Por sus llagas hemos sido sanados ♰♰♰

miércoles, 2 de octubre de 2019

Quien escucha al falso papa Bergoglio desobedece la inspiración de su ángel custodio y va por el camino de perdición



“Los hombres pueden desoír las inspiraciones que les dan invisiblemente los ángeles buenos, iluminándolos para obrar el bien; pero queda intacto el libre albedrío: de ahí que el perderse los hombres no se ha de atribuir a la negligencia de los ángeles, sino a la malicia de los hombres .”
(Santo Tomás, Suma Teológica 1, q. 113, a. I ad 2).
 
 
Escuchar el anti evangelio del falso papa Bergoglio es rebelarse contra Dios. Creerle al heresiarca Bergoglio es dejar de creerle a Dios, es despreciar el Evangelio de Jesucristo y preferir creer en la mentira. Quienes desprecian arrepentirse, bautizarse y convertirse en discípulos de Jesucristo se pierden.


Firmes en Cristo.
 


 
 
 
2. Porque vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina, sino que, teniendo una comezón extremada de oír doctrinas que lisonjeen sus pasiones, recurrirán a un montón de doctores propios para satisfacer sus desordenados deseos,
3. y cerrarán sus oídos a la verdad, y los aplicarán a las fábulas. 2 Timoteo 4 - Biblia Torres Amat 1825

San Alfonso María de Ligorio:
Dice san Ambrosio: El que guarda la castidad es un ángel, el que la pierde es un demonio. Los que son castos se hacen ángeles. Ya lo dijo el Señor:  ‘ Serán como ángeles de Dios’ (Mt 22,30). Pero los deshonestos se hacen odiosos a Dios como los demonios. Decía san Remigio que la mayor parte de los adultos se pierden por impuros.   
 Sigamos los tres consejos de San Bernardo con respecto a nuestro Ángel de la Guarda:
“Respetemos su presencia, agradezcámosle sus favores y confiemos en su ayuda.”

Catecismo Mayor San Pío  X:

46.¿Qué fue de los Ángeles que permanecieron fieles a Dios? - Los Ángeles que permanecieron fieles a Dios fueron confirmados en gracia, gozan para siempre de la vista de Dios, le aman, le bendicen y le alaban eternamente.
 
47.¿Sírvese Dios de los Ángeles como de ministros suyos? - Sí, señor; Dios se sirve de los Ángeles como de ministros suyos, y en especial a muchos de ellos hace custodios y protectores nuestros.
 
48.¿Hemos de tener particular devoción al Ángel de nuestra Guarda? - Si, señor; hemos de tener particular al Ángel de nuestra guarda, honrarle, implorar su socorro, seguir sus inspiraciones y ser agradecidos a su continua asistencia.



Santo Cura de Ars: No trates de complacer a todo el mundo. Trate de agradar a Dios, a los ángeles y a los santos, ellos son su público.

 
  Ex 23, 20-22: Yo mandaré un ángel delante de ti para que te defienda en el camino y te haga llegar al lugar que te ha dispuesto. Respétalo y obedécele, no le resistas.

Para el hombre hay un ángel, un protector entre mil que le hace ver su deber (Job 33,23).

Mi ángel está con ustedes y les pedirá cuentas (Baruc 6,6).

En el libro de Baruc vemos como Dios condena el pecado de la idolatría, y le advierte al Pueblo que ha castigado al cautiverio por su pecado que se aparten de los falsos ídolos, es necesario recordar esta advertencia puesto que la secta apóstata bergogliana  promueve el paganismo en rebelión contra Dios y todos los fieles católicos debemos separarnos esta secta de perdición.


El ángel del Señor está en torno a los que le temen y los salva (Sal 33,8).


Catena Aurea

San Jerónimo
Grande dignidad es ésta del alma humana, de tener desde que nace un ángel destinado para que la guarde.
 

San Hilario, in Matthaeum, 18
Los ángeles ofrecen diariamente a Dios las oraciones de los que se han de salvar por Cristo. Por consiguiente, es muy peligroso despreciar a Aquel cuyos deseos y peticiones llegan por servicio y ministerio de los ángeles a Dios eterno e invisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Santa Inés, ejemplo de “doble martirio: el de la castidad y el de la fe”

Filipenses 2:15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en me...