R. Señor, danos sacerdotes santos.
V. Para que nos acompañen a la hora de nuestra muerte, y ofrezcan la Santa Misa por nosotros



♰♰♰

sábado, 2 de febrero de 2019

Comunión espiritual del Primer Sábado en reparación por las blasfemias cometidas contra la Virgen en la parodia blasfema de la JMJ en Panamá


Ofreceremos la comunión espiritual de este Primer Sábado del Mes para reparar las blasfemias cometidas contra la  Virgen María  en ataque de los dogmas marianos durante la JMJ en el Estadio Rommel Fernández en Panamá, que fueron apoyadas por el heresiarca Jorge Mario Bergoglio que se rebela abiertamente contra las leyes de Dios y contra los dogmas marianos. 
 
 
 
 Parodia blasfema de la anunciación en el Estadio Rommel Fernández durante la JMJ Panamá 2019
 
 
Profecía de San Francisco de Asís: La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.”




 
La Comunión Reparadora de los Cinco Primeros Sábados
pedida por Nuestra Señora de Fátima

 “Vendré a pedir la comunión reparadora de los primeros sábados”.



El día 10 de diciembre de 1925, la Santísima Virgen, teniendo a su lado al Niño Jesús sobre una nube luminosa, se apareció a la Hna. Lucía en su celda, en la Casa de las Doroteas de Pontevedra. Poniéndole la mano en el hombro, le mostró un corazón rodeado de espinas, que tenía en la otra mano. El Niño Jesús, señalándolo, exhortó a la vidente con las siguientes palabras: "Ten pena del Corazón de tu Santísima Madre, que está rodeado con las espinas que los hombres ingratos constantemente le clavan, sin haber quién haga un acto de reparación para quitárselas".
 Más adelante, la Virgen añadió:
"Mira, hija mía, mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos, a cada momento, me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, haz algo por consolarme y di que a todos aquellos que durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la sagrada comunión, recen el rosario y me acompañen quince minutos meditando sus misterios con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación".



 
 No te hagas participes de los apostatas allí no está presente Dios.
 
https://adoracionyliberacion.com/2019/02/02/exclusiva-la-burla-llevada-al-extremo-misa-del-obispo-auxiliar-de-merlo-moreno-durante-la-jmj-en-una-playa-en-panos-menores-con-amigos-y-senoritas/



Recuerden hermanos que en esta pagina solamente le recomendamos asistir a la misa en Latín de sacerdotes católicos que prediquen la Sana Doctrina y que estén en contra del aborto y de la homosexualidad porque entonces no estarían reparando si por el contrario se están haciendo participes y cómplices de la gran apostasía actual.


Tampoco comulgues en pecado Mortal porque entonces comes y bebes tu propia condenación.



Los tres pasos de la comunión espiritual
Fuente Catholic.net-religión en libertad.

El concepto es sencillo: comulgar espiritualmente consiste en desear comulgar sacramentalmente, alimentando ese deseo con los mismos afectos y determinaciones con que nos preparamos a hacerlo en la misa. Pero una idea tan simple envuelve un misterio infinito, sobre el que llamó la atención Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica: "Comer espiritualmente a Cristo es también recibir espiritualmente el sacramento". Es decir, que puede producir los mismos frutos, aunque no ex opere operato (por la misma fuerza del sacramento) sino ex opere operantis (según las disposiciones del fiel).
De ahí que el Concilio de Trento la recomendara en tiempos en que la negación luterana de la transustanciación había enfriado o extirpado la devoción eucarística.

 

 

Asimismo lo hicieron San Francisco de Sales y San Alfonso María de Ligorio, dos grandes maestros de la vida moral, cuando los estragos de la Reforma, primero, y la fiebre de la desviación jansenista con su rigorismo extremo, después, alejaban a los cristianos de su alimento natural.

No está prescrita ninguna oración específica, pero sí son precisos tres pasos.

Primero, un acto de fe en la presencia real de Cristo bajo las especies eucarísticas. Segundo, el deseo de tomarlo sacramentalmente y unirse en intimidad con Él. Y tercero, la petición de alcanzar las mismas gracias que si nos la diera el sacerdote.

Si se cumplen estos requisitos, pueden ganarse las indulgencias que la Iglesia otorga a quienes practican esta devoción, aunque es requisito para esto último, como es obvio, el estado de gracia.

Y con la frecuencia que se desee: "Cualquier devoto puede cada día y cada hora comulgar espiritualmente con fruto" si tiene "buena voluntad y devota intención" de hacerlo sacramentalmente, dice Tomás de Kempis en la Imitación de Cristo.
 
Fórmula de San Alfonso María de Ligorio para la Comunión Espiritual

Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar.
Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma.
Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado,
venid a lo menos espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno todo a Vos.
No permitáis, Señor, que jamás me separe de Vos. Amén.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Los encubridores de Bergoglio se han unido pasiva o activamente a su rebelión contra la Ley de Dios que condena la sodomía y sus variadas perversiones

  Este video del periodista católico Arturo muestra un clip de un vídeo donde el activista homosexual Jorge Bergoglio coludido con la indust...