domingo, 28 de agosto de 2016

San Agustín es un santo católico, del Dios Católico, si eres bergogliano, se coherente.


San Agustín  contradice la herejía Kasper-Bergogliana, si apoyas la herejía bergogliana has dejado de ser cristiano, no te engañes a ti  mismo, se coherente.

 “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”
(San Agustín , Sermon 169).

Nosotros, los cristianos, en comparación con los infieles, somos ya luz, como dice el Apóstol : Un tiempo erais tinieblas, pero ahora sois  Luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz (San Agustín , Trat. Evang. S. Juan, 35).

Si sois buenos sólo tendréis por enemigos a los malos.

San Agustín  


San Agustín  demuestra que Bergoglio no es papa, porque no tiene poder judicial para juzgar a los sodomitas , ni a los ateos, ni musulmanes, ni a ninguna otra falsa religión.

Sistema Judicial de la Iglesia, sistema de Juicio:
Otro de los nombres dados a Pedro es el de Cefas. Cefas viene del griego Psefos que significa según el diccionario Griego-Espanol Vox "Piedrecita para votar, decreto acordado, juicio"

San Agustín, sermones, 351,8
Con el nombre de ángeles designó también a los hombres, que juzgarán con Cristo, pues siendo los ángeles nuncios, como a tales consideramos también a todos los que predicaron a los hombres su salvación. (Catena Aurea)

San Agustín, de civitate Dei, 20,5
De aquí debemos sacar como consecuencia que Jesús juzgará juntamente con sus discípulos. Por esto se dice a los judíos en otro lugar ( Mt 12,27; Lc 11): "Y serán jueces vuestros". No debemos creer que porque el Señor dice que se sentarán sus discípulos sobre doce tronos, no juzgarán en unión con el Señor más que sólo doce hombres a todo el género humano, porque el número doce expresa toda una multitud de jueces, tomando en cuenta que las dos fracciones que constituyen el número siete -esto es, tres y cuatro- significan con frecuencia la universalidad de las cosas; y multiplicadas esas dos fracciones forman el número doce. De otro modo Matías, que fue elegido en lugar del traidor Judas, ni el apóstol San Pablo, que trabajó más que todos los otros, no tendrían donde sentarse en el tribunal. El mismo Pablo no deja lugar a dudas de que él, en unión con los otros santos, serán jueces, cuando dice ( 1Cor 6,3): "¿Ignoráis que nosotros juzgaremos a los ángeles?"
San Agustín, sermones, 351,8

Se cuentan, pues, en el número de jueces todos los que, por el Evangelio, han dejado todas sus cosas y han seguido al Señor.

...Cada cual ha de ser juzgado en el estado en que salga de este mundo; y por esto ha de velar todo cristiano, para que la llegada del Señor no le encuentre desprevenido (San Agustín  en Catena Aurea vol. III, p. 202).
 
 Firmes en Cristo.
 
San Agustín en sus famosas confesiones condenó el vicio de la homosexualidad:
 

Así pues, todos los pecados contra naturaleza, como fueron los de los sodomitas, han de ser detestados y castigados siempre y en todo lugar, los cuales, aunque todo el mundo los cometiera, no serían menos reos de crimen ante la ley divina, que no ha hecho a los hombres para usar tan torpemente de sí, puesto que se viola la sociedad que debemos tener con Dios cuando dicha naturaleza, de la que él es Autor, se mancha con la perversidad de la libídine. (San Agustín. Las Confesiones, L. III, c.8, n.15)

Son muchos los ejemplos en los que San Agustín  demuestra que Bergoglio no practica el catolicismo, sino la herejía modernista, que es la madre de todas las herejías.
 
San Agustín :
 “¿Qué pensar de los que se adornan con un nombre y no lo son? ¿De qué sirve el nombre si no se corresponde con la realidad? Así, muchos se llaman cristianos, pero no son hallados tales en la realidad, porque no son lo que dicen en la vida, en las costumbres, en la esperanza, en la caridad.”
 
 
San Agustín:
Lo único que a nosotros importa es no ser camino, ni pedregal, ni cardos, sino tierra buena. Que nuestro corazón se halle sazonado para dar el 30, o el 60, o el 100, o el 1.000, cifras estas menores unas y otras mayores; pero todo es trigo. NO sea el corazón camino donde el enemigo se lleve, como el pájaro, la semilla pisada por los transeúntes; no peñascal donde la poca tierra haga germinar en seguida lo que ha de agostar el sol; ni abrojal de pasiones humanas y cuidados de la vida disoluta (Sermon 101)
 
 
San Agustín:
 
El Señor, cuando prepara a los hombres para el Evangelio, no quiere que interpongan ninguna excusa de piedad temporal o terrena, y por eso dice: Sígueme y deja a los muertos que entierren a sus muertos (Sobre el Sermon de la Montaña , 7). 


San Agustín:
Su casa se lleno con la fragancia del perfume, y el mundo se llena con la buena fama porque la buena fama es como un olor agradable. Por eso los que se llaman cristianos y viven mal, insultan a Cristo; de ellos se dice que por su causa es blasfemado el nombre de Dios (Rom 2, 24). Pero si por esos es blasfemado, por los buenos cristianos es alabado su santo nombre. Escucha lo que dice el Apostol: en todas partes somos el buen olor de Cristo (2 Cor 2, 14) (Trat. Evang. S. Juan, 50).



El pan de la verdad es amargo al gusto de los pecadores.
San Agustín


 


San Agustín

  • No se puede admitir a los Sacramentos aquellos que no quieren abandonar la vida de pecado

¿Hay que admitir a todos los pecadores públicos al bautismo? —Algunos enseñan indiscretamente que todos deben ser admitidos al bautismo de la regeneración de nuestro Señor Jesucristo, aunque no quisieran cambiar su vida mala y torpe, conocida públicamente por la notoriedad escandalosa de sus pecados y delitos, incluso alardeando con descaro que quieren permanecer en ella. Un ejemplo: cuando alguno está viviendo con una meretriz, no hay que obligarle a que primero la deje y después venga al bautismo; al contrario, al que vive con ella y hasta confiesa públicamente y con insolencia que ha de vivir así, hay que admitirlo y bautizarlo, sin impedirle nunca que se haga miembro de Cristo, aunque él permanezca terne que terne en ser miembro de una meretriz. Es después cuando hay que enseñarle lo grave que es ese pecado, y, una vez bautizado, instruirlo sobre las costumbres y la conducta que tiene que mejorar. Juzgan perverso y a destiempo enseñar primero cómo debe vivir un cristiano y después bautizarlo. Estiman que debe preceder el sacramento del bautismo a la enseñanza de la vida y costumbres que practicará después, porque, si ha querido aprenderla y guardarla, lo habrá hecho con fruto; pero si no ha querido, conservando la fe cristiana sin la cual perecería eternamente, y aunque haya vivido en el pecado y en la inmundicia, se salvará como por el fuego, a la manera de uno que ha edificado, sobre el fundamento que es Cristo, no oro, plata y piedras preciosas, sino madera, heno y paja, es decir, no costumbres rectas y castas, sino malévolas e impúdicas. (San Agustín. La fe y las obras, I,1)
  • Que haya buenos y malos en la Iglesia no significa que deba relajarse la disciplina

Quien entienda los testimonios de las Escrituras sobre la mezcolanza, tanto presente como futura, de buenos y malos en la Iglesia, de manera que hay que relajar, y aun omitir totalmente la severidad y la vigilancia de la disciplina, no sólo es un ignorante de los libros sagrados, sino un iluso de su propia opinión. (San Agustín. La fe y las obras, I, 1)
 
 
El error de esperar la vida eterna con una fe muerta
 
Santiago, además, es tan enérgicamente contrario a los sabihondos que dicen que la fe sin obras vale para la salvación, que los compara con los demonios, diciendo: Tú crees que hay un solo Dios. Haces bien, pero también los demonios creen y tiemblan. ¿Qué puede decirse más breve, veraz y enérgicamente, cuando leemos también en el Evangelio que esto lo dijeron los demonios al confesar que Cristo es el Hijo de Dios, y fueron reprendidos por él, mientras que es alabado en la confesión de Pedro? Dice Santiago: ¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso la fe le podrá salvar? Y añade: Porque la fe sin obras es muerta. ¿Hasta dónde están engañados los que se prometen la vida perpetua con la fe muerta? (San Agustín. La fe y las obras, XIV, 23)
 
 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario