenó el siguiente error: “La resurrección del Salvador no es propiamente un hecho del orden histórico, sino un hecho puramente del orden sobrenatural, ni demostrado ni demostrable, y que la conciencia cristiana deriva  gradualmente de otras fuentes “(Decreto Lamentabili Sane , Error n. ° 36; Denz., 2036 ).
Sin embargo, es este error el que Francisco introduce en las mentes de sus oyentes, especialmente porque lo contrasta con verdades que él dice que son hechos históricos. Es cierto que declara varias veces en la misma catequesis de la Audiencia General que la Resurrección de Cristo es “un hecho”, pero que obviamente no significa  un hecho histórico , de lo contrario no habría nada que lo distinga en su mente de la Crucifixión de Nuestro Señor y Muerte.
No permitan que Francisco los engañe cuando parezca reconocer la resurrección como un hecho, porque si no es un hecho histórico , es decir, si no ocurrió objetivamente en la historia humana, entonces no es un hecho en absoluto. El “Cardenal” Gerhard Ludwig Muller, por ejemplo, probablemente estaría de acuerdo en que la Resurrección es un hecho, pero solo en el sentido de una “experiencia trascendental” -sea esto lo que sea- y no como un hecho histórico verificado empíricamente:
Una cámara no podría haber realizado una grabación audiovisual de las manifestaciones pascuales de Jesús frente a sus discípulos, ni del evento de Resurrección, que, en esencia, es la consumación de la relación personal del Padre. al Hijo encarnado en el Espíritu Santo.
(Gerhard L. Müller,  Katholische Dogmatik , 8ª ed. [Freiburg: Herder, 2010], página 300, nuestra traducción,  vea la imagen escaneada aquí ).
 
Es importante entender, entonces, que el hecho de que un Modernista llame a la Resurrección un hecho o un evento no significa que con eso se refiera a un hecho objetivo, histórico y verificado empíricamente.
Sin embargo, toda la religión católica, de hecho, depende enteramente de la historicidad de la Resurrección de Cristo. Como San Pablo enseña tan bellamente en su Primera Carta a los Corintios, si la Resurrección no es un hecho histórico, entonces nuestra Fe es vana:
Ahora bien, si predicamos a Cristo, que resucitó de entre los muertos, ¿cómo algunos de ustedes dicen que no hay resurrección de los muertos? Pero si no hay resurrección de los muertos, entonces Cristo no resucitó. Y si Cristo no resucitó, entonces nuestra predicación es vana, y tu fe también es vana. Sí, seríamos testigos falsos de Dios: porque hemos dado testimonio contra Dios, que él ha resucitado a Cristo; a quien no resucitó , si los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, tu fe es vana, ssí que todavía estás en tus pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo, perecieron. Si en esta vida solo tenemos esperanza en Cristo, somos de todos los hombres más miserables. Pero ahora bien, Cristo ha resucitado de los muertos, las primicias de los que duermen …
(1 Corintios 15: 12-20)
La Resurrección de Cristo como hecho histórico es el último criterio que hace que la religión católica sea creíble. Monseñor. Joseph Clifford Fenton, quien recibió honores eclesiásticos del Papa Pío XII por sus destacadas contribuciones a la Sagrada Teología, llama a la historicidad de la Resurrección la “evidencia suprema” para la validez de la religión católica romana:
Jesús de Nazaret murió. El fue enterrado. Entonces Él vivió y caminó de nuevo. Esta verdad incontrovertible constituye la evidencia suprema de la fiabilidad de su enseñanza como revelación divina. Tan íntimamente está el hecho de la resurrección ligado a la credibilidad de la fe divina, que San Pablo podría afirmar que la aceptabilidad del mensaje cristiano como tal dependía de ello [véase 1 Cor 15: 13-20].
(Rev. Joseph Clifford Fenton, Nos encontramos con Cristo [Milwaukee, WI: Bruce Publishing, 1942], página 319; republicado como Laying the Foundation [Steubenville, OH: Emmaus Road, 2016], página 343)
En otras palabras, si la Resurrección de Cristo no fuera un hecho histórico, nuestra Fe carecería de fundamento, porque la Resurrección es la prueba definitiva de que Cristo es el Hijo de Dios y que, por lo tanto, todo lo que predicó es verdadero. Afirmar en cambio que debemos simplemente creerque Cristo resucitó de entre los muertos -sin ninguna evidencia racional- es afirmar la herejía del Fideísmo, por la cual se entiende un “sistema que exagera la función de la fe en el conocimiento de la verdad” ( Pietro Parente, ed.,  Diccionario de Teología Dogmática , sv “fideísmo”).
La fe no es creer algo sin evidencia; la fe, en su sentido más general, es aceptar algo como cierto sobre la autoridad de otro. Pero para que esta aceptación de la autoridad de otro sea virtuosa y no irracional (véase Ecclus [Sir] 19: 4), primero debemos establecer que el otro es digno de fe, es decir, que es competente, veraz y ha presentado testimonios sobre el asunto bajo consideración.
La Enciclopedia Católica de 1909 explica:
…  incluso la autoridad de Dios, no puede ser el criterio supremo de la certeza, y un acto de fe no puede ser la forma primaria de conocimiento humano. Esta autoridad, de hecho, para ser un motivo de asentimiento, debe ser previamente reconocida como ciertamente válida; antes de creer en una proposición revelada por Dios, primero debemos saber con certeza que Dios existe, que Él revela tal y tal proposición, y que Su enseñanza es digna de asentimiento, todas las preguntas pueden y deben ser finalmente decididas solamente por un acto de consentimiento intelectual basado en evidencia objetiva. Por lo tanto, el fideísmo no solo niega el conocimiento intelectual, sino que lógicamente arruina la fe misma.
… La revelación, de hecho, es el motivo supremo de la fe en las verdades sobrenaturales, sin embargo, la existencia de este motivo y su validez tiene que ser establecida por la razón.
Enciclopedia católica , sv “Fideísmo”)
En otras palabras, la doctrina protestante del popular “salto de la  fe” es una herejía.
El Concilio Vaticano I expuso claramente las enseñanzas católicas sobre la razonabilidad de la Fe contra los proto-modernistas, cuyos errores estaban principalmente enraizados en la falsa filosofía de Immanuel Kant (1724-1804):
Sin embargo, para que la “obediencia” de nuestra fe sea “consonante con la razón” [cf. ROM. 12: 1], Dios ha querido que a las ayudas internas del Espíritu Santo se unan pruebas externas de su revelación, a saber: hechos divinos, especialmente milagros y profecías que, debido a que claramente muestran la omnipotencia y el conocimiento infinito de Dios , son los signos más seguros de una revelación divina, y son adecuados para la inteligencia de todos. Por lo tanto, no solo Moisés y los profetas, sino especialmente Cristo el Señor mismo, produjeron muchos milagros y profecías genuinos; y leemos acerca de los apóstoles: “Pero ellos, saliendo, predicaron en todas partes; el Señor obraba y confirmaba su palabra con las señales que les seguían” [Marcos 16:20]. Y otra vez está escrito: “Y tenemos la palabra profética más firme: por la cual haces bien en aceptar como una luz que brilla en un lugar oscuro” [2 Ped. 1:19].
Si alguien dice que la revelación divina no puede ser creíble por los signos externos, y por esta razón los hombres deben ser movidos a la fe solo por la experiencia interna de cada uno, o por inspiración privada: sea anatema.
(Vaticano I, Dei Filius , Ch. 3;  Denz. 1790, 1812 )
Es función de la disciplina teológica de la apologética demostrar la razonabilidad de la fe. Monseñor. Fenton explica:
… [I] t es el propósito central y esencial de la apologética señalar las evidentes indicaciones de que el dogma católico, ofrecido como un mensaje de Dios al hombre, en realidad ha sido revelado por Dios mismo. Debido a que esta enseñanza se presenta como una revelación media en lugar de inmediata, no podemos confiar únicamente en la experiencia de aquél que ha recibido directamente la comunicación divina. Podemos establecer la autoría divina apropiada de este mensaje a la luz de la razón natural, sólo de la misma manera que podemos discernir la autoría de cualquier otra comunicación que nos llega a través de canales indirectos …
La Iglesia misma hace un llamado definitivo a todos estos motivos de credibilidad. Sin vacilar, ella afirma que su enseñanza es racionalmente aceptable como revelación divina porque está garantizada por signos inequívocos del testimonio de Dios a este efecto.
(Fenton, Nos encontramos con Cristo , pp. 64,66;  Laying the Foundation , págs 69,71)
El propósito de los motivos de credibilidad es hacer que el acto de la Fe divina sea razonable y prudente, en lugar de arbitrario o basado en el sentimiento:
El asentimiento de la fe es un acto de virtud. Por lo tanto, debe ser prudente y estar de acuerdo con la razón. Pero la prudencia dicta que no se cree firmemente en nada, a menos que las pruebas lo hagan creíble. Por lo tanto, los misterios de la fe que se nos ordena creer más firmemente deben ser evidentemente creíbles.
(Rev. Reginald Garrigou-Lagrange, OP, The Theological Virtues , volumen 1 [Ex Fontibus Co., 2016], p.104)
Nuestro Señor Jesucristo mismo respaldó sus milagros como motivos de credibilidad para la verdad de sus afirmaciones y su revelación: “Si no hago las obras de mi Padre, no me crean. Pero si lo hago, aunque no me creas, cree en las obras: para que puedas saber y creer que el Padre está en mí y yo en el Padre “(Jn 10: 37-38).
El Papa Pío IX detalla el papel de los motivos de credibilidad en guiar a las almas a la fe en su primera carta encíclica:
Nuestra religión santa no fue inventada por la razón humana, sino que fue revelada misericordiosamente por Dios; por lo tanto, uno puede entender muy fácilmente que la religión misma adquiere toda su fuerza de la autoridad de Dios que hizo la revelación, y que nunca puede ser alcanzada o perfeccionada por la razón humana. Para no ser engañados y desviarse en un asunto de tanta importancia, la razón humana debería investigar cuidadosamente el hecho de la revelación divina. Habiendo hecho esto, uno definitivamente estaría convencido de que Dios ha hablado y por lo tanto le mostraría obediencia racional, como el apóstol enseña muy sabiamente [Rom 13: 1]. Porque quien no puede saber que toda la fe debe ser dada a las palabras de Dios y que está en pleno acuerdo con la razón misma para aceptar y apoyar firmemente las doctrinas que ha determinado haber sido reveladas por Dios, quien no puede engañar ni ¿ser engañado?
Pero cuántas pruebas maravillosas y brillantes están listas para convencer a la razón humana de la manera más clara que la religión de Cristo es divina y que “todo el principio de nuestras doctrinas ha echado raíces del Señor de los cielos arriba”; por lo tanto, nada existe más definido, más establecido o más santo que nuestra fe, que descansa sobre los cimientos más fuertes. Esta fe, que enseña por la vida y apunta hacia la salvación, que expulsa todos los vicios y es la madre y enfermera fructífera de las virtudes, ha sido establecida por el nacimiento, la vida, la muerte, la resurrección, la sabiduría, las maravillas y las profecías de Cristo Jesús, ¡su divino autor y perfeccionador! Brillando en todas direcciones con la luz de la enseñanza desde lo alto y enriquecida con los tesoros de las riquezas celestiales, esta fe se hizo famosa y notable por las predicciones de tantos profetas, el brillo de tantos milagros, la firmeza de tantos mártires, y la gloria de tantos santos!
(Papa Pío IX, Encíclica Qui Pluribus , nn. 7-8)
En 1855, la Sagrada Congregación del Índice afirmó contra Agustín Bonnetty: “El uso de la razón precede a la fe y conduce a los hombres a ella con la ayuda de la revelación y de la gracia” ( Denz., 1651 ). La tendencia a negar la credibilidad racional de la fe católica y la deriva hacia el fideísmo es uno de los sellos distintivos del modernismo, y vimos esto en plena exhibición cuando el “arzobispo” vaticano Georg Ganswein afirmó heréticamente  que la existencia de Dios no podía ser probada por razón.
Sin embargo, es importante comprender que el asentimiento de la Fe divina es esencialmente distinto y superior al consentimiento dado a los motivos de credibilidad. El alma es capaz de captar la verdad y la fuerza de los motivos de credibilidad a la luz de la razón natural, incluso sin ayuda de la gracia. Estos motivos  apuntan hacia la Fe, pero no la crean. La fe no es la suma total de los motivos de credibilidad. Más bien, por Fe aceptamos, con la ayuda de la gracia de Dios, las verdades sobrenaturales que Dios ha revelado porque Él las ha revelado, que no pueden engañarnos ni confundirnos.
Como Mgr. Fenton explica:
[La Iglesia] se da cuenta, por supuesto, que el asentimiento de la fe divina, como la aceptación de una doctrina que es intrínsecamente sobrenatural, debe hacerse con la ayuda de una gracia intrínsecamente sobrenatural que proviene de Dios mismo. Esta ayuda esencialmente sobrenatural, que permite al hombre asentir firmemente a la verdad de una doctrina revelada que está absolutamente más allá de la competencia natural de cualquier criatura, real o posible, es lo que la Iglesia denomina la ayuda interna del Espíritu Santo. Según las enseñanzas del Concilio Vaticano, los motivos de credibilidad son bastante distintos de estas ayudas internas del Espíritu Santo. Es su función hacer que el servicio de nuestra fe sea algo razonable y prudente.
(Fenton, Nos encontramos con Cristo , págs. 66-67; Laying the Foundation , p. 72)
En su Syllabus de 1907, el Papa San Pío X condenó la siguiente proposición: “El asentimiento de la fe en última instancia depende de una acumulación de probabilidades” ( Lamentabili Sane , Error n. ° 25, Denz. 2025 ). En 1679, Bl. El Papa Inocencio XI condenó la afirmación de que el asentimiento de Fe solo produce conocimiento probable (ver Denz. 1171 ).
El asentimiento de la Fe divina es un acto sobrenatural y salvífico y requiere la gracia divina, por lo que es un “regalo precioso” (Sab 3:14) y “el comienzo de la salvación humana” (Denz. 801):
Además, aunque el asentimiento de la fe no es en absoluto un movimiento ciego del intelecto, sin embargo, nadie puede “acceder a la predicación del Evangelio”, como debe hacerlo para alcanzar la salvación “, sin la iluminación y la inspiración del Espíritu Santo. , que da dulzura a todos al consentir y creer en la verdad “[Segundo Concilio de Orange]. Por lo tanto, la “fe” misma en sí misma, incluso si “no obra por caridad” [cf. Galón. 5: 6], es un don de Dios, y su acto es una obra perteneciente a la salvación, mediante la cual el hombre ofrece una obediencia gratuita a Dios mismo al aceptar y cooperar con su gracia, a la que él podría resistir.
Si alguien dice que el asentimiento de la fe cristiana no es libre, sino que necesariamente se produce mediante pruebas del razonamiento humano; o, que la gracia de Dios es necesaria solo para esa fe viviente “que obra por la caridad” [Gal. 5: 6]: que sea anatema.
(Vaticano I, Dei Filius , Ch. 3,  Denz. 1791, 1814 )
Por lo tanto, entendemos que los motivos de credibilidad son el fundamento de la Fe en la medida en que hacen que nuestra Fe sea razonable y creíble; impiden que la Fe sea arbitraria, ciega e infundada. Los motivos de credibilidad pueden ayudar a provocar un acto de Fe; no son, sin embargo, la causa de la Fe, que es “Dios moviendo interiormente al hombre por la gracia” (Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica , II-II, q.6, a.1 c ).
Debido a que nuestra Fe es razonable y creíble, se puede hacer una investigación racional sobre las verdades divinas, que es lo que concierne a la ciencia de la Sagrada Teología. Y porque el Dios que nos reveló la verdad sobrenatural es el mismo Dios que nos dio la razón, la fe y la razón nunca pueden estar en conflicto:
Pero, aunque la fe está por encima de la razón, sin embargo, entre la fe y la razón no puede existir ninguna disensión verdadera, ya que el mismo Dios, que revela misterios e infunde fe, ha otorgado al alma humana la luz de la razón; además, Dios no puede negarse a Sí mismo ni contradecir la verdad con la verdad. Pero, una apariencia vana de tal contradicción surge principalmente de esto, que o los dogmas de la fe no han sido entendidos e interpretados de acuerdo con la mente de la Iglesia, o las opiniones engañosas son consideradas como las determinaciones de la razón. Por lo tanto, “toda afirmación contraria a la verdad iluminada por la fe, definimos que es totalmente falsa” [Quinto Concilio de Letrán].
(Vaticano I, Dei Filius , Ch. 4;  Denz. 1797 )
La fe, entonces, es un don de Dios sobrenatural e inmerecido, no en contradicción con la razón sino ayudándose de ella, perfeccionándola a medida que la gracia perfecciona la naturaleza: “Porque por gracia sois salvos por la fe, y no por vosotros, porque es don  de Dios; no por  [merecido por nuestras propias] obras, para que ninguno se jacte “(Efesios 2: 8-9); “Pero santificad al Señor Cristo en vuestros corazones, preparándoos siempre para satisfacer a todos los que os demandan la razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).
Al contrario de todo esto, a los modernistas de la secta del Vaticano II les encanta hablar de la fe como “experiencia”, especialmente como “encuentro”. Si nos fijamos en los sermones y discursos pronunciados por el “Papa” Francisco sobre la fe y asuntos relacionados, verá una apelación incesante a la experiencia . La fe rara vez es un asentimiento intelectual para los Novus Ordos; por lo general se describe como algo parecido a un sentimiento , un evento , un proceso o un encuentro .
...
Con todo esto en mente, podemos ver cuán peligrosa es la afirmación del “Papa” Francisco: que la Resurrección es una verdad revelada pero no tan históricamente cierta como la Pasión y la Muerte de Cristo. No importa si el resto de su catequesis del 19 de abril de 2017 es bastante hermosa y ortodoxa. El Papa León XIII nos advirtió contra los herejes que pervierten la verdadera fe por una sola herejía: “No puede haber nada más peligroso que esos herejes que admiten casi todo el ciclo de la doctrina, y sin embargo, por una palabra, como con una gota de veneno , infectar la fe real y simple enseñada por nuestro Señor y transmitida por la tradición Apostólica “(Encíclica Satis Cognitum , 9).
Tampoco servirá argumentar que Francisco ha admitido, si acaso lo ha hecho, la Resurrección como hecho histórico en alguna otra ocasión. En 1794, el Papa Pío VI denunció esto como una táctica de engaño utilizada por aquellos que tratan de socavar la enseñanza católica:
[No] se puede excusar de la manera en que se ve que se hace, bajo el pretexto erróneo de que las afirmaciones aparentemente impactantes en un lugar se desarrollan más a lo largo de líneas ortodoxas en otros lugares, e incluso en otros lugares corregidos; como si permitiera la posibilidad de afirmar o denegar la afirmación, o de dejarla a las inclinaciones personales del individuo, ese ha sido siempre el método fraudulento y audaz utilizado por los innovadores para establecer el error. Permite tanto la posibilidad de promover el error como de excusarlo.
(Papa Pius VI, Bull Autorem Fidei , introd.)
Podemos ver, entonces, que para Francisco contrastar la Pasión y la Muerte de Cristo con la Resurrección es doblemente erróneo y extremadamente peligroso: por eso hace parecer que la Resurrección no fue un hecho histórico sino solo aceptado en la Fe, lo que sugiere la herejía del fideísmo y privar a la religión católica de toda credibilidad racional. Además, da la impresión de que la crucifixión y la muerte de Cristo no necesitan ser aceptadas en la fe. El hecho (sin juego de palabras) del asunto es simplemente que las tres doctrinas, la Crucifixión, la Muerte y la Resurrección de Cristo, son igualmente históricas y por lo tanto cognoscibles aparte de la Fe, y también son igualmente una cuestión de Fe para ser aceptadas en la autoridad de Dios revelando.
Por lo tanto, la yuxtaposición completa de Francisco de la Pasión con la Resurrección es altamente engañosa. Los motivos para aceptar ambos son completamente los mismos: debemos aceptalas tanto por la autoridad de la historia humana como por la revelación de la autoridad de Dios, que no puede “engañar ni engañar” ( Acto de fe ).
De Novus Ordo Watch

Nota: Este artículo  también acusa al Papa Benedicto de negar la historicidad de la resurrección. Pero como quien usurpa el Papado es Bergoglio omitimos por no es el tema de nuestra discusión.   El futuro se encargara de destapar todo lo que ahora este oculto para nosotros.

 
 

Eruditos acusan al anti Papa Francisco del delito de herejía

  Clero prominente, eruditos acusan al Papa Francisco de herejía en una carta abierta 30 de abril de 2019 ( LifeSiteNews ) - Veinte pr...