viernes, 19 de junio de 2015

Los frutos de Bergoglio el caos y la confusión




Bergoglio causa la confusión porque sabe que con ello ataca  los dogmas para eso fue contratado por la masonería; está dispuesto a hacer el ridículo con tal de demostrar que la Iglesia católica no tiene la verdad y con ello busca demostrar que son solo opiniones debatibles que pueden cambiar con el tiempo pero para eso tiene que atacar el papado y ponerlo en ridículo. Bergoglio es un necio y al igual que Joe Biden cada vez que uno de ellos dos hablan de solo escucharlo dan vergüenza y pena ajena. La finalidad de Bergoglio es clara es destruir desde adentro las enseñanzas morales de la Iglesia católica y para eso se vale de hacer el ridículo el mismo. Bergoglio es maquiavélico y sabe muy bien lo que hace como la mala palabra que dijo de manera intencional durante el  ángelus.
Porque a Bergoglio si tanto le preocupa el planeta no denunció la contaminación ambiental del agua por los residuos de anticonceptivos orales eliminados por la orina  que siguen activas y que están ocasionado que el sistema reproductivo de los peces muten; en varios estudios científicos se han encontrado  mutaciones de peces con signos de intersexualidad, en los que se da coexistencia de tejido testicular y de ovarios y pueden además   alterar el sistema endocrino de los organismos y porque no denunció  el impacto negativo acumulativo y de  interacción  de los anticonceptivos con otras drogas en el ecosistema. 


En el noticiero de Fox News Greg Gutfeld llamó a  Bergoglio: 'La persona más peligrosa del planeta' por sugerir que el cambio climático es real. Dijo que Bergoglio era malthusiano ya que la frase donde Bergoglio insultó  a las familias numerosas tratándolas de  conejo era producto de la idea de la sobrepoblación.
 
Ideas de sobrepoblación de Bergoglio en Filipinas:
“Algunos piensan que para ser buenos católicos tenemos que ser como conejos, ¿no? Paternidad responsable. Esto está claro”
En las noticias de Gloria tv reportó  que el presidente de la Liga católica de los Estados Unidos Bill Donohue comentó que es sorprendente  que los periodistas disidentes católicos que desde hace mucho tiempo reniegan contra las enseñanzas morales de la Iglesia - se alinearon en una sola fila para expresar su lealtad absoluta a la encíclica de Francisco del supuesto cambio climático: "No hace falta decir que el cambio climático no está en el mismo plano moral con el asesinato intencional de seres humanos inocentes."
 
El ultra liberal Joe Biden vice presidente de los Estados Unidos católico disidente que públicamente apoya y hace lobby al  aborto y a la homosexualidad y que en la "misa" de inauguración de Bergoglio recibió la comunión sacrílega apoyó  la seudo- encíclica de  Bergoglio.

 










 
 
 
El católico Michael Voris (Video)justificó  los graves errores contenidos en la seudo- encíclica de Bergoglio responsabilizando a sus asesores. Poniendo el ejemplo del engaño de Juan Pablo II por el cura pedófilo "monstruoso" "impío" fundador de los Legionarios Marcial Maciel que abuso sexualmente de jóvenes catolicos incluso violando a sus propios hijos y Juan Pablo II "lo defendió porque recibió malos consejos de los que estaban encubriendo a Maciel por varias razones y públicamente lo alabó ". Michael Voris Pidió oraciones por Bergoglio porque afirma que es claro que las personas que rodean a Bergoglio "tienen malas intenciones" y que el trabajo preparatorio fue realizado por otros y que la parte en que ellos colaboraron no habla por la Tradición de la Iglesia y que esos "hombres inescrupulosos" "tomaron ventaja" de Bergoglio ya que Bergoglio no tiene ni el conocimiento ni la experiencia en este tema y que la seudo-enciclica da soluciones que en ultima instancia incrementarían la pobreza en vez de solucionarla o empobrecerían mas a los que ya son pobres. Dijo que lo que importa es que los católicos no están obligados a creer nada fuera de las enseñanzas morales de la Iglesia sin importar quien lo proponga, incluso comparó con las revelaciones privadas que dijo que no "estamos obligados a creerlas" porque no son parte del depósito de la fe tampoco están obligados a creer las teorías del cambio climático propuesto por la ONU asociados a los programas de impuestos obligatorios porque obviamente ellos tampoco son parte del deposito de la fe y concluyó  pidiendo oraciones por la purificación de la Iglesia .


Sin embargo en la conclusión de Michael Voris hay dos problemas ya que Francisco fue también advertido publicamente en dos ocasiones por los científicos veteranos de la NASA  y su advertencia fueron ignoradas y segundo porque "Una encíclica" es una carta pública y formal que pertenece al magisterio ordinario del Sumo Pontífice y que expresa su enseñanza en materia de gran importancia. Con lo cual se demuesta que en sus enseñanzas contienen graves errores. Al ser claro que la seudo- encíclica  contienen graves errores debería ser removida de la pagina oficial del vaticano y no llevar la firma y el endorso de Bergoglio. De lo contrario queda evidencia de que el magisterio ordinario de Bergoglio es nulo y herético.



¿El cántico de las criaturas o el cántico de las imposturas?

 Escrito por Antonio Socci


[Traducido por J.E.F tomado de la pagina adelante la fe]


Nota: Los textos tachados papa  son de nuestra pagina ya que aqui no sufrimos de respetos humanos.
  
La situación de la Iglesia es dramática, con una Europa que abandona en masa la fe y la otra mitad del planeta persiguiendo o masacrando cristianos. Ante este panorama, ¿qué hace el Papa Bergoglio? ¿Publica una encíclica sobre la presencia de los cristianos en el mundo, su difícil situación y la libertad de conciencia? No. Publica una encíclica ecológica sobre la clasificación de residuos y la limpieza de los ríos.

Recuerda a la hilarante escena de Johnny Stecchino, en la que un automovilista de Palermo explica a Benigni cual es en realidad la grave y trágica plaga que afecta a la ciudad: “¡El tráfico!”.
 
GUSANOS Y CRISTIANOS
Resulta conmovedor ver a qué extremos de precisión llega el papa argentino en el mencionado documento preocupándose por la supervivencia de “las algas, los gusanos, los insectos, los reptiles”, especies que “suelen pasar desapercibidas” (nº 34). Por el contrario, a la incierta supervivencia de los cristianos perseguidos, torturados y deportados no se les dedica encíclica alguna. Son masacrados sin que nadie alce la voz para defenderlos.
¿Cómo se sentirán todos aquellos cristianos de Iraq, Pakistán, Corea del Norte, China o Nigeria que por no renegar de su fe han perdido su casa y su trabajo, han visto morir a seres queridos o han sido objeto de violación, tortura, crucifixión, decapitación o deportación, al leer la preocupación del Sumo Pontífice por la suerte que corren los gusanos y los reptiles?
Sabe Dios cómo se sentirán los cristianos que han tenido que huir de su pueblo y viven en campamentos de refugiados al leer que el papa dedica su encíclica a las especies animales que, por los nuevos cultivos y los embalses “no pueden migrar ni desplazarse libremente”.
Menos mal que tenemos un papa que se ocupa de esos animalitos y propone “la creación de corredores biológicos” para que esas especies puedan migrar con toda libertad.
¿Se ha ocupado alguna vez el Vaticano de Bergoglio de defender a las poblaciones cristianas amenazadas de exterminio? ¿O a los cristianos que desde hace años se pudren en cárceles por su fe?
Por ejemplo, Asia Bibi, la pobre madre paquistaní que lleva seis años recluida en una celda sucia y oscura con una condena a muerte sobre sus espaldas por el simple hecho de ser cristiana. En ningún momento ha hecho el Papa  Bergoglio la menor declaración a favor de ella solicitando su liberación, o por lo menos para pedir oraciones por ella.
 
 
EL VERDADERO SAN FRANCISCO
Esta larguísima encíclica (recordemos que el propio Bergoglio había criticado los extensos documentos episcopales) es una recopilación de los más triviales lugares comunes ecocatastrofistas.
Ennoblece las tesis ambientalistas más discutibles desde el punto de vista científico, como el origen humano del calentamiento global. Al consagrar estas tesis, la encíclica corre el riesgo de repetir el error del caso Galileo, es decir, de otorgar autoridad teológica a lo que no es más que una hipótesis científica, y muy dudosa.
Podría resultar más bien un “Cántico de las imposturas” que un “Cántico de las Criaturas”.
Si esa es la idea, ¿para qué reducir al pobre San Francisco de Asís a un monigote ecologista? Está demostrado que es de todo punto absurdo imaginar a un ecologista en el siglo XII, cuando el hombre carecía de la capacidad tecnológica que posee hoy y la naturaleza le imponía unas condiciones de vida sumamente rigurosas.
El Cántico de las criaturas que escribió S. Francisco es un himno bíblico que hace paráfrasis de los salmos para alabar a Dios y proclamar la bondad de la creación en una época en que los cátaros, haciéndose eco de las doctrinas gnósticas, consideraban malo todo lo creado.
En el himno de San Francisco, el bien supremo no es la protección del medio ambiente, sino la salvación eterna de las almas. Hasta tal punto es así que concluye advirtiendo del peligro de morir en pecado mortal porque conduce al suplicio sin fin del infierno (“Ay de aquellos que mueran en pecado mortal. Bienaventurados aquellos a los que [la muerta] encontrará en tu santísima voluntad, porque la muerte segunda no les hará mal”).
Por el contrario, en el bergoglismo no hay lugar para el pecado original, el pecado mortal, el purgatorio o el infierno, cuando la doctrina católica afirma que la salvación de las almas es la suprema ley de la Iglesia. Lo único que importa.
UNA SOLA ALMA
Digo más: a los ojos de Dios, la salvación de una sola alma es más valiosa que todo el universo natural (con perdón de los Verdes). Lo dice también Santo Tomás de Aquino: “El bien sobrenatural de uno solo es superior al bien natural de todo el universo” (Summa Theologiae I-II, q.113 a.9 ad 2).
Y el otro maestro supremo, San Agustín de Hipona, escribe: “La justificación del impío es una obra más grande que la creación del cielo y de la tierra, porque el cielo y la tierra pasarán, pero la salvación y justificación de los elegidos no pasará jamás” (In Evang. Johan., 72,3).
¿En qué se funda esta doctrina? En el Evangelio mismo, donde Jesús dice precisamente: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt. 24,35).
Refiriéndose a la actitud de Cristo para con los seres humanos, los Evangelios dicen con frecuencia: “Tuvo compasión”. Este pesar íntimo por todos los seres humanos que le brotaba del fondo del corazón a Jesús revela la concepción de la realidad que caracteriza al Salvador.
Puede definirse así: para Él, “el mundo entero no vale tanto como la más minúscula persona” (Luigi Giussani, All’origine della pretesa cristiana). Ciertamente Dios ha venido a morir por cada uno de los hombres, y de una muerte ignominiosa. A los ojos de Él, un insignificante y desconocido ser humano vale la muerte de cruz de su único Hijo.
Al fin y al cabo, ya en el Génesis el Creador otorga al hombre la realeza sobre el universo. Es sabido que para los modernos conceptos ecologistas este decreto sagrado es insoportable, porque invierten la jerarquía bíblica de valores colocando al hombre en el mismo plano que las otras especies vivientes. O peor aún, hay quienes consideran al hombre como el cáncer del planeta.
¿LA DEGRADACIÓN DEL HOMBRE?
Hasta ahora, la Iglesia se oponía a esta ideología verde. Pero en la encíclica bergogliana hay un pasaje que deja perplejo. No sólo porque cita como autoridad a Teilhard de Chardin, sino porque llega a afirmar: “El fin último de las demás criaturas no somos nosotros” (nº 83).
Sin embargo, este concepto es todo lo contrario de lo que afirma el Concilio Vaticano II. La Constitución Gaudium et spes de hecho declara: “Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos” (nº 12).
Por su parte, el Catecismo dice: “Dios creó todo para el hombre, pero el hombre fue creado para amar y servir a Dios y para ofrecerle toda la creación” (nº 358).
El Catecismo cita a San Juan Crisóstomo: “¿Cuál es, pues, el ser que va a venir a la existencia rodeado de semejante consideración? Es el hombre, grande y admirable figura viviente, más precioso a los ojos de Dios que la creación entera; es el hombre, para él existen el cielo y la tierra, el mar y la totalidad de la creación, y Dios ha dado tanta importancia a su salvación que no ha perdonado a su único Hijo por él. Porque Dios no ha cesado de hacer todo lo posible para que el hombre subiera hasta Él y se sentara a su derecha” (Sermones in Genesim, 2, 1: PG 54, 587-588).
Con esta encíclica, el Papa Bergoglio corre el riesgo de dar una terrible señal de rendición a la agenda de Obama, a la del pensamiento dominante que tiene una clara connotación neopagana, anticristiana y antihumana.
No sé si Bergoglio se da cuenta de la confusión a la que está llevando a la Iglesia (y no sólo con el Sínodo). La verdad es que en las últimas semanas ha habido muy buenas intervenciones del Papa sobre temas como la familia, el hombre y la mujer y la colonización imperialista de la ideología de género.
Habrían sido unas consideraciones perfectas para esta encíclica en la línea de la “ecología humana” de Benedicto XVI. Desgraciadamente, ha tomado otro camino. Esperemos que sea una moda pasajera.
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...