martes, 7 de marzo de 2017

Proyecto ecuménico de Bergoglio para destruir los sacramentos, la Parroquia y sustituir la Misa por la abominación desoladora.

 
 
“El proyecto ecuménico que destruye la Parroquia y los sacramentos”  escrito por el padre Cristóforo.
Este proyecto es realmente aterrador. Como ya habíamos anticipado. 


Existe una comisión privada, formada por católicos, luteranos y anglicanos, que está trabajando para cambiar la misa. Esto es  ya una cosa terrible. Al tocar la Eucaristía, se toca todo el corazón de la Iglesia. Una misa ecuménica, que se llamará  “Santa Memoria”, ya no tendrá como centro la consagración de la Eucaristía, que sólo los sacerdotes ordenados válidamente tienen poder para hacer, sino que tendrá como centro -obviamente- la unidad ecuménica.


Por desgracia, hay más. Mi fuente me dijo lo siguiente.
  Obviamente, el cambio de la misa es sólo el principio.


La comisión está trabajando en el cambio total del concepto de “Parroquia”.

Esto significa que no vamos a tener la parroquia como se concibe ahora, sino va a ser una "comunidad ecuménica." Dejará de existir el concepto de cura, casa parroquial, (todas las cosas concretas fundadas y ordenados por el Concilio de Trento) no existirán más.


Están pensando en poner a cargo de cada "comunidad" un equipo de "pastores". Que pueden ser tanto católicos, protestantes y anglicanos. Las figuras de referencia, por lo tanto, ya no tendrán distinción. Además, por supuesto que serán asistidos por los laicos.

Es una transformación total, lo que creará un gran revuelo y confusión.
  Sin embargo, ya en algunas partes se vive este tipo de "pastoral". Por ejemplo, en Deventer, Holanda, varias parroquias ya viven este tipo de "ecumenismo".
Y la iglesia alemana no se queda atrás.


Incluso para el Sacramento de la Penitencia existen obras en marcha. Cualquiera que quiera puede ir a confesarse al menos de forma individual por parte de los sacerdotes católicos. Pero éstas comunidad ecuménica tendrán "periódicamente liturgias penitenciales comunes", que sólo servirá para tranquilizar su conciencia (su bondad), de manera comunitaria.  

Por lo tanto, el que quiera podrá obtener el "perdón" de la comunidad, sin necesidad de confesarse en privado.

Estos pasos están en estudio por parte de la comisión privada. Aún no está claro cuando se pondrán en funcionamiento tales cambios, por lo que me refiere mi fuente, será algo paulatino. Mientras tanto, algunas parroquias comenzarán a convertirse en "comunidades ecuménicas" de forma experimental (en África y América Latina).

Más adelante, tendrán que adaptarse todas las diócesis del mundo.
Como se puede ver, no habrá necesidad de "convocar" un nuevo Concilo. Bergoglio lo hará de todos modos. Esta es su intención, y la tratará de poner por obra.
O sea que no sólo está el cambio de la misa (que ya es muy grave), sino de toda la estructura organizativa de la Iglesia.

Ecumenismo. Cueste lo que cueste. No creamos que los disidentes vayan a ser muchos. Ciertamente, todos estos cambios conducirán a un cisma, pero es necesario tener en cuenta que la mayoría del clero católico se doblegará a la voluntad del jesuita argentino.

Será una comunidad de "VIVA EL PÁRROCO", como se suele decir ...

Sé que algunos permanecerán perplejos.

Extrañamente, siempre ocurre que algunos días después de ser publicados los borradores de Padre Cristoforo, tienen pública confirmación.

“Vi que muchos pastores estaban involucrados en ideas que eran peligrosas para la Iglesia. Estaban construyendo una iglesia grande, extraña y extravagante. Todos tenían que ser admitidos en ella para estar unidos y tener iguales derechos: evangélicos, católicos y sectas de cada denominación. Así tenía que ser la nueva Iglesia Pero Dios tenía otros planes” (22 de abril de 1823 – Catalina Emmerich)

Padre Cristoforo.




Enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario