🖤 Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío ♰♰♰

martes, 17 de octubre de 2017

"Lucas, el médico querido": San Pablo



18 de Octubre San Lucas Evangelista Siglo I
Lucas significa: "luminoso, iluminado" (viene del latín "luce" = luz).
 
 
Autor del tercer Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles
 
 
 
 


Prefacio de la Catena Aurea:

 

San Agustín, De cons. Evang., lib. 1, cap. 2 y 6

Parece que San Lucas se ocupó más singularmente de la descendencia sacerdotal del Señor y de su persona. Por eso se le simboliza en el toro, víctima principal que ofrece el sacerdote.

San Ambrosio, Praefat. in Lucam
El toro es la víctima sacerdotal: así está bien representado por el toro este libro del Evangelio, que empezó por los sacerdotes y terminó por el toro que, tomando sobre sí los pecados de todos, fue inmolado por la vida de todo el mundo. Y San Lucas desenvuelve esta inmolación del toro en una relación más extensa.

 
San Jerónimo
 
El lenguaje de San Lucas, tanto en su Evangelio como en los Hechos Apostólicos, es muy elegante y participa de la elocuencia del mundo. Por lo que añade: "Dios me ha dado una lengua erudita".
 
 
 
San Ambrosio, ut sup
Aunque la Escritura divina prescinde del arte de la mundana sabiduría, porque se apoya más en la ampulosidad y vano aparato de las palabras, que en la razón de las cosas, sin embargo, si alguno busca modelos que imitar, en las Sagradas Escrituras los encontrará. San Lucas, en efecto, siguió cierto orden histórico y nos reveló muchos milagros obrados por el Señor, de suerte que su historia encierra todos los prodigios de sabiduría del Evangelio. ¿Qué cosa hay superior a la sabiduría natural, que el que se haya revelado que el Espíritu Santo ha sido también creador de la Encarnación del Señor? En el mismo libro enseña los preceptos morales, es decir, de qué modo debo amar al enemigo ( Lc 6,27.32.35). Y también preceptos racionales, como cuando leo: "El que es fiel en las cosas pequeñas, lo es también en las grandes" ( Lc 16,10).
 
 
San Eusebio, Hist. ecl., lib. 3, cap. 4
Este, pues, de nación antioqueno, de profesión médico, según la medicina que había aprendido al estar en compañía de los apóstoles y escucharlos, nos dejó dos libros medicinales, no para curar los cuerpos sino la vida. 

De donde prosigue: "Para que yo sepa sostener con la palabra al abatido".


San Jerónimo, sup. Isaiam, cap. 50
Dice haber recibido del Señor la palabra para sostener y atraer a la salvación al pueblo abatido y extraviado.



Expositor Griego
Siendo San Lucas de buen carácter y de gran capacidad, adquirió la ciencia de los griegos. Dado que, dominando perfectamente la gramática y la poesía, alcanzó con toda perfección la retórica y el arte de persuadir, y no careció de los dones de la filosofía; y finalmente, aprendió la medicina, y habiendo gustado de la sabiduría humana bastante, la actividad de su naturaleza aspiró a una sabiduría más elevada. Corrió, pues, hacia Judea, y se acercó a (la Iglesia de) Jesucristo para ver y oír (su doctrina). Y una vez que hubo conocido la verdad, se hizo verdadero discípulo de Jesucristo, permaneciendo mucho tiempo con el Maestro.



Glosa
Por eso se dice: "Despiértame al amanecer (como desde la juventud por la sabiduría del mundo). Dispón mi oído por la mañana (para las cosas divinas), a fin de que escuche al maestro, esto es, al mismo Cristo.
San Eusebio, Hist. ecl., ut sup
Dicen que escribió su Evangelio bajo el dictado de San Pablo, así como San Marcos había escrito el suyo según lo que había oído predicar a San Pedro.
San Juan Crisóstomo, sup. Matth., homil. 4
Cada uno de los dos imitó a su maestro. El uno, como San Pablo, fluyendo como los ríos. El otro, como San Pedro, conciso en sus discursos.
San Agustín, De cons. Evang., lib. 4, cap. 8
Escribieron en un tiempo en el cual alcanzaron la aprobación, no sólo de la Iglesia de Jesucristo, sino también de los mismos apóstoles, que aun vivían. Basten estos preliminares.

  

San Jerónimo resume, en la carta al presbítero Paulino, su juicio sobre este divino Libro en las siguientes palabras: "El Libro de los Hechos de los Apóstoles parece contar una sencilla historia, y tejer la infancia de la Iglesia naciente. Mas, sabiendo que su autor es Lucas, el médico, "cuya alabanza está en el Evangelio" (II Cor. 8, 18), echaremos de ver que todas sus palabras son, a la vez que historia, medicina para el alma enferma".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

📌Quedaron excomulgados automáticamente 8 millones de colombianos que apoyaron el comunismo

En un País que ha sido considerado de mayoría católica es preocupante que 8 millones de Colombianos quedaron excomulgados automáticamente ...