🖤 Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío ♰♰♰

miércoles, 4 de octubre de 2017

La maldición divina recae sobre Bergoglio por haber profanado la casa de Dios.

 


24. Por lo cual envió él los dedos de aquella mano que ha escrito eso que está señalado.
25. Esto es, pues, lo que está allí escrito: MANE, TECEL, FARES.
26. Y esta es la interpretación de aquellas palabras. MANE: Ha numerado Dios los días de tu reinado, y le ha fijado término.
27. TECEL: Has sido pesado en la balanza, y has sido hallado falto.
28. FARES: Dividido ha sido tu reino, y se ha dado a lo medos y a los persas.

 
 
 El pecado de los hijos de Elí
1 Samuel 2:
12.  Mas los hijos de Helí eran hijos de Belial, que no conocían o respetaban al Señor
25. Si un hombre peca contra otro hombre, se puede alcanzar de Dios el perdón; mas si aquel hombre que será el mediador peca contra el Señor, ¿quién rogará por él?
 
 
 
 


 
"No déis lo santo a los perros ni arrojéis vuestras perlas delante de los puercos".
 

 
Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 17 (Catena Aurea)

 
Había mandado el Señor, antes de ahora, amar a los enemigos y hacer bien a los que nos aborrecen y hacen mal; y para que los sacerdotes no piensen que también deben concederles las cosas divinas, les advirtió sobre esta idea, diciendo: "No déis lo santo a los perros", como si dijese: "Os he mandado amar a vuestros enemigos y hacer bien a los que os perjudican con vuestros bienes materiales". Pero no con vuestros bienes espirituales, porque vuestros enemigos son iguales a vosotros en cuanto a la naturaleza, no en cuanto a la fe. Dios concede los beneficios terrenos lo mismo a los dignos que a los indignos, pero no así las gracias espirituales.
 
 
San Agustín, de sermone Domini, 2,20 (Catena Aurea)
Son perros los que combaten la verdad, y consideramos como puercos a los que la menosprecian. Como los perros se arrojan para morder, y como destrozan lo que muerden no dejándolo entero como estaba antes, dijo: "No déis lo santo a los perros", porque en cuanto pueden, si está a su alcance, se esfuerzan en destruir la verdad. Los puercos, aunque no tienen tanto instinto de morder como los perros, andando por el fango todo lo ensucian, y por ello añade: "Ni echéis vuestras perlas ante los puercos".

 
Rábano (Catena Aurea)




O bien los perros son aquellos que han vuelto a su vómito, y los puercos los que, aún no convertidos, se revuelcan en el cieno de los vicios (ver Prov 26,11; 2Pe 2,22).
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Santa Margarita María de Alacoque juzga las herejías de Bergoglio

  Santa Margarita María de Alacoque: "Basta amar al Santo de los Santos, para llegar a ser santos"   En cambio ...