miércoles, 8 de febrero de 2017

Hagamos actos de reparación por las blasfemias proferidas contra la Santísima Virgen.


El Padre Gonçalves, confesor de la Hermana Lucía, preguntó, "¿Por qué cinco sábados y no nueve, o siete, en honor de los siete dolores de Nuestra Señora?" Sor Lucía responde que  le fue revelado  lo siguiente:

"Hija mía, el motivo es sencillo. Cinco son las clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:

1. Las blasfemias contra la Inmaculada Concepción.

2. Las blasfemias contra Su Virginidad Perpetua;

3. Las blasfemias contra la Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo reconocerla como la Madre de los hombres; 4. Las blasfemias de aquellos que públicamente buscan sembrar en el corazón de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio para con esta Inmaculada Madre; y 5. Las ultrajes dirigidos a Ella en Sus sagradas imágenes.


He aquí lo que el Padre Alonso fue el gran experto sobre Fátima; dijo sobre las blasfemias de los herejes, cismáticos y hombres impíos, "cegados por un ecumenismo engañador, hemos tenido la tendencia de olvidar que existe una verdad evidente, recordada aquí por el Mensaje de Fátima: Aquellos que obstinadamente y con pleno conocimiento abiertamente niegan las prerrogativas de la Santísima Virgen María, comenten las blasfemias más odiosas en cuanto a Ella". 

 
Primera blasfemia: contra la Inmaculada Concepción. El padre Alonso pregunta, ¿quienes son aquellos que pueden cometer esta ofensa contra el Inmaculado Corazón de María? La respuesta no deja duda: "En primer lugar, y en general, las sectas protestantes que rehúsan recibir el dogma definido por Pío IX, y que han continuado sosteniendo que la Santísima Virgen fue concebida con la mancha del pecado original y aun de pecados personales. Lo mismo podría decirse de los cristianos orientales [disidentes], puesto que a pesar de su gran devoción mariana, ellos también rehúsan este dogma."
La segunda blasfemia: Aunque la Ortodoxia la admite, la mayoría de los protestantes también rechazan la virginidad perfecta y perpetúa de María antes, durante y después de dar la luz, que es, también, un dogma definido de la Iglesia.
 

La tercera blasfemia: es contra el dogma de la Santísima Virgen que fue definida por el Concilio de Efeso. Aunque algunos protestantes puedan teóricamente aceptar la Maternidad Divina de María que fue definida en el Concilio de Efeso, en realidad ellos caen fácilmente en negar este dogma lo mismo que en rechazar reconocerla como Madre de los hombres en el sentido católico, lo cual implica Su co-redención y Su oficio como Mediadora de todas las gracias.

La cuarta blasfemia se refiere a la perversión de los niños por los enemigos de Nuestra Señora que procuran inculcar indiferencia, desprecio o aun odio por la Virgen Inmaculada. Y por supuesto, que es tal vez hecho más por gente como los satanistas, o masones o comunistas que odian todas las religiones, especialmente la única verdadera religión de Jesucristo, la Iglesia Católica.

La quinta blasfemia está en relación con aquellos que La ultrajan en Sus santas imágenes. Tenemos hoy una suerte de repetición de la iconoclasia que ocurrió durante el Siglo Octavo que fue condenada por la Iglesia. Hay mártires en la Iglesia Católica a quienes dieron muerte por defender las santas imágenes y las estatuas.

Nuestra Señora  de Fatima: "Mira, hija mía, mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos, a cada momento, me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, haz algo por consolarme y di que a todos aquellos que durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la sagrada comunión, recen el rosario y me acompañen quince minutos meditando sus misterios con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirlos en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación".

 

Rosa Mística:
Primera Aparición de la Virgen con las Espadas:-La primera espada: La celebración indigna de la Santa Misa y Comunión indigna.
-La segunda espada: Los que no son fieles o abandonan su vocación sacerdotal o religiosa.
-La tercera espada: Traición a la fe.


Apariciones en la Catedral de Montichiari
16 de Noviembre 1947: Primera Aparición en la Catedral de Montichiari.
“Nuestro Señor, Mi divino Hijo Jesús, está cansado de recibir grandes ofensas de los hombres por los pecados contra la pureza. El quería mandar un diluvio de castigos. He intervenido para que tuviera aún Misericordia, por lo que pido oración y penitencia en reparación por estos pecados.” “Si eres generosa obtendrás mayores Gracias para todo el mundo.” La Virgen constantemente se dirige a Pierina para llevarla a más, y así, también esta invitación la hemos de escuchar nosotros en nuestro corazón. Nuevamente la Virgen pide generosidad. El alma generosa no piensa en su propio bien sino en el bien de los demás y por esta razón es capaz de los mas grandes sacrificios por que nunca se mira a sí misma, ni busca su propio bienestar. Requiere gran generosidad de corazón responder al llamado que la Virgen nos hace a todos.
22 de Noviembre 1947: Segunda aparición en la Catedral de Montichiari.
“Desciendo en este lugar porque aquí harán grandes conversiones.” Luego con el rostro lleno de tristeza dijo: “En este tiempo los Cristianos de tu nación italiana son los que mas ofenden a Nuestro Señor, mi Divino Hijo, con los pecados contra la santa pureza. Por eso el Señor te pide oración y generosidad en los sacrificios” ¿Qué debemos hacer para cumplir vuestra orden de oración y penitencia? Respondió con dulzura:
“Oración” después de algunos minutos continuó: “Penitencia, o sea, aceptar diariamente todas las pequeñas cruces, aún el trabajo en señal de penitencia.”


“YO VENCERÉ AL MALDITO SATANÁS” Nuestra Señora del Buen Suceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario