jueves, 16 de marzo de 2017

San Patricio ayúdanos a combatir y a erradicar la herejía bergogliana.

“Enviaré heraldos de mi palabra a  Grecia, Italia y hasta en las islas más remotas, a los que no han oído hablar de mí y nunca han visto mi gloria.
Isaías. LXVI, 19.

De acuerdo con la Enciclopedia Católica la Coraza de San Patricio fue compuesta  por él en la preparación de su victoria sobre el paganismo, según la tradición, San Patricio la escribió en el año 433 dC para la protección divina antes de convertir con éxito al rey irlandés Leoghaire y sus súbditos del paganismo al cristianismo. Esta oración también se ha llamado El Grito de los ciervos.

Roguemos que San Patricio  destruya las perversas herejías que propaga el falso papa Bergoglio.


Coraza de San Patricio:
 

Hoy me ciño a la poderosa fuerza de la invocación de la Santísima Trinidad, a la fe en las tres Divinas Personas, a la confesión de la unidad del Divino Creador del Universo.

Hoy me ciño  por los méritos de la encarnación de Cristo con su bautismo, por los méritos de su crucifixión con su sepultura, por los méritos de su resurrección con su ascension, a los méritos de su venida en el día del juicio.

Hoy me ciño  por los méritos del amor de los Querubines, en la obediencia de los Ángeles, en la esperanza de la resurrección para la recompensa, en las oraciones de los patriarcas, en las predicciones de los profetas, en las predicaciones de los apóstoles, en la fe de los mártires, en la pureza de las santas vírgenes, en las buenas obras de los justos.

Hoy me ciño  al poder del Cielo, a la luz del sol, al brillo de la luna, al resplandor del fuego, a la velocidad del rayo, a la rapidez del viento, a la profundidad del mar, a la firmeza de la tierra, a la solidez de la roca.

Hoy me ciño  a la fuerza de Dios para orientarme. Al poder de Dios para sostenerme, a la sabiduría de Dios para guiarme, al oído de Dios para escucharme, a la palabra de Dios para ayudarme, a la mano de Dios para defenderme, al camino de Dios que yace delante de mí, al escudo de Dios para protegerme, a los ejércitos de Dios para resguardarme contra las trampas de los demonios, contra las tentaciones de los vicios, contra las inclinaciones de la naturaleza, contra todos los que me desean el mal, lejanos y cercanos , ya sea con pocos o muchos.

Hoy invoco  todas estos méritos contra todo poder  cruel y despiadado que pueden atacar mi cuerpo y mi alma, en contra de los encantamientos de los falsos profetas, en contra de las leyes negras del paganismo,  en contra de las leyes falsas de las herejías, en contra de los engaños de la idolatría, en contra de los conjuros de brujas, brujos, y magos, en contra  de todo conocimiento que corrompa el cuerpo y el alma del hombre.

Invoco a Jesucristo que me proteja hoy día contra cualquier veneno, contra incendios, en contra del ahogamiento, en contra la herida mortal, de tal forma que pueda recibir auxilio y recompensa en abundancia.

Cristo conmigo, Cristo delante de mí, Cristo detrás de mí, Cristo en mí, Cristo debajo de mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo al descansar, Cristo al levantarme, Cristo  en la anchura, Cristo  en la longitud, Cristo  en la altura, Cristo  en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Cristo  en la boca de todos los que hablan de mí, Cristo  en todo ojo que me ve, Cristo  en todo oído que me escucha.

Me ciño hoy a la fuerza poderosa de la invocación de la Santísima Trinidad, a la fe en las tres Divinas Personas, a la confesión de la Unidad del Divino Creador del Universo.
Del Señor es la salvación,
Del Señor es la salvación
De Jesucristo es la salvación,
Tu, salvación, Señor esté
siempre con nosotros.
AMÉN
 
 
Hɑƥƥƴ Sɑɩɲƚ Ƥɑƚɾɩƈƙ's Ɗɑƴ.
 ♣ ♣
 ♣ ♣
♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣
♣ ♣ ♣ ♣ ♣ ♣
  ♣ ♣
  ♣ ♣
   ♣ ♣
   ♣ ♣
   ♣ ♣

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La asistencia a la Misa Tridentina se duplica en cuatro meses

La asistencia dominical a la Misa Tridentina en la iglesia de San Alfonso, en Baltimore (Estados Unidos), casi se ha duplicado de 125 a 2...