ūüĖ§ Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs en Vos conf√≠o ♰♰♰

domingo, 24 de junio de 2018

ūüíöūüēä ūüíó Novena de Confianza para que M√©xico derrote el Comunismo

Madre amable de mi vida auxilio de los cristianos, la pena que me atormenta, pongo en tus divinas manos. Dios te salve María...
T√ļ que sabes mis congojas, pues todas te las conf√≠o, da la paz a los turbados y alivia el coraz√≥n m√≠o. Dios te salve Mar√≠a...
Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a Ti en vano, pues eres madre de Dios y auxilio de los cristianos. Dios te salve María...
Acu√©rdate, ¡oh piados√≠sima Virgen Mar√≠a!, que jam√°s se ha o√≠do decir que ninguno de los que han acudido a tu protecci√≥n haya sido abandonado; animado con esta confianza, me presento a ti. ¡Oh Madre de Dios!, no desoigas mis s√ļplicas; esc√ļchalas y ac√≥gelas benignamente, ¡oh clemente, oh dulce Virgen Mar√≠a!
(Pedimos la Gracia de que M√©xico  derrote el Comunismo)

San Juan el Bautista el Santo descanonizado por la secta Bergogliana


                                    24 de Junio



Hoy los cat√≥licos celebramos el nacimiento de San Juan el Bautista el Santo descanonizado por la secta bergogliana porque condena el adulterio que promueve la her√©tica Amoris Laetitia del heresiarca Jorge Mario Bergoglio .
 
San Juan el Bautista juzga la herej√≠a que profesa el heresiarca Bergoglio en Amoris Laetitia.
 


"No te es lícito tener por mujer a la que lo es de tu hermano".
 
 
 
 
 

 
- Mc 6,17-29 -



Porque el dicho Herodes hab√≠a enviado a prender a Juan, y le aherroj√≥ en la c√°rcel por amor de Herod√≠as, mujer de su hermano Filipo, con la cual se hab√≠a casado. Porque Juan dec√≠a a Herodes: "No te es l√≠cito tener por mujer a la que lo es de tu hermano". Por eso Herod√≠as le armaba asechanzas y deseaba quitarle la vida; pero no pod√≠a conseguirlo, porque Herodes tem√≠a a Juan, sabiendo que era un var√≥n justo y santo, le ten√≠a en custodia y hac√≠a muchas cosas por su consejo, y le o√≠a con gusto. Mas en fin, lleg√≥ un d√≠a favorable en que por la fiesta del nacimiento de Herodes convid√≥ √©ste a cenar a los grandes de su corte, y a los primeros capitanes de sus tropas y a la gente de Galilea. Entr√≥ la hija de Herod√≠as, bail√≥, y agrad√≥ tanto a Herodes y a los convidados, que dijo el rey a la muchacha: "P√≠deme cuanto quisieres, que todo te lo dar√©"; y le a√Īadi√≥ con juramento: "S√≠, te dar√© cuanto me pidas, aunque sea la mitad de mi reino". Y habiendo ella salido, dijo a su madre: "¿Qu√© pedir√©?" Respondi√≥le: "La cabeza de Juan Bautista". Y volviendo al instante a toda prisa a donde estaba el rey, le hizo esta demanda: "Quiero que me des luego en una fuente la cabeza de Juan Bautista". El rey se puso triste; mas en atenci√≥n al imp√≠o juramento, y a los que estaban con √©l en la mesa, no quiso disgustarla, sino que enviando uno de su guardia le mand√≥ traer la cabeza de Juan en una fuente. Y le cort√≥ la cabeza en la c√°rcel, y tr√°jola en una fuente, y se la entreg√≥ a la muchacha, que se la dio a su madre. Lo cual sabido, vinieron sus disc√≠pulos y cogieron su cuerpo y le dieron sepultura. (vv. 17-29)



Teofilacto

Tomando motivo de lo que precede, rememora el evangelista San Marcos la muerte del precursor, diciendo: "Porque Herodes había enviado a prender a Juan, y le arrojó en la cárcel", etc.

Beda, in Marcum, 2,25

Una antigua historia refiere que Filipo, hijo de Herodes el Grande, en cuyo tiempo huy√≥ el Se√Īor a Egipto, y hermano de este Herodes, bajo el cual padeci√≥ Cristo, se hab√≠a casado con Herod√≠as, hija del rey Aretas. Alg√ļn tiempo despu√©s, su suegro, a consecuencia de algunos disgustos que hubo entre √©l y su yerno, dio su hija por mujer a Herodes con harto dolor del primer marido, enemigo suyo; bodas que declar√≥ il√≠citas San Juan Bautista a Herodes y Herod√≠as, no siendo l√≠cito casarse con la mujer del hermano en vida de √©ste.

Teofilacto

La ley mandaba que el hermano se casase con la mujer del hermano cuando muriese éste sin hijos; pero aquí había una hija, y por consiguiente, este nuevo matrimonio era ilícito.

"Por eso Herod√≠as -contin√ļa- le armaba asechanzas", etc.

Beda, in Marcum, 2,25

Tem√≠a Herod√≠as que alg√ļn d√≠a se arrepintiese Herodes, o que se reconciliase con su hermano Filipo, y se deshiciese su matrimonio por un repudio.

"Porque Herodes -prosigue- sabiendo que Juan era un varón justo y santo, le temía y miraba con respeto".

Glosa

Le temía, digo, respetándole, porque sabía que era justo en cuanto a los hombres, y santo en cuanto a Dios. Y le custodiaba, para que no le matase Herodías. Y hacía muchas cosas por su consejo, porque juzgaba que hablaba inspirado por el Espíritu de Dios; y le oía con gusto, porque reputaba provechoso todo lo que le decía.

Teofilacto
Consideremos lo que hace la furia de la concupiscencia, puesto que, teniendo Herodes tanto respeto y temor a Juan, se olvida de todo por satisfacer su pasión.
Remigio
Su inclinación libidinosa le obligó a poner la mano en aquel a quien tenía por justo y santo; lo que nos hace ver que un pecado menor es causa de otro mayor, conforme a lo que se lee en el Apocalipsis: "El que está sucio, prosiga ensuciándose" ( Ap 22,11).
"Mas, en fin -prosigue- llegó un día favorable, en que, por la fiesta del nacimiento de Herodes, convidó éste a cenar", etc.
Beda, in Marcum, 2,25
Entre todos los hombres, dos solamente se lee que celebrasen el día de su nacimiento con alegres fiestas: Herodes y Faraón. Pero ambos reyes por favor infausto mancharon su nacimiento con sangre, si bien Herodes usó en ello de tanta mayor impiedad, cuanto que mató al santo e inocente maestro de la verdad, y esto por el voto hecho y a petición de una bailarina. Y sigue: "Entró la hija de Herodías, bailó, etc., y dijo el rey: Pídeme cuanto quisieres, que te lo daré", etc.
Teofilacto
Durante el banquete, Satan√°s es quien baila por la muchacha, y el que pronuncia el cruel voto. "Y le a√Īadi√≥ -contin√ļa- con juramento: S√≠, te dar√© cuanto me pidas".
Beda, in Marcum, 2,25
El juramento no le excusa del homicidio, y acaso jur√≥, para tener ocasi√≥n de matar, pues si Herod√≠as le hubiese pedido la vida de su padre o de su madre, no se la hubiera concedido. "Y habiendo ella salido, dijo a su madre: ¿Qu√© pedir√©? Respondi√≥le: La cabeza de Juan Bautista". La sangre era un digno premio a semejante baile.
"Y volviendo al instante a toda prisa a donde estaba el rey, le hizo", etc.
Teofilacto
Esta maligna mujer pidió enseguida que le diese la cabeza de San Juan, esto es, sin tardanza en aquella hora, para que Herodes no tuviera tiempo de volver sobre sí. "El rey -prosigue- se puso triste".
Beda, in Marcum, 2,25
Es costumbre en las Escrituras consignar como un hecho lo que dice la opini√≥n de la mayor√≠a, seg√ļn lo cre√≠an todos en aquel tiempo; y por esto, as√≠ como llama a San Jos√© padre de Jes√ļs, nombre que le da tambi√©n la misma Virgen ( Lc 2,48), as√≠ tambi√©n dice ahora que Herodes se puso triste, porque lo cre√≠an los que estaban a su alrededor. Este hip√≥crita, disimulando lo que siente, lleva la tristeza en su rostro, cuando tiene la alegr√≠a en el coraz√≥n; y excusa su maldad con el juramento, para hacerse imp√≠o bajo la m√°scara de la piedad. "Mas en atenci√≥n -contin√ļa- al juramento, y a los que estaban con √©l a la mesa, no quiso disgustarla".
Teofilacto
Ahora bien, Herodes, que ya no es due√Īo de s√≠ mismo, y que obra como voluptuoso que es, cumpli√≥ su juramento y mat√≥ al justo. Y en verdad hubiera valido m√°s que fuese perjuro, que hacerse reo de tan gran crimen.
Beda, in Marcum, 2,25
Lo que a√Īade luego: "Y en atenci√≥n a los que estaban con √©l a la mesa", es para mostrarnos a todos como c√≥mplices de su maldad, y para rociar con sangre los manjares de aquel lujurioso e impuro banquete. Y contin√ļa: "Sino que enviando un lancero, mand√≥ traer la cabeza de Juan en una fuente".
Teofilacto
La palabra spiculator quiere decir verdugo, cuya misión es matar a los hombres.
Beda, in Marcum, 2,25
No tuvo verg√ľenza Herodes de que presentasen a los convidados la cabeza del degollado; cosa inaudita, pues en ninguna parte se lee que cometiese Fara√≥n semejante locura. Con uno y otro ejemplo, sin embargo, se prueba que es m√°s √ļtil para nosotros recordar con frecuencia el d√≠a de nuestra muerte temiendo y obrando castamente, que celebrar lascivamente el d√≠a de nuestro nacimiento. Que el hombre nace al mundo para el trabajo, y los elegidos pasan del mundo al descanso por la muerte.
"Y le cortó la cabeza en la cárcel", etc.
San Gregorio Magno, Moralia, 3,4
No puedo considerar sin profundo desconcierto que este hombre, lleno del esp√≠ritu de profec√≠a desde el vientre de su madre, de quien se dijo que no hubo otro mayor que √©l entre los nacidos de mujer, fuese enviado a la c√°rcel por aquellos inicuos, fuese degollado para premiar el baile de una muchacha, y muriese -siendo var√≥n de tanta austeridad- entre la risa de hombres tan oscuros. ¿Acaso podemos creer que hubiese habido en su vida algo que excusase aquella infame muerte? ¿Pero c√≥mo pudo pecar con la comida el que se aliment√≥ s√≥lo de langostas y miel silvestre? ¿Cu√°ndo pudo ofender con su trato quien no sali√≥ del desierto? ¿De d√≥nde viene que Dios Todopoderoso abandone de tal modo a los que eligi√≥ a tan alta dignidad antes de los siglos, de manera que reciban semejante trato? Lo que sucede es que -como es evidente a la piedad de los fieles- los aflige tanto el Se√Īor en el mundo para que se vea de qu√© modo los premia en el cielo, y los deja caer exteriormente en el desprecio, porque en lo interior los hace llegar hasta lo incomprensible. De aqu√≠ podemos concluir cu√°nto habr√°n de sufrir aquellos a quienes Dios reprueba, cuando aflige de tal modo en el mundo a los que ama.
"Lo cual sabido, vinieron sus discípulos y cogieron su cuerpo, y le dieron sepultura".
Beda, in Marcum, 2,25
Refiere Josefo que San Juan hab√≠a sido conducido preso al castillo de Maquer√≥n, y que fue degollado all√≠, y la historia dice que fue sepultado en Sebaste, ciudad de la Palestina, que en otro tiempo se llam√≥ Samaria. La degollaci√≥n de San Juan significa, pues, que se hab√≠a debilitado la creencia del pueblo de que √©l era el Cristo, as√≠ como la exaltaci√≥n del Salvador sobre la Cruz se√Īala el progreso de la fe; porque el mismo a quien antes cre√≠an profeta las muchedumbres, es reconocido como Hijo de Dios por todos los fieles. Por esto San Juan, que deb√≠a ir disminuyendo, naci√≥ cuando empiezan a menguar los d√≠as, mientras que el Se√Īor nace cuando empiezan a crecer.
Teofilacto
En sentido místico, Herodes, que se interpreta cosa de piel, es una figura del pueblo judío, que tenía por esposa a la vanagloria, cuya hija baila y se mueve todavía alrededor de los judíos, representando la falsa inteligencia de las Escrituras. Degollaron a San Juan, esto es, a la palabra profética, y la tienen sin su cabeza, que es Cristo.
Pseudo - Jerónimo
O de otro modo: la cabeza de la ley, que es Cristo, es separada del propio cuerpo -del pueblo jud√≠o- y entregada a una joven pagana, esto es, a la Iglesia Romana, que se la da a su madre ad√ļltera, es decir, a la Sinagoga, que vendr√° al fin a la fe; y el cuerpo de San Juan es sepultado y su cabeza colocada en una fuente, representando as√≠ que la letra humana es ocultada y que el Esp√≠ritu es honrado y recibido en el altar.


-Mt 14,1-5 -
En aquel tiempo, Herodes el Tetrarca, oy√≥ la fama de Jes√ļs, y dijo a sus criados: "Este es Juan el Bautista, que resucit√≥ de entre los muertos, y por eso virtudes obran en El". Porque Herodes hab√≠a hecho prender a Juan, y atado, ponerle en la c√°rcel por causa de Herod√≠as, mujer de su hermano. Porque le dec√≠a Juan no es l√≠cito tenerla. Y queri√©ndole matar, temi√≥ al pueblo porque le miraban como a un profeta. (vv. 1-5)
Glosa
Después de habernos manifestado el evangelista las calumnias que los fariseos levantaron contra Cristo a propósito de sus milagros y la admiración que le profesaban por razón de estos milagros, y que sin embargo, a pesar de esta admiración le despreciaban, pasa ahora a referirnos la opinión que de El había formado Herodes por los milagros que había oído contar; y por eso dice: "En aquel tiempo oyó Herodes", etc.
San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 48,2
No sin causa marca el evangelista en este pasaje la época: es para darnos a conocer el orgullo y la indiferencia de este tirano, quien no trató de informarse en seguida de quién era Cristo, sino después de pasado muchísimo tiempo. Es precisamente lo que acontece a aquellos que están en el poder, que rodeados de aduladores y entregados al orgullo, miran su salvación como un negocio de escaso interés.
San Agustín, de consensu evangelistarum, 2,43
Dice San Mateo: "En aquel tiempo", no en aquel d√≠a ni en aquella hora; tambi√©n San Marcos lo refiere as√≠, y de la misma manera aunque no con el mismo orden ( Mc 6) puesto que lo cuenta despu√©s de haber dicho que el Se√Īor mand√≥ a sus disc√≠pulos a predicar, sin dejarnos lugar a suponer que El trat√≥ de hacernos ver una continuaci√≥n de tiempo. De la misma manera est√° puesta la narraci√≥n de San Lucas ( Lc 9) que la de San Marcos, quien √ļnicamente nos hace suponer que El no quizo seguir el orden cronol√≥gico de los hechos.
San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 48,2
Mirad cuán grande cosa es la virtud. Herodes tuvo miedo de Juan a pesar de estar muerto, y por eso habla de su resurrección: "Y dijo a sus criados: Este es Juan", etc.
R√°bano
Por este pasaje podemos comprender la envidia grand√≠sima que ten√≠an los jud√≠os a Jes√ļs. El extranjero Herodes, a pesar de que no ten√≠a testigo alguno que lo asegurase, dice que Juan hab√≠a resucitado de entre los muertos; y los jud√≠os, no obstante de tener profetas que les dijeron que Jesucristo resucitar√≠a, prefirieron negar la resurrecci√≥n del Salvador y sostener que hab√≠a sido arrebatado clandestinamente del sepulcro, lo que nos muestra que entre los gentiles hubo m√°s docilidad para creer que entre los jud√≠os.
San Jerónimo
Un int√©rprete ortodoxo pregunta por qu√© raz√≥n sospech√≥ Herodes que Juan hab√≠a resucitado de entre los muertos, como si quisiera darnos a nosotros mismos la raz√≥n de la inconsecuencia de nuestros enemigos, o como si de sus palabras quisiera dar a entender que cre√≠a en la metempsicosis, que admite que despu√©s de muchas evoluciones de tiempo, las almas pasan a diversos cuerpos, puesto que el Se√Īor ten√≠a treinta a√Īos cuando Juan fue decapitado.
R√°bano
Con razón todos los que admiten la resurrección de los muertos se ven precisados a admitir que los santos tendrán más poder después de la resurrección que el que tuvieron con la debilidad de la carne; y por eso dice: "Y por eso virtudes obran en El".
San Agustín, de consensu evangelistarum, 2,43
Mas San Lucas dice: "Y dijo Herodes: Yo he decapitado a Juan: ¿qui√©n es √©ste de quien oigo hablar tanto?" ( Lc 9,9). Puesto que Lucas nos presenta a un Herodes dubitativo, debe entenderse que, despu√©s de haber estado perplejo, se convenci√≥ en la creencia de lo que le refer√≠an sus cortesanos, lo cual manifiesta San Mateo en estos t√©rminos: "Este es Juan Bautista". A no ser que fueran pronunciadas esas palabras para indicar la perplejidad que las acompa√Īaba. No hay dificultad en tomarlas en ambos sentidos: o como convencimiento ante las palabras de los que le rodeaban, o como expresi√≥n de su perplejidad, como refiere San Lucas.
Remigio
Quiz√° pregunte alguno, ¿por qu√© San Mateo dice: "En aquel tiempo" habiendo dicho mucho m√°s arriba que el Se√Īor, despu√©s de la muerte de Herodes, se volvi√≥ desde Egipto? Pero se desvanece esta dificultad teniendo presente que hubo dos Herodes. Y muerto el primer Herodes, le sucedi√≥ su hijo Arquelao, que despu√©s de diez a√Īos, fue desterrado a Viena, ciudad de la Galia. Despu√©s C√©sar Augusto mand√≥ que fuese dividido este reino en Tetrarqu√≠as y dio tres partes a los hijos de Herodes. El Herodes, pues, que decapit√≥ a Juan es el hijo de Herodes el mayor, en cuya √©poca naci√≥ el Salvador; y esto mismo lo da a entender el Evangelio al usar la palabra tetrarca.
Glosa
Después de habernos dicho la opinión de Herodes sobre la resurrección de Juan, vuelve el evangelista a hablarnos sobre el modo como murió Juan, de quien nada había dicho antes.
San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 48,2
Y no nos refiere el evangelista esta historia como una cosa principal, puesto que su objeto es hablarnos solamente de Cristo, sino porque este hecho está relacionado con la historia del Salvador. Dice, pues: "Herodes mandó prender a Juan, y atado", etc.
San Agustín, de consensu evangelistarum, 2,44
San Lucas no refiere este hecho en el mismo orden, sino que lo une a la narraci√≥n del bautismo del Se√Īor ( Lc 3); por donde se ve que lo que preocup√≥ al evangelista fue el referirnos lo que aconteci√≥ mucho despu√©s. Porque despu√©s de hacer menci√≥n de las palabras de Juan, que nos presentan al Se√Īor con el bieldo en la mano, a√Īade a continuaci√≥n lo que el evangelista San Juan refiere, que no sucedi√≥ inmediatamente. Puesto que nos dice que Jes√ļs, despu√©s del bautismo, se fue a Galilea, que despu√©s se volvi√≥ a Judea, donde bautiz√≥ cerca del Jord√°n; y todo esto antes de que Juan fuese encarcelado. Ni San Mateo ni San Marcos refieren el encarcelamiento de Juan en este orden, como se ve por sus escritos, porque ellos dicen que despu√©s de encarcelado Juan, el Se√Īor estaba en Galilea, y despu√©s de los muchos milagros que all√≠ hizo, que fueron causa de que su fama llegara a o√≠dos de Herodes, refieren cuanto dice relaci√≥n con la prisi√≥n y muerte de Juan. El motivo que hubo para que Juan fuese aprisionado lo dice en las palabras siguientes: "A causa de Herod√≠as, mujer de su hermano; porque le dec√≠a Juan: no te es l√≠cito tenerla".
San Jerónimo
Cuenta una historia antigua que Filipo, hijo de Herodes el mayor y hermano de este Herodes, se cas√≥ con Herod√≠as, hija de Aretas, rey de la Arabia; y que despu√©s el suegro, por ciertas desavenencias contra el cu√Īado, se llev√≥ a su hija, y para mortificar al primer marido la cas√≥ con Herodes, su enemigo. Luego, Juan Bautista, que hab√≠a venido con el esp√≠ritu y la virtud de El√≠as ( Lc 1), con la misma autoridad con que √©ste hab√≠a reprendido a Acab y a Jezabel ( 1Re 21), reprendi√≥ a Herodes y a Herod√≠as por su matrimonio ileg√≠timo. El les dijo que no era l√≠cito, mientras viviera su hermano, tomar por esposa a su mujer, prefiriendo correr los perjuicios de un rey que olvidar en la adulaci√≥n los mandamientos de Dios.
San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 48,2
No se dirige, sin embargo, a la mujer, sino al hombre, porque éste era la causa más principal.
Glosa
Probablemente profesaba la ley judaica, y por eso Juan en nombre de esta ley le prohibió el adulterio. Sigue: "y queriéndole matar temió al pueblo".
San Jerónimo
Tem√≠a √©l una sedici√≥n popular por causa de Juan, que, como √©l sab√≠a, hab√≠a bautizado ya un gran n√ļmero de jud√≠os; pero √©l era esclavo del amor por su mujer y esta pasi√≥n le hab√≠a hecho despreciar los preceptos de Dios.
Glosa

 

s√°bado, 23 de junio de 2018

Intenci√≥n de Francisco es “ridiculizar” el papado


es.news El seud√≥nimo Pezzo Grosso explic√≥ el 22 de junio en el blog de Marco Tosatti la afirmaci√≥n del papa Francisco, seg√ļn la cual √©l escuch√≥ de los Dubia solamente a partir de los diarios.

Si esta afirmaci√≥n fuera cierta, contin√ļa Pezzo Grosso, Francisco deber√≠a despedir a unas pocas personas de su entorno.

Pero no hace esto porque el objetivo de Francisco, al hacer tales declaraciones, es “ridiculizar el rol del Pont√≠fice”, es hacerle perder credibilidad, actuar en una forma por la cual el pont√≠fice sea considerado y reconocido como un hombre cualquiera, lleno de defectos, errores, etc.”.

Seg√ļn Pezzo Grosso, esto es coherente con todo lo que Francisco ha hecho en los √ļltimos cinco a√Īos.

 


 
 
En 1921, el  sacerdote erudito E. Sylvester Berry nos advirti√≥ que “el papado ser√≠a atacado por  los poderes del infierno” y que la Iglesia se ver√≠a  “privada de su Pastor Supremo”  
 
 
 
El Arzobispo Fulton Sheen dijo en 1950 :
“Estamos viviendo en los d√≠as del Apocalipsis - los √ļltimos d√≠as de nuestra era. Las dos grandes fuerzas del Cuerpo M√≠stico de Cristo y el Cuerpo M√≠stico de Anticristo est√°n empezando a elaborar las l√≠neas de batalla para el concurso catastr√≥fico.”
( Flynn T & L. El Trueno de la Justicia. Maxkol Comunicaciones, Sterling, VA , 1993 , p . 20 )


Tambi√©n dijo : “El Falso Profeta tendr√° una religi√≥n sin cruz. Una religi√≥n sin un mundo por venir. Una religi√≥n para destruir las religiones. Habr√° una iglesia falsa. La Iglesia de Cristo [ la Iglesia Cat√≥lica ] ser√° una. Y el Falso Profeta va a crear otra. La falsa iglesia ser√° mundana, ecum√©nica y mundial. Va a ser una federaci√≥n de iglesias. Y las religiones formar√°n alg√ļn tipo de asociaci√≥n global. Un parlamento mundial de iglesias. Vaciadas de todo contenido divino y ser√° el cuerpo m√≠stico del Anticristo. El cuerpo m√≠stico en la tierra hoy tendr√° su Judas Iscariote , y √©l ser√° el falso profeta. Satan√°s lo reclutar√° de entre nuestros obispos.”
FALSO PAPA BERGOGLIO: “ALGUIEN PODR√ćA PENSAR: ‘ESTE PAPA ES UN HEREJE’…” ¡POR DECIR QUE JUDAS ISCARIOTE PODR√ćA HABERSE SALVADO!


En su libro titulado El comunismo y la conciencia de Occidente, el Arzobispo Fulton John Sheen advirti√≥ que "El Anticristo no ser√° llamado as√≠; de lo contrario, no tendr√≠a seguidores. √Čl no va a usar medias rojas, ni vomitar azufre, ni a llevar un tridente ni agitar una cola con forma de flecha como Mefist√≥feles en el Fausto. Esta mascarada ha ayudado a convencer a los hombres que √©l diablo no existe. Cuando nadie lo reconoce, m√°s poder que ejerce. Dios se ha definido a si mismo como "Yo soy el que soy" , y el diablo como "yo soy el que no soy."
Heresiarca Bergoglio: Quien soy yo para juzgar a un (Cura) Gay?


En ninguna parte de la Sagrada Escritura hallamos justificado el mito popular de que el Diablo es un buf√≥n que se viste principalmente de "rojo". M√°s bien se le describe como un √°ngel ca√≠do del cielo, como "el pr√≠ncipe de este mundo", cuya misi√≥n es que nos diga que no hay otro mundo. Su l√≥gica es simple: si no hay cielo no hay infierno, y si no hay infierno , entonces no hay pecado , y si no hay pecado , entonces no hay ning√ļn juez, y si no hay juicio entonces el mal es bueno y lo bueno es malo. Pero por encima de todas estas descripciones , Nuestro Se√Īor nos dice que va a ser tan parecido a s√≠ mismo que enga√Īar√≠a aun a los escogidos - y ciertamente ninguna imagen del diablo visto en libros jam√°s podr√≠a enga√Īar aun a los escogidos . ¿Entonces c√≥mo va a entrar en esta nueva era para ganar adeptos a su religi√≥n?

La creencia de Rusia pre - comunista es que él vendrá disfrazado como un Gran Humanitario; él hablará de paz , de prosperidad y de abundancia no como medios para llevarnos a Dios, sino como fines en sí mismos. . . .
. . . La tercera tentación en la cual Satanás tentó a Cristo para adorarlo y que todos los reinos de la tierra serían suyos, se convertirá en la tentación de tener una nueva religión sin una cruz, una liturgia sin un mundo por venir, una religión para destruir la religión, o una política que es una religión - una que hace que se le de al César,
incluso las cosas que son de Dios.


En medio de todo su amor aparente para la humanidad y su verborrea de la libertad y la igualdad,
tendr√° un gran secreto que √©l le dir√° a nadie: √©l no va a creer en Dios. Debido a que su religi√≥n ser√° la hermandad sin la paternidad de Dios, va a enga√Īar aun a los escogidos. √Čl crear√° un anti- iglesia que ser√° el mono de la Iglesia, porque √©l, el diablo, es el mono de Dios. Contar√° con todas las notas y caracter√≠sticas de la Iglesia , pero a la inversa y vaciado de su contenido divino. Ser√° un cuerpo m√≠stico del Anticristo que en todas las cosas externas parecerse al cuerpo m√≠stico de Cristo. . . .
. . . Pero el siglo XX se unir√° a la anti iglesia porque afirmar√°  ser infalible cuando su cabeza visible hable  ex cathedra desde Mosc√ļ sobre el tema de la econom√≠a y la pol√≠tica, y como pastor principal del comunismo mundial. ( Arzobispo Fulton J. Sheen, el comunismo y la conciencia de Occidente [ Bobbs - Merril , Indianapolis, 1948 ] , pp 24-25).

jueves, 21 de junio de 2018

“Es mejor ser el hijo de Dios que el rey de todo el mundo” San Luis Gonzaga




Patrón de la Juventud Católica,
San Luis Gonzaga tuvo que hacer muchos sacrificios para poder mantenerse siempre puro, y por eso la Santa Iglesia Cat√≥lica lo ha nombrado Patrono de los J√≥venes que quieren conservar la santa pureza. El repet√≠a la frase de San Pablo: "Domino mi cuerpo y lo reduzco a servidumbre, no sea que ense√Īando a otros a salvarse, me condene yo mismo".

Su director espiritual fue el gran sabio jesuita San Roberto Belarmino, el cual le aconsej√≥ tres medios para llegar a ser santo: 1¬ļ. Frecuente confesi√≥n y comuni√≥n. 2¬ļ. Mucha devoci√≥n a la Sma. Virgen. 3ro. Leer vidas de Santos.
Ante una imagen de la Sma. Virgen en Florencia hizo juramento de permanecer siempre puro.
Sufr√≠a mucho de mal de ri√Īones y esta enfermedad lo obligaba a quedarse d√≠as enteros quieto en su cama. Pero esta quietud le trajo un gran bien: le permiti√≥ dedicarse a leer las Vidas de Santos, y esto lo anim√≥ much√≠simo a volverse mejor.

Cuando iba a hacer o decir algo importante se preguntaba: "¿De qu√© sirve esto para la eternidad?" y si no le serv√≠a para la eternidad, ni lo hac√≠a ni lo dec√≠a.

Una vez arrodillado ante la imagen de Nuestra Se√Īora del Buen Consejo, le pareci√≥ que la Sma. Virgen le dec√≠a: "¡Debes entrar en la Compa√Ī√≠a de mi Hijo!". Con esto entendi√≥ que su vocaci√≥n era entrar en la Comunidad Compa√Ī√≠a de Jes√ļs.
Le pidi√≥ permiso al pap√° para hacerse religioso, pero √©l no lo dej√≥. Y lo llev√≥ a grandes fiestas y a palacios y juegos para que se le olvidara su deseo de ser sacerdote. Despu√©s de varios meses le pregunt√≥: "¿Todav√≠a sigue deseando ser sacerdote?", y el joven le respondi√≥: "En eso pienso noche y d√≠a". Entonces el pap√° le permiti√≥ entrar de jesuita.
Apenas el hijo se hizo religioso su padre empezó a volverse mucho más piadoso de lo que era antes y murió después santamente. Luis renunció a todas las grandes herencias que le correspondían con tal de poder hacerse religioso y santo.
Un oficio muy importante que hizo San Luis durante su vida fue ir de ciudad en ciudad poniendo la paz entre familias que estaban peleadas.
En 1581 el joven Luis Gonzaga, que era seminarista y se preparaba para ser sacerdote, se dedic√≥ a cuidar a los enfermos de la peste de tifo negro. Se encontr√≥ en la calle a un enfermo grav√≠simo. Se lo ech√≥ al hombro y lo llev√≥ al hospital para que lo atendieran. Pero se le contagi√≥ el tifo y Luis muri√≥ el 21 de junio de 1591, a la edad de s√≥lo 23 a√Īos. Muri√≥ mirando el crucifijo y diciendo "Que alegr√≠a cuando me dijeron: vamos a la casa del Se√Īor".
 
San Luis fue avisado en sue√Īos que morir√≠a el viernes de la semana siguiente al Corpus, y en ese d√≠a muri√≥. Ese viernes es la fiesta del Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs.
La oraci√≥n que la Iglesia le dirige a Dios en la fiesta de este santo le dice: "Se√Īor: ya que no pudimos imitar a San Luis en la inocencia, que por lo menos lo logremos imitar en la penitencia. Am√©n".
La mamá logró asistir en 1621 a la beatificación de su hijo.
Santa Magdalena de Pazzi vio en un éxtasis o visión a San Luis en el cielo, y decía: "Yo nunca me había imaginado que Luis Gonzaga tuviera un grado tan alto de gloria en el paraíso".
Despu√©s de muerto se apareci√≥ a un jesuita enfermo, y lo cur√≥ y le recomend√≥ que no se cansara nunca de propagar la devoci√≥n al Sagrado Coraz√≥n de Jes√ļs.
 
Su confesor San Roberto, que lo acompa√Ī√≥ en la hora de la muerte, dice que Luis Gonzaga muri√≥ sin haber cometido ni un s√≥lo pecado mortal en su vida.
 
San Luis Gonzaga santificó a muchos con sus ejemplos , edificó a muchos con sus discursos , separó a muchos jóvenes del vicio y muchos se vieron atraídos por la virtud por su sola presencia. Don Bosco lo propuso de ejemplo para los jóvenes salesianos para conservar intacta la virtud de la Santa Pureza.
Es patrón de la juventud. Su ejemplo nos invita a vivir siendo puros ya que la misma Biblia nos dice que solo los puros verán a Dios.
 
  

2 Timoteo 2:22 Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Se√Īor con un coraz√≥n puro.
 
1 Juan 3:3 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, as√≠ como El es puro.
Santiago 4:8
Ac√©rquense a Dios, y √©l se acercar√° a ustedes. ¡Pecadores, l√≠mpiense las manos! ¡Ustedes los inconstantes, purifiquen su coraz√≥n!
1 Pedro 1:15 sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir.
 
 
 
ORACI√ďN PARA PEDIR LA PUREZA
Inocent√≠simo Luis, que por especial gracia de Dios y con el auxilio de la Inmaculada Virgen Maria estuviste siempre libre, no s√≥lo de toda culpa grave, sino a√ļn de las tentaciones contra la pureza, humild√≠simamente te ruego que me alcances del Pur√≠simo Coraz√≥n de Jes√ļs, que todo lo padeci√≥ menos ser calumniado contra esta virtud, y de su excelsa Madre, la Virgen Pur√≠sima e Inmaculada, la gracia de resistir siempre al punto cualquier pensamiento impuro, Y de morir mil veces antes que manchar mi alma con un pecado grave. Am√©n. 
Antífona de Entrada
El hombre de manos inocentes y puro coraz√≥n, puede subir a la monta√Īa del Se√Īor y estar en el recinto santo.



Oración colecta
Se√Īor Dios, dispensador de los dones celestiales, que has querido juntar en san Luis Gonzaga una admirable inocencia de vida y un austero esp√≠ritu de penitencia; conc√©denos, por su intercesi√≥n, que, si no hemos sabido imitarle en su vida inocente, sigamos fielmente sus ejemplos en la penitencia.
Por nuestro Se√Īor Jesucristo...
Amén.
 
 
Oremos:
¡Oh Luis Santo adornado de ang√©licas costumbres! Yo, indigno devoto vuestro os encomiendo la castidad de mi alma y de mi cuerpo, para que os dign√©is encomendarme al Cordero Inmaculado, Cristo Jes√ļs, y a su pur√≠sima Madre, Virgen de v√≠rgenes, guard√°ndome de todo pecado. No permit√°is, Angel m√≠o, que manche mi alma con la menor impureza; antes bien, cuando me viereis en la tentaci√≥n o peligro de pecar, alejad de mi coraz√≥n todos los pensamientos y afectos impuros; despertad en m√≠ la memoria de la eternidad y de Jes√ļs Crucificado; imprimid hondamente en mi coraz√≥n un profundo sentimiento de temor santo de Dios, y abrasadme en su divino amor, para que as√≠, siendo imitador vuestro en la tierra, merezca gozar de Dios en vuestra compa√Ī√≠a en la gloria. Am√©n

Rezar un Ave María y un Padre Nuestro.
 

miércoles, 20 de junio de 2018

ūüďĆQuedaron excomulgados autom√°ticamente 8 millones de colombianos que apoyaron el comunismo

En un Pa√≠s que ha sido considerado de mayor√≠a cat√≥lica es preocupante que 8 millones de Colombianos quedaron excomulgados autom√°ticamente por apoyar al comunista Gustavo Petro. En  la vida p√ļblica con su voto negaron a Jesucristo.

Canon 1364  La excomuni√≥n autom√°tica (latae sententiae) "de modo que incurre ipso facto en ella quien comete el delito".

Congregación para la Doctrina de la Fe:

•Prohibici√≥n formal de cooperar con partidos comunistas. Excomuni√≥n latae sententiaea
(Denzinger-H√ľnermann 3865. Decreto del Santo Oficio, 28 de junio (1 de julio) de 1949)
Papa Pío XI
  • El sistema comunista, sus autores y defensores est√°n condenados

Nos condenamos el sistema, a sus autores y defensores, quienes han considerado a Rusia como el terreno más apto para realizar un sistema elaborado hace mucho tiempo y desde Rusia extenderlo por todo el mundo. (Pío XI. Encíclica Divini Redemptoris, n. 24, 19 de marzo de 1937)

 

 

Iv√°n Duque: “Agradezco a Dios” tras ganar las elecciones presidenciales de Colombia

 
 
 
Encomendamos el Gobierno de Iv√°n  Duque  al Sagrado Corazon de Jes√ļs  y a la Virgen de Chiquinquir√° y a San Jos√© santo patr√≥n  contra el Comunismo.

lunes, 18 de junio de 2018

Unidos en oración por México para derrotar el comunismo

 
Para que los hermanos mexicanos puedan derrotar a AMLO tienen que unirse con el voto √ļtil, actualmente muchos mexicanos no quieren a AMLO pero est√°n divididos en tres partidos, hacemos un llamado a todos los mexicanos para que respalden a Ricardo Anaya por amor a M√©xico y por amor a Cristo, en defensa de la fe cat√≥lica. Porque los otros candidatos no tienen oportunidad de ganar e indirectamente le entregar√≠an su voto a AMLO y traicionar√≠an a su patria entreg√°ndola a un comunista. El enemigo de M√©xico y de la Virgen de Guadalupe y de Cristo Rey  es AMLO y ese es el enemigo que ustedes deben unirse para derrotar.
Ofrezcan ustedes unirse como hermanos en sacrificio  por amor a M√©xico  y a Cristo.
“El corto n√ļmero de almas en las cuales se conservar√° el culto de la fe y de las buenas costumbres sufrir√° un cruel e indecible al par que prolongado martirio; muchas de ellas descender√°n al sepulcro por la violencia del sufrimiento y ser√°n contadas como m√°rtires que se sacrificaron por la Iglesia y por la Patria”. (Revelaciones de Mar√≠a del Buen Suceso).
 
 
 
“Cuando las fuerzas d√©biles se unen se convierten en fuertes”. Don Bosco
 
 
“El buen cat√≥lico, precisamente en virtud de la doctrina cat√≥lica, es por lo mismo el mejor ciudadano, amante de su patria” Papa Pio XI
 
 
Santo Tom√°s pone el amor a los padre y a la Patria en un orden inmediatamente posterior al del amor que se le debe tener a Dios.

San Agustín va incluso más lejos que Santo Tomás, y coloca la virtud del amor por la Patria claramente por delante del amor que se debe tener por la familia, y solo por detrás del amor que se le profesa a Dios.

Ama a tu pr√≥jimo; m√°s que a tu pr√≥jimo, a tus padres; m√°s que a tus padres, a tu Patria; y solamente m√°s que a tu Patria, ama a Dios”. San Agust√≠n (Confesiones).

El Papa León XIII, fue incluso más allá a la hora de definir el compromiso que un católico debe tener hacia su patria, y nos recuerda que este compromiso implica incluso dar la vida por la misma.
“Por ley natural estamos obligados a amar especialmente y defender la sociedad en que nacimos, de tal manera que todo buen ciudadano est√© pronto a arrostrar aun la misma muerte por su patria” Papa Le√≥n XIII (Enc√≠clica Sapientiae Christianae).


 


           


 
 
Que viva Cristo Rey y la Virgen de Guadalupe.
 
Hermano mexicano pon tu esperanza en Cristo no en el comunismo

ūüíöūüēä ūüíó Novena de Confianza para que M√©xico derrote el Comunismo

Madre amable de mi vida auxilio de los cristianos, la pena que me atormenta, pongo en tus divinas manos. Dios te salve Mar√≠a... T√ļ que ...