viernes, 14 de octubre de 2016

Santa Teresa de Jesús juzga las herejías de Bergoglio.

"¿Y la vieja andaba con esto?": Refiriéndose el heresiarca Bergoglio a la reliquia del bastón de Santa Teresa de Ávila -Doctora de la Iglesia.

Santa Teresa de Ávila, se opuso a la herejía luterana y llamó al luteranismo “esa desventurada secta”, estableció su primera fundación de monjas carmelitas en Ávila para curar “este terrible mal” trayendo “algún alivio a nuestro Señor.” «Así -decía Santa Teresa-, siendo todos nosotros empleados en interceder por los campeones de la Iglesia y los predicadores y teólogos  que la defienden,  ayudamos en lo que es posible a Nuestro Señor que es atacado con tanta crueldad…»  
 
En este tiempo me llegaron noticias de los daños de Francia y del estrago que habían causado los luteranos y el crecimiento de esta desventurada secta. Me causó mucha aflicción y, como si yo pudiera hacer algo o fuera alguien, lloraba con el Señor y le suplicaba que remediara tanto mal. Creo que estaría dispuesta a dar mil vidas por salvar una sola alma de las muchas que allí se perdían.

“...el daño de las herejías por donde se pierden tantas almas”.
 
El fin para que se fundó  esta Orden  y el celo con que la Madre  Teresa la fundó  fue para resistir a los herejes y convertir a los gentiles e infieles a la fe.


Santa Teresa sobre las profanaciones de los Luteranos:
“Y ya que su santo Hijo nos dio un medio tan bueno para que le podamos ofrecer en sacrificio muchas veces, que valga tan precioso don para que se detenga tan grandísimo mal y tantas profanaciones como se hacen entre los luteranos en los lugares sagrados donde moraba este santísimo Sacramento, dejando deshechas las iglesias, perdidos tantos sacerdotes y suprimidos los sacramentos. (C 35, 3)”.



“En la fe me hallo, a mi parecer, con mucha mayor fortaleza. Me parece que me pondría yo sola contra todos los luteranos a hacerles entender su error. Siento mucho la perdición de tantas almas. Veo muchas que conozco claramente que Dios ha querido que se hayan aprovechado por mi medio... (Cc 3ª, 8)”.

 

Las prioridades del heresiarca  Bergoglio estaban en celebrar la herejía Luterana, cuando se celebró  en España el V Centenario de la Santa.

 
Heresiarca Bergoglio: Dios no condena porque nos ama con ternura.
 
Santa Teresa de Ávila:  En su autobiografía describe una visión divina sobre los castigos y penas del Infierno.

“Un día, mientras estaba en oración, de repente me encontré sumida en el Infierno. Me di cuenta de que el Señor me quería llevar a dar un vistazo sobre a donde conduce una vida de pecado. … La entrada al infierno parecía un largo, estrecho callejón o un horno bajo y oscuro. El suelo estaba cubierto de barro sucio que emitía un hedor nocivo. Había un enjambre de bichos repugnantes.

“Pero a continuación tuve una visión de cosas espantosas, entre ellas el castigo de algunos vicios. Al verlos, me parecían mucho más terribles […]. Oír hablar del infierno no es nada, como tampoco el hecho de que haya meditado algunas veces sobre los distintos tormentos que procura (aunque pocas veces, pues la vía del temor no está hecha para mi alma) y con las que los demonios torturan a los condenados y sobre otros que he leído en los libros; no es nada, repito, frente a esta pena, es una cosa bien distinta. Es la misma diferencia que hay entre un retrato y la realidad; quemarse en nuestro fuego es bien poca cosa frente al tormento del fuego infernal. Me quedé espantada y lo sigo estando ahora mientras escribo, a pesar de que hayan pasado casi seis años, hasta el punto de sentirme helar de terror aquí mismo, donde estoy” […].

“Esta visión me procuró también una grandísima pena ante el pensamiento de las muchas almas que se condenan (especialmente las de los luteranos que por el bautismo eran ya miembros de la Iglesia) y un vivo impulso de serles útil, estando, creo, fuera de dudas de que, por liberar a una sola de aquellos tremendos tormentos, estaría dispuesta a afrontar mil muertes de buen grado” […].


 
 
“Buen castigo se han ganado con sus propias manos y bien se han merecido por sus deleites fuego eterno. ¡Allá se lo hayan!,aunque no se me deja de quebrar el corazón ver tantas almas como se pierden. (C 1, 4).” Camino de perfección.

Santa Teresa de Jesús cuenta:
 
“Un día murió cierta persona, que había vivido harto mal y por muchos años. Murió sin confesión, mas con todo esto no me parecía a mí que se había de condenar Estando amortajando el cuerpo, vi muchos demonios tomar aquel cuerpo y parecía que jugaban con él... Cuando echaron el cuerpo en la sepultura, era tanta la multitud de demonios, que estaban dentro para tomarle, que yo estaba fuera de mí de verlo y no era menester poco ánimo para disimularlo.
Consideraba qué harían de aquel alma, cuando así se enseñoreaban del triste cuerpo. Ojalá el Señor hiciera ver esto que yo ví a todos los que están en mal estado, que me parece fuera gran cosa para hacerlos vivir bien” (Vida 38,24).

 

Santa Teresa de Jesús

“¡Oh, Cristianos! Tiempo es de defender a vuestro Rey y de acompañarle en tan grande soledad, que son muy pocos los vasallos que le han quedado y mucha la multitud que acompaña a Lucifer; y lo que es peor, es que se muestran amigos en lo público y véndenle en lo secreto; casi no halla de quien se fiar”.

Santa Teresa de Jesús: "El amor de Dios no ha de ser fabricado en nuestra imaginación, sino probado por obras." 


Otras herejías de Bergoglio juzgadas por Santa Teresa de Ávila


Entendí bien cuán más obligados están los sacerdotes a ser buenos que otros, y cuán recia cosa es tomar este Santísimo Sacramento indignamente, y cuán señor es el demonio del alma que está en pecado mortal. (Santa Teresa de Jesús. Libro de la Vida)



Sufrimiento:

Parece, Señor, que probáis con rigor a  quien os ama, para que en la mayor intensidad del sufrimiento se manifieste la mayor intensidad de vuestro amor.

Sobre los confesores Santa Teresa de Ávila enseña:

  • Creo que hubiera sido fiel a la oración con el favor de Dios, si hubiera tenido un buen maestro o una persona que me aconsejara que debía huir de las ocasiones de pecado y me hiciera salir de ellas pronto, cuando hubiera caído (V 4, 9). 

  • La primera piedra del edificio de la santidad es la limpia conciencia, luchando con todas vuestras fuerzas incluso contra los pecados veniales, buscando siempre lo más perfecto. Podéis creer que esto lo sabe cualquier confesor, pero no es así; a mí me acaeció tratar cosas de conciencia con uno que había estudiado todo el curso de teología y me hizo mucho daño, en cosas que me decía que no eran nada; y lo mismo me ocurrió con dos o tres.

  • Este tener luz para guardar la ley de Dios con perfección es todo nuestro bien; sobre esto asienta bien la oración; sin este cimiento fuerte, todo el edificio se construye en falso.





Santa Teresa de Ávila advierte sobre la obstinación en el pecado mortal:

De pecado con plena advertencia por pequeño que sea Dios nos libre. Yo no se cómo nos atrevemos a enfrentarnos con tan gran Señor, aunque sea en muy poca cosa. Tanto más cuanto no hay cosa pequeña contra una tan gran Majestad y sabiendo que nos está mirando. Esto es lo que yo entiendo por pecado deliberado, y es como si le dijéramos: "Señor, aunque no os guste haré tal cosa; ya se que lo veis y se que no queréis que lo haga, pero prefiero seguir mi capricho y gusto que vuestra voluntad (C 41, 3).

Cuando un mundano está muy tranquilo estando metido en grandes pecados y sosegado en sus vicios y la conciencia no le remuerde de nada, esta paz ya es señal de que el demonio y él son amigos (Mdt C 2, 1). 




Aunque el mismo sol que le daba tanto resplandor y hermosura todavía está en el centro del alma, para recibir su luz y hermosura es como si allí no estuviese, siendo tan capaz el alma de gozar de Su Majestad, como lo es el cristal para que resplandezca en él el sol. Nada le aprovecha. Y por eso todo lo que haga estando en pecado mortal es de ningún fruto para alcanzar gloria. Porque al no proceder las buenas obras de aquel principio que es Dios de donde nuestra virtud es virtud, no pueden ser agradables a sus ojos pues, en fin, la intención del que hace un pecado mortal no es contentarle sino agradar al demonio que, como es las mismas tinieblas, así la pobre del alma queda hecha una misma tiniebla (I M 2, 1).

¡Oh, que no entendemos que el pecado es una guerra campal contra Dios de todos nuestros sentidos y potencias del alma!; el que más puede más traiciones inventa contra su Rey (E 14).
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario