viernes, 1 de enero de 2016

La secta herética de Bergoglio ataca a la Virgen María

El deber de un buen católico consiste en defender el honor de la  Santísima  Madre de Dios y madre nuestra que actualmente está siendo pisoteado sin temor alguno por la secta herética que lidera Bergoglio. El martirio consiste en defender el Evangelio de Nuestro Señor  Jesucristo  incluso arriesgando nuestra vida al precio de derramar la Sangre si es necesario. 
Si alguno de ustedes fuera invitado a una ceremonia donde se mancha el honor de la Santísima Virgen  y no se levanta indignado y alza su voz en protesta significaría que esa persona niega públicamente su fe católica  y peca gravemente por no dar testimonio público de ella o que es un cobarde  que se niega a defender la Verdad y se hace cómplice  con los que desprecian a la Santísima Virgen María.  Para los que todavía no quieren reconocer que la Iglesia se ha quedado sin un legítimo  Pastor que la guie en el Santo Temor del Señor  y que defienda los derechos de Dios y el honor de la Santísima Virgen María; pues bien en la pasada tercera "predicación" de Adviento; el apóstata Capuchino predicador de la “Casa Pontificia”  el  sacerdote  Raniero Cantalamessa   atacó sin temor alguno de ser excomulgado la devoción que le debemos a la Santísima Virgen María  ; pues evidentemente el si sabe  que su secta se ha infiltrado en la Iglesia y que ellos se han tomado el poder. Por eso vemos como estos herejes sin ningún obstáculo  profanan  abiertamente  la Casa de Dios y desafían su Santa Ley .


Es obvio que un hereje no puede combatir la herejía. Bergoglio no es papa porque pertenece a un grupo de herejes que conspiraron  en contra de las enseñanzas morales de la   Iglesia Católica y fue inválidamente elegido  en un conclave fraudulento.


El Padre Paul Kramer explicó :
“El antipapa y sus colaboradores apóstatas serán, como dijo la Hermana Lucía, partidarios del demonio, los que trabajarán para el mal sin tener miedo de nada”.

Santa Hildegarda de Bingen advirtió que en el tiempo del hijo de la perdición los herejes no tendrían temor alguno de difundir abiertamente sus herejías:
“Entonces surgirá de pronto una agitación de las herejías y confusiones dentro de la Iglesia.”


“Las herejías serán tales, que los herejes podrán predicar abiertamente y en plena seguridad sus erróneas creencias. La duda y la incertidumbre en la fe católica de los cristianos aumentarán tanto, que las gentes dudarán a qué Dios dirigirse. ” “ El tiempo en que la excelencia de la Iglesia sea dispersada y hollada la verdadera fe, lo que denominamos como apostasía, cosa que ocurrirá en el tiempo del hijo perverso...cuando todos reconozcan que ése, el pecador que representa y recoge en sí todos los pecados, es el hombre del pecado, porque desde su primera aparición estará todo él lleno de pecados, y será conocido como el hijo de la perdición más cruel, ya que será inmoral en todo y les enseñará a los hombres cosas contrarias a Dios.”
“Todos ésos adorarán pues a la bestia desgraciada, es decir al hombre de la perdición, y abandonando la fe de Dios omnipotente proclamarán que no hay ningún obstáculo en desobedecer sus preceptos.”





El apóstata Raniero Cantalamessa desafió  abiertamente a la Iglesia católica y atacó  a la Mariología:
 
1. La mariología de la Lumen Gentium
No es este el lugar para hacer una revisión histórica, quiero solamente decir cuál camino me parece la salida de esta triste situación sobre María. Tal camino pasa por un sincero reconocimiento por parte de nosotros los católicos por el hecho de que muchas veces, en los últimos siglos, hemos contribuido a volver a María inaceptable a los hermanos protestantes, honrándola a veces de manera exagerada y desconsiderada, y sobre todo no colocando tal devoción dentro de un cuadro bíblico bien claro que dejara ver su rol subordinado respecto a la Palabra de Dios, al Espíritu Santo y al mismo Jesús. La mariología en los últimos siglos se había vuelto una fábrica continua de nuevos títulos, nuevas devociones, muchas veces en polémica con los protestantes usando a veces a María -¡nuestra madre común!- como un arma contra ellos. 18 de Diciembre 2015 Tercer predicación de Adviento.
 

 
En síntesis Cantalamesa es un traidor y Bergoglio es su cómplice.
 
San Luis María Grignión de Monfort explica dentro de las deformaciones del culto de María 7 tipos de falsos devotos.
Catalamesa es un falso devoto:
Su falsa devoción se encuentra entre los devotos críticos, los devotos escrupulosos y entre los presuntuosos «que bajo el oropel de una falsa devoción a la Santísima Virgen, viven encenagados en el pecado,... responde que Dios es bondad y misericordia; que no nos ha creado para perdición; que no hay hombre que no peque.»
 
«Los devotos críticos:  por lo común, sabios orgullosos, engreídos y pagados de sí mismos, que en el fondo tienen alguna devoción a la Santísima Virgen, pero critican casi todas las formas de piedad con las que las gentes sencillas honran ingenua y santamente a esta buena Madre, sólo porque no se acomodan a sus fantasías...Esta clase de falsos devotos y gente orgullosa y mundana es mucho de temer: hace un daño incalculable a la devoción a la Santísima Virgen, alejado de Ella definitivamente a los pueblos so pretexto de desterrar abusos.
«Los devotos escrupulosos son personas que temen deshonrar al Hijo al honrar a la Madre, rebajar al Uno al honrar a la Otra. No pueden tolerar que se tributen a la Santísima Virgen las justísimas alabanzas que le prodigaron los Santos Padres. Toleran penosamente que haya más personas arrodilladas ante un altar de María que delante del Santísimo Sacramento, ¡como si esto fuera contrario a aquello o si los que oran a la Santísima Virgen, no orasen a Jesucristo por medio de Ella! No quieren que se hable con tanta frecuencia de la Madre de Dios ni que los fieles acudan a Ella tantas veces.
Oigamos algunas de sus expresiones más frecuentes: "¿De qué sirven tantos Rosarios? ¿Tantas congregaciones y devociones exteriores a la Santísima Virgen? ¡Cuánta ignorancia hay en tales prácticas! ¡Esto es poner en ridículo nuestra religión! ¡Hábleme más bien de los devotos de Jesucristo! Y, al pronunciar frecuentemente este nombre, lo digo entre paréntesis, no se descubren. Hay que recurrir solamente a Jesucristo. El es nuestro único mediador. Hay que predicar a Jesucristo: ¡esto es lo sólido!"
Y lo que dicen es verdad en cierto sentido. Pero, la aplicación que hacen de ello para combatir la devoción a la Santísima Virgen es muy peligrosa, es un lazo sutil del espíritu maligno, pretexto de un bien mayor. Porque ¡nunca se honra tanto a Jesucristo como cuando se honra a la Santísima Virgen! Efectivamente, si se la honra, es para honrar más perfectamente a Jesucristo y si vamos a Ella, es para encontrar el camino que nos lleve a la meta, que es Jesucristo.»

 

 
Observen lo que dice un verdadero hijo de María .
 
San Juan Berchmans  hizo el voto de defender la Inmaculada Concepción de María, voto que lo firmó con su sangre.
«Si amo a María, decía, tengo segura mi salvación». 
Máximas:« No estoy seguro de mi salvación, si no profeso un verdadero y filial amor a la virgen.»«  No me avergonzare de ser tenido por persona espiritual y devota.»
 
 
Hermanos como advirtió Sor Lucía ante el Padre Agustín Fuentes  1957 :
 
 “El demonio está librando una batalla decisiva contra la Virgen y una batalla decisiva, es una batalla final en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio.” 


Sor Lucía  definió este rechazó de los últimos remedios como el pecado contra el Espiritu Santo.
 
 
Los últimos remedios.  <<Lo segundo, porque me dijo, tanto a mis primos como a mi, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María; y al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros. 
El pecado contra el Espíritu Santo. <<Y tercero, porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos en nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, Su Santísima Madre. Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo; que consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos; y también porque Nuestro Señor es muy bien hijo; y no permite que ofendamos y despreciemos a su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que con ejemplos terribles nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de su Santísima Madre.>> 
 
Entonces hermano católico te exhorto y  te ánimo  a que tomes  tu puesto en este campo de batalla y te unas con nosotros  al ejercito de Jesucristo bajo el estandarte de la Virgen María  y defiendas su honor cuando veas que estos herejes sin temor la atacan.
 
Te invito a que hoy en su fiesta en donde celebramos el dogma mariano de la maternidad divina bajo el título  María  Madre de Dios (Theotokos)  hagas este acto de consagración:  
 
San Juan Berchmans
Santísima, Madre de Dios y Virgen María  te elijo en este día como mi reina, patrona, y abogada y firmemente resuelvo  y hago  el propósito de nunca abandónate, de nunca  decir o hacer algo en tu contra, ni  permitir que otros te deshonren. Recibirme, entonces, yo me consagro como tu siervo perpetuo; asistirme en todas mis acciones y no me abandones en la hora de mi muerte. Amén.




Act of Consecration By St John Berchmans Most Holy Mary, Mother of God, and Virgin I choose thee this day for my queen, patron, and advocate, and firmly resolve and purpose never to abandon thee, never to say or do anything against thee, nor to permit that aught be done by others to dishonor thee. Receive me, then, I conjure thee, as thy perpetual servant; assist me in all my actions and do not abandon me at the hour of my death.   Amen.


(Indulgence of 300 days for each recitation.)
Pius X, Nov. 17, 1906.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...