sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro murió excomulgado por pertenecer al partido comunista.





Fidel Castro, profesó  el ateísmo, a pesar de que fue bautizado como católico y recibió "educación" en tres instituciones dirigidas por los jesuitas (Estudió interno en colegios de los jesuitas en Santiago y la Habana y asistió a una universidad jesuita de "estudios preparatorios").  Recuerden que el Padre Malachi Martin en su libro: "Los jesuitas y la traición a la Iglesia Católica Romana" explicó cómo, en 1963, los jesuitas se convirtieron en fanáticos comunistas de extrema izquierda, al mando de Pedro Arrupe, marxista y un gran defensor de Fidel Castro. Corriente herética que sigue Bergoglio.

Congregación para la Doctrina de la Fe
•Prohibición formal de cooperar con partidos comunistas. Excomunión latae sententiaea
(Denzinger-Hünermann 3865. Decreto del Santo Oficio, 28 de junio (1 de julio) de 1949)



Papa Pío XI

  • El sistema comunista, sus autores y defensores están condenados

Nos condenamos el sistema, a sus autores y defensores, quienes han considerado a Rusia como el terreno más apto para realizar un sistema elaborado hace mucho tiempo y desde Rusia extenderlo por todo el mundo. (Pío XI. Encíclica Divini Redemptoris, n. 24, 19 de marzo de 1937)

«Los poderosos serán poderosamente atormentados.»
Sabiduría 6:6.



Congregación para la Doctrina de la Fe
Prohibición formal de cooperar con partidos comunistas. Excomunión latae sententiaea

Respuesta (confirmada por el Sumo Pontífice [Pío XII] el 30 de junio):

Preguntas 1. Si es lícito inscribirse en el partido comunista o prestarle apoyo.


Respuesta. No: el comunismo, en efecto, es materialista y anticristiano; y los jefes comunistas, incluso si a veces de palabra profesan no combatir la religión, en realidad sin embargo, tanto en la doctrina como en la acción, se muestran hostiles a Dios, a la verdadera religión y a la Iglesia de Cristo.

Pregunta 2: Si es licito publicar, difundir o leer libros, revistas, periódicos u hojas que defienden la doctrina y la acción de los comunistas, o escribir en ellos.

Respuesta: No: están prohibidos, en efecto, por el derecho mismo (cf. CIC, can. 1399).

Pregunta 3: Si pueden ser admitidos a los sacramentos aquellos fieles que han cumplido consciente y libremente los actos mencionados en los números 1 y 2.

Respuesta:  No, según los principios de carácter general referentes al rechazo de los sacramentos a los que no tienen la disposición requerida.

Pregunta 4: Si los fieles que profesan la doctrina materialista y anticristiana de los comunistas, y sobre todo los que la defienden y la propagan, por el hecho mismo, como apóstatas de la fe católica, incurren en la excomunión reservada de un modo especial a la Sede Apostólica.
Respuesta:
(Denzinger-Hünermann 3865. Decreto del Santo Oficio, 28 de junio (1 de julio) de 1949) 



Están condenados y excomulgados  también  los defensores.



El comunismo es intrínsecamente perverso y no se puede colaborar con él en ningún terreno

Procurad, venerables hermanos, con sumo cuidado que los fieles no se dejen engañar. El comunismo es intrínsecamente perverso, y no se puede admitir que colaboren con el comunismo, en terreno alguno, los que quieren salvar de la ruina la civilización cristiana. Y si algunos, inducidos al error, cooperasen al establecimiento del comunismo en sus propios países, serán los primeros en pagar el castigo de su error; y cuanto más antigua y luminosa es la civilización creada por el cristianismo en las naciones en que el comunismo logre penetrar, tanto mayor será la devastación que en ellas ejercerá el odio del ateísmo comunista. (Pío XI. Encíclica Divini Redemptoris, n. 60, 19 de marzo de 1937)



La Iglesia católica ha condenado en repetidas ocasiones  el comunismo como “satánico” e “intrínsecamente perverso” (Pío XI, Encíclica Divini Redemptoris ).
 
 

 
El enorme Dragón Rojo es el ateísmo marxista.

 

Eclesiástico 11 :16 El error y las tinieblas son obras de los pecadores; los que en el mal se complacen, en el mal envejecen.
El filósofo izquierdista argentino Oscar del Barco reconoció: “Los llamados revolucionarios se convirtieron en asesinos seriales, desde Lenin, Trotzky, Stalin y Mao, hasta Fidel Castro y Ernesto Guevara.

San Alfonso Ma de Ligorio
La Muerte del Pecador:
! “El que vive en pecado hasta la muerte, vendrá a morir en su pecado”. In pecatto vestro moriemini. (Joann. VIII,21) Es cierto, que en cualquier tiempo que se convierta el pecador, promete Dios perdonarle; pero a ningún pecador le ha prometido que lo hará que se convierta a la hora de la muerte. Isaías nos dice, que busquemos al Señor mientras podamos encontrarle. De donde se infiere, que habrá un tiempo para algunos pecadores, en el cual buscarán a Dios y no podrán hallarle (Joann. VII, 34).


El Paredón , la pared de la matanza donde los católicos murieron gritando ” ¡Viva Cristo Rey! ¡Abajo el comunismo!

 
 
Socialista y católico son términos contradictorios e incompatibles.   

Socialismo religioso, socialismo cristiano, implican términos contradictorios: nadie puede ser a la vez buen católico y verdadero socialista . (Papa Pío XI. Encíclica Quadragesimo anno, n. 120, 15 de mayo de 1931)

Papa León XIII

  • Peste vergonzosa y amenaza de muerte para la sociedad civil

De aquí se ha llegado a esos errores recientes que se llaman comunismo, socialismo y nihilismo, peste vergonzosa y amenaza de muerte para la sociedad civil. Y, sin embargo, son muchos los que se esfuerzan por extender el imperio de males tan grandes y, con el pretexto de favorecer al pueblo, han provocado no pequeños incendios y ruinas. Los sucesos que aquí recordamos ni son desconocidos ni están muy lejanos. (León XIII. Encíclica Diuturnum Illud, n.17, 29 de junio de 1881)

Pestífero mal que promueve satánica guerra contra Dios

Valiéndose de tantas dificultades económicas y desordenes morales, los enemigos del orden social, se denominen “comunistas” o con cualquier otro nombre —y este es el más pestífero mal de nuestro tiempo— audazmente se empeñan en romper todos los lazos de la ley divina o de la humana, en combatir abiertamente o en secreto luchando ferozmente contra la religión, contra Dios mismo, desarrollando el diabólico programa de extirpar del corazón de todos, hasta de los niños, todo sentimiento religioso, porque saben muy bien que sacando del corazón de la humanidad la fe en Dios, ellos pueden hacer todo lo que desean. Así vemos hoy lo que nunca ha sido visto por la Historia: la satánica bandera de la guerra contra Dios y a la religión desplegada en medio de todos los pueblos y por toda la tierra. (Pío XI. Enciclica Caritate Christi compulsi, 3 mayo de 1932)




Rechazo de la sabiduría del Evangelio y resucitador del paganismo

En algunas regiones, como todos saben, el mal ha llegado a tal punto que, incluso, destruye el propio derecho de la propiedad privada, colocando en común todas las cosas. […] despreciando la luz de la sabiduría evangélica, se esfuerzan por resucitar los errores paganos y sus maneras de vivir. […] Y mientras lanzan al desprecio la esperanza de los bienes celestiales, incitan los hombres a conseguir, incluso usando medios ilícitos, una felicitad terrena totalmente falsa, empujándolos a la disolución del orden social, suscitando desórdenes, rebeliones cruentas e incluso la conflagración del la guerra civil. (Pío XI. Enciclica Ingravescentibus malis, 29 de septiembre de 1937)

Peligro amenazador que pretende derrumbar el orden social cristiano

Este peligro tan amenazador, como habréis comprendido, venerables hermanos, es el comunismo bolchevique y ateo, que pretende derrumbar radicalmente el orden social y socavar los fundamentos mismos de la civilización cristiana. (Pío XI. Encíclica Divini Redemptoris, n. 3, 19 de marzo de 1937)

Pecados contra la fe:

Apostasía: es el abandono total de la fe cristiana recibida en el bautismo; p. ej., los católicos que cambian de religión o los que, sin cambiar formalmente, se han apartado completamente de la fe católica cayendo en el racionalismo, el panteísmo, el marxismo, la masonería, etc.


Apartaos de mi, malditos, al fuego eterno, que fue destinado para el diablo y sus ángeles. Mt 25, 41. 


"Si el árbol cayere hacia el austro o hacia el aquilón, en cualquier lugar en que cayere, allí quedará" (Ecl. 11, 3). Donde caiga, en la hora de la muerte, el árbol de tu alma, allí quedará para siempre. No hay, pues, término medio: o reinar eternamente en la gloria, o gemir esclavo en el infierno. O siempre ser bienaventurado, en un mar de inefable dicha, o estar siempre desesperado en una cárcel de tormentos...¿De qué sirve atormentarse, como hacen algunos, diciendo: "¿Quién sabe si estaré condenado o predestinado?...". Cuando cortan el árbol, ¿hacia dónde cae?... Cae hacia donde está inclinado... ¿A qué lado te inclinas, hermano mío?... ¿Qué vida llevas?... Procura inclinarte siempre hacia el austro, consérvate en gracia de Dios, huye del pecado, y así te salvarás y estarás predestinado al Cielo. San Alfonso Ma de Ligorio.

Las penas del Infierno duran toda la eternidad (dogma de fe). "las almas de los que mueren en estado de pecado mortal van al Infierno".

El Concilio IV de Letrán (1215) declaró: «Aquellos [los réprobos] recibirán con el diablo suplicio eterno» Dz 429; cf. Dz 40, 835, 840. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El anatema de Trento sobre Bergoglio por adulterar el Padre Nuestro

    El Concilio de Trento condena la pretensión de Bergoglio de corregir el Padre Nuestro enseñado por Jesucristo. Otro anatema recae...