sábado, 29 de abril de 2017

El Papa San Pío V combatió el Islam, condenó formalmente el vicio de la sodomía de los clérigos y confirmó que un hereje no puede ser papa.

San Pío V, el pastor que salvó a la Iglesia y a Europa de la invasión musulmana en la famosa batalla de Lepanto y con el auxilio de la Virgen del Rosario.

La batalla de Lepanto,  la victoria de la Cristiandad contra el Islam.
Nuestra Señora del Rosario la guerrera más Grandes contra la Yihad.
 


 
 
 “Apresurémonos a dar gracias a Dios, porque nuestra flota en este momento ha ganado una gran victoria contra los turcos”.  Papa San Pío V

 
 
 
En 1571 la cristiandad estaba amenazada por los turcos (musulmanes). La responsabilidad de defender el cristianismo cayó principalmente en Felipe II, rey de España, los venecianos y genoveses. Para evitar rencillas, se declaró al Papa como jefe de la liga, Marco Antonio Colonna como general de los galeones y Don Juan de Austria, generalísimo.  El ejército contaba con 20,000 buenos soldados, además de marineros. La flota tenía 101 galeones y otros barcos mas pequeños. El Papa envió su bendición apostólica y predijo la victoria. Ordenó además que sacaran a cualquier soldado cuyo comportamiento pudiese ofender al Señor.  Le advirtió el rey que "ante todo había de tener ante sí la devoción y el temor de Dios, de cuya mano ha de proceder todo bien y buenos y prós­peros sucesos de vuestras navegaciones y empresas y jornadas". Le instó a que no permitiese jamás en sus galeras la blasfemia y el pecado de la sodomía.


Frente al inminente peligro para la Cristiandad, el Sumo Pontífice San Pío V, convocó a los príncipes europeos a unirse en un frente común contra el enemigo. Reunió una escuadra con el aporte de Felipe II de España, de las Repúblicas de Venecia y de Génova y del Reino de Nápoles, además de un contingente de los Estados Pontificios y de la Orden de Malta. ( La Cruzada)

El Papa San Pío V armó la ‘Liga Santa’, para hacer frente a los musulmanes en Lepanto, pidiendo  a todos que rezaran, particularmente el rosario, para obtener la victoria. Una vez conseguida, instituyó la fiesta Nuestra Señora de la Victoria. En el año 1572, el Papa San Pío V  quinto ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las letanías la advocación ‘María Auxiliadora, rogad, por nosotros’, porque en ese año Nuestra Señora libró prodigiosamente en la batalla de Lepanto a toda la cristiandad que venía a ser destruida por un ejército mahometano de 282 barcos y 88.000 soldados. La batalla fue terrible y sangrienta.
 
Don Juan de Austria, comandante de la flota proclamó a los soldados y marinos españoles justo antes de la batalla:
“Hijos, a morir hemos venido, o a vencer si el cielo lo dispone. No deis ocasión para que el enemigo os pregunte con arrogancia impía ¿Dónde está vuestro Dios? Pelead en su santo nombre, porque muertos o victoriosos, habréis de alcanzar la inmortalidad”.

La Compañía de Jesús, buscó también  la conversión de los turcos o moros (musulmanes), para traerlos a la fe católica. 

En 1568 San Francisco de Borja fue quien movió a San Pío V, con quien tenía gran ascendiente, para que nombrara una comisión de cardenales encargada de promover la conversión de los herejes e infieles.
 
En 1571 San Francisco de Borja fue enviado a  España,  por el santo papa  Pío V, para preparar la Liga que triunfaría en Lepanto, en contra del ataque musulmán.
 
San Francisco de  Borja,  durante su gobierno, como Superior general de la compañía de Jesús, envió a sus hijos espirituales al Nuevo Continente, inauguró el noviciado de la Orden, recibiendo en él al futuro San Estanislao Kostka y a muchos otros que morirían mártires en tierras de infieles.
El Papa San Pío V, mientras preparaba su cruzada contra los turcos, pidió al General de la Compañía que, debido a su sangre real y al gran prestigio de que gozaba en la Corte de España, fuera personalmente a tratar con el rey Felipe II sobre su ayuda. (Fatima.org)


«Los musulmanes saquearon, asesinaron, violaron y destruyeron todos los lugares que procuraron conquistar. Secuestraron niños y niñas esclavizándoles para la lujuria perversa de musulmanes en Constantinopla y en otros lugares. Asesinaron civiles inermes a los miles, y forzaron a los cristianos capturados a ser remeros en sus buques de guerra.
En Ciprés, no mucho antes de la batalla de Lepanto, 500 soldados venecianos de la guarnición se rindieron en un pacto con los musulmanes. Una vez que las entradas de la ciudad fueron abiertas, sin embargo, los turcos asediaron la ciudad, asesinaron a la guarnición, y brutalmente atacaron y violaron a los civiles. Incontables atrocidades, aún peores, aumentaron con persistencia. Tal era el peligro musulmán que amenazaba a toda Europa.». (La Victoria del Rosario en la Batalla de Lepanto por John Vennari - Fatima.org) 
 

 
 También confirmó  magisterialmente con "Inter multiplices" Motu proprio, la  Bula "Cum ex apostolatus officio" de Pablo IV,  que decreta  a perpetuidad que son Nulas todas las promociones o  elevaciones de los desviados en la Fe, que la elección de un hereje, aunque fuera elegido unánimemente por todos los cardenales es invalida y nula, y que cada uno de los pronunciamientos, hechos, actos y resoluciones y sus consecuentes efectos carecen de fuerza, y no otorgan ninguna validez, y ningún derecho a nadie.

En la Constitución Cum primum del 1 de abril de 1566, San Pío V llama al vicio contra la naturaleza una de las ofensas que más repugnan a Dios y provoca  su ira.


"Habiendo decidido acabar con todo lo que de alguna manera ofenda a la Divina Majestad, resolvemos castigar sobre todo y sin indulgencia aquellas cosas que, por la autoridad de las Sagradas Escrituras o por los ejemplos más graves, son más repugnantes a Dios que cualquier otro, y provocan su ira, es decir, la negligencia en el culto divino, la simonía ruinosa, el crimen de blasfemia y el execrable vicio libidinoso contra la naturaleza. Por tales faltas los pueblos y las naciones son flagelados por Dios que, según su justa condenación, envía catástrofes, guerras, hambre y pestilencia ... y  el clérigo, será sometido al mismo castigo después de haber sido despojado de Todos sus grados [de dignidad eclesiástica] ".

 Romanos 1:32 Aunque conocen el decreto de Dios de que los que hacen tales cosas merecen morir, no sólo los hacen sino que aprueban a los que los practican.  


QUO PRIMUM TEMPORE,   Bula sobre el uso a perpetuidad de la Misa Tridentina, 1570.
 
 
 
San Pío  V ruega por nosotros.



Temas relacionados:

Raad Salam: Detrás de la crisis de refugiados está la conquista silenciosa del Islam a Europa”.
Obispo Schneider: “La migración musulmana es planificada y programada artificialmente” 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...