sábado, 3 de junio de 2017

La Sabiduría no habita en un Cuerpo entregado al Pecado.



El cuerpo entregado al Pecado expulsa al Espíritu Santo y a la sabiduría.
Sabiduría 1

  • 4 En efecto, en alma fraudulenta no entra la Sabiduría, no habita en cuerpo sometido al pecado;
  • 5 pues el espíritu santo que nos educa huye del engaño, se aleja de los pensamientos necios y se ve rechazado al sobrevenir la iniquidad.   
 
 
San Alfonso María  de Ligorio, enseña  que el vicio de la impureza sexual produce la ceguera espiritual y la obstinación en el pecado:

Según San Gregorio, de la impureza surge la ceguera del entendimiento, la destrucción, el odio hacia Dios, y se pierde la esperanza de la vida eterna. San Agustín dice que a pesar de que el incasto (lascivo) puede envejecer, el vicio de la impureza no envejece en él. Por lo tanto, Santo Tomás dice que no hay pecado en el que el Diablo se deleita tanto como en este pecado; porque no hay otro pecado en el cual la naturaleza se aferra con tanta tenacidad. Al vicio de la impureza se adhiere tan firmemente el apetito por los placeres carnales que se convierte en insaciable. Ahora vayan y digan que el pecado de la impureza solamente es un pequeño mal. A la hora de la muerte tu no dirás eso, todos los pecados de ese tipo entonces le mostrarán a usted un monstruo del infierno. Mucho menos, dirá usted eso ante el Juicio-en el Trono de Jesucristo, quien te dirá lo que el Apóstol ya te ha dicho, “Ningún fornicario (comete inmoralidades sexuales), o inmundo (quien hace cosas impuras) puede tener parte en el Reino de Cristo y de Dios”. - Efesios 5:5. El hombre que ha vivido como un animal, no merece sentarse con los ángeles.

Mis queridos Hermanos, vamos a seguir orando para que Dios nos libre de este vicio, y si no lo hacemos, perderemos nuestras almas. El pecado de impureza trae consigo la ceguera y la obstinación. Todos los vicios produce el oscurecimiento del entendimiento, pero en la impureza se produce en mayor grado que el resto de los pecado. “La Fornicación, el vino y la embriaguez, quitan el entendimiento” - Oseas 4:11. El Vino nos priva de entendimiento y la razón; lo mismo ocurre con la impureza. Por lo tanto, Santo Tomás dice que el hombre que se entrega a los placeres impuros, no vive de acuerdo a la razón. “In nullo procedit secundum judicium rationis”. ¿Ahora si los incastos se ven privados de luz, y ya no ve el mal que ellos hacen, cómo puede ellos aborrecerlo, para enmendar sus vidas? El profeta Oseas dice que ese que es cegado por su propio lodo, ni siquiera piensan en volver a Dios, porque sus impurezas le arrebata todo conocimiento de Dios. “No pondrán sus pensamientos en volverse a su Dios, porque el espíritu de fornicación está en medio de ellos, y no conocen al Señor” - Oseas 5:4. Por lo tanto, San Lorenzo Justiniano escribe, que este pecado hace que los hombres se olviden de Dios. “Los placeres de la carne inducen al olvido de Dios. Y San Juan Damasceno enseña, que “el hombre carnal no puede mirar a la luz de la verdad”. Así, el lascivo y voluptuoso ya no entienden lo que significa la gracia de Dios, el juicio, el infierno y la eternidad. “El fuego ha caído sobre ellos, y no verán el sol” - Salmo 57:9.(Salmo 58:8). Algunos de estos malhechores ciegos van tan lejos como para decir, que la fornicación no es en sí misma pecaminosa. Dicen, que no estaba prohibido en la ley antigua, y en apoyo a esta doctrina execrable, aducen las palabras del Señor a Oseas: “Ve, toma para ti una mujer de las fornicaciones, y ten hijos con ella; así ellos serán hijos de (una mujer) de fornicación (de una prostituta)” - Oseas 1:2. En respuesta digo que Dios no permitió que Oseas fornicara, sino que tomara por esposa a una mujer que había sido culpable de fornicación, y los hijos de este matrimonio fueron llamados hijos de la fornicación, porque la madre había sido culpable de ese delito. Esto es, según San Jerónimo, el significado de las palabras del Señor a Oseas. “Idcirco”, dice el Santo Doctor, “fornicationis appellandi sunt filii, quod sunt de meretrice generati”. Pero la fornicación ha sido prohibida siempre, bajo pena de pecado mortal, en el Antiguo Testamento, así como en la nueva ley. San Pablo dice: “ningún fornicario, o inmundo tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios...” - Efesios 5:5. He aquí la impiedad a la cual la ceguera de tales pecadores los lleva! De esta ceguera surge, que, a pesar de que vaya a los sacramentos, sus confesiones son nulas por falta de verdadera contrición; porque ¿cómo es posible que tengan verdadero dolor, cuando no reconocen ni aborrecer sus pecados?

 
El vicio de la impureza lleva consigo también la obstinación. Para vencer las tentaciones, especialmente contra la castidad, la oración continua es necesaria. “Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.” - Marcos 14:38. ¿Pero cómo los impúdicos , que siempre están tratando de caer en la tentación, rogarán a Dios librarlos de la tentación? Pues como San Agustín confesó de sí mismo, incluso se abstienen de la oración, por el temor de ser escuchados y curado de la enfermedad, que desean continuar. “Tuve miedo”, dijo el Santo, “que pronto escucharía y curaría el pecado de la concupiscencia, que deseaba ser saciado, en lugar de extinguirse”. San Pedro llama a este vicio, un pecado incesante. “Tienen los ojos llenos de adulterio y nunca cesan de pecar” -

Pedro 2:14. La Impureza se llama el pecado sin cesar a causa de la obstinación que lo induce. Algunas personas adictas a este vicio, dice: Yo siempre confieso el pecado. Tanto peor, porque, ya que siempre reincide en el pecado, estas confesiones sirven para hacerlo perseverar en el pecado. El temor al castigo es disminuido diciendo: Yo siempre confieso el pecado. Si considera que este pecado sin duda merece el infierno, seguramente no diría: yo no voy a renunciar a el, no me importa si estoy condenado. Pero el Diablo le engaña. Dice, comete este pecado, para que después lo confieses. Sin embargo, para hacer una buena confesión de sus pecados, debe tener verdadero contrición del corazón, y el firme propósito de no pecar más. ¿Dónde están esa contrición y este firme propósito de enmienda, cuando siempre se vuelve al vómito? Si hubiera tenido estas disposiciones, y hubiera recibido la gracia santificante en sus confesiones, no debería tener una recaída, o por lo menos debió abstenerse de recaer durante un tiempo considerable. Usted siempre ha vuelto a caer en el pecado en ocho o diez días, y quizás en menos tiempo, después de la confesión. ¿Qué signo es esto? Es una señal de que estaban siempre en enemistad con Dios. Si un hombre enfermo vomita inmediatamente el medicamento que toma, es una señal de que su enfermedad es incurable.


 

San Jerónimo dice, que el vicio de la impureza, cuando es habitual, cesará cuando echan al infeliz empedernido que complace en él, en el fuego del infierno “¡Oh, fuego infernal, la lujuria, cuyo combustible es la gula, cuyas chispas son breves conversaciones, cuyo fin es el infierno". El libidinoso viene a ser como el buitre que espera a ser asesinado por el cazador, en vez de abandonar la podredumbre de los cadáveres en los que se alimenta. Esto es lo que sucedió a una mujer joven, quien, después de haber vivido en el hábito del pecado con un joven, cayó enferma, y que parecía estar convertida. A la hora de la muerte, ella pidió permiso de su confesor para enviar buscar al joven, con el fin de exhortarlo a cambiar su vida en vista de su muerte. El confesor muy imprudentemente dio el permiso, y le enseñó lo que debía decirle a su cómplice en el pecado. Pero escuchen lo que pasó. Tan pronto como lo vio, se olvidó de su promesa hecha al confesor y la exhortación que iba a dar al joven. ¿Y qué hizo? Ella se enderezó, se sentó en la cama, estiró los brazos hacia él, y le dijo: Amigo, yo siempre te he
amado, y hasta ahora, al final de mi vida, Te amo, veo que por tu culpa iré al infierno, pero no me importa, yo estoy dispuesta, por el amor tuyo a ser condenada. Después de estas palabras, cayó de espaldas sobre la cama y expiró. Estos hechos están relacionados por el Padre Segneri. ¡Oh! lo difícil que es para una persona que ha contraído el hábito de este vicio, enmendar su vida y volver con sinceridad a Dios! lo difícil que es para esta persona que no pongan fin a este hábito que le lleva al infierno, como la mujer joven desafortunada de quien acabo de hablar.


 





No hay comentarios:

Publicar un comentario