“Acógeme, oh Madre del Carmelo / bajo tu hermoso manto protector. / Madre de Dios, ampáreme tu celo / y cantaré tus glorias con fervor…”


♰♰♰

miércoles, 1 de julio de 2020

La Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. 1 de julio.

 



La devoción a la Preciosísima Sangre, fue propagada por el sacerdote San Gaspar del Búfalo. Por mandato del Papa Benedicto XIV se compusieron la Misa y el Oficio. que Pío IX, en cumplimiento de un voto hecho en Gaeta, extendió la fiesta litúrgica a la Iglesia universal [10 de agosto de 1849]. Por último Pío XI, de feliz memoria, como recuerdo del XIX Centenario de la Redención [1933], elevó el rango de dicha fiesta.


Jaculatoria  en reparación de las blasfemias

Padre Eterno, por la Sangre más preciosa de Jesucristo, glorifica Su santísimo nombre, de acuerdo con la intención y los deseos de Su adorable Corazón.


(Indulgencia de 300 días. - Pío X, 1908)



¡Cuán pocos hay que se valgan de la preciosa Sangre de Jesús para comprar su salvación! - San Ignacio


 




OREMVS
REDIMISTI NOS DOMINE IN SANGVINE TVO EX OMNI TRIBV ET LINGVA ET POPVLO ET NATIONE ET FECISTI NOS DEO NOSTRO REGNVM. – Ps. 88,2. MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNVM CANTABO IN GENERATIONEM ANNVNTIABO VERITATEM TVAM IN ORE MEO. GLORIA PATRI.
Oremos

Nos redimiste, Señor, con tu Sangre de toda tribu, lengua y pueblo y nación, y nos hiciste un reino para nuestro Dios. – Ps.88,2 Las misericordias de Dios cantaré eternamente: de generación en generación proclamará mi boca tu verdad. V/. Gloria al Padre...
 
† Oración de Reparación ~ Sangre de Cristo
 

Salve, Víctima de la salvación, ofrecida en el patíbulo de la cruz por mí y por todo el linaje humano. Salve, noble y preciosa sangre que mana de las llagas de Jesucristo crucificado y lava todos los crímenes del mundo. Acuérdate, Señor, del hombre que has rescatado con tu sangre; me arrepiento de haberte ofendido y propongo enmendarme en lo sucesivo.
Padre clementísimo, aleja de mí todas las iniquidades y pecados, para que, purificado de alma y cuerpo, merezca entrar dignamente en el lugar santísimo, y que este cuerpo y esta sangre que deseo tomar, aunque indigno, sirva para remisión de mis culpas, para purificar mi alma de sus delitos, para ahuyentar los torpes pensamientos, para devolverle los buenos sentimientos, para dar eficacia a las obras que a ti te agradan, y, finalmente, para firmísima protección contra las asechanzas del enemigo de mi alma y de mi cuerpo. Amén.
San Ambrosio.
 

 
 
El Año Litúrgico - Dom Prospero Gueranger:
HISTORIA DE LA FIESTA. — No debemos dejar de recordar aquí que esta fiesta es el memorial de una de las más brillantes victorias de la Iglesia. Pío IX fue expulsado de Roma en 1848 por la revolución triunfante; por estos mismos días, al año siguiente, volvió al poder. El 28, 29 y 30, con la protección de los Apóstoles, la hija primogénita de la Iglesia, fiel a su pasado glorioso, arrojó a sus enemigos de las murallas de la Ciudad Eterna; el 2 de Julio, fiesta de María, terminaba la conquista. En seguida un doble decreto notificaba a la Ciudad y al mundo el agradecimiento del Pontífice y la manera con que quería perpetuar por la sagrada Liturgia el recuerdo de estos sucesos. El 10 de Agosto, desde Gaeta, lugar de su refugio durante la lucha, Pío IX, antes de volver a tomar el mando de sus Estados, se dirigió al Jefe invisible de la Iglesia y se la confiaba por la institución de la fiesta de este día, recordándole que, por esta Iglesia, había derramado toda su Sangre.
Poco después, de nuevo en su capital, se dirigía a María, como lo hicieron en otras circunstancias S. Pío V y Pío VII; el Vicario de Jesucristo devolvía a la que es Socorro de ios cristianos, el honor de la victoria ganada el día de su gloriosa Visitación, y disponía que la fiesta del 2 de Julio se elevase del rito de doble mayor al de segunda clase para todas las Iglesias: preludio de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que el inmortal Pontífice proyectaba desde entonces, y que acabaría de aplastar la cabeza de la serpiente.
Durante el Jubileo que instituyó en 1933 para celebrar el 19 centenario de la Redención, Pío XI elevó la fiesta de la Preciosa Sangre al rito doble de primera clase, con el fin de inculcar más en el alma de los fieles el recuerdo y la estima de la Sangre del Cordero de Dios, y de alcanzar frutos más copiosos para nuestras almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Jesús se transfiguró para darle el testimonio de su divinidad a sus elegidos

Santo Tomás  de Aquino nos dejó  un mapa para que pudiéramos encontrar el Tesoro escondido dentro de los Evangelios,  para que comprendi...