jueves, 8 de junio de 2017

Bassetti, pro comunión sacrílega: promueve la herejia de la moral situacional.


El 24 de mayo,  Bergoglio eligió al liberal Bassetti —progay, pro-comuniones sacrílegas— como nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI). Quien está  a favor de las comuniones sacrílegas y las uniones civiles gay, en una entrevista Bassetti, promovió la herejía de la moral situacional condenada por el Papa Pio XII y en rebelión con la observancia de  los mandamientos y en contradicción con el Concilio de Trento dijo astutamente:


 "Amoris Laetitia No es discutible, sino  Magisterio".
"Para comprender este documento debemos dar un paso importante y evitar una simplificación: al afirmar que cada situación irregular es pecado mortal", porque antes de "señalar un pecado mortal" el "Catecismo presenta una serie de condiciones que deben cumplir al mismo tiempo". (Zenit 8 de junio de 2017)


Lo que aparentemente propone Bassetti se ha venido aplicando legalmente en las nulidades matrimoniales; pero aquí lo que ellos proponen no es una nulidad matrimonial sino considerar el primer matrimonio sacramental  válido como "fracasado" (como le llama Bergoglio), anulando la indisolubilidad  del matrimonio sacramental (divorcio católico),  y autorizando las segundas uniones, autorizando vivir en un adulterio permanente sin vivir en castidad. Autorizando el sacrilegio contra la Eucaristía, contra el sacramento del Matrimonio y en contra de la orden sacerdotal que se hace cómplice del pecado.


Catecismo 1857 Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: “Es pecado mortal lo que tiene como objeto una materia grave y que, además, es cometido con pleno conocimiento y deliberado consentimiento”

Card. Pell: «la comunión para los divorciados vueltos a casar es solo la punta del iceberg, el caballo de Troya» Respecto a los que están a favor de dar la comunión a los divorciados vueltos a casar, el cardenal advierte que «quieren cambios más amplios, el reconocimiento de las uniones civiles, el reconocimiento de las uniones homosexuales»
 
Bergoglio 2013: "Esta es la grandeza de la confesión: que se evalúa caso a caso, que se puede discernir qué es lo mejor para una persona que busca a Dios y su gracia. El confesionario no es una sala de tortura, sino aquel lugar de misericordia en el que el Señor nos empuja a hacer lo mejor que podamos. Estoy pensando en la situación de una mujer que tiene a sus espaldas el fracaso de un matrimonio en el que se dio también un aborto. Después de aquello esta mujer se ha vuelto a casar y ahora vive en paz con cinco hijos. El aborto le pesa enormemente y está sinceramente arrepentida. Le encantaría retomar la vida cristiana. ¿Qué hace el confesor?".

Según la idea herética de Bassetti ya no es pecado mortal, vivir en adulterio sin propósito de enmienda, que sabemos es una situación objetiva de pecado mortal permanente, ahora el adultero  tiene que cumplir "ciertas condiciones" y en lugar de abandonar el pecado seguir pecando. Ahora según Bassetti han sido anulados, el Sexto y Noveno Mandamientos -No cometerás actos impuros; y, no consentirás pensamientos ni deseos impuros; el sexto mandamiento que se refiere al  adulterio en la Ley de Moisés  pero Jesucristo el valor completo al prohibir el adulterio de corazón, por eso involucra la sexualidad de todos los seres humanos incluyendo hasta los  niños, ley natural escrita en nuestro corazón, para poder cumplir la voluntad de Dios; que es nuestra santificación y apartarnos de toda inmoralidad sexual. Pero Bassetti  pretende anular la ley de Dios con su astucia demoníaca, como la serpiente en el Paraíso diciendo medias verdades para lograr la desobediencia de los hombres y la muerte eterna de quienes prefirieran escucharlo para desobedecer los mandamientos de Dios.
 
Por eso la Iglesia condena no solamente esta herejía modernista, sino este tipo de razonamientos perversos que se utilizan para justificar el pecado y violar la Ley de Dios.
 

Bassetti al señala Amoris Laetitia como Magisterio esta diciendo que la herejía de Bergoglio no es a nivel personal sino formal.


Concilio de Trento-Para recibir la Eucaristía es necesario estar en estado de gracia

Congregación para la Doctrina de la Fe-Aplicación concreta de la prohibición de comulgar para divorciados en segunda unión.


La obstinación en pecado grave manifiesto cierra las puertas de los sacramentos


«Todo bautizado a quien el derecho no se lo prohíba, puede y debe ser admitido a la sagrada comunión» (CIC, can. 912). Siendo la Eucaristía el más excelso de todos los sacramentos –porque en él no sólo se comunica la gracia divina, sino que se recibe al Autor mismo de la gracia–, es comprensible que el derecho universal de la Iglesia establezca una serie de normas, algunas ya de derecho divino, tanto para proteger y regular el ejercicio de ese derecho como para limitarlo, cuando así lo exigen la veneración debida al Cuerpo y la Sangre de Cristo, la recta formación de las conciencias y el bien común de la sociedad eclesial. (Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. La Eucaristia en el ordenamiento jurídico de la Iglesia )
 Casos de estado pecado que cierran las puertas de la Eucaristía

En el tercer supuesto enunciado en el canon –«los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave»– es, como bien se sabe, el que ha provocado más comentarios contrapuestos y aun polémicos, sobre todo por quienes, con una interpretación reductiva y meramente positivista de la norma, han pretendido contraponerla a la doctrina del Magisterio. Y, sin embargo, la norma es clara en la determinación de los tres requisitos para que el ministro del Sacramento niegue la Comunión: que se trate de pecado grave, que sea pecado manifiesto en el fuero externo –no oculto– y que el fiel persevere obstinadamente en ese estado. Entre los que se encuentran en esta situación irregular están incluidos: a) las llamadas «uniones libres»; b) los que contraen sólo matrimonio civil y c) los divorciados que se vuelven a casar civilmente.  (Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. La Eucaristia en el ordenamiento jurídico de la Iglesia)

Pontificio Consejo para los Textos Legislativos-Necesidad de adecuadas disposiciones para recibir los sacramentos.
-Comunión frecuente, sólo sin conciencia de pecado grave.
-La obstinación en pecado grave manifiesto cierra las puertas de los sacramentos
-Casos de estado pecado que cierran las puertas de la Eucaristía.
-La comunión debe ser negada a quien es públicamente indigno.




 

Noticias relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...