sábado, 14 de noviembre de 2015

El vaticano calla el Nombre de Cristo al hablar del ataque terrorista en París.

¿Por qué la Santa Sede se avergüenza de hablar de Nuestro Señor Jesucristo cuando se trata del ataque terrorista en París?
Original en inglés: Toronto Catholic Witness
Traducido por adeste fideles


Veinticuatro horas han pasado desde que los fanáticos musulmanes desataron su odio en París. Hemos tenido los mensajes de Francisco, de la Secretaría de Estado y de p.Frederico Lombardi. Ni uno solo de estos mensajes contienen el Santo Nombre de Jesús, ninguno de estos mensajes mencionan a Nuestro Señor Jesucristo en absoluto.

No se hizo mención del único Nombre bajo el Cielo, por el que podemos ser salvos. No hay otro. Uno no se salva como un Judío, o musulmán, o hindú o sucesivamente. Si estos no cristianos fueran salvos, se salvarían a pesar de su pertenencia a una religión falsa. Sus Vidas se apagaron ayer. ¿Tuvieron tiempo para arrepentirse? Miles más todavía pueden ser exterminadas: ¿hay algún sentido de urgencia por parte de la Santa Sede para proclamar a Jesucristo, el único mediador entre Dios y el hombre? El único camino de la salvación?

Santo Tomás de Aquino en su sexto (Lecture) sermón sobre el Evangelio de San Juan es enfático:
"1239  Después de mostrar que los Judíos había tenido cierto origen espiritual, y después de rechazar el origen creían seguir teniéndolo , nuestro Señor aquí les da su verdadero origen,  atribúyeles su paternidad al diablo En primer lugar, él hace su declaración, en segundo lugar, le da su razón; y en tercer lugar, explica esta razón "  De hecho, la totalidad del Evangelio de San Juan es una poderosa denuncia de indiferentismo religioso
 
 





Los mensajes indiferentitas, los telegramas transmitidos hasta el momento, podría haber sido compuestos por un deísta. Nuestro Señor se ha dejado a un lado, sin ninguna consideración. Al hacerlo, estos malhechores blasfemos llaman sobre sí la ira de Dios; porque estos hombres que son los sacerdotes de Jesucristo se avergüenzan de proclamarlo.



¿Por qué están avergonzados? ¿Tienen miedo de ofender a alguien? ¿ A quien? a los Judíos? a los Musulmanes? a los agnósticos o a los ateos? Al parecer, según estos cobardes espirituales, es permitido ofender a Dios -por un sentido equivocado de no querer ofender a nadie - inspirados por la falsa libertad religiosa , que no es católica. Pero cuando sean colocados estos hombres delante de Dios, ellos que se avergüenzan de proclamar a Jesucristo, Él, por su parte los avergonzará delante de Su Padre. Al hacerlo, han pecado por la justicia debida a Judíos y musulmanes por no proclamar el poder liberador de Nuestro Señor que quiere convertir y salvar a estos hombres. Qué horrible para un sacerdote no querer predicar a Cristo y crucificarlo !
 
Queridos amigos católicos. No se deje engañar: no hay más que un solo Dios, este Dios es uno y trino. Los Judíos no tienen el verdadero Dios (recordemos las palabras de Nuestro Señor a los fariseos - su padre era el diablo, ya que se negaron a reconocer a su hijo); los musulmanes no tienen al verdadero Dios (su padre también, es el diablo), ninguna falsa religión tiene el verdadero Dios. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo.



Artículo  relacionado:

El Islam según Francisco: ¿una religión de paz?… “Matadles dondequiera que los encontréis”

No hay comentarios:

Publicar un comentario