R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

domingo, 16 de agosto de 2020

Consejos del Rey San Esteban de Hungría a su hijo Emerico para alcanzar la santidad



San Esteban fue rey de Hungría y esposo de la Beata Gisela de Baviera. San Esteban tuvo otros hijos que murieron a edad temprana, el único  heredero era San Emerico, a quien el monarca dio los siguientes consejos para convertirse en un buen gobernante y un hombre santo, aconsejándole sobre todo que permaneciera fiel a la fe católica, la protegiera y la difundiera.  Le recomendó huir de toda impureza sexual y del orgullo.
Su hijo Emerico  puso en practica los consejos de su padre y alcanzó  la santidad aunque nunca llegó a gobernar porque desafortunadamente murió en un accidente durante una cacería. Cuando el Rey se enteró  de la noticia exclamó: "Dios le amaba, por eso me lo quitó tan pronto". El príncipe fue sepultado en la iglesia de Szckesfehervar y, en su sepulcro se obraron numerosos milagros.

 
 
1.- Conserva la fe:
“En primer lugar, te ordeno, te aconsejo, te recomiendo, hijo amadísimo, si deseas honrar la corona real, que conserves la fe católica y apostólica con tal diligencia y desvelo que sirvas de ejemplo a todos los súbditos que Dios te ha dado, y que todos los varones eclesiásticos puedan con razón llamarte hombre de auténtica vida cristiana, sin la cual ten por cierto que no mereces el nombre de cristiano o de hijo de la Iglesia”.
 
2.- Custodia y protege la Fe católica:
“En el palacio real, después de la fe ocupa el segundo lugar la Iglesia, plantada primero por Cristo, nuestra cabeza, trasplantada luego y firmemente edificada por sus miembros, los apóstoles y los santos padres, y difundida por todo el orbe. Y, aunque continuamente engendra nuevos hijos, en ciertos lugares ya es considerada como antigua”.
“En nuestro reino, hijo amadísimo, debe considerarse aún joven y reciente, y, por esto, necesita una especial vigilancia y protección; que este don, que la divina clemencia nos ha concedido sin merecerlo, no llegue a ser destruido o aniquilado por tu desidia, por tu pereza o por tu negligencia”.
3.- Trata bien a todos
“Hijo mío amantísimo, dulzura de mi corazón, esperanza de una descendencia futura, te ruego, te mando que siempre y en toda ocasión, apoyado en tus buenos sentimientos, seas benigno no sólo con los hombres de alcurnia o con los jefes, los ricos y los del país, sino también con los extranjeros y con todos los que recurran a ti. Porque el fruto de esta benignidad será la máxima felicidad para ti”.
 
4.- Ten compasión  y misericordia
 
“Sé compasivo con todos los que sufren injustamente, recordando siempre en lo íntimo del corazón aquella máxima del Señor: Misericordia quiero y no sacrificios. Sé paciente con todos, con los poderosos y con los que no lo son”.
5.- Sé Fuerte
“Sé, finalmente, fuerte; que no te ensoberbezca la prosperidad ni te desanime la adversidad.

6. Sé humilde
Sé también humilde, para que Dios te ensalce, ahora y en el futuro.

7. Juzga con Justicia
Sé moderado, y no te excedas en el castigo o la condena. Sé manso, sin oponerte nunca a la justicia.

8. Sé honesto, de manera que nunca seas para nadie, voluntariamente, motivo de vergüenza.

9. Sé Casto
“ Sé púdico, evitando la pestilencia de la lujuria como un aguijón de muerte”.

10. Sé Santo (para heredar la vida eterna)
“Todas estas cosas que te he indicado someramente son las que componen la corona real; sin ellas nadie es capaz de reinar en este mundo ni de llegar al reino eterno”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Rezar 100 Avemarías en latín en la Fiesta de la Asunción por una necesidad urgente

  Según una tradición durante la fiesta de la asunción se rezan 100 Avemarías pidiéndole a la virgen que durante su fiesta nos conceda el fa...