lunes, 8 de junio de 2015

Bergoglio promovió el Sacrilegio contra la Eucaristía el mismo domingo del Corpus Chisti.






San Remigio:

«¡Ay también de todos los que se acercan a la sagrada mesa con maligna y manchada conciencia! Porque aunque no entreguen al Salvador a los judíos para que lo crucifiquen, lo entregan como alimento a sus inicuos miembros. Y para explicarlo más añade: “Más le valiera a aquel hombre no haber nacido”.»  (Catena Aurea)

San Beda, in Marcum 4, 43:

«Todavía hoy resuena, y resonará para siempre ese ¡ay! por aquel hombre que se acerca maligno a la mesa del Señor. Porque, a imitación de Judas, entrega al Hijo del hombre, no a los pecadores judíos, sino a sus propios miembros pecadores. “Mejor sería para el tal hombre el no haber nacido”.» (Catena Aurea)



Por esto mismo Bergoglio permitió en la parodia de la misa del Jueves Santo que el sacerdote le dieran la comunión al travesti.
 
 

Las palabras de San Agustín nos recuerda como terminan  los que cometen  Sacrilegio: “San Pedro y Judas participaron de un mismo pan, pero San Pedro recibió la vida y Judas la muerte.”

 San Juan Crisóstomo:
“Y esto lo demuestra San Juan diciendo: "Que después de esto, Satanás entró en él". Su pecado se agravó, porque se había acercado al sacramento con conciencia manchada, y al acercarse no mejoró en su conciencia, ni por el temor, ni por el beneficio, ni por el honor. ” Homiliae in Matthaeum, hom. 82,1

San Agustín, in Ioannem 27, 11
“No comamos, por lo tanto, la carne de Jesucristo en el sacramento únicamente (lo que hacen muchos malos), y comámosle hasta participar de su espíritu para que vivamos como miembros en el cuerpo del Señor, para que nos alimentemos de su espíritu.”
 
San Juan Crisóstomo, Homiliae 83, in Matthaeum
“Cuando el que participa de tan elevados misterios no se convierte, su culpa es mucho mayor, ya sea porque se ha acercado a los misterios con mala intención, ya sea porque habiéndose acercado a estos misterios no la ha cambiado, ni por el miedo, ni por la dicha, ni por el premio. ”
 
 
 

Estos ministros de Lucifer  son unos Asesinos de Almas como les llama nuestro Senor Jesucristo por medio de Santa Brigida. «Quien come el pan o bebe el cáliz del Señor indignamente comete un pecado contra el cuerpo y la sangre del Señor (...) , come y bebe su propia condenación » (1 Cor 11, 27, 29).
 
La Eucaristía No es un rito supersticioso - comulgar fuera del estado de gracias es un sacrilegio.

 


CAN. XI. Si alguno dijere, que sola la fe es preparación suficiente para recibir el sacramento de la santísima Eucaristía; sea excomulgado. Y para que no se reciba indignamente tan grande Sacramento, y por consecuencia cause muerte y condenación; establece y declara el mismo santo Concilio, que los que se sienten gravados con conciencia de pecado mortal, por contritos que se crean, deben para recibirlo, anticipar necesariamente la confesión sacramental, habiendo confesor. Y si alguno presumiere enseñar, predicar o afirmar con pertinacia lo contrario, o también defenderlo en disputas públicas, quede por el mismo caso excomulgado.
Y sobre la contrición como requisito para recibir la absolución sacramental:
La Contrición, que tiene el primer lugar entre los actos del penitente ya mencionado, es un intenso dolor y detestación del pecado cometido, con propósito de no pecar en adelante. En todos tiempos ha sido necesario este movimiento de Contrición, para alcanzar el perdón de los pecados; y en el hombre que ha delinquido después del Bautismo, lo va últimamente preparando hasta lograr la remisión de sus culpas, si se agrega a la Contrición la confianza en la divina misericordia, y el propósito de hacer cuantas cosas se requieren para recibir bien este Sacramento. Declara, pues, el santo Concilio, que esta Contrición incluye no sólo la separación del pecado, y el propósito y principio efectivo de una vida nueva, sino también el aborrecimiento de la antigua, según aquellas palabras de la Escritura: Echad de vosotros todas vuestras iniquidades con las que habéis prevaricado; y formaos un corazón nuevo, y un espíritu nuevo.


Quien comiere este pan, o bebiere el cáliz del Señor indignamente, reo será del cuerpo y de la sangre del Señor [...], porque quien lo come y bebe indignamente se traga y bebe su propia condenación.] Cor 11, 27-29.
#310 – SACRILEGIO
"Como en todos los sagrados misterios… ninguno puede compararse con… la Eucaristía, así mismo no existe peor castigo proveniente de Dios al cual se le debe temer para crimen alguno, que para el uso profano o irreligioso que hagan los fieles de aquello que contenga… el mismísimo Autor y Fuente de santidad." – Catecismo del Concilio de Trento (De Euch., v.i)

El  Sacrilegios contra la Santa Eucaristía  es lo que ocasiona la abominación de la desolación.

 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario