viernes, 8 de abril de 2016

Amoris Laetitia: El diablo está en los detalles

 

 
 



 Amoris Laetitia: El diablo está en los detalles
 
 
Louie  April 8, 2016

AKA Catholic  
 
Hay mucho sobre Amoris Laetita que merecen las críticas, pero en primer lugar quiero felicitar a sus creadores, el principal de ellos el hombre cuyo nombre lleva; no por su fidelidad, sino por la astucia de ellos.

Una lectura apresurada del documento podría llevarlo a uno a creer que no cumple con el estándar "revolucionario" como se predijo por el cardenal Kasper.

 
Allí lo tienen. Sigilosamente plantado en las notas de pie de pagina en medio unas 58.000 palabras, la mayoría de las que suenan más como consejo de la relación del Dr. Phil que cualquier otra cosa, es el sueño de Walter Kasper hecho realidad.

Ah, pero el diablo está en los detalles; más específicamente, su mano está claramente presente en las notas de pie de pagina.


En su mayor parte, todo lo que necesita saber está en el párrafo 305. proporciono aquí en su totalidad, con énfasis en la parte de la clave del texto:

305. Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran rocas que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas» [349]. En esta misma línea se expresó la Comisión Teológica Internacional: «La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión»[350]. A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia[351]. El discernimiento debe ayudar a encontrar los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites. Por creer que todo es blanco o negro a veces cerramos el camino de la gracia y del crecimiento, y desalentamos caminos de santificación que dan gloria a Dios. Recordemos que «un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades»[352]. La pastoral concreta de los ministros y de las comunidades no puede dejar de incorporar esta realidad.

La Nota al pie 351 es de hecho revolucionario! Se lee:
[351] En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos. Por eso, «a los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor»: Exhort. ap. Evangelii gaudium (24 noviembre 2013), 44: AAS 105 (2013), 1038. Igualmente destaco que la Eucaristía «no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles» (ibíd, 47: 1039).


No se equivoque, cuando se coloca en el contexto de todo el documento (que voy a hacer con más detalle más adelante), es evidente que "ciertos casos" incluye prácticamente todos los casos.

Por lo tanto las puertas han sido abiertas de par en par para que los sacerdotes  admitan a los sacramentos de la Confesión y la Santa Comunión, los que están viviendo en pecado mortal.

Para ser muy claro, ahora tenemos que dirigir nuestra atención hacia el párrafo 311 y su impacto en el confesionario, que dice en parte:

A veces nos resulta difícil para hacer espacio para el amor incondicional de Dios en nuestra actividad pastoral .364

¿Y qué dice la nota 364?

[364] Quizás por escrúpulo, oculto detrás de un gran deseo de fidelidad a la verdad, algunos sacerdotes exigen a los penitentes un propósito de enmienda sin sombra alguna, con lo cual la misericordia se esfuma debajo de la búsqueda de una justicia supuestamente pura. Por ello, vale la pena recordar la enseñanza de san Juan Pablo II, quien afirmaba que la previsibilidad de una nueva caída «no prejuzga la autenticidad del propósito»: Carta al Card. William W. Baum y a los participantes del curso anual sobre el fuero interno organizado por la Penitenciaría Apostólica (22 marzo 1996), 5: L’Osservatore Romano, ed. semanal en lengua española, 5 de abril de 1996, p. 4

En esto, Francis está dejando claro que quiere sacerdotes que pasan por alto el "firme propósito de enmienda" que se requiere para la absolución, y que consideren la persistencia en el pecado mortal como el equivalente a una potencial “nueva caída.”

Nos estaríamos engañando a nosotros mismos si hemos creído  por un momento que este tratamiento tanto de la confesión y de la comunión se ordena exclusivamente a los divorciados y   “vueltos a casar” por lo civil y los que cohabitan.
No puede haber ninguna duda de que aquellos pastores que se inclinan a aplicar este mismo "estándar" (o falta de el, para ser más precisos) para aquellos que tienen relaciones homosexuales saben ahora que pueden hacerlo con impunidad y sin miedo a la reprimenda de su obispo o cualquier otra persona; con la certeza de que Francisco les cubre sus espaldas.

Al final, el documento contiene pocas o ninguna sorpresa.

El 21 de febrero de 2014, Francisco dejó saber al mundo  exactamente lo que piensa de la teología del cardenal Kasper, incluyendo su visión para invitar a las personas en adulterio a los Sacramentos.

La única pregunta que se ha mantenido desde entonces es hasta que punto el "Dios de las sorpresas" (también conocido como Jorge Bergoglio) traería esa visión a su realización. Ahora ya sabemos

Voy a seguir adelante con un informe más detallado sobre las diversas formas en las que el 8 de abril del 2016 pasará a la historia como uno de los más trágicos en la historia de la Iglesia Católica.

 
 
 
Por ahora, vamos a orar y reparar las consecuencias de la terrible ofensa a Nuestro Señor que Amoris Laetita representa.

 Enlace

7 comentarios:

  1. Pope Francis: "No one can be condemned forever, because that is not the logic of the Gospel! Here I am not speaking only of the divorced and remarried, but of everyone, in whatever situation they find themselves."

    ResponderEliminar
  2. "Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio! Aquí no estoy hablando solamente de los divorciados y vueltos a casar, sino de todo el mundo , en cualquier situación en que se encuentran." - Francisco , 8 de Marzo 2016

    ResponderEliminar
  3. “Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio! Aquí no estoy hablando solamente de los divorciados y vueltos a casar, sino de todo el mundo , en cualquier situación en que se encuentran.” – Francisco , 8 de Marzo 2016

    ResponderEliminar
  4. “Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio! Aquí no estoy hablando solamente de los divorciados y vueltos a casar, sino de todo el mundo , en cualquier situación en que se encuentran.” – Francisco , 8 de Marzo 2016

    ResponderEliminar
  5. Ejemplo claro:
    https://denzingerbergoglio.com/2016/04/11/el-pobre-judas/

    ResponderEliminar
  6. Este Papa intenta crear una especie de "cielo" en la tierra (Pero sin Dios)... Y por supuesto pone en duda todos los preceptos y normas morales del evangelio, dejándolos como si fueran caducos o anticuados... Luego existe mucha gente que dice ser creyente, (y no lo es). Ser creyente, es saber todos los días, que tu vida en la tierra no tiene sentido sin Cristo, y ser creyente es hacer todas las cosas y vivir como si ese día fuera el ultimo de tu existencia, sabiendo que en esta vida estas de paso y de camino hacia la muerte y eternidad. Nadie se plantea actualmente este concepto en sus vidas, y solo viven para hoy y mañana. Esa es la verdad. Yo he abandonado mi familia hermanos y amigos por dicha razón, pues llamándose creyentes, viven una vida en la que solo les importa el hoy y el mañana, (pero nunca la eternidad). Ellos me han despreciado y abandonado porque yo sigo el evangelio tal como esta escrito, y ellos siempre le ponen "atenuantes y disculpas" por todos lados al Evangelio. Pero ellos viven con una cierta tristeza en sus vidas, porque no viven la autenticidad de cada día, y el sabor amargo de la existencia. Luego tampoco son capaces de sentir la alegría de las cosas bellas y buenas (que también las hay). Este es mi testimonio. Duro testimonio. Mi vida es como la de un monje en este desierto, en que todos están desorientados y no saben por donde caminar. Bueno, que nadie me apalee con mas golpes e insultos, aun de los que ya recibo por parte de mis familiares. Soy un maldito para todos. Y yo lo único que hago es amar, y perdonar, pero eso tampoco lo aceptan. No aceptan un amor que no tiene alegría en la existencia (dinero, futuro, notoriedad, etc), ni un perdón basado en la caridad, (porque la caridad y el amor al prójimo no es algo que ellos necesiten). Si el ser humano entendiera lo que significa: "Volver a nacer", y "hacerse como un niño", entenderían que el Evangelio esta hablando siempre sobre la pureza del corazón. La pureza del corazón, solo la pueden tener los niños y aquellos que son inocentes en su obrar y en su pensamiento interior. Ya he dicho mas de lo que debía de decir. La fe en la tierra es muy pobre ahora. ¿Cuando venga el hijo del hombre, encontrara fe en la tierra?

    ResponderEliminar
  7. Nada cabe agregar al comentario efectuado por El Lince y La Gacela, salvo señalar que para tristeza de todos los católicos medianamente ilustrados en los Dogmas de nuestra Fe, nos encontramos frente a un Pontífice herético, lo cual lleva a concluir que tenemos Vacancia de la Silla Apostólica. De todos modos y tal como prometió Ntro Señor, el poder de las tinieblas no prevalecerá sobre ella (La Iglesia) y por ende recemos para que este triste lapso sea lo más breve posible.

    ResponderEliminar

El anatema de Trento sobre Bergoglio por adulterar el Padre Nuestro

    El Concilio de Trento condena la pretensión de Bergoglio de corregir el Padre Nuestro enseñado por Jesucristo. Otro anatema recae...