martes, 26 de enero de 2016

Un hereje no puede dar una bendición sacerdotal, blasfemia e indiferentismo religioso.

 
Apostata Bergoglio simulando una bendición junto a cismático y un hereje.





5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes o cismáticos. Papa Pablo IV  Cum Ex Apostolatus Officio.
 

 
Un hereje confirmando a otro hereje.




Bergoglio en rebelión contra las disposiciones de la  Iglesia católica incitó   a un hereje anglicano a dar un  bendición invalida, promoviendo con ello la herejía del indiferentismo religioso que es una forma radical de ateísmo y la mayor blasfemia contra Dios.




 

El beso de Judas el Traidor. Lucas 22:48 




Código de Derecho Canónico

•Se prohíbe al excomulgado celebrar los sacramentales

 


El apóstata de la fe, el hereje o el cismático incurren en excomunión latae sententiae. […] Se prohíbe al excomulgado: tener cualquier participación ministerial en la celebración del Sacrificio Eucarístico o en cualesquiera otras ceremonias de culto; celebrar los sacramentos o sacramentales y recibir los sacramentos; desempeñar oficios, ministerios o cargos eclesiásticos, o realizar actos de régimen. (Código de Derecho Canónico, can. 1364, §1; can. 1331, §1)

Sínodo de Letrán
Condenación a quien no rechaza a los herejes.

Si alguno, de acuerdo con los santos Padres, a una voz con nosotros y con la misma fe, no rechaza y anatematiza, de alma y de boca, a todos los nefandísimos herejes con todos sus impíos escritos hasta el último ápice, a los que rechaza y anatematiza la santa Iglesia de Dios, católica y apostólica, esto es, los cinco santos y universales Concilios, y a una voz con ellos todos los probados Padres de la Iglesia —esto es, a Sabelio, Arrio, Eunomio, Macedonio, Apolinar, Polemón, Eutiques, Dioscuro, Timoteo Eluro, Severo, Teodosio, Coluto, Temistio, Pablo de Samosata, Diodoro, Teodoro, Nestorio, Teodulo el Persa, Orígenes, Dídimo, Evagrio, y en una palabra, a todos los demás herejes— […], ese tal sea condenado. (Denzinger-Hünermann 518-520. Sínodo de Letrán, Quinta sesión, Condena de los errores acerca de la Trinidad y de Cristo, can. 18, 31 de octubre de 649)
 
León XIII
Las ordenaciones anglicanas son absolutamente inválidas y totalmente nulas.
 
San Agustín: “hacerse hereje equivale a ser amputado, y el espíritu no sigue a un miembro amputado.” Santo Tomás: “Prohíbe la Iglesia a los fieles el trato con los infieles que se apartan de la fe recibida.”

Papa Inocencio III, Eius ejemplo, 18 de diciembre de 1208:
“De corazón creemos y con la boca confesamos una sola Iglesia, no de herejes, sino la Santa, Romana, Católica y Apostólica, fuera de la cual creemos que nadie se salva”

 
 

 
 
 


Daniel 8:12  
Según Bergoglio, el hombre sin Ley,  los herejes anglicanos tampoco necesitan convertirse, Bergoglio en su rebelión contra la Iglesia le enseña a los herejes que ellos no necesitan convertirse sino  que la que se tiene que arrodillar ante ellos y necesita convertirse, cambiar y arrepentirse es la Iglesia ; este hombre de pecado se presenta ante los  herejes como su dios y seudo- mesías "misericordioso"  que les ofrece una solución aparente a cambio de la apostasía de la Verdad; pisoteando las leyes de Dios y de la Iglesia católica.

Recuerden que el apóstata Bergoglio  persuadió a su amigo herético anglicano Tony Palmer a no convertirse, y después de  morir en un accidente Bergoglio mandó a enterrarlo como obispo católico.

La masonería está llevando a cabo su malvado plan con la instalación del ídolo Bergoglio , el falso papa que esta sentado en el Templo usurpando el lugar de Dios y haciéndose adorar como si fuera un dios.

 
 

La idolatría es un grave pecado contra el Primer Mandamiento.

Alta Vendita \ documento masónico: "Dentro de cien años... Los Obispos y sacerdotes pensarán que están marchando detrás de la bandera de las llaves de Pedro cuando en realidad van a seguir nuestra bandera... Las reformas tendrán que ser impuesta en nombre de la obediencia . "
El 3 de abril de 1844, un líder de la Alta Venta nombrado Nubius escribió una carta a otro masón de alta posición. La carta habló un vez más sobre el plan de infiltrar a la Iglesia Católica, y el intento de poner a un «Papa» masón, que promoverá la religión de la masonería.
El Mason J.M. Jourdan en su libro de 1908, el ecumenismo,  indica: "El objetivo ya no es la destrucción de la Iglesia, sino más bien hacer uso de ella por medio de la infiltración ."
El Masón Eliph Levi reveló  el plan masónico  en 1862 del falso papa: "... va a declarar que todas las excomuniones son levantadas y todos los anatemas se retraen, cuando todos los cristianos se unirán dentro de la Iglesia, cuando los Judíos y musulmanes va ser bendecido y llamado de nuevo a ella... ella permitirá que todas las sectas se acerquen a ella por grados y abrazará a toda la humanidad en la comunión de su "amor y oraciones". Luego, los protestantes ya no existirán contra quien van a ser capaces de protestar ? el soberano pontífice será entonces verdaderamente el rey del mundo religioso, y él hará lo que quiera con todas las naciones de la tierra. "





Todos estos herejes tienen a Bergoglio como su dios , quien los confirma en su rebelión y desobediencia a Jesucristo.


 

 
Las Sagradas Escrituras nos enseña  que:
Quien recibe a un hereje se hace cómplice de sus malas acciones.
 
 
 
 
 
 


Podrá parecer que dichos “pancristianos”, tan atentos a unir las iglesias, persiguen el fin nobilísimo de fomentar la caridad entre todos los cristianos, pero, ¿como es posible que la caridad redunde en daño de la fe? Nadie, ciertamente, ignora que San Juan, el Apóstol mismo de la caridad, […] prohibió absolutamente todo trato y comunicación con aquellos que no profesasen, íntegra y pura, la doctrina de Jesucristo: Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, y ni siquiera le saludéis. Siendo, pues, la fe integra y sincera, como fundamento y raíz de la caridad, necesario es que los discípulos de Cristo estén unidos principalmente con el vínculo de la unidad de fe. Por tanto, ¿como es posible imaginar una confederación cristiana, cada uno de cuyos miembros pueda, hasta en materias de fe, conservar su sentir y juicio propios aunque contradigan al juicio y sentir de los demás? ¿y de qué manera, si se nos quiere decir, podrían formar una sola y misma asociación de fieles los hombres que defienden doctrinas contrarias, como, por ejemplo, los que afirman y los que niegan que la sagrada Tradición es fuente genuina de la divina Revelación; los que consideran de institución divina la jerarquía eclesiástica, formada de Obispos, presbíteros y servidores del altar, y los que afirman que esa jerarquía se ha introducido poco a poco por las circunstancias de tiempos y de cosas; los que adoran a Cristo realmente presente en la Sagrada Eucaristía por la maravillosa conversión del pan y del vino, llamada “transubstanciación”, y los que afirman que el Cuerpo de Cristo esta allí presente solo por la fe, o por el signo y virtud del Sacramento; los que en la misma Eucaristía reconocen su doble naturaleza de sacramento y sacrificio, y los que sostienen que solo es un recuerdo o conmemoración de la Cena del Señor; los que estiman buena y útil la suplicante invocación de los Santos que reinan con Cristo, sobre todo de la Virgen María Madre de Dios, y la veneración de sus imágenes, y los que pretenden que tal culto es ilícito por ser contrario al honor del único Mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo? (Pío XI. Encíclica Mortalium animos, n. 13-14, 6 de enero de 1928)

 
  • Fuera de la Iglesia no hay salvación aun para quien derramare su sangre por Cristo

En rebelión contra la Iglesia católica Bergoglio en África  se arrodilló  delante de los heréticos  anglicanos asesinados.

 
 
Papa León XIII, Satis Cognitum (# 9), 29 de junio de 1896: “Tal ha sido constantemente la costumbre de la Iglesia, apoyada por el juicio unánime de los Santos Padres, que siempre han mirado como excluido de la comunión católica y fuera de la iglesia a cualquiera que se separe en lo más mínimo de la doctrina enseñada por el magisterio auténtico”
 
 
“pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.”
Profecía de San Francisco de Asís.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario