lunes, 12 de diciembre de 2016

Santa Lucía: “Yo soy cristiana y no adoro falsas divinidades”.

 
Virgen y Mártir
 
 “Yo soy cristiana y no adoro falsas divinidades, sino al verdadero Dios, que está en los cielos, creador del mundo, a Jesucristo, que nos ha redimido”.
 
Santa Lucía es Admirada por la Pureza de Corazón y su Castidad. Sufrió el martirio durante la persecución cristiana de Diocleciano al ser delatada como Cristiana.  
Era el año 304: los feroces emperadores Diocleciano y Maximiano habían emitido un edicto de exterminio contra los cristianos y, en todo el imperio, los seguidores de Cristo morían, en los más feroces tormentos.
 
El juez la presionó cuanto pudo para convencerla a que apostatara de la fe cristiana.  Ella le respondió: "Es inútil que insista. Jamás podrá apartarme del amor a mi Señor Jesucristo".  
El juez le preguntó: "Y si la sometemos a torturas, ¿será capaz de resistir?".
La jovencita respondió: "Sí, porque los que creemos en Cristo y tratamos de llevar una vida pura tenemos al Espíritu Santo que vive en nosotros y nos da fuerza, inteligencia y valor".

El juez entonces la amenazó con llevarla a una casa de prostitución para someterla a la fuerza a la ignominia.  Ella le respondió: "El cuerpo queda contaminado solamente si el alma consciente". "Si ordenas que yo sufra violencia contra mi voluntad, mi castidad tendrá el mérito de una doble corona".
 

Santa Lucía  nos da un testimonio Cristiano de Castidad y fidelidad a Dios. Testimonio que contradice la falsa  doctrina de la secta que lidera el heresiarca Bergoglio. El cual desde Argentina profesa una fe distinta y cree en un dios distinto, predica un evangelio distinto, desobedece la ley de Dios, desobedece las leyes de la Iglesia, entonces Bergoglio no puede ser papa de una Iglesia a la que combate ferozmente  con sus herejías, actos de apostasía  y blasfemias. Bergoglio es vicario del anti cristo.


Aquí  vemos al apóstata Bergoglio, conjurándole delante de las cámaras de Romereports,  las hojas de coca a los indios de la Túpac Amaru, de Argentina. Las hojas de Coca son un ídolo pagano que utilizan los indios andinos como una de las ofrenda a la Pachamama. 
Resultado de imagen para idolatria hojas de coca bergoglio chile

San Agustín (Catena Aurea):
Las rameras son las supersticiones de los paganos, con quienes disipa su fortuna aquel que, una vez abandonada la verdadera alianza con el Dios único, vive con el demonio en sus vergonzosas pasiones.

Apostasía  en Chile.

 
BERGOGLIO VIOLANDO EL PRIMER MANDAMIENTO, NEGANDO LA SANTÍSIMA TRINIDAD Y ADORANDO Y SOMETIÉNDOSE AL FALSO DIOS ALÁ.


.  
El falso dios Alá  NO es el mismo Dios Yahweh «YHWH» del Antiguo Testamento es mas el Corán niega a Yahweh y las profecías bíblicas sobre el Mesías.
 
 

http://nazareusrex.blogspot.com/2016/10/el-apostata-bergoglio-venero-el-coran.html


Santo Tomás de Aquino enseñó:

“… si alguien adorara el sepulcro de Mahoma, sería considerado como apóstata”


https://enraizadosencristo.wordpress.com/2016/09/30/cardenal-burke-dejen-de-decir-que-ala-es-el-dios-de-los-cristianos-ala-no-es-el-dios-de-la-biblia/


San Pablo nos dice en Romanos 1 que los sodomitas son idolatras.

Mientras los santos brillan por su pureza y su castidad los herejes brillan por su lujuria.

Así como el hereje profana la doctrina también profana su cuerpo. Pues el que no le puede ser fiel a Dios tampoco puede ser fiel a si mismo.


Teofilacto (Catena Aurea):

Después que venga el Anticristo, los hombres se harán lascivos, entregándose a los vicios más enormes, según aquellas palabras del Apóstol ( 2Tim 3,4): "los que son más amantes de sus pasiones que de Dios". Por tanto, si en el Anticristo se encierra todo pecado, ¿qué es lo que éste traerá a la raza humana en aquel tiempo sino sus vicios? Y esto es lo que el Señor dio a conocer por el ejemplo del diluvio y de los sodomitas.

 


 
 
Comentando la Epístola de San Pablo a los Romanos (1:26- 27), Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico, explica por qué el pecado de la homosexualidad es tan grave:

Dado que el pecado de impiedad por el cual [los Romanos] pecaron contra la naturaleza divina [por idolatría], el castigo que los llevó a pecar contra su propia naturaleza los siguió.... Digo, por lo tanto, que puesto que cambiaron con mentiras [por idolatría] la verdad sobre Dios, El los trajo a las pasiones ignominiosas, es decir, a los pecados contra la naturaleza; no que Dios los condujera al mal, sino que solamente los abandonó al mal...

Idolatrando a Bergoglio en Philadelphia.



Santo Tomás de Aquino comenta Romanos 1:

(Rm 6,23): El salario del pecado es la muerte. Todos sus dones serán quemados al fuego (Miq 1,7). Y es de notarse que muy razonablemente les asigna el Apóstol a los vicios contra natura, que son gravísimos entre los pecados carnales, la pena de la idolatría (...)
“Ellos (los pecados contra la naturaleza) se llaman pasiones de la ignominia, porque no son dignos de ser nombrado, de acuerdo con el pasaje de Efesios 5:12: ” Porque las cosas que ellos hacen en secreto, da pena, incluso a hablar de ellas, “porque si los pecados de la carne son comúnmente censurable porque conducen al hombre a aquello que es bestial en él, mucho más lo es el pecado contra la naturaleza, por el cual el hombre se rebaja a sí mismo más bajo aún que su naturaleza animal” ( Súper Epistulas Sancti Pauli ad Romano I, 26, pp. 27-28). 

Eusebio de Cesarea (260-341)
Eusebio Pamfilio, Obispo de Cesarea en Palestina y el “Padre de la Historia de la Iglesia”, escribe en su libro, Demonstratio Evangelica: “[Dios en la ley dada a Moisés] que prohíbe todo matrimonio fuera de la ley, y toda práctica indecente, y la unión de mujeres con mujeres y de hombres con hombres”.



 

San Beda
En sentido místico, Lot, que quiere decir el que se aísla, es el pueblo de los escogidos, que vive como forastero en Sodoma, esto es, entre los réprobos, y se aísla o se separa de sus crímenes cuanto puede y evita su destrucción. Mas cuando Lot ha salido, Sodoma perece. Porque al final del mundo saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los llevarán al horno de fuego ( Mt 13,49). Pero el fuego y el azufre que dice bajarán del cielo, no significan la misma llama del eterno suplicio, sino la repentina llegada de aquel día.
 
 
 
 
Oración a Santa Lucía

Santa Lucía, cuyo nombre significa luz, me presento ante ti lleno de confianza , para pedirte que un rayo de la luz sagrada me haga cauto para evitar los caminos del pecado y escapar de las tinieblas del error. También te imploro me conserves la luz de mis ojos, junto con una gracia abundante para usar de ellos según la voluntad de Dios y sin daño para mi alma. Oh bendita Santa Lucía, Concédeme que después de venerarte y de agradecerte por tu poderoso patrocinio aquí en la tierra, pueda finalmente gozar en el Cielo de la luz eterna del Cordero Divino; tu dulce esposo Jesús. Así sea.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...