Por sus llagas hemos sido sanados ♰♰♰

miércoles, 14 de agosto de 2019

La Santísima Virgen exenta de todo pecado fue llevada al Cielo

                                          
A la mujer se le dieron dos alas de águila muy grande, para volar al desierto a su sitio destinado... Apoc.12:14

"Toda espléndida, la hija del rey" (Sal 45, 14)
"Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza"(Ap 11, 19-12,1).



Subió al cielo nuestra Abogada, para que, como Madre del Juez y Madre de Misericordia, tratara los negocios de nuestra salvación (SAN BERNARDO, Hom. en la Asunción de la B. Virgen María, 1).

 El Concilio de Efeso del año 431 definió solemnemente que María es "Madre de Dios" y el emperador oriental Mauricio mandó celebrar la fiesta de la Asunción de María, el 15 de agosto hacia el año 600.

El papa Pío XII proclamó el   dogma, el día de Todos los Santos del año santo de 1950.
Delante de 600 obispos, definió en la bula "Munificentíssimus Deus", la Asunción de María:

"Habiendo orado insistentemente a Dios y habiendo pedido la luz del Espíritu de verdad, para gloria del Dios todopoderoso, que hizo a María objeto de tan señalados favores; para honor de su Hijo, rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para el acrecentamiento de la gloria de su santísima Madre y para el acrecentamiento de toda la Iglesia, Nos, por la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y por nuestra propia autoridad, declaramos y definimos que es un dogma divinamente revelado, que la inmaculada Madre de Dios, la siempre Virgen María, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo, al terminar su vida mortal".



"Dios no nos da todavía Déboras y Jaheles que nos socorran; pero tenemos la Santísima Virgen María, Madre de Dios, que intercede en favor nuestro. Y a la verdad, si una mujer que Dios sacó de entre el común del pueblo, tuvo en otra ocasión poder para vencer los enemigos de Dios, ¿Cuánto mayor le tendrá la que es Madre del mismo Jesucristo, para confundir los enemigos de la verdad? (San Juan Crisóstomo ., Serm. 6 de Martyrib., n. 3, sent. 245, Tric. T. 6, p. 350.)"





El Papa Pío XII presentó varias razones fundamentales para la definición del dogma:


  1. La inmunidad de María de todo pecado: La descomposición del cuerpo es consecuencia del pecado, y como María, careció de todo pecado, entonces Ella estaba libre de la ley universal de la corrupción, pudiendo entonces, entrar prontamente, en cuerpo y alma, en la gloria del cielo.
  2. Su Maternidad Divina: Como el cuerpo de Cristo se había formado del cuerpo de María, era conveniente que el cuerpo de María participara de la suerte del cuerpo de Cristo. Ella concibió a Jesús, le dio a luz, le nutrió, le cuido, le estrecho contra su pecho. No podemos imaginar que Jesús permitiría que el cuerpo, que le dio vida, llegase a la corrupción.
  3. Su Virginidad Perpetua: como su cuerpo fue preservado en integridad virginal, (toda para Jesús y siendo un tabernáculo viviente) era conveniente que después de la muerte no sufriera la corrupción.
  4. Su participación en la obra redentora de Cristo: María, la Madre del Redentor, por su íntima participación en la obra redentora de su Hijo, después de consumado el curso de su vida sobre la tierra, recibió el fruto pleno de la redención, que es la glorificación del cuerpo y del alma.

Catecismo Mayor San Pio X


CAPITULO V DE LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
161. ¿Qué celebra la Iglesia en la fiesta de la ASUNCIÓN de la Santísima Virgen? - En la fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen, la Iglesia celebra el fin de la vida mortal de la Virgen María y su gloriosa asunción al cielo.
162. ¿Subió también con el alma el cuerpo de la Santísima Virgen? Es dogma de fe, definido por el Papa Pío XII, que juntamente con el alma fue llevado también al cielo el cuerpo de la Santísima Virgen.
163. ¿A qué gloria ha sido ensalzada la Santísima Virgen en el cielo? La Santísima Virgen ha sido ensalzada sobre todos los coros de los Ángeles
y sobre todos los Santos del Paraíso, como Reina de cielo y tierra.
164. ¿Por qué la Virgen ha sido ensalzada en el cielo sobre todas las criaturas? - La Virgen ha sido ensalzada en el cielo sobre todas las criaturas porque es madre de Dios y la más humilde y santa de todas las criaturas.
165. ¿Qué hemos de hacer en la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen? - En la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen: 1°, hemos de alegrarnos de su gloriosa Asunción y exaltación; 2°, reverenciarla como Señora y Abogada nuestra para con su divino Hijo; 3°, pedirle nos alcance de Dios la gracia de llevar una vida santa y la de prepararnos de tal manera a la muerte que merezcamos su asistencia y protección en aquella hora, para tener parte en su gloria.
 166. ¿Cómo podemos merecer la protección de la Santísima Virgen? Podemos merecer la protección de la Santísima Virgen imitando sus virtudes, especialmente la pureza y humildad.
 167. ¿Deben también los pecadores confiar en el patrocinio de la Santísima Virgen? - También los pecadores deben confiar muchísimo en el patrocinio de la Santísima Virgen, porque es Madre de misericordia y el refugio de los pecadores para recabarles de Dios la gracia de la conversión. 168. ¿Qué nueva fiesta ha instituido la Iglesia en honor de la Santísima Virgen María? - El Papa Pío XII ha instituido la fiesta de la Realeza de María, ordenando sea celebrada el 31 de mayo.






Oración para pedir la Bendición de Nuestra Señora

Bendíceme, oh Hija del Padre Eterno, y obtén por mí la gracia de no ofender nunca a mi Dios con mis pensamientos. Bendíceme, Madre del Hijo Eterno, y ora para que nunca ofenda a mi Dios con mis palabras. Bendíceme, oh Esposa del Espíritu Eterno, y por tu intercesión obtén para mí que nunca ofenda a mi Dios con mis acciones u omisiones. Bendíceme, ¡Santuario de la Santísima Trinidad! Ora por mí para que yo pueda amar y servir a mi Dios con todo mi corazón y mi alma, y que pueda disfrutarlo para siempre en el más allá. Oh María, recíbeme como tu hijo por amor de Jesús, que me confió a tu cuidado en su agonía en la cruz. Amén. Dulce Corazón de María, sea mi salvación.






«Vi en el futuro la religión caída muy bajo y conservándose únicamente en algunos lugares, en algunos hogares y en algunas familias que Dios ha protegido también de los desastres de la guerra» (AA.III.557) Profecías de  Ana Catalina Emmerich





San Ireneo de Lyon:
La Iglesia, extendida por toda la tierra hasta los confines del orbe, recibió de los Apóstoles y de los discípulos esa fe que cree en un solo Dios y en un solo Jesucristo [...] y en aquella generación que procede de una virgen (Trat. contra las herejías).

Omnípotens sempitérne Deus, qui Immaculátam Vírginem Maríam, Fílii tui genitrícem, córpore et ánima ad coeléstem glóriam assumpsísti: concéde, quǽsumus; ut, ad superna semper inténti, ipsíus glóriæ mereámur esse consórtes. Per eundem Dominum nostrum Iesum Christum filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum.
Amen
.

La Milicia de la Inmaculada: San Maximiliano Kolbe contra la masonería




 Maximiliano Kolbe decía que el fin de la Masonería no era oponerse al cristianismo sino pervertirlo por medio de la degradación Moral : "El catolicismo puede ser VENCIDO y no por argumentos lógicos, sino por las costumbres corrompidas." Incluso desde el tiempo de San Maximiliano los masones revelaron su plan de tomarse el papado: "Satanás se pronunciará sobre la colina del Vaticano, y el Papa le servirá como su lacayo."

|
En 1917 la masonería festeja en Roma el segundo centenario de su fundación. Se ven por doquier banderas y pancartas que representan a San Miguel vencido y derribado por Lucifer; en la plaza San Pedro se escucha el cántico: “¡Satán tendrá que reinar en el Vaticano, el Papa formará parte de su guardia suiza!”
El Hermano Maximiliano María Kolbe, franciscano conventual polaco, se encuentra en este momento estudiando teología en la Gregoriana de Roma. Frente a las amenazadoras demostraciones contra la Iglesia, el Hermano se pregunta: “¿Será posible que nuestros enemigos desplieguen tantas actividades para dominarnos, mientras que nosotros nos quedamos ociosos, abocados a lo sumo a rezar, sin pasar a la acción? ¿Acaso no tenemos armas más poderosas, siendo que podemos contar con el Cielo y la Inmaculada?”
Gracias a la meditación de las Sagradas Escrituras y de los Padres de la Iglesia; inspirándose en la doctrina de los grandes santos marianos como San Luis María Grignion de Monfort; considerando también el dogma de la Inmaculada Concepción y las apariciones de Nuestra Señora en Lourdes, como también el alcance práctico y social de estas grandes verdades, nuestro Hermano llegó a la siguiente conclusión:
“La Virgen sin mancha, vencedora de todas las herejías, no cederá el paso ante su enemigo amenazante si encuentra servidores fieles, dóciles a su mandato, Ella obtendrá nuevas victorias, más grandes de las que podríamos imaginarnos…”
Asimismo en 1917 se celebra en Roma otro aniversario, fecha de victoria de la Inmaculada: la conversión fulgurante del judío Alfonso Ratisbonne, gracias a la eficacia de la Medalla Milagrosa. A partir de este hecho el Hermano Maximiliano concibe la institución de la Militia Immaculatæ que tomará como signo de adhesión y de protección de sus “caballeros” la Medalla Milagrosa.
De esta manera el 16 de octubre de 1917, en la fiesta de la aparición de San Miguel en el monte Tombe, tres días después del milagro del sol de Fátima, el Hermano Maximiliano, junto a seis compañeros y con el permiso de sus superiores, funda la Milicia de la Inmaculada (MI). La ceremonia tuvo lugar en el altar de la Inmaculada, en la capilla del Colegio Seráfico.
La MI no es una cofradía que tenga como fin la formación de una categoría particular de personas sino que “es un movimiento que debe conducir a las masas y arrebatarlas de Satanás. Sólo de ahí, es decir de entre las almas ya conquistadas por la Inmaculada, será posible formar a algunas para que lleguen a la cima del abandono, incluso heroico, por la causa de la difusión del Reino de Dios por medio de la Inmaculada. A la MI pueden pertenecer también todas las órdenes religiosas, todas las congregaciones, todas las obras de Iglesia. La pertenencia a la MI permitirá a cada miembro de dar al apostolado todo lo mejor que de suyo tiene, y de unir de esta manera la perfección cristiana dentro de su propio estado, o de su profesión.” Tengámoslo bien en cuenta: “Es necesario que la MI sea ‘trascendente’ más bien que ‘general’, es decir que no se transforme en una organización como tantas otras, sino que esta penetre con profundidad las demás organizaciones.” (L. 31, XII, 1935).
El Padre Kolbe distingue tres grados dentro de la Mi, que corresponden al celo, las capacidades, y a la vocación de los miembros.
1. “En el primer grado de la MI, cada uno se consagra separadamente a la Inmaculada e intenta perseguir el objetivo de la Milicia en privado, según sus propias posibilidades y lo que la prudencia le dicte.” Hablamos del militante de base, que reza y actúa solo.
2. “En el segundo grado de la MI, los miembros se hallan vinculados por medio de estatutos particulares y programas los cuales, uniendo sus fuerzas, desean perseguir más rápidamente su objetivo.” Se trata del grupo de oración y acción, que reúne a varios miembros de un mismo Instituto, barrio o pueblo, de una misma parroquia o aglomeración.
3. “En el tercer grado de la MI se realiza la consagración sin límites a la Inmaculada. De ese modo Ella podrá hacer de nosotros todo lo que Ella quiera y cómo Ella quiera. Somos todo de Ella y Ella de nosotros. Hacemos todo con su ayuda, vivimos y trabajamos bajo su protección.”
Se trata del grado de la comunidad religiosa, consagrada por completo a este apostolado de la Inmaculada.  “Resumiendo: el primer grado se limita a la acción individual, el segundo añade la acción social, y el tercero, rayando todo límite, tiende al heroísmo” (Carta 25, V, 1920).
En los estatutos originales de la MI San Maximiliano escribió que Debemos procurar la conversión de los masones.

 
“Ella te aplastará la cabeza.” (Gen 3, 15)
“Tú sola has vencido las herejías del mundo entero.” (Breviario romano)

I. Objetivo

Ser solícitos en la conversión de los pecadores, herejes, cismáticos, etc., y en particular de los masones; y que todos sean santos bajo la protección y mediación de la Virgen Inmaculada.

II. Condiciones

  1. Consagración de sí mismo a la Virgen Inmaculada como instrumento en sus manos virginales.
  2. Llevar la Medalla Milagrosa.

¡Tú sola has aniquilado todas las herejías en todo el mundo!

¿Todas las herejías? ¡Todas, sin excepción! ¿Dónde? ¡En todo el mundo! ¡No solamente en uno u otro país, sino en todos los países del mundo! ¡Tú sola las has aniquilado! ¡Tú sola has podido hacerlo! (Caballero, 1933).

¿Podemos permanecer inactivos ante los violentos ataques de los enemigos de la Iglesia de Dios? ¿Basta con llorar y lamentarse? ¡No! Pensemos que en el Juicio Final seremos juzgados no sólo por las obras que hemos realizado, sino también por aquellas buenas obras que hubiéramos podido realizar y no las hicimos (Caballero 1923)
    No sólo es preciso defender la fe y contribuir a la salvación de las almas, sino que es preciso conquistar las almas para la Inmaculada, una a una, arremetiendo audazmente, olvidándose de sí mismo, en un puesto de avanzada, desplegando su estandarte en las casas editoriales, en los diarios, en las agencias de prensa, sobre las antenas de radio, en los institutos de arte y de literatura, en los teatros, los cines, en los parlamentos y los senados, en una palabra, en todas partes, en todo el universo-mundo (Carta 21/12/1928).

«El ecumenismo es el enemigo de la Inmaculada» – San Maximiliano Kolbe

"Tenemos que ganar el mundo entero y cada alma, ahora y en el futuro hasta el final de los tiempos, para la Inmaculada y a través de ella, para el Corazón Eucarístico de Jesús". San Maximiliano Kolbe Apóstol de la consagración a María
 
Por John Vennari
Como Vara de Almendro.
enemigo de la inmaculada
En 1933, cuando el movimiento ecuménico comenzó a ponerse en marcha, San Maximiliano Kolbe, lo vio tal como lo que era y definió el ecumenismo como el enemigo de la Santa Virgen María; un movimiento para combatirlo  y destruirlo.
La misión que San Maximiliano Kolbe confió a sus Caballeros de la Inmaculada era la de convertir el mundo entero a la Iglesia Católica. Él dijo: «Sólo hasta que todos los cismáticos y protestantes profesen el Credo católico con convicción y cuando todos los judíos pidan voluntariamente el Santo Bautismo, sólo entonces la Inmaculada habrá logrado sus objetivos».
 «…En otras palabras – insistió San Maximiliano – no hay mayor enemigo de la Inmaculada y de su Milicia que el ecumenismo actual, contra el cual cada Caballero no sólo debe combatir, sino también realizar obras de neutralización a través de una acción diametralmente opuesta que en última instancia lo derrote.
Debemos llevar a cabo la meta de la Milicia Inmaculada lo más rápido posible: es decir, conquistar el mundo entero, y cada alma individual que existe hoy o existirá hasta el fin del mundo, para la Inmaculada, y a través de ella para el Sacratísimo Corazón de Jesús».
El Padre Edward Hanahoe, un gran teólogo de los años 50’s expone la maldad intrínseca del nuevo ecumenismo. Él explicó que tiene el efecto nefasto de «perpetuar el estado de separación,   sirviendo más bien para mantener a la gente fuera de la Iglesia en lugar de  llevarla a ella». Un retrato más perfecto del ecumenismo posconciliar difícilmente podría escribirse.
Aquellos que promueven el nuevo ecumenismo conciliar nunca  recuerdan a los no católicos que tienen que convertirse a la Iglesia Católica para salvarse.
El verdadero principio de la conversión de los no católicos se ha remplazado ahora con el nuevo principio de «convergencia con los no católicos». Así  como advirtió  el padre Hanahoe, el ecumenismo actual sirve para perpetuar el estado de separación de los que están fuera de la Iglesia, en lugar de atraerlos hacia ella.
El ecumenismo adoptado por los católicos a partir del Concilio es en realidad un modelo adulterado de unidad impulsado por el Consejo Mundial de las Iglesias, que niega implícitamente la doctrina infalible y definitivamente definitiva: «Fuera de la Iglesia no hay salvación».

Temas relacionados:
Bergoglio contradice a Jesucristo y desobedece su “Gran Comisión”
Bergoglio se inventa “el pecado contra el ecumenismo”, para contradecir el mandato de Jesucristo.
 

lunes, 12 de agosto de 2019

Invasores Musulmanes puestos en fuga por la intercesión de Santa Clara de Asís

 
De las maravillas de su oración y, primero,
de los sarracenos puestos en fuga milagrosamente

franciscanos.org
21. Me agrada narrar ahora los prodigios de su oración, con tanta fidelidad en cuanto a cómo fueron como con merecidísima veneración. Durante aquella tormenta que azotó a la Iglesia en diversas partes del mundo, bajo el emperador Federico, el valle de Espoleto tuvo que beber más frecuentemente del cáliz de la ira. 
A modo de enjambres de abejas, estaban estacionados en el valle, por mandato imperial, escuadrones de caballería y arqueros sarracenos, con el propósito de destruir las fortalezas y expugnar las ciudades fortificadas. En esta situación, lanzóse una vez el furor enemigo contra Asís, ciudad predilecta del Señor, y avecinándose ya el ejército a las puertas, los sarracenos, gente pésima sedienta de sangre cristiana y capaz de los peores crímenes, cayeron sobre San Damián y entraron en él, hasta el claustro mismo de las vírgenes.
Se derriten de terror los corazones de las damas pobres, balbucean presas de espanto y acuden a su madre entre lágrimas. Ésta, impávido el corazón, manda, pese a estar enferma, que la conduzcan a la puerta y la coloquen frente a los enemigos, llevando ante sí la cápsula de plata, encerrada en una caja de marfil, donde se guarda con suma devoción el Cuerpo del Santo de los Santos.
22. Y prosternándose de bruces en oración ante el Señor, le dice a su Cristo entre lágrimas: «¿Te place, mi Señor, entregar inermes en manos de paganos a tus siervas, a las que he criado en tu amor? Guarda, Señor, te lo ruego, a estas tus siervas a las que no puedo defender en este trance». En seguida, desde este propiciatorio de la nueva gracia, una voz como de niño se dejó sentir en sus oídos: «Yo siempre os defenderé». «Mi Señor -añadió Clara-, protege también, si te place, a esta ciudad que nos sustenta por tu amor». Y Cristo a ella: «Soportará molestias, mas será defendida por mi fuerza». En esto la virgen, levantando el rostro bañado en lágrimas, conforta a las que lloran diciéndoles: «Hijitas, yo salgo fiadora de que no sufriréis nada malo; basta que confiéis en Cristo». De inmediato, repentinamente, la audacia de aquellos perros, rechazada por fuerza misteriosa, se convierte en pánico, y, escapándose de prisa por los muros que habían escalado, fueron dispersados por el valor de la suplicante. A continuación Clara conmina a las que habían oído la referida voz, prohibiéndoles con seriedad: «Hijas carísimas, guardaos en absoluto, mientras yo viva, de revelar esto a nadie». Fuente Blog Franciscano.


Santa Clara te rogamos para que  intercedas  por Europa para que  huya y  retroceda el ejercito invasor Musulmán enemigo  que  amenazan también en nuestros días  a la cristiandad.




“No temáis, porque yo soy fiadora de que no sufriréis mal alguno, ni ahora ni en el futuro, mientras obedezcáis los Mandamientos de Dios.



Santa Clara te suplicamos por tu poderosa intercesión que ruegues ante Dios para que pronto ponga fin la despiadada persecución religiosa que están liderado el anti Papa Bergoglio contra las  comunidades religiosas fieles a Jesucristo y a la doctrina  moral católica.  

 



Oh Santa Clara de Asís te rogamos que te dignes también ser nuestra fiadora, ruega por nosotros, para que por tu intercesión seamos protegidos de todos los peligros del cuerpo y del alma.



 
 
 
 
“Pon cada día tu alma ante ese espejo (Cristo)
y escruta continuamente tu rostro en él,
para poder adornarte de todas las virtudes”
 
 


El desafío de la Interioridad exhortación de San Francisco a sus seguidores:


"... dondequiera que estemos o caminemos, tenemos la celda con nosotros, ya que el hermano cuerpo es nuestra celda y el alma es el ermitaño que vive dentro de ella para orar al Señor y meditar en Él. Por eso, si el alma no tiene reposo en su celda corporal, de nada le servirá al religioso la celda fabricada por mano de hombre" (EP 65).

Firmes en Cristo.

 
Gloriosa Santa Clara de Asís, por aquella fe inquebrantable que te hizo servirte de las cosas terrenas buscando las del cielo, por aquella esperanza firme con que venciste todas las dificultades que se oponían a tu santificación, por aquella caridad pura y ardiente que te movió en todo los momentos de la vida, yo te suplico con humilde confianza que intercedas ante Dios y me obtengas su favor en lo que te pido (hágase la petición) y esperanza firme y caridad ardiente para con Dios y el prójimo. Padre nuestro, Ave María y Gloria. 

domingo, 11 de agosto de 2019

Bergoglio alaba a las Pro Gay Greta y Ursula von der Leyen y se olvida de Cristo

 
 
 
 
@RorateCaeli Entrevistado por La Stampa, Bergoglio elogia a Ursula von der Leyen, patrona de Sodoma, de las uniones homosexuales y las adopciones (gay). Y una vez más elogia a Greta la Papisa de una religión pagana. En una entrevista  tan descaradamente política, el que termina en la brasa es Cristo, ni siquiera mencionado una vez, ni siquiera por buena decencia jesuita.
 
 

viernes, 9 de agosto de 2019

El concilio dogmático de Trento anatematizó a los católicos que niegan que Cristo está realmente presente en la Sagrada Eucaristía


 
 
 
Concilio dogmatico de Trento
Negar la sustancia de la Eucaristía es precipitarse en el estado de excomunión


Si alguno negare que en el santísimo sacramento de la Eucaristía se contienen verdadera, real y sustancialmente el cuerpo y la sangre, juntamente con el alma y la divinidad, de nuestro Señor Jesucristo y, por ende, Cristo entero; sino que dijere que solo está en él como en señal y figura o por su eficacia: sea anatema. […] Si alguno pretendiere enseñar, predicar o pertinazmente afirmar, o también públicamente disputando defender lo contrario, por el mismo hecho quede excomulgado. (Denzinger-Hünermann 1651; 1661.
Concilio de Trento, 13ª sesión, Decreto sobre el sacramento de la Eucaristía, 11 de octubre de 1551)
 

1 Corintios 11:29
Porque quien lo come y bebe indignamente, se traga y bebe su propia condenación, no habiendo el debido discernimiento del cuerpo del Señor.

 
 
es.news
 
69% de los “católicos” estadounidenses niegan que en la Misa se produzca la transustanciación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Ellos conciben la Sagrada Comunión en una forma meramente simbólica, reveló el 5 de agosto el Pew Research Center.

Además, el 43% de los católicos nunca han escuchado nada sobre la doctrina de la transustanciación y creen que su concepción simbólica es también la posición de la Iglesia.

Incluso entre los católicos que asisten a Misa cada domingo, el 37% no cree en la transustanciación. El 23% de ellos incluso no sabe que existe esta enseñanza.

Entre los católicos menores de cuarenta años, sólo el 26% cree en la transustanciación.
 
 
 

 
Sobra decir que el heresiarca Bergoglio están en la lista de la anatematizados por el Concilio dogmático de Trento porque el también  niega la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía.


«No echéis vuestras perlas a los cerdos…»: Un cáliz católico para la cena luterana

El apóstata Bergoglio dijo que ‘concelebró’ con el marxista Gustavo Gutiérrez


El sermón de Bergoglio para Corpus Christi es herético

jueves, 8 de agosto de 2019

Comparándolo con el Santo Cura de Ars nos damos cuenta que Bergoglio es un hereje que deshonra el Sacerdocio

 
Bergoglio es como un billete falso que su fraude sale a relucir cuando lo comparamos con uno verdadero.  Aunque Bergoglio se haya disfrazado de Sacerdote e incluso  de Papa sus actos contrarios a la fe lo delatan. En esta pagina ya hemos dicho que Bergoglio ni un solo día de su existencia ha sido papa porque ya era un hereje previo a su invalida elección. También afirmamos que Bergoglio nunca recibió las ordenes sacerdotales porque ya era un marxista antes de entrar al seminario. La prueba es que después siguió siendo marxista y continua siendo marxista. La Iglesia ha decretado la excomunión automática para los marxistas y para sus colaboradores por lo tanto Jorge Mario Bergoglio Sívori ya estaba excomulgado cuando se infiltró  en el Seminario.  

“Pusimos más de mil cien hombres en el sacerdocio con el fin de destruir la Iglesia desde adentro”. Bella Dodd ex comunista conversa al Catolicismo.
 
 


El Cura de Ars

Martirologio Romano: Memoria de san Juan María Vianney, presbítero, que durante más de cuarenta años se entregó de una manera admirable al servicio de la parroquia que le fue encomendada en la aldea de Ars, cerca de Belley, en Francia, con una intensa predicación, oración y ejemplos de penitencia. Diariamente catequizaba a niños y adultos, reconciliaba a los arrepentidos y con su ardiente caridad, alimentada en la fuente de la Eucaristía, brilló de tal modo, que difundió sus consejos a lo largo y a lo ancho de toda Europa y con su sabiduría llevó a Dios a muchísimas almas (1859).

En la confesión el Santo Cura de Ars solía diferir la absolución hasta que no veía pruebas de arrepentimiento. A una señora de París le ordenó quemar todos los malos libros de su biblioteca antes de recibir la absolución. El Santo cura de Ars decía que se condenarían los sacerdotes que daban estas mala absoluciones a los que no quitaban las ocasiones de pecar y que no estaban verdaderamente arrepentidos.
El Santo Cura de Ars deseaba que todos fueran santos; por ello los animaba a comulgar frecuentemente, a hacer visitas diarias a Jesús sacramentado, a rezar el rosario todos los días y a rezar en familia antes y después de las comidas.
Por otra parte, era obediente a las normas de la Iglesia en la celebración de la misa, en el vestir como sacerdote y en el rezo del breviario. Se interesa en la educación de los niños , llamaba a los laicos a colaborar con el . Visitaba a los hogares. Dedicado a orar por la conversión de sus feligreses. Decía: "Dios mío, concédeme la conversión de mi parroquia. Consiento en sufrir cuanto queráis durante toda mi vida, aunque sea durante cien años los dolores más vivos con tal que se conviertan."


Cuando el Padre Vianney empieza a volverse famoso muchas gentes se dedican a criticarlo. El Sr. Obispo envía un visitador a que oiga sus sermones, y le diga que cualidades y defectos tiene este predicador. El enviado vuelve trayendo noticias malas y buenas.

El prelado le pregunta: "¿Tienen algún defecto los sermones del Padre Vianney? - Sí, Monseñor: Tiene tres defectos. Primero, son muy largos. Segundo, son muy duros y fuertes. Tercero, siempre habla de los mismos temas: los pecados, los vicios, la muerte, el juicio, el infierno y el cielo". - ¿Y tienen también alguna cualidad estos sermones? - pregunta Monseñor-. "Si, tienen una cualidad, y es que los oyentes se conmueven, se convierten y empiezan una vida más santa de la que llevaban antes".

El Obispo satisfecho y sonriente exclamó: "Por esa última cualidad se le pueden perdonar al Párroco de Ars los otros tres defectos".

Los primeros años de su sacerdocio, duraba tres o más horas leyendo y estudiando, para preparar su sermón del domingo. Luego escribía. Durante otras tres o más horas paseaba por el campo recitándole su sermón a los árboles y al ganado, para tratar de aprenderlo. Después se arrodillaba por horas y horas ante el Santísimo Sacramento en el altar, encomendando al Señor lo que iba decir al pueblo. Y sucedió muchas veces que al empezar a predicar se le olvidaba todo lo que había preparado, pero lo que le decía al pueblo causaba impresionantes conversiones. Es que se había preparado bien antes de predicar.

Tenía que pasar 12 horas diarias en el confesionario durante el invierno y 16 durante el verano. Para confesarse con él había que apartar turno con tres días de anticipación. Y en el confesionario conseguía conversiones impresionantes.

Desde 1830 hasta 1845 llegaron 300 personas cada día a Ars, de distintas regiones de Francia a confesarse con el humilde sacerdote Vianney. El último año de su vida los peregrinos que llegaron a Ars fueron 100 mil. Junto a la casa cural había varios hoteles donde se hospedaban los que iban a confesarse.
 
A las 12 de la noche se levantaba el santo sacerdote. Luego hacía sonar la campana de la torre, abría la iglesia y empezaba a confesar. A esa hora ya la fila de penitentes era de más de una cuadra de larga. Confesaba hombres hasta las seis de la mañana. Poco después de las seis empezaba a rezar los salmos de su devocionario y a prepararse a la Santa Misa. A las siete celebraba el santo oficio. En los últimos años el Obispo logró que a las ocho de la mañana se tomara una taza de leche.
 De ocho a once confesaba mujeres. A las 11 daba una clase de catecismo para todas las personas que estuvieran ahí en el templo. Eran palabras muy sencillas que le hacían inmenso bien a los oyentes.
 A las doce iba a tomarse un ligerísimo almuerzo. Se bañaba, se afeitaba, y se iba a visitar un instituto para jóvenes pobres que él costeaba con las limosnas que la gente había traido. Por la calle la gente lo rodeaba con gran veneración y le hacían consultas.
 De una y media hasta las seis seguía confesando. Sus consejos en la confesión eran muy breves. Pero a muchos les leía los pecados en su pensamiento y les decía los pecados que se les habían quedado sin decir. Era fuerte en combatir la borrachera y otros vicios.
 En el confesionario sufría mareos y a ratos le parecía que se iba a congelar de frío en el invierno y en verano sudaba copiosamente. Pero seguía confesando como si nada estuviera sufriendo. Decía: "El confesionario es el ataúd donde me han sepultado estando todavía vivo". Pero ahí era donde conseguía sus grandes triunfos en favor de las almas.
 Por la noche leía un rato, y a las ocho se acostaba, para de nuevo levantarse a las doce de la noche y seguir confesando.
 Cuando llegó a Ars solamente iba un hombre a misa. Cuando murió solamente había un hombre en Ars que no iba a misa. Se cerraron muchas cantinas y bailaderos.
 En Ars todos se sentían santamente orgullosos de tener un párroco tan santo. Cuando él llegó a esa parroquia la gente trabajaba en domingo y cosechaba poco. Logró poco a poco que nadie trabajara en los campos los domingos y las cosechas se volvieron mucho mejores. 

Emprendió una lucha contra los bailes, las blasfemias, las modas, las tabernas y el trabajo dominical. Sobre el trabajo dominical decía: Conozco dos medios seguros para llegar a ser pobres: trabajar en domingo y robar. Esta lucha contra el trabajo del domingo le costó ocho años, pero venció. En Ars, a diferencia de otros pueblos cercanos, el domingo llegó a ser el día del Señor. Para recordar a sus fieles lo malo del baile, colocó un letrero delante de la imagen de san Juan Bautista que decía: Su cabeza fue el precio de un baile.

A las madres les recomendaba que por la mañana ofrecieran a sus hijos a Dios, rezando un Avemaría.  
En cuanto a las blasfemias, exclamaba: ¿No es un milagro extraordinario que una casa donde se halla un blasfemo no sea destruida por un rayo o colmada de toda suerte de desgracias? ¡Tened cuidado! Si la blasfemia reina en vuestra casa, todo irá pereciendo.
Y siempre que tenía la oportunidad de hablar, la emprendía contra los vicios, recordándoles que en la Eucaristía estaba la fuerza para superar todos los problemas y dificultades de la vida.

Hermanos busquen un buen confesor que celebre la misa en latín, un santo sacerdote que no sea cómplice de las herejías de Bergoglio. Huyan de todos los herejes modernistas por el bien de sus almas.


San Juan Bautista María Vianney juzga las herejías de Bergoglio
 





 
juzga la idea de Francisco de que Jesús es solamente misericordia
  • Dios es justo y, si se trata de castigarnos, lo hace con rigor, incluso con las faltas leves

No, queridos hermanos, nunca nos animaríamos a cometer el menor pecado, si pudiéramos comprender lo mucho que esto ofende a Dios y cuanto merece ser castigado aun en este mundo. Dios es justo, queridos hermanos, en todo lo que hace; y cuando nos recompensa por la mínima acción, nos da con creces lo que podríamos desear. Un buen pensamiento, un buen deseo, es decir, el deseo de hacer alguna buena obra aún cuando no estemos capacitados para lograrlo. Nunca nos deja sin recompensa. Pero también, si se trata de castigarnos lo hace con rigor, aún las faltas leves, y por ellas seremos enviados al Purgatorio. Esto es verdad, pues vemos en las vidas de los santos que muchos de ellos no fueron directamente al Cielo, primero tuvieron que pasar por las llamas del Purgatorio. (San Juan Bautista María Vianney. Sermón del día de los fieles difuntos)
 
 
 





El Santo Cura de Ars juzga la idea herética de Bergoglio que se opone a hacer proselitismo cristiano.

Así como muchas veces basta una sola mala conversación para perder a una persona, no es raro tampoco que una conversación buena la convierta o le haga evitar el pecado. ¡Cuántas veces, después de haber conversado con alguien que nos habló del buen Dios, nos hemos sentido vivamente inclinados a El y habremos propuesto portarnos mejor en adelante!. . . Esto es lo que multiplicaba tanto el número de los santos en los primeros tiempos de la Iglesia; en sus conversaciones no se ocupaban de otra cosa que de Dios. Con ello los cristianos se animaban unos a otros, y conservaban constantemente el gusto y la inclinación hacia las cosas de Dios (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre el precepto 1º. del Decálogo). 

El Santo Cura de Ars Juzga la irreverencia de Bergoglio
 
 
Para hacer una buena comunión es preciso tener una viva fe en lo que concierne a este gran misterio; siendo este sacramento un "misterio de fe", hemos de creer con firmeza que Jesucristo esta realmente presente en la Sagrada Eucaristía, y que esta allí vivo y glorioso como en el cielo. Antiguamente, el sacerdote, antes de dar la Sagrada Comunión, sosteniendo en sus dedos la santa Hostia, decía en alta voz: "Creéis que el Cuerpo adorable y la Sangre preciosa de Jesucristo están verdaderamente en este sacramento?" Y entonces respondían a coro los fieles: "Si, lo creemos" (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la Comunión).

Es necesario que todo nuestro porte exterior dé, a los que nos ven, la sensación de que nos preparamos para algo grande (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la Comunión).

El Santo Cura de Ars juzga la comuniones sacrílegas que promueve la herética Amoris Laetitia

Habréis de convenir conmigo en que, si para comulgar son tan necesarias las disposiciones del cuerpo, mucho mas lo habrán de ser las del alma, a fin de hacernos merecedores de las gracias que Jesucristo nos trae al venir a nosotros en la Sagrada Comunión. Si en la Sagrada Mesa queremos recibir a Jesús en buenas disposiciones, es preciso que nuestra conciencia no nos remuerda en lo mas mínimo, en lo que a pecados graves se refiere (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la Comunión).


Podemos afirmar muy bien, que la Pasión que los judíos hicieron sufrir a Cristo era casi nada, comparada con la que le hacen soportar los cristianos con los ultrajes del pecado mortal [. . . ]. ¡Cuál va a ser nuestro horror cuando Jesucristo nos muestre las cosas por las cuales le hemos abandonado! (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre el pecado).

¡Cuán ciego es el hombre al dejar perder tantos bienes y atraer sobre sí tantos males, permaneciendo en pecado! (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la conversión).


Si tuviésemos fe y si viésemos un alma en estado de pecado mortal, nos moriríamos de terror. SANTO CURA DE ARS
 


 
 Si queremos guardar la mas bella de todas las virtudes, que es la castidad, hemos de saber que ella es una rosa que solamente florece entre espinas; y, por consiguiente, solo la hallaremos, como todas las demás virtudes, en una persona mortificada (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la penitencia).


(El tibio) se parece a una persona que Sintiese deseos de pasear en carro triunfal, mas no se dignase ni tan sólo levantar el pie para subir a él (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la tibieza).
 
 

La Santísima Virgen exenta de todo pecado fue llevada al Cielo

                                           A la mujer se le dieron dos alas de águila muy grande, para volar al desierto a su sitio destin...