miércoles, 10 de febrero de 2016

Arrepiéntete de creer en la doctrina de demonios que predica Bergoglio y conviértete creyendo en el Evangelio de Jesucristo.

 
“(La Cuaresma) ha de consistir mucho más en la privación de nuestros vicios que en la de los alimentos” (San León Magno  Sermón 6 , 1).

En el Antiguo Testamento cuando un pueblo se convertía a Dios se cubría de sayal y de cenizas como Nínive: “El rey de Nínive se levantó, se despojó de su vestido, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza” (Jon 3, 6).
También fue utilizada como signo de duelo expiatorio ante Dios:
Como cuando el rey Asuero emitió un decreto de exterminio del pueblo hebreo: “Apenas Mardoqueo supo lo que pasaba, rasgó sus vestidos, se vistió de sayal y ceniza y salió por la ciudad lanzando grandes gemidos” (Ester 4, 1).
 
Job: “Me derribó en el lodo y soy semejante al polvo y a la ceniza” (30, 19).
 
La ceniza es signo de purificación, de santidad y de penitencia.
El hombre viejo debe ser reducido a cenizas para que pueda nacer el hombre nuevo. Por eso la señal del hombre nuevo es que se niega a si mismo y crucificando al pecado para poder seguir a Jesucristo. Por eso la doctrina de Dios consiste en abandonar el pecado para poder seguir a Dios.

Romanos 6:6
Sabemos que lo que antes éramos fue crucificado con Cristo, para que el poder de nuestra naturaleza pecadora quedara destruido y ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado.

Dile no a la fiesta pagana del carnaval


El Señor Yavé de los ejércitos los invitaba aquel día a llorar y lamentar sus pecados, a cortarse el pelo y a vestirse con un saco. Pero prefirieron reír y divertirse. Mataron bueyes y degollaron ovejas, comieron carne y bebieron vino: Comamos y bebamos, que mañana moriremos.” Ahora bien, Yavé de los ejércitos me ha comunicado esto: “Esta falta sólo será pagada por su muerte.” " (Is 22, 12-14)


“El sacrificio más acepto a Dios es el arrancar de nuestro corazón los afectos terrenos y los vicios: en esto consiste el verdadero culto.” (San Clemente, sent. 13, lib. 5, Tric. T. 1, p. 125.)"
 
 
El Falso Papa o Falso Profeta predica la Doctrina de Demonios que es contraria al Evangelio de Jesucristo.
 
“También se perderá el que adore los escritos de este hombre perdido, tributándole culto, y quien conserve en su corazón los escritos de Satanás, que fue echado por Dios ya que quiso ser Dios.”  El Hijo de Perdición (Falso Profeta) descrito por Santa Hildegarda de Bingen
 
La Doctrina de Jesucristo se basa en el arrepentimiento.

La Verdadera Iglesia católica obedece el verdadero Evangelio de Jesucristo.
San Jerónimo
El reino de Dios es la Iglesia, la cual es regida por Dios, y ella rige a los hombres, destruyendo los vicios y lo que le es contrario.
 
Por eso Juan el Bautista y Jesucristo comenzaron llamando al arrepentimiento.
“El que me sigue no camina a oscuras”, dice el Señor (Jn 8, 12).
La única señal de que seguimos a Jesucristo es el abandono del pecado. De lo contrario la persona se engaña a si misma y no anda en el camino del Señor  sino fuera de el. Por eso el Profeta Isaías  dice que el camino de santidad es sólo para el que ande en el. Y en el camino de Dios no transita el pecador.

El que no abandona los vicios sigue caminando en su propio viejo camino y no en el camino de Dios.

“No vuelvas tu vista atrás, ni te detengas en toda región. Saliste de Sodoma, no te vuelvas a esta Ciudad; dejaste los vicios, no vuelvas a ellos. Ni mires atrás, sálvate en el monte: mas no es lo suficiente para salvarse no mirar atrás, si no se pone al mismo tiempo cuidado con no detenerse en toda la región; pues sería cosa inútil empezar el camino de la virtud, y detenerse en la tierra de Sodoma sin apresurarse hacia el monte en que está nuestra salud, que es Jesucristo”.  (Orígenes) 


El falso profeta Bergoglio en cambio afirmó:  que el no era nadie para juzgar a un cura sodomita ( refiriéndose al sodomita Ricca)  que buscaba al 'señor'. Un sodomita que no abandona el pecado vive en rebelión contra Dios y decide andar en tinieblas y en tinieblas nadie encuentra al Verdadero Dios, sino al señor de las tinieblas.
Quienes le creen a Bergoglio estas maliciosa perversiones del evangelio, ha dejado de creer en el Verdadero Evangelio y prefiere creerle a los demonios.
 
He aquí  las palabras de un verdadero cristiano:
No debemos mostrarnos afables con quienes fácilmente pecan, tratando de agradarles, para no parecer que condescendemos con sus vicios y les damos cierto ánimo para caer en ellos ( Santo Tomás  de Aquino, Suma Teológica, 22, q. 114, a. 1).

Sobre las bienaventuranzas dijo San Leon Magno: Esta paz no se logra ni con los lazos de la más intima amistad ni con una profunda semejanza de carácter, si todo ello no está fundamentado en una total comunión de nuestra voluntad con la voluntad de Dios. Una amistad fundada en deseos pecaminosos, en pactos que arrancan de la injusticia y en el acuerdo que parte de los vicios nada tiene que ver con el logro de esta paz. (Sermón 95, sobre las bienaventuranzas).

Apostasía el pecado no se puede cubrir hay que aborrecerlo y abandonarlo,  los sacerdotes no tiene ese poder de cubrir el pecado , el que confiesa su pecado lo exorciza de su alma, no lo cubre tampoco lo tapa. La misma mentira del herético Lutero, que decía que No hay necesidad de dejar de pecar, que la misericordia de Dios cubriría su pecado, para pecar libremente.
 



San Pedro Damián, Doctor de la Iglesia,  quien combatió la homosexualidad a fuera como dentro de la Iglesia, en el capítulo 20 condena a esos curas sodomitas que según Bergoglio buscan al 'señor': "¿Me pregunto, Oh abominables sodomitas , por qué después de buscar con tan ardiente ambición la altura de la dignidad eclesiástica ? ¿Por qué buscan con tanto anhelo  atrapar a la gente de Dios en la red de su destrucción? "

Nos afirma la Escritura que quien sigue pecando no ha conocido a Dios. Ya que la voluntad de Dios es nuestra santificación y que no cometamos inmoralidades sexuales. (Cf 1 Tesalonicenses 4:3)


San Jerónimo  Padre y Doctor de la Iglesia. Fue también un notable exegeta y gran polemista en su libro Contra Joviniano, explica cómo un sodomita necesita arrepentimiento y penitencia para salvarse: “Y Sodoma y Gomorra pudo haberlo apaciguado [la ira de Dios], si hubiesen estado dispuestos a arrepentirse, y con la ayuda del ayuno obtener para sí mismos lágrimas de arrepentimiento”.


Por eso exclamaban los santos que quien no abandona los vicios y pretende buscar al Señor  no lo busca de día sino de noche y a oscuras nadie lo encuentra.

Los sodomitas que no abandonan el pecado y no se arrepienten serán destruidos eternamente. El Catecismo Mayor de San Pío X advierte que -El pecado contra la naturaleza clama venganza al cielo.
1 Tesalonicenses 4:
3-Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os alejéis de la fornicación ...
6.Que nadie falte a su hermano ni se aproveche de él en este punto, pues el Señor se vengará de todo esto, como os lo dijimos ya y lo atestiguamos,
7- pues no nos llamó Dios a la impureza, sino a la santidad.
8- Así pues, el que esto deprecia, no desprecia a un hombre, sino a Dios, que os hace don de su Espíritu Santo.
 

Fue precisa la muerte de los sodomitas para la restauración de la castidad en la tierra
Todos los sodomitas, hombres y mujeres, murieran en toda tierra, segundo enseña San Jerónimo sobre el Salmo: “Amanece la luz para el justo”, para mostrar que aquel que habría de nacer vendría para reformar la naturaleza y promover la castidad. (San Bonaventura. In Nativitate Domini. Sermon XXII, vol. IX, p. 123)

“Quien soporta la tiranía  del príncipe de este siglo por la libre aceptación del pecado, está bajo el reino del pecado”. (Orígenes , Trat. sobre la oración, 25).


“Debemos observar que el siervo inútil llama duro a su señor, a quien sin embargo rehusa servir, y dice que temió negociar con el talento recibido el que sólo debía temer devolvérselo a su señor sin lucro alguno. Pues hay muchos dentro de la Santa Iglesia de los que es una viva imagen este siervo, los cuales temen emprender el camino de mejor vida y no temen permanecer en la indolencia; y considerándose pecadores, tiemblan de entrar en las vías de la santidad, y no tiemblan de seguir en sus vicios”. (San Gregorio Magno, Hom. 9 sobre los Evang.).
 

 


Advierte San Pedro que los falsos pastores llevan a muchos por el camino de la perdición eterna, porque no abandonan el pecado sino que son alentados a seguir pecando, haciendo que desobedezcan a Dios:   Muchos los seguirán en su vida viciosa”.

La doctrina diabólica de Bergoglio ha confirmado a los curas apostatas sodomitas en su rebelión contra Dios.


“Cuando los sacerdotes son buenos, toda la Iglesia resplandece; pero si no lo son, toda la fe se debilita. De la misma manera que cuando ves un árbol que tiene las hojas amarillas conoces que tiene algún vicio en la raíz, del mismo modo, cuando veas un pueblo indisciplinado, debes comprender que sus sacerdotes no son buenos”. (San Juan Crisóstomo  , en Catena Aurea, vol. III, p. 14).

"Si vosotros no os atrevéis a arrojar del sagrado altar los indignos, decídmelo a mi, que yo no permitiré que se lleguen a él: porque primero perderé la vida, que dar el cuerpo del Señor al indigno; y primero permitiré que derramen mi sangre, que presentar tan santo y venerable cuerpo al que no se halla en estado de recibirle. Si vosotros ignoráis que los que se acercan son indignos, entonces no es falta vuestra, si antes habéis puesto el mayor cuidado en conseguir este discernimiento; porque no hablo ahora de aquellas personas que públicamente son conocidas por viciosas”. (San Juan Crisóstomo)
 
Isaías 3:9 La expresión de su rostro testifica contra ellos, y como Sodoma publican su pecado; no lo encubren. ¡Ay de ellos!, porque han traído mal sobre sí mismos.


“Aquellos que cubren los ojos de su corazón con el velo de los vicios, según la palabra del Salvador viendo no ven, y entendiendo no entienden ni comprenden (Mt 13, 13), y son incapaces de apreciar en lo intimo de su conciencia los pecados graves” (Casiano, Colaciones, 23).



“Y no se nos ocurra desandar después el camino, ambicionando de nuevo lo que hemos dejado, como hicieron otrora los hebreos. Moisés les había sacado de Egipto. Y ellos retrocedieron, no materialmente, es cierto, pero si con el corazón. Dios les habla librado de la esclavitud, prodigando para ello sus signos y prodigios, y le abandonaron para adorar otra vez los ídolos egipcios que hablan despreciado. Así se expresa la Escritura: Y con sus corazones se volvieron a Egipto, diciendo a Aarón: haznos dioses que vayan delante de nosotros (Hechos 7, 39-40). También nosotros nos haríamos reos de la misma condenación que Dios fulminó contra ellos cuando, después de haber gustado el maná, deploraron la falta de aquellos viles manjares, cayendo en los vicios a que allí se hablan abandonado”  (Casiano, Colaciones, 3).

 

San Alfonso María de Ligorio, en su libro de Teología Moral, afirma: “La impureza (Sexual) es la puerta más ancha del infierno. De cien condenados adultos, noventa y nueve caen en él por este vicio, o al menos con él”.



Podemos afirmar muy bien, que la Pasión que los judíos hicieron sufrir a Cristo era casi nada, comparada con la que le hacen soportar los cristianos con los ultrajes del pecado mortal [...]. ¡Cuál va a ser nuestro horror cuando Jesucristo nos muestre las cosas por las cuales le hemos abandonado!(Santo Cura de Ars , Sermón sobre el pecado).
 
Exorcismo de León XIII: “Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad…”
 
Papa León XIII, Satis Cognitum (# 9): “De que alguno diga que no cree en esos errores (esto es, las herejías que acaba de enumerar), no se sigue que deba creerse y decirse cristiano católico. Pues puede haber y pueden surgir otras herejías que no están mencionadas en esta obra, y cualquiera que abrazase una sola de ellas cesaría de ser cristiano católico”.


Santa Teresa de Jesús nos cuenta: “Un día murió cierta persona, que había vivido harto mal y por muchos años. Murió sin confesión, mas con todo esto no me parecía a mí que se había de condenar Estando amortajando el cuerpo, vi muchos demonios tomar aquel cuerpo y parecía que jugaban con él... Cuando echaron el cuerpo en la sepultura, era tanta la multitud de demonios, que estaban dentro para tomarle, que yo estaba fuera de mí de verlo y no era menester poco ánimo para disimularlo.
Consideraba qué harían de aquel alma, cuando así se enseñoreaban del triste cuerpo. Ojalá el Señor hiciera ver esto que yo vi a todos los que están en mal estado, que me parece fuera gran cosa para hacerlos vivir bien” (Vida 38,24).
“No quiso el Señor entonces viese más de todo el infierno. Después he visto otra visión de cosas espantosas, de algunos vicios el castigo. Cuanto a la vista, muy más espantosos me parecieron, mas como no sentía la pena, no me hicieron tanto temor; que en esta visión quiso el Señor que verdaderamente yo sintiese aquellos tormentos y aflicción en el espíritu, como si el cuerpo lo estuviera padeciendo.” Santa Teresa de Ávila
 
Quienes aceptan al falso papa Bergoglio con su falso evangelio rechazan el Evangelio de Jesucristo y van rumbo a la perdición eterna.


Somos nosotros los que volvemos ásperos con los guijarros de nuestros deseos los rectos y fáciles senderos del Señor. Somos nosotros quienes nos apartamos del camino real [...]. Preferimos seguir los caminos torcidos y cubiertos de matorrales. Con los ojos vendados vamos tras el encanto de los placeres de aqui abajo, arrastrándonos por esas sendas oscuras y obstruidas por las zarzas de los vicios. Y no importa que se lastimen nuestros pies ni que nuestra vestidura nupcial quede hecha jirones. Procedemos cual si estuviésemos destinados a ser pabilo de las espinas, de las serpientes y de los escorpiones que tienen allí sus guaridas. Porque escrito esta: Espinas y lazos hay en el camino del impío, el que teme al Señor se aleja de el.” (Prov 22, 5) (CASIANO, Colaciones, 24).

Romanos 8:8
 “Los hombres carnales  no pueden agradar a Dios”

Gálatas 5:24
 Y los que son de Cristo Jesús, ya han crucificado la naturaleza del hombre pecador junto con sus pasiones y malos deseos.


2 comentarios:

  1. Es fácil de conocer la doctrina de demonios, de Bergoglio.
    Se nos dijo que vendrían hombres en los cuáles se encarnarian, toda clase de espíritus malignos al final de los tiempos.
    Y cual es la manera de identificarlos. Son aquellos que van en contra del Evangelio, y la sana doctrina de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  2. Es fácil de conocer la doctrina de demonios, de Bergoglio.
    Se nos dijo que vendrían hombres en los cuáles se encarnarian, toda clase de espíritus malignos al final de los tiempos.
    Y cual es la manera de identificarlos. Son aquellos que van en contra del Evangelio, y la sana doctrina de la Iglesia.

    ResponderEliminar

El anatema de Trento sobre Bergoglio por adulterar el Padre Nuestro

    El Concilio de Trento condena la pretensión de Bergoglio de corregir el Padre Nuestro enseñado por Jesucristo. Otro anatema recae...