lunes, 20 de junio de 2016

Ya es demasiado, Francisco debe renunciar – Adam Shaw

17 de junio 2016
Adam Shaw, Reportero de FoxNews.com:

El papado de tres años de Francisco, afectado por controversias desde su comienzo, ha tocado fondo otra vez.
Tras la elección de Jorge Mario Bergoglio como sucesor del papa Benedicto XVI en el año 2013, justificó rápidamente su reputación de personaje poco convencional al ponerse de ambos lados en toda discusión gracias a sus pronunciamientos ambiguos.
Desde su afirmación “¿Quién soy yo para juzgar?” respecto a los homosexuales, la que parecía insinuar un cambio en la enseñanza de la Iglesia, a sus balbuceos sobre la anticoncepción, a su declaración reciente de que Donald Trump no es cristiano, sus comentarios espontáneos provocan titulares en todo el mundo, normalmente seguidos por algún tipo de “clarificación” por parte de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
Su papado ha sido una letanía de declaraciones confusas para los fieles sobre los temas más sensibles y delicados. Si bien fue siempre claro en los asuntos políticos de su interés, como la inmigración, la economía y el cambio climático, Francisco enturbió tanto las aguas que los católicos bien intencionados sienten que ya no saben dónde está parada la Iglesia en los asuntos de la fe.
 
En su última verborragia espontánea, el jueves pasado, le preguntaron sobre el matrimonio. El respondió:
“Es provisional, y por esto una gran mayoría de nuestros matrimonios sacramentales son nulos. Porque ellos dicen ‘sí, para toda la vida’, pero no saben qué cosa dicen, porque tienen otra cultura.”


Decir que la “gran mayoría” de los matrimonies católicos son nulos o inválidos es una declaración que no es ni verdadera, ni prudente, ni justa. Desde entonces, el Vaticano ha aplacado sus declaraciones en la transcripción escrita para que diga “una parte de nuestros matrimonios sacramentales son nulos”, en aparente reconocimiento del daño que la declaración de Francisco podría causar.
Para ser un “papa del pueblo” ciertamente no da mucho crédito a los católicos. Para que un matrimonio católico sea valido todo lo que se necesita es la libertad para casarse, el consentimiento de las dos partes, la intención de casarse de por vida y la apertura a la llegada de los hijos. Eso es todo.
A lo largo de los años, algunos clérigos utilizaron una interpretación de la ley canónica para sugerir que la “inmadurez emocional” puede ser una razón para la falta de comprensión acerca de las responsabilidades del matrimonio, invalidándolo y dejándolo abierto a la anulación. Pero el matrimonio no es difícil de entender, y el rito católico del matrimonio, así como la preparación que las parejas atraviesan con antelación, dejan en claro lo que el matrimonio conlleva.
Que el papa Francisco diga que la gran mayoría de los matrimonios son nulos, insinúa que la mayoría de los católicos son unos tontos ignorantes que no pueden comprender las responsabilidades de una base de la sociedad que existe desde hace miles de años.
También supone serias dudas a la misericordia y la gracia de Dios. La regla de oro en cuanto a la validez de un sacramento, ya sea el matrimonio, la Eucaristía, o el sacerdocio, es asumir su validez a menos que algo lo contradiga claramente. Así como un sacerdote que duda de su fe a la hora de ordenarse sigue siendo sacerdote, una novia con temores sigue válidamente casada – Dios compensa por nuestras fragilidades.
Las palabras de Francisco introducen la duda del demonio en los corazones y mentes de las buenas parejas católicas que podrían estar atravesando un momento difícil, y que en lugar de decir “somos católicos, estamos casados, hasta que la muerte nos separe,” ahora digan, “bueno, de todos modos el Papa dice que la mayoría de los matrimonios no son válidos…quizás el nuestro tampoco lo sea” y se den por vencidos.
La afirmación de Francisco demuestra una falta de fe en la Iglesia y en su capacidad de evaluar y aprobar a las parejas que buscan casarse, de enseñarles de qué se trata el matrimonio, y de administrar válidamente los sacramentos. Si la mayoría de los matrimonios son inválidos porque las parejas no comprenden el compromiso para toda la vida, ¿entonces las ordenaciones sacerdotales también son inválidas? ¿Y si es así, la mayoría de las misas son inválidas? ¿Y la mayoría de las confesiones?
La autoridad de la Iglesia yace, en parte, en que asegura ser capaz de comunicar los sacramentos y las enseñanzas de Jesucristo. Francisco arrojó dudas sobre lo primero, hizo un pobre trabajo en lo Segundo, y haciéndolo puso en tela de juicio la legitimidad de la Iglesia.
Sus comentarios surgieron luego de haber generado más confusión sobre los matrimonios católicos al permitir que el cardenal liberal Walter Kasper tomara el control del Sínodo de la Familia del año pasado – quien terminó convirtiendo la cosa en un referéndum sobre los homosexuales y la comunión para los católicos divorciados vueltos a casar.
Este año, Francisco empeoró las cosas con su vago documento sobre la familia — Amoris Laetitia – en el que escondió en una nota a pie de página, el candente tema sobre los católicos divorciados vueltos a casar, y enturbió las aguas un poco más al decir que dichas personas podrían recibir los sacramentos “en ciertos casos”. Cuando le pidieron que hiciera la aclaración dijo: “yo no recuerdo esa nota”. Maravilloso.
En otros tiempos los católicos habrían estado atrapados con un Papa malo, pero desde que el papa emérito Benedicto abrió la puerta a que un Papa renuncie cuando ya no pueda realizar tu trabajo, es tiempo ahora de que los fieles miren a Francisco y se pregunten — “¿es este hombre capaz para dirigir la Santa Iglesia Católica?”
Y este punto es claro, Bergoglio mismo demostró repetidamente que no es capaz de dirigirla, y está ocasionando un daño incalculable a la Iglesia, que tomará décadas remediar.
El papa Francisco debería renunciar, y los católicos deberían demandarlo, para que la Iglesia pueda comenzar a recuperarse de la destrucción que este papado arrogante y mal asesorado ha provocado.
Escrito por Adam Shaw
Adam Shaw es un reportero de la sección de Política de FoxNews.com.

[Traducción de Marilina Manteiga.
Artículo original]

Adelante la Fe por Hemos Visto

1 comentario:

  1. Esto significa que Bergoglio ha participado en una estafa masiva y debe devolver el dinero a la mitad el matrimonio "no válido" que el mismo ha engañado masivas boda invalidas y debe ser demandado por fraude y estafa.
    El mismo Bergoglio dice que Benedicto XVI abrió una puerta para que un papa pueda renunciar y que ahora es una institución, entonces que salga por esa misma "puerta institucional" que su equipo conspirador inventó para usurpar el papado.

    Observen el mismo Bergoglio demuestra la conspiración contra el papado, están prohibidas las reuniones pre-conclaves bajo pena de excomunión, lo que demuestra una vez mas que la elección de Bergoglio fue fraudulenta y es totalmente invalida.
    Entrevista con Valentina Alazraki, corresponsal del Noticieros Televisa en El Vaticano
    VALENTINA ALAZRAKI: Y usted nos ha dicho también que seguiría el ejemplo del Papa Benedicto, en caso de que se diera cuenta de que no Eso cambia un poco la idea del Papado. Porque estábamos acostumbrados, antes de la época moderna quiero decir, para nosotros el Papa era una Institución. Pues el Espíritu Santo. Se creaba y hasta la muerte ¿no?
    FRANCISCO: Bueno, hubo algunos cardenales en el pre cónclave, en las Congregaciones Generales, que se plantearon el problema teológico, muy interesante, muy rico ¿no? Yo creo que lo que hizo el Papa Benedicto fue abrir una puerta. Hace setenta años, no existían los obispos eméritos y hoy tenemos mil cuatrocientos. O sea se llegó a la idea de que un hombre después de los 75, alrededor de esa edad, no puede llevar el peso de una Iglesia particular.
    Creo que, lo que hizo Benedicto con mucha valentía fue abrir la puerta de los papas eméritos. A Benedicto no hay que considerarlo como una excepción, sino como una Institución. Por ahí sea el único en mucho tiempo, por ahí no sea el único. Pero es una puerta abierta institucional. Hoy día el Papa emérito no es una cosa rara, sino que se abrió la puerta, para que pueda existir esto.
    VALENTINA ALAZRAKI: ¿Se podría pensar como en los Obispos, no sé, un Papa que renuncia a los 80 años. Que haya esa posibilidad?
    FRANCISCO: También. Se puede, pero a mí eso no me gusta mucho, ponerle edad. Porque creo que el Papado tiene algo de, de última instancia. Es una gracia especial. Para algunos teólogos el Papado es un Sacramento, es un Sacramento, los alemanes son muy CREATIVOS en todas estas cosas. Yo no creo eso pero vamos. Quiere decir que hay algo especial. Entonces decir bueno éste está a los 80, crea una sensación de fin, de Pontificado que no haría bien.
    Previsible ¿no? Yo no soy de la idea de poner una edad, pero sí soy de la idea de lo que hizo Benedicto...

    ResponderEliminar

La asistencia a la Misa Tridentina se duplica en cuatro meses

La asistencia dominical a la Misa Tridentina en la iglesia de San Alfonso, en Baltimore (Estados Unidos), casi se ha duplicado de 125 a 2...