martes, 5 de abril de 2016

El gran cisma dentro de la Iglesia Católica ahora va a erupcionar

Preparación para el combate: El gran cisma dentro de la Iglesia Católica ahora va a erupcionar 
 
Muchos ahora  verán lo que las profecías de Dios nos han estado advirtiendo sobre, cómo nos han estado revelando  que el cisma ahora va entrar en erupción.  Será cruel, como comienza una guerra  entre la verdad y la mentira.  Y la Iglesia Católica será llevada hacia abajo hasta que se asemeje  a un montón de piedras.  Pero la verdadera Iglesia permanecerá intacta protegida por el Ejército Remanente, que luchará para salvar a la Iglesia de la ruina.
 
 
 
Dos bandos emergerán claramente.
El choque de la gran división, por un lado con el Espíritu Santo y por el otro lado con el espíritu del mal, ahora traerá consigo el mayor engaño de la historia de la Iglesia, según las profecías.

Un grupo de malvados ha surgido para entablar una campaña para eliminar de la Iglesia (y de toda la tierra) la Verdad de las enseñanzas de Cristo.
La Masonería se ha infiltrado en la Iglesia en la tierra y ahora el cisma, como se predijo, creará división y la inquietud entre los sacerdotes y los obispos.
 
La verdadera fe está siendo retorcida, y se nos presenta con una doctrina diluida que es un insulto a las enseñanzas de Cristo, una nueva doctrina de la oscuridad destinada a suprimir la verdad, permutando la verdad por la mentira. Y esto es hecho de tal manera que no parece notable para la mayoría.
 
La Iglesia está siendo sumida en la oscuridad. Su líderes  aplauden al dios de la justicia social y de los derechos humanos a expensas de la conversión y de la salvación. Ha llegado el momento de la división - la escisión predicha - va a tener lugar, y ahora será repentina.
 
De que  se trata todo esto?
Satanás está  tentando a los hijos de Dios para que nieguen su fe. Una terrible oscuridad ha descendido sobre el mundo. Nunca tantos de los hijos de Dios han perdido su fe. Esta apostasía en el mundo provoca confusión acerca de la existencia del pecado. Los mentirosos nos convencen de la necesidad de cambiar la Verdad y glorificar el pecado.

Lobos con piel de cordero están atrayendo a otros diciendo todas las cosas que quieren oír. Hábilmente camuflado en un lenguaje santo, que ocultan sus terribles mentiras, ellos están profanando la Palabra trayendo el caos en la Iglesia. Las Escrituras están siendo señalada como fuera de contacto con las necesidades de la humanidad y los deseos de las personas que viven en el siglo XXI.

Las Herejías están surgiendo desde dentro de la Iglesia y son provocadas por el racionalismo y la interferencia humana en la Escritura, extendida  por los intelectuales que no están llenos del Espíritu de la Verdad, sino que están, en cambio, relleno de justicia propia, alimentados por el orgullo. Tan versado que ellos creen que están  en una posición de influencia para  interpretar  las enseñanzas de la Iglesia que ellos están (encargados) de agregar  nuevos codicilos y de ajustar lo que Cristo enseñó a sus propias necesidades egoístas.



Seguir Leyendo: Enlace
 
 
Como lo anunció   San Francisco de Asís, muchos tibios serán destruidos eternamente por el falso papa Bergoglio por aceptar el error. 
 
 
 
No un verdadero Pastor , sino un destructor ~ Profecía de San Francisco de Asís
 
 

Poco antes de morir, San Francisco de Asís reunió a sus seguidores y les advirtió de los problemas venideros, diciendo:

1. Sean fuertes, mis hermanos, tomen fuerza y crean en el Señor. Se acerca rápidamente el tiempo en el que habrá grandes pruebas y tribulaciones; abundarán perplejidades y disensiones, tanto espirituales como temporales; la caridad de muchos se enfriará, y la malicia de los impíos se incrementará.

2. Los demonios tendrá un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta. En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte.

3. Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá, y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en lugar de oponerse a él.

4. Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre la gente, entre los religiosos y entre el clero, que, si esos días no se acortaren, según las palabras del Evangelio, aun los escogidos serían inducidos a error, si no fuere que serán especialmente guiados, en medio de tan grande confusión, por la inmensa misericordia de Dios.

5. Entonces, nuestra Regla y nuestra forma de vida serán violentamente combatidas por algunos, y vendrán terribles pruebas sobre nosotros. Los que sean hallados fieles recibirán la corona de la vida, pero ¡ay de aquellos que, confiando únicamente en su Orden, se dejen caer en la tibieza!, porque no serán capaces de soportar las tentaciones permitidas para prueba de los elegidos.

6. Aquellos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones; serán considerados como rebeldes y cismáticos, porque sus perseguidores, empujados por los malos espíritus, dirán que están prestando un gran servicio a Dios mediante la destrucción de hombres tan pestilentes de la faz de la tierra. Pero el Señor ha de ser el refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como su Cabeza [Cristo], estos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir en la falsedad y la perfidia.

7. Algunos predicadores mantendrán silencio sobre la verdad, y otros la hollarán bajo sus pies y la negarán. La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.”
 
  
 
 
 
LA GRAN TRIBULACIÓN
Profecías de Ana Catalina Emmerich



LA ESCISIÓN DE LA IGLESIA

12 de abril de 1820 - Tuve todavía una visión sobre la gran tribulación, bien en nuestra tierra, bien en países alejados. Me pareció ver que se exigía del clero una concesión que no podía hacer. Vi muchos ancianos sacerdotes y algunos viejos franciscanos, que ya no portaban el hábito de su orden y sobre todo un eclesiástico muy anciano, llorar muy amargamente. Vi también algunos jóvenes llorar con ellos. (AA.III.161)

Vi a otros, entre los cuales todos tibios, se prestaban gustosos a lo que se les demandaba.

Vi a los viejos, que habían permanecido fieles, someterse a la defensa con una gran aflicción y cerrar sus iglesias. Vi a muchos otros, gentes piadosas, paisanos y burgueses, acercarse a ellos: era como si se dividieran en dos partes, una buena y una mala. (AA.III.162)


LA TRASLACIÓN DE LA IGLESIA
 Llegué a la casa de San Pedro y San Pablo (Roma) y vi un mundo tenebroso lleno de angustia, de confusión y de corrupción. (AA.II.413)
 Vi al santo Padre* (está profecía muestra dos papas uno falso que es un impostor y otro verdadero y también habla de varios precursores del anticristo) en una gran tribulación y una gran angustia respecto a la Iglesia. (AA.II.414)


*Falso Papa: Vi a continuación que cuando ellos introducían el obispo de la manera que se habían propuesto, él era intruso, introducido contra la voluntad del Papa y que no poseía legítimamente la autoridad espiritual. (AA.III.128)

Ellos construían una gran iglesia, extraña y extravagante; todo el mundo tenía que entrar en ella para unirse y poseer allí los mismos derechos; evangélicos, católicos, sectas de todo tipo: lo que debía ser una verdadera comunión de los profanos donde no habría más que un pastor y un rebaño. Tenía que haber también un Papa pero que no poseyera nada y fuera asalariado. Todo estaba preparado de antemano y muchas cosas estaban ya hechas: pero en el lugar del altar, no había más que desolación y abominación. (AA.III.188)


Vi la Iglesia de San Pedro que un hombre pequeño* llevaba sobre sus hombros; tenía algo de judío en los trazos del rostro. El asunto parecía muy peligroso. María estaba de pie sobre la Iglesia en el lado norte y extendía su manto para protegerla. (AA.III.124)
 Ese hombrecito parecía sucumbir. Parecía ser todavía laico y yo lo conocía.
 Los doce hombres que veo siempre como nuevos apóstoles debían ayudarle a llevar su carga: pero ellos venían demasiado lentamente. Parecía que él caería bajo el peso de la carga, entonces, finalmente, llegaron todos ellos, se pusieron debajo y numerosos ángeles vinieron en su ayuda. Eran solamente los cimientos y la parte posterior de la iglesia (el coro y el altar), todo el resto había sido demolido por la secta y por los servidores de la iglesia mismos. (AA.III.124)
 Ellos llevan la Iglesia a otro lugar y me parece que varios palacios caían ante ellos como campos de trigo que se cosechan. (AA.III.124)
 Cuando incluso no quedara más que un solo cristiano católico, la Iglesia podría triunfar de nuevo. (AA.III.124)
 Cuando vi la iglesia de San Pedro en su estado de ruina y como tantos eclesiásticos trabajaban, estos también, a la obra de destrucción, sin que ninguno de ellos lo hiciera abiertamente ante los demás, sentí una tal aflicción que grité hacia Jesús con todas mis fuerzas, implorando su misericordia. Entonces vi ante mi a mi esposo celeste bajo la forma de un hombre joven y me habló durante largo tiempo. Él dijo, entre otras cosas, que esta translación de la iglesia de un lugar a otro significaba que ella estaba en completa decadencia, pero que reposaba sobre esos porteadores y se revelaría con su ayuda. Incluso cuando sólo quedara un solo cristiano católico, la Iglesia podría triunfar de nuevo, ya que ella no tiene su fundamento en la inteligencia y los consejos de los hombres.
 Él me mostró entonces como nunca habían faltado personas orando y sufriendo por la Iglesia. Me hizo ver todo lo que Él mismo había sufrido por ella, qué virtud había dado a los méritos y a los trabajos de los mártires y como Él padecería de nuevo todos los sufrimientos inimaginables si le fuera posible sufrir de nuevo. Me mostró también en escenas innumerables la deplorable conducta de los cristianos y de los eclesiásticos, en esferas cada vez más vastas, extendiéndose a través del mundo entero, incluido mi país, después me exhortó a perseverar en la oración y el sufrimiento. Era una escena inmensa e indeciblemente triste que es imposible describir. Se me mostró también que ya no hay apenas cristianos en el antiguo sentido del término, por lo mismo que todos los judíos que existen todavía hoy son puros fariseos, solamente más endurecidos que los antiguos: no hay más que el pueblo de Judith en Africa que es semejante a los judíos de antaño. Esta visión me llenó de tristeza. (AA.III.125)




El Anticristo descrito por Santa Hildegarda de Bingen:
 
“Entonces hacia el fin, aparecerán dos potencias, como en las dos cabezas, una que va para arriba hacia la salvación, incluso entre angustias y apuros, que es la de Enoch y de Elías. La otra, que tiende en cambio hacia la perdición rechinando los dientes y aparentando milagros gloriosos y virtud, que es la del Anticristo.” “ Entonces la mayor parte de los hombres abandonarán la auténtica fe católica y se convertirán al hijo de la perdición.” “ Para que en comparación con los suyos, el Hijo de Dios tenga solo un pequeño número de fieles. ” “Entonces surgirá de pronto una agitación de las herejías y confusiones dentro de la Iglesia.”
“Las herejías serán tales, que los herejes podrán predicar abiertamente y en plena seguridad sus erróneas creencias. La duda y la incertidumbre en la fe católica de los cristianos aumentarán tanto, que las gentes dudarán a qué Dios dirigirse. ” “ El tiempo en que la excelencia de la Iglesia sea dispersada y hollada la verdadera fe, lo que denominamos como apostasía, cosa que ocurrirá en el tiempo del hijo perverso...cuando todos reconozcan que ése, el pecador que representa y recoge en sí todos los pecados, es el hombre del pecado, porque desde su primera aparición estará todo él lleno de pecados, y será conocido como el hijo de la perdición más cruel, ya que será inmoral en todo y les enseñará a los hombres cosas contrarias a Dios.”“ Todos ésos adorarán pues a la bestia desgraciada, es decir al hombre de la perdición, y abandonando la fe de Dios omnipotente proclamarán que no hay ningún obstáculo en desobedecer sus preceptos.”

“También se perderá el que adore los escritos de este hombre perdido, tributándole culto, y quien conserve en su corazón los escritos de Satanás, que fue echado por Dios ya que quiso ser Dios.”
 

1 comentario:

  1. YO no quiero ponerme en juez , soy una persona simple con muchas limitaciones , pero quiero explicar lo que me pasa con este Papa y aclaro que soy argentino , no me nace leer nada de lo que él escribe ,no porque haya leído todo lo de los antecesores, no quiero mentir pero de este Papa no me mueve a nada, es como que mi corazón lo rechaza , esto nunca me paso con nadie , es como que en lo más profundo algo me dice que esta mal , ojalá me equivoque pero es lo que me pasa con Papa Francisco.

    ResponderEliminar

El anatema de Trento sobre Bergoglio por adulterar el Padre Nuestro

    El Concilio de Trento condena la pretensión de Bergoglio de corregir el Padre Nuestro enseñado por Jesucristo. Otro anatema recae...