jueves, 9 de marzo de 2017

Bergoglio: ‘Soy falible y cuando soy idealizado me siento agredido’

Bergoglio en una entrevista concedida al semanario alemán “Die Zeit”,dijo que era un pecador y que era falible.

Y al ser interrogado de si alguna vez había dudado acerca de la existencia de Dios, dijo: "Yo también conozco estos momentos de vacío", confesó Bergoglio al responder a la pregunta. 



“Soy pecador y soy falible”, aseguró. 
Bergoglio se describe a sí mismo como un "pecador que comete errores".
 
Es decir que Bergoglio al estar disfrazado de Papa quiere atacar el dogma de la Infalibilidad Papal y negar la asistencia prometida por el Espíritu Santo a los Papas Legítimos en asuntos de Fe y Moral. En otras Palabras Bergoglio esta diciendo que no es Papa, además enfoca a su persona un Don que no le pertenece a ninguna ser humano sino a Dios y que se lo da a los suyos no a los herejes.


Infalibilidad: El carisma por el que la "Sede de San Pedro (El Papa) siempre permanece libre de error alguno, según la divina promesa de nuestro Señor y Salvador al príncipe de sus discípulos: «Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y cuando hayas regresado fortalece a tus hermanos» (Pastor Aeternus; cf. Denzinger 3074).

Por medio de la infalibilidad, Jesús garantiza que su Iglesia se mantenga indefectible por todos los tiempos.

En 1870 el Concilio Vaticano I define dogmáticamente la infalibilidad Papal en la Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Pastor Aeternus.




 
El hombre de Pecado el Hombre sin Ley.
 
 
Nos afirma la Escritura que quien sigue pecando no ha conocido a Dios. Y que quienes pecan deliberadamente son hijos del Diablo, porque Jesús vino para destruir la Obra del Diablo que es el Pecado. Por eso dijo Jesús quien me sigue no andará en Tinieblas. Quien se obstina en el Pecado rechaza a Cristo como Redentor y pisotea la Sangre de Cristo. Por eso esta clasificada dentro de las Blasfemias contra el Espiritu Santo La obstinación en el Pecado es decir la  impenitencia final.
 
Bergoglio: “Debo pensar en una conversión del papado. Me corresponde, como Obispo de Roma, estar abierto a las sugerencias que se orienten a un ejercicio de mi ministerio que lo vuelva más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle”
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario