martes, 18 de abril de 2017

Bergoglio cambió el significado redentor de la Resurrección de Cristo y le dio un enfoque marxista.




Louie Verrecchio  Abril 17, 2017
 
Como su sermón de la Vigilia Pascual deja claro, que ni siquiera la Resurrección de Nuestro Señor de entre los muertos es capaz de deshacer los pensamientos de Francisco de las preocupaciones temporales de la todopoderosa humanidad.

Comentando sobre “María Magdalena y la otra María” que fueron a la tumba de Jesús sólo para descubrir que Él ha resucitado, Francisco consideró oportuno recitar una lista muy familiar de las injusticias sociales:
 
 

“En sus rostros podemos ver reflejados todos aquellos que, caminando por las calles de nuestras ciudades, sienten el dolor de la pobreza extrema, el dolor nacido de la explotación y de la trata. También podemos ver las caras de aquellos que son recibidos con desprecio porque son inmigrantes, privados del país, casa y familia. Vemos rostros cuyos ojos revelan soledad y abandono, porque sus manos están arrugadas. Sus rostros reflejan las caras de las mujeres, madres, que lloran al ver la vida de sus hijos aplastados por la corrupción masiva que les despoja de sus derechos y rompe sus sueños.”
Pobreza, explotación, trata de personas, inmigración, soledad, abandono, corrupción ...

En ninguna parte se reflejaba en su sermón ni siquiera un mínimo de preocupación por los fines sobrenaturales para los que el hombre fue creado; mucho menos ningún  sentido del verdadero significado de la resurrección del Señor.


Francisco continuó diciendo:
 
“Por actos cotidianos de egoísmo que crucifican y luego entierran las esperanzas de la gente. Burocracias paralizantes y estériles que obstaculizan el cambio. En su dolor, esas dos mujeres reflejan el rostro de todos aquellos que, caminando por las calles de nuestras ciudades, contemplan la dignidad humana crucificada.”

¡Qué astuto! Robando palabras del lenguaje de la pasión de nuestro Señor para utilizarlas como expresiones metafóricas que buscan refundir el significado de la Pascua en los tablones de una plataforma política; como si el Sacrificio de Cristo está ordenado nada más que para la eliminación de la desigualdad social.

Yo, por un lado, encuentro esto repulsivo.

Me enferma de una manera similar a aquellas ocasiones en que Barack Obama citaría la Sagrada Escritura; llamando la atención a la imagen de un hombre que anda en suelo extranjero, pretendiendo ser un ciudadano, pero sólo como un medio para un fin.

Esto no quiere decir que Francisco esté completamente despreocupado con asuntos relacionados con la Iglesia.

Por el contrario, está profundamente preocupado por tales cosas; aunque a la manera de un político.

Y así aprovechó la ocasión de la vigilia pascual para hacer campaña contra el partido de oposición:

“Cuando el Sumo Sacerdote y los líderes religiosos, en complicidad con los romanos, creyeron que podían calcular todo, que la última palabra había sido pronunciada y que les correspondía aplicarla, Dios de repente rompe, altera todas las reglas Y ofrece nuevas posibilidades”.

¿Puede haber alguna duda de que Francisco no hablaba de los fariseos de antaño, sino de aquellos que en nuestros días toman en serio la Divina Ley, las doctrinas inmutables de la Fe y la práctica bimilenial de la Iglesia; es decir, los católicos rígidos como nosotros que creemos que “la palabra final” se ha hablado precisamente en esos asuntos que el falso “dios de las sorpresas” (También conocido como Jorge Bergoglio) busca trastornar en Amoris Laetitia?
 

Verdaderamente, con cada día que pasa, parece que la montaña de evidencias que atestigua la absoluta falta de fe católica en este hombre de alguna manera logra crecer.



Herético teólogo marxista de la liberación Leonardo Boff: “Francisco es uno de nosotros”


 
 
Teología marxista de la liberación : El énfasis en las cosas terrenales es más explícito en la teología de la liberación temprana que en las obras recientes. Sin embargo, ya en 1991, (el herético jesuita ) Jon Sobrino definió el pecado como una estructura social injusta, o "aquello que se relaciona a la muerte". Ejemplos de pecadores para él eran las oligarquías, corporaciones multinacionales, varias fuerzas armadas y "prácticamente todos los gobiernos".
Los liberacionistas creen que las sociedades no liberadas están tan severamente divididas que el levantamiento revolucionario y la purga de la clase dominante son absolutamente necesarios. La teología de la reconciliación, sin embargo, insiste en que el cristianismo requiere apertura, e incluso amor, para las personas de todas las clases sociales y todas las clases de pecaminosidad.
 
Sobre una Cierta "LIBERACIÓN" por el Teólogo Cardenal Joseph Ratzinger: La teología de la liberación pretende dar una nueva interpretación global del cristianismo; explica el cristianismo como una praxis de liberación y pretende presentarse como una guía en esta praxis. Ahora bien: puesto que, según esta teología, toda realidad es política, resulta que la liberación es también un concepto político, y la guía para la liberación debe ser una guía para la acción política.
«Nada queda fuera de la tarea política. Todo existe con un determinado color político», escribe textualmente uno de sus principales representantes sudamericanos. Una teología que no sea práctica, que no sea esencialmente política, es considerada "idealista" y condenada como irreal o como medio de conservación de los opresores en el poder.
 

1 comentario: