martes, 20 de septiembre de 2016

Bergoglio promete la falsa paz negando a la Santísima Trinidad.

1 Tesalonicenses 5:3  Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán.
 
 
 
Tanto el Anticristo como su Falso Profeta son irenistas, (pacifistas, conciliadores),  que engañan a las masas llevándolas a la apostasía por medio de la falsa paz.
 
El  Papa Pío IX, condenó en el Syllabus los enunciados pacifistas. El Papa Pío XI, como bien se sabe, apoyó y bendijo sin reservas la Cruzada Española de 1936 y la noble resistencia cristera de los católicos mexicanos (1926-1929). Defendiendo nuestro deber cristiano de hacerle frente a la iniquidad.
 

San Jerónimo

Porque todo el mundo, al advenimiento de la fe cristiana, se hallaba dividido: cada casa tenía sus infieles y sus creyentes y por consiguiente, un combate beneficioso debía poner fin a una paz mala.

 

 

Esta herejía pacifista que va unida a la herejía  del indiferentismo religioso se conoce como Irenismo.  
El término "Irenismo" viene de la propuesta de Erasmo de querer conciliar el catolicismo y el protestantismo.
 
El Papa Pío XII, en la Encíclica "Humani Generis" en la polémica sobre el Modernismo, advertía en el "Irenismo" un peligro muy real.
 
 
Observen que Bergoglio  predica esa falsa paz negando a la Santísima Trinidad. Promoviendo la coexistencia pacifica de la religion del Nuevo Orden Mundial.
 
 
Bergoglio mezcla esta herejía con la herejía de la diversidad reconciliada.
 
 
 
 
En una de las traducciones bíblicas leemos: Daniel 8:25 Y con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y CON PAZ destruirá a muchos; y contra el Príncipe de los príncipes se levantará; mas sin mano será quebrantado.

Bergoglio engaña a las masas, así como los falsos profetas del antiguo testamento engañaban a la gente prometiéndole una falsa paz, mientras Dios mismo había decretado la advertencia de la guerra.
 
 
El profeta Ezequiel, en el nombre de Dios, había denunciado que habría guerra contra el pueblo, les había estado diciendo que su casa quedaría desolada, y que el Señor visitarla la tierra trayendo guerra.
Pero mientras el profeta Ezequiel les anunciaba la desolación los falsos profetas los engañaban y les anunciaban la paz. Pero el pueblo rebelde eso era lo que quería escuchar la mentira.  El Profeta Jeremías advirtió no solo contra los falsos profetas sino también contra TODOS los que los escucharon y les dieron crédito a sus mentiras.
 

Jeremías 6:14


Y curan las llagas de la hija de mi pueblo, con burlarse de ella, diciendo: Paz, paz; y tal paz no existe.

 
Bergoglio con malicia niega a Dios.

 

San Beda: Perverso maestro es el diablo, que mezcla muchas veces lo falso con lo verdadero, para encubrir con apariencia de verdad el testimonio del engaño. ( Catena Aurea, vol. IV, p. 76).

El mismo apóstata que negando a la Santísima Trinidad dijo en  Sri Lanka: No hay que renunciar a “la religión” para vivir en paz.

Lamentaciones 2:14

Las visiones que tus profetas te anunciaron no eran más que un vil engaño. No pusieron tu pecado al descubierto para hacer cambiar tu suerte; te anunciaron visiones engañosas, y te hicieron creer en ellas.

   
 
 

 
 
San Juan Crisóstomo, en uno de sus célebres sermones declara:
Sólo aquel que se encoleriza sin motivo se hace culpable; quien se encoleriza por un motivo justo no tiene culpa alguna.
Pues, si se faltase a la ira, el conocimiento de Dios no progresaría, los juicios no tendrían consistencia y los crímenes no serían reprimidos. Más aún: aquel que no se encoleriza cuando la razón lo exige, comete un pecado grave; pues la paciencia no regulada por la razón, propaga los vicios, favorece las negligencias y lleva hacia el mal, no solamente a los malos sino sobre todo a los buenos. (Hom. XI, in Mat.)
 
 ``No tendrás otros dioses delante de mí.
 Deuteronomio 6:14
 
Daniel 11:16 Aquel que avanza contra él le tratará a su capricho, sin que haya quien pueda resistirle: se establecerá en la Tierra del Esplendor, llevando en sus manos la destrucción. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario