lunes, 27 de abril de 2015

La Abominación de la Desolación en el Templo.




La muchedumbre de los sacrilegios continuos  contra la Santa Eucaristía y profanaciones de las iglesias que estamos viendo en todo el mundo causan la abominación de la desolación en el Templo  provocada por el falso profeta y su ejército  desolador. La Eucaristía es remplazada por el sistema sacramental diabólico del anticristo , los que participan de ellos se unen a la Bestia. Este sistema diabólico esta relacionado a las practicas de inmoralidad sexual como nos advierte la palabra de Dios en  Ap 2:14.
 
 
Sor de la Nativité advirtió:
“Ellos tendrán altares y templos donde sus sacerdotes tratarán de imitar los ministerios, las ceremonias y el sacerdocio de la religión, en las cuales ellos mezclarán una cantidad de circunstancias extravagantes y supersticiosas, invocando, o más bien, profanando el santo nombre de Dios… Ellos remedarán los sacramentos...
 

 

El Padre Herman B. Kramer (1884-1976)

Autor del famoso libro "The Book of Destiny" (1956) señaló:

Nuevos Sacramentos: "El Falso Profeta va a instituir ritos secretos, a través del cual los seguidores del Anticristo serán adelantados por grados en el misticismo más profundo de su culto. De este modo se establece Una especie de sistema sacramental diabólico para conferir las cualidades de Satanás y la consagración de la gente al servicio de la Bestia.". página 325.





Nuestra Señora de la Salette advirtió :
“La abominación será vista en lugares santos, en los conventos, y entonces el demonio se hará a sí mismo el rey de sus corazones.”

 
Las Iglesias serán cerradas o profanadas. Los Sacerdotes y religiosos serán perseguidos.(...) Muchos abandonarán la Fé, y el número de Sacerdotes y religiosos que se separarán de la verdadera religión será grande. Entre estas personas se encontrarán incluso Obispos
.
 

Veamos un poco de Historia:

'El Rey Antíoco  IV, queriendo unificar el imperio, trató de establecer en todos sus dominios una sola ley, un solo idioma y una sola religión, por lo cual decretó la abolición de la religión y de las tradiciones judaicas. Esto provocó división entre los judíos, ya que, aunque algunos se negaron a someterse a las imposiciones extranjeras, otros las aceptaron por conveniencia, o por miedo. Por ese tiempo uno de los judíos del partido pro-helenista, llamado Jasón, logró que a cambio de mucho dinero el rey Antíoco  lo nombrara sumo sacerdote, y fue en tiempos de ese falso pontífice (en el año 1701 A. C.) que los sacerdotes comenzaron a descuidar los sacrificios que diariamente debían ser ofrecidos en el templo. Esa situación se agravó mucho más cuando después Antíoco  impuso por la fuerza el culto a Zeus Olímpico y profanó el templo de Jerusalem, llegando al colmo de sacrificar cerdos sobre el altar en el año 167 A. C. Vea aquí como el sacrificio continuo fue interrumpido con la profanación del santuario. Esto provocó la rebelión de los Macabeos, quienes lucharon heroicamente por lograr la independencia de su pueblo, y por fin lograron reconquistar y purificar el templo en el año 164 A. C.

"...y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra."
 

El Rey Antioco IV, es una prefigura del Falso Profeta que es quien causa la abominación de la desolación. 
 
 

 
 
“Abominación desoladora”:
 
La palabra “abominación” en Mateo viene de la palabra griega bdelugma, la cual significa, una cosa asquerosa (repugnante a causa de su hedor), una cosa detestable. Son cosas detestables ;  sacrilegios que causa que el Templo quede vacio desolado.
 

La Abominación desoladora del Templo de Jerusalén es prefigura de la abominación desoladora en la Iglesia católica.
Nuestro Señor Jesucristo  la menciona en Mateo 24:15. La abominación desoladora ocurrió en el Templo de Jerusalén cuando los ejércitos romanos destruyeron a Jerusalén en el año 70 D.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 76, 1

Yo pregunto a los judíos: ¿de dónde ha venido sobre ellos un castigo divino tan intolerable, que es mucho peor que cuantos anteriormente habían recibido? Porque desde luego se comprende que les vino aquella desgracia por el crimen cometido sobre la cruz. Pero aun manifiesta que eran dignos de mayor castigo en esto que añade: "Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne sería salva", etc. Como diciendo: Si hubiese durado más aquella batalla de los romanos contra la ciudad, hubiesen perecido todos los judíos. Dice que toda carne judía, todos los que están fuera, y todos los que están dentro, porque no solamente a aquéllos que estaban en Judea atacaban los romanos, sino que perseguían también a los que andaban dispersos.
 
La Abominación desoladora en la Iglesia católica  ha sido profetizada y anunciada con detalles por la Virgen en la Salette.
También San Pablo en la Escritura nos advierte que en el  tiempo de la apostasía  antes de que Cristo regrese a la tierra, acontecerá  una serie de “abominaciones” dejando los Templos vacíos y desolados. La Virgen anunció en la Salette que Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo , el hombre de pecado se sienta en el Templo de Dios haciéndose pasar por Dios creando una iglesia adulterada que se le conoce como la Ramera de Babilonia.

Sor de la Nativité advierte sobre la usurpación del papado :

“Yo he visto una gran potencia elevarse contra la Santa Iglesia. Ella ha arrancado, pillado, devastado la viña del Señor; la ha hecho servir como escabel a los transeúntes, y la ha expuesto a los insultos de todas las naciones. Después de haber injuriado el celibato y oprimido el estado religioso, esta soberbia audaz hay se ha como revestido de los poderes de nuestro Santo Padre el Papa, del cual ella ha menospreciado la persona y la autoridad… He visto tambalear las columnas de la Iglesia, he visto, inclusive, caer un gran número de los cuales se tenía motivo de esperar más estabilidad…  entre aquellos que debían sustentarla, se han encontrado cobardes, indignos, falsos pastores, lobos vestidos con piel de corderos , que han entrado en el rebaño para seducir las almas simples, degollar el aprisco de Jesucristo, y librar la heredad del Señor a la depredación de los ladrones, los templos y los santos altares a la profanación…”
En ese tiempo, al pueblo de Dios se le ordena huir por su seguridad (Mat. 24:16-22; Lucas 21:20-27).
 

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 75, 2

Como muchas veces había sucedido que los judíos habían sido rehabilitados después de grandes guerras (como sucedió en los tiempos de Senaquerib y Antíoco), para que nadie crea que entonces sucedería lo mismo, ordena el Salvador a sus discípulos que huyan, cuando añade: "Entonces los que están en la Judea", etc





Beda Catena Aurea- Lc 21,20-24

¿Pero cómo podrían salirse de la ciudad los que estaban dentro de ella, si ya estaba sitiada por un ejército? A no ser que dijera esto no refiriéndose al tiempo mismo del sitio, sino al próximo de él, cuando el ejército romano empezara a invadir las fronteras de Galilea y de Samaria.

 
San Agustín, ut sup Catena Aurea Lc 21,20-24
En cuanto a lo que dijeron San Mateo y San Marcos: "Y el que esté en el campo no vuelva atrás a tomar su vestido", lo dice San Lucas con más claridad: "Y los que están en las regiones no entren en la ciudad, porque han llegado los días del castigo", y han de cumplirse todas las profecías.
 
La palabra de Dios nos ordena salir de la iglesia adulterada por el falso profeta para que el pueblo de Dios no se haga  cómplice de los pecados de la falsa iglesia de los apostatas que se vuelve 'habitación de demonios, y se convierte en guarida de todo espíritu inmundo'.  Los que se hacen cómplice recibe el mismo castigo.
 
Apocalipsis 18:4
Y oí otra voz del cielo que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas;
 

 

Mt. 24,15. El evangelista dice que esta “abominación” será erigida en el “lugar santo”,  (ver Dn. 9,27, en la Vulgata dice: “estará en el Templo la abominación de la desolación”)
El acto de abominación idolátrica que, de acuerdo a la profecía de Daniel 9,27, presagiaba la ruina de la Casa de Dios, y por lo tanto veían en ella el signo real dado por Cristo para la huída del pueblo de Dios.
 

Así como sucedió con la profanación del Templo de Jerusalén  por el ejército romano, una vez dentro de los muros del templo , colocaron imágenes de oro del águila romana por toda el área del templo.
 “Los Romanos pusieron sus águilas entre las ruinas, frente a la puerta oriental, y les ofrecieron sacrificios y proclamaron a Tito Emperador con grandes aclamaciones de jubilo”.

La Abominación predicha por el profeta Daniel también se dará en la iglesia Católica en   Roma (Vaticano).

Marcos 13:14 dice: “Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar”.
 

San Agustín, de consensu evangelistarum, 2, 77 (Catena Aurea- Mc 13,14-20):

San Mateo dice: "Sentado en el lugar santo" ( Mt 24,15). San Marcos expresa lo mismo cambiando la expresión, porque dice: "En donde no debe", puesto que no debe tomar asiento en el lugar santo.



Beda, in Marcum, 4, 42

Cuando penetramos en el verdadero significado de las palabras, vemos que éstas han sido dichas en sentido místico, y pueden referirse por tanto al Anticristo, o al retrato del César, que puso Pilatos en el templo, o a la estatua ecuestre de Adriano, que estuvo por largo tiempo también en el Sancta Sanctorum. Se llama también abominación al ídolo, como en el Antiguo Testamento, y por tanto añade, de la desolación, porque fue puesto el ídolo en el templo desolado y desierto.

 

 

Aquí vemos que la “abominación” es una acción sacrílega.


Existe la abominación de la desolación y el desolador.
El desolador tiene que ver con un hombre y un ejército de hombres; y la abominación tiene que ver con una acción sacrílega.
La abominación de la desolación: Es la acción de cometer sacrilegio, de pisotear y desolar un lugar santo o apartado para el culto de Dios.
La abominación tiene que ver con “sacrificios abominables; objetos y prácticas abominables; y un estilo de vida pagano” y en la Escritura se toma en referencia al pecado, a la idolatría y la transgresión de la ley de Dios.
 
 
Dice Mateo 24:15 “Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes”.
 
 
Daniel 9:27 dice “Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador”.
 
 
Daniel 11:31 dice “Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora”.


San Jerónimo ( Catena Aurea Mt 24,15-22) :
Esto que dice: "El que lee entienda", se expresa para que busquemos el sentido místico. Leemos, pues, en Daniel de este modo: "Y en medio de la semana cesará el sacrificio y las ofrendas; y en el templo habrá abominación de desolaciones hasta la consumación del tiempo, y la consumación se dará sobre la soledad" ( Dn 9,27).
 
 
Beda, in Marcum, 4, 42.
Pero cuanto mayor es esta tribulación que las anteriores, tanto más breve será el tiempo de su duración. Porque, según lo que podemos deducir de la profecía de Daniel y del Apocalipsis de San Juan, la Iglesia habrá de ser perseguida en todo el orbe durante tres años y medio. Así que, tomando estas palabras en sentido espiritual, cuando veamos la abominación de la desolación donde no debe estar, esto es, cuando veamos que reina la herejía y otros pecados semejantes en medio de quienes parecen consagrados a los misterios divinos, entonces los que continuamos en Judea, es decir, en la confesión de la verdadera fe, debemos subir tanto más en la virtud, cuantos más sean los que veamos ir por los anchos caminos del vicio.
 
Pseudo-Jerónimo
La huida a los montes es para que no baje a lo profundo el que ha subido a lo alto.
 
 
Beda, in Marcum, 4, 42
Entonces el que está en el terrado, es decir, el que sobreponiéndose a los efectos carnales vive espiritualmente en una atmósfera libre, no descienda a las bajas acciones de su antigua vida, ni renueve los deseos del mundo y de la carne que abandonó. Por nuestra casa debemos entender este mundo, o la misma carne en que vivimos.
 
 
Padre E. Sylvester Berry
"... La abominación desoladora se ha forjado en muchas iglesias católicas por los herejes y apóstatas que han roto altares, reliquias de los mártires y profanando el Santísimo Sacramento. En el momento de la Revolución Francesa una mujer lasciva estaba sentada en el altar de la catedral de París y adorada como la diosa de la razón.  Este tipo de cosas, aunque débilmente prefiguran las abominaciones que profanarán a la iglesias en esos días tristes cuando el Anticristo se sentará a sí mismo en el altar para ser adorado como Dios.

Romanos 1:25 porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén.

San Ambrosio Catena Aurea Lc 21,20-24
Los judíos, pues, creyeron que la abominación de la desolación tuvo lugar cuando los romanos, burlándose de los ritos de los judíos, habían arrojado la cabeza de un cerdo en el templo.

 


 
 
 
Durante la Revolución Francesa, se utilizaron las iglesias como establos para demostrar el desprecio de los revolucionarios de toda religión.
 
 

Nuestro Señor le advierte acerca de los tiempos actuales
Marie-Julie dijo: “Veo que durante un tiempo lo suficientemente largo, el Santo Sacrificio será prohibido. Las Iglesias se convertirán en un refugio para el ganado; van a ser utilizadas como salas de recreo ( de placer ), donde el infierno vendrá para bailar con blasfemias mientras cantan”.

San Jerónimo ( Catena Aurea Mt 24,15-22)
También puede entenderse respecto de la estatua del César, que Pilato colocó en el templo; o de la estatua ecuestre de Adriano, que ha permanecido hasta hoy en el mismo lugar donde estuvo el Sancta Sanctorum, pues la abominación, según la antigua Escritura, es llamada ídolo. Y por lo tanto, se añade la desolación, porque el ídolo fue puesto en el templo desolado y desierto.


 ¿Hacia que apunta la abominación desoladora?

En Daniel 9:26 apunta sobre la ciudad y el santuario.
 
San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 75, 2:
O porque el mismo que desoló la ciudad y el templo, colocó la estatua en el interior.
 
Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846:  “Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo (…) la Iglesia será eclipsada”.

 
Estos sacrilegios logran que se retire la presencia Real de Cristo en la Eucaristía y se da paso a la desolación en el Templo. El anticristo remplaza la Eucaristía por su sistema sacramental diabólico aparentando ser la Eucaristía , ese falso sistema sacramental  representa la copa con la que el anticristo embriagará a todas las naciones que se le unan.
 
 


Apocalipsis 17:4
La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de las inmundicias de su inmoralidad.
 
 
Apocalipsis 17:2
con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.»
 
 
 

Daniel 8:13 dice “Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados?”.

 
Es un sacrilegio o trasgresión puesto sobre el santuario. La misma abominación logra la desolación.
Daniel 11:31 nos descifra que el “hombre de pecado” de 2 Tesalonicenses 2:3-5 no esta solo en esta labor desoladora y dice “Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora.”
 
 

San Hilario, in Matthaeum, 25

O de otro modo, el Señor da a conocer un indicio seguro de su venida futura diciendo: "Cuando viereis que la abominación". Esto lo dijo el profeta refiriéndose a los tiempos del Anticristo. Fue llamada abominación, porque viniendo contra Dios, reclama para sí el honor de Dios; y abominación de desolación, porque ha de desolar toda la tierra con guerras y mortandades, y por esto, recibido por los judíos, se instalará en el lugar de santificación, para que donde se invocaba a Dios por las súplicas de los santos, recibido por los infieles, sea venerado con los honores de Dios. Y porque este error será más propio de los judíos, que por haber menospreciado la verdad abracen la falsedad, les aconseja que abandonen Judea y se marchen a los montes, no sea que mezclándose con aquellas gentes crean en el Anticristo y no puedan escapar de la perdición. Y lo que dice: "Y el que esté en el tejado no descienda", etc., se entiende de este modo: El techo es lo más alto de la casa y la conclusión más elevada de toda habitación; por lo tanto, todo aquél que se esforzare en la conclusión de su casa (esto es, en la perfección de su corazón), y en hacerse nuevo por la regeneración, y elevado según el espíritu, no deberá rebajarse por la codicia de bienes mundanos. "Y el que estará en el campo", etc., esto es, cumpliendo con su deber, no vuelva a los cuidados antiguos, por los que habrá de volver a tomar el vestido formado por los pecados viejos con que se cubría.

 
 
San Agustín, epistola 80
En las tribulaciones debe evitarse que nadie sea vencido y descienda de la sublimidad de las cosas espirituales a la vida carnal, y que aquél que antes adelantaba progresando por el camino de la virtud, desmayando mire hacia atrás.
 
 
 
San Hilario, in Matthaeum, 25
Cuando dice: "¡Ay de las preñadas y de las que críen en aquellos días", no debe creerse que el Señor decía esto por el peso del embarazo, sino que dio a conocer la grave situación de las almas, abrumadas de pecados, porque ni las que estén en el techo, ni las que se hallen en el campo, podrán evitar los ímpetus de la justicia, que pesará sobre ellas. También serán desgraciadas aquéllas que críen. Manifiesta por medio de estas palabras la debilidad de aquellas almas que se amamantan en el conocimiento de Dios, y por lo tanto también hay que temer por ellas, porque siendo pesadas para huir del Anticristo e incapaces para hacerle frente, no huyeron de los pecados, ni tomaron el alimento del verdadero pan.
 
Orígenes, in Matthaeum, 29
Hablando en sentido místico, diremos que en todo el lugar santo de las Sagradas Escrituras (tanto del Nuevo como del Antiguo Testamento) se halla con frecuencia el Anticristo, que es la predicación falsa; y los que esto entienden, huyen desde la Judea de la letra a los elevados montes de la verdad. Y si se encuentra alguno que haya subido sobre el techo de la palabra, y que está sobre la cubierta, no baje de allí, con el fin de tomar algo de su casa. Y si está en el campo, en donde se halla escondido el tesoro, y volviese hacia atrás, caerá en el lazo de la mentira, y especialmente si ya se había quitado el vestido antiguo (esto es, el hombre viejo), y otra vez vuelve a tomarlo; entonces el alma que tenía en su seno, y que todavía no había dado frutos por medio de la palabra, incurre en esa misma amenaza; pues arroja lo que concibió, y pierde la esperanza que podía tener en los actos de la verdad; del mismo modo, cuando parezca que se ha formado y que fructifica la palabra, pero que en realidad no está suficientemente robustecida. Rueguen, por lo tanto, los que huyen a los montes, no sea que su fuga tenga lugar en invierno o en sábado. Porque en virtud de la tranquilidad del alma así constituida, pueden alcanzar el camino de la salvación. Pero si les coge en invierno, caerán en manos de aquéllos de quienes huyen. Oren, por lo tanto, para que su huida no tenga lugar ni en invierno ni en sábado. Algunos aun cuando nada malo hacen en sábado, sin embargo, nada hacen bueno; en semejante sábado, cuando el hombre no hace buenas obras, tampoco debe tener lugar vuestra huida, porque ninguno es vencido fácilmente amenazado por un falso dogma, sino el que está desnudo de buenas obras. ¿Qué tribulación hay mayor que ver seducir a nuestros hermanos y que alguno se vea a sí mismo agitado y dudoso? Por días se entiende los preceptos y los dogmas de la verdad. Todos los entendimientos que vienen abandonando la ciencia de falso nombre, son como añadidura de los días, que Dios abrevia en favor de los que quiere.
 
 
 
 

Una tropa o ejército es conducido por un rey o comandante militar. Daniel 11:36 nos habla de un rey, dice “el rey hará su voluntad, y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios; y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y prosperará, hasta que sea consumada la ira; porque lo determinado se cumplirá”.

 
San Agustín, epistulae, 199, 9
Josefo, autor de la Historia de los Judíos, refiere que sobrevinieron a este pueblo tantas y tales cosas, que parecen increíbles: así es que con mucha verdad dice que no había habido ni habría tribulación semejante en el mundo. Que aunque acaso sea igual o mayor la que acaecerá en los tiempos del Anticristo, no obstante, y con respecto a aquel pueblo, no la habrá mayor. Y si él es el primer y principal pueblo que ha de recibir al Anticristo, más bien será él quien promueva, y no quien sufra la tribulación.
 
 
Y ante esta abominación  que se debe hacer?
Dios en su Palabra  nos ordena huir  fuera de la iglesia adulterada.


 
 
 
El Anticristo se sentará en el templo de Dios.
 
El Padre Herman Kramer fue un sacerdote católico que pasó 30 años estudiando y escribiendo un libro sobre el Apocalipsis. En su libro, escribió lo siguiente acerca de la profecía de San Pablo en relación con la Anticristo sentado en el templo de Dios.
«San Pablo dice que el Anticristo se 'sienta en el templo de Dios' ... Esto no es el antiguo Templo de Jerusalén, ni un templo construido por el Anticristo, como algunos han pensado, porque entonces sería su propio templo ... ese templo que se muestra es una Iglesia Católica, posiblemente una de las iglesias de Jerusalén o la de San Pedro en Roma, que es la iglesia más grande del mundo y tiene pleno sentido llamarla 'El Templo de Dios'.»

Daniel 8
9 Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, el cual creció mucho al mediodía, y al oriente, y hacia la tierra deseable (gloriosa)
10 Y engrandecióse hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las holló.
11 Aun contra el príncipe de los ejércitos se irguió y por él le fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra.
12 Y a causa de la iniquidad le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y le acompañó el éxito.



El Falso profeta hace que caigan en Apostasía arrastrándolos al error a parte de los laicos y la Jerarquia.
Es pisoteado el Santuario y los creyentes son pisoteados. Por la rebeldía desoladora.
Daniel 8:13 dice “Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio,  y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados?”
¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio abolido, y la iniquidad asoladora puesta allí, y del santuario y el ejército pisoteados?
 

14 Y la respuesta fue: “Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas. Después de eso, el santuario será purificado.”
 

Marcos 13:14-20 Catena Aurea:
Beda, in Marcum, 4, 42
O de otro modo: lo que dice en las palabras: porque serán tales las tribulaciones de aquellos días, se refiere propiamente a los tiempos del Anticristo, en los que los fieles no sólo habrán de sufrir tormentos más numerosos y acerbos que los sufridos hasta entonces, sino que, cosa más grave aún, los autores de estos tormentos harán milagros.


Beda, in Marcum, 4, 42
Pero si entendemos en estas palabras el fin del mundo, entonces nos previenen que no dejemos enfriar nuestra fe ni nuestra caridad en Cristo, ni procedamos con pereza en la obra de Dios.
Teofilacto
Porque debemos huir con fervor del pecado, y no con calma y tibieza.
Pseudo - Jerónimo
La tribulación, pues, será inmensa, y breve su duración a causa de los elegidos, a fin de que la malicia de este tiempo no altere su inteligencia.
 

 

San Eusebio  Catena Aurea Lc 21,20-24

Gran número de judíos pereció por la espada cuando vinieron los romanos y tomaron la ciudad. Por esto sigue: "Y caerán a filo de espada"; pero incluso murieron muchos más de hambre. Todo esto sucedía primero bajo el dominio de Tito y Vespasiano, y después de éstos, en tiempo de Adriano, emperador de los romanos, cuando fueron expulsados de su patria los judíos. De donde sigue: "Serán conducidos cautivos a todas las naciones". En efecto, los judíos fueron dispersados por todo el orbe llegando hasta los confines de la tierra, y en tanto que los extranjeros ocupan su tierra, se ha hecho ésta inaccesible para ellos solos. Prosigue, pues: "Jerusalén será hollada por los pies de los gentiles hasta que se cumpla el tiempo de las naciones".

 
San Ambrosio Catena Aurea Lc 21,20-24
Místicamente, la abominación de la desolación es la venida del Anticristo, porque manchará el interior de las almas con infaustos sacrilegios, sentándose en el templo, según la historia, para usurpar el solio de la divina majestad. Esta es la interpretación espiritual de este pasaje; deseará confirmar en las almas la huella de su perfidia, tratando de hacer ver por las Escrituras que él es Cristo. Entonces se aproximará la desolación, porque muchos desistirán cansados de la verdadera religión. Entonces será el día del Señor, porque como su primera venida fue para redimir los pecados, la segunda será para castigarlos, a fin de que no incurra la mayor parte en el error de la perfidia. Hay otro Anticristo, que es el diablo, el cual trata de sitiar a Jerusalén (esto es, al alma pacífica), con la fuerza de su ley. Así, pues, cuando el diablo se halla en medio del templo, es la abominación de la desolación. Pero cuando brilla en nuestros trabajos la presencia espiritual de Cristo, huye el enemigo y empieza a reinar la justicia. El tercer Anticristo es Arrio y Sabelio y todos los que nos seducen con mala intención. Tales (los que desistan cansados de la verdadera religión) son las embarazadas, de quienes se dijo: ¡ay de ellas! las cuales prolongan la ruina de su carne y disminuyen la velocidad de su marcha en lo íntimo de sus almas, de modo que son incapaces para la virtud y fértiles para los vicios. Pero ni siquiera aquellas embarazadas que se hallan fundadas en el esfuerzo de las buenas obras, y que todavía no han producido ninguna, están libres de la condenación. Algunas conciben por temor de Dios; pero no todas dan a luz; algunas hacen abortar la palabra antes de dar fruto; y otras tienen a Cristo en su seno, pero sin que llegue a formarse. Por tanto, la que da a luz la justicia, da a luz a Cristo. Así, pues, apresurémonos a destetar a nuestros niños, para que no nos sorprenda el día del juicio o de la muerte antes de que estén formados. No sucederá así, si conserváis en vuestro corazón todas las palabras de justicia y no esperáis al tiempo de la vejez, y si concebís luego en la primera edad la sabiduría y la alimentáis sin la corrupción del cuerpo. Al fin del mundo se someterá toda Judea a las naciones creyentes por la palabra espiritual, que es como una espada de dos filos ( Ap 1,16; Ap 19,15).
 La mística Emmerich advierte sobre el falso ecumenismo y la abominación desoladora:

¡... y este plan tenía, en Roma misma, a sus promotores entre los prelados! (AA.III.179)
Ellos construían una gran iglesia, extraña y extravagante; todo el mundo tenía que entrar en ella para unirse y poseer allí los mismos derechos; evangélicos, católicos, sectas de todo tipo: lo que debía ser una verdadera comunión de los profanos donde no habría más que un pastor y un rebaño. Tenía que haber también un Papa pero que no poseyera nada y fuera asalariado. Todo estaba preparado de antemano y muchas cosas estaban ya hechas: pero en el lugar del altar, no había más que desolación y abominación. (AA.III.188)

 
 
  
 
Beato Joaquín (m. 1202):
“Hacia el fin del mundo, el Anticristo derrocar al Papa y usurpa su sede.”
 

San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716)
En su famosa Oración abrasada, en la que pide los apóstoles de los últimos tiempos,refiriéndose al estado de la Iglesia, dice:
“Desolatione desolata est omnis terra; la impiedad está sobre un trono; vuestro santuario es profanado, y la abominación entró hasta en el lugar santo...” (Tratado de la Verdadera Devoción..., pág. 303
Precisamente  el  Papa Pablo  IV  Decreto a perptuidad la Bula  Cum ex apostolatus officio

Bula Acerca del peligro de autoridades heréticas :

 Más alto está el desviado de la Fe. más grave es el peligro.
Considerando la gravedad particular de esta situación y sus peligros al punto que el mismo Romano Pontífice, que como Vicario de Dios y de Nuestro Señor tiene la plena potestad en la tierra, y a todos juzga y no puede ser juzgado por nadie, si fuese encontrado desviado de la Fe, podría ser acusado. y dado que donde surge un peligro mayor, allí más decidida debe ser la providencia para impedir que falsos profetas y otros personajes que detentan jurisdicciones seculares no tiendan lamentables lazos a las almas simples y arrastren consigo hasta la perdición innumerables pueblos confiados a su cuidado y a su gobierno  en las cosas espirituales o en las temporales; y para que no acontezca algún día  que veamos en el Lugar Santo la abominación de la desolación, predicha por el profeta Daniel; con la ayuda de Dios para Nuestro empeño pastoral, no sea que parezcamos perros mudos, ni mercenarios, o dañados los malos vinicultores, anhelamos capturar las zorras que tientan desolar la Viña del Señor y rechazar los lobos lejos del rebaño.
De acuerdo a este decreto  sobre  Bergoglio recae triplemente la excomunión  ipso facto.  
3. Privación ipso facto de todo oficio eclesiástico por herejía o cisma
5. Excomunión ipso facto para los que favorezcan a herejes o cismáticos.
6. Nulidad de todas las promociones o  elevaciones de desviados en la Fe.

También el Papa Pablo IV  nos advierte que no debemos obedecer a los apostatas que han adquirido fraudulentamente una posición eclesiástica cuando sabemos que son desviados en la fe.
 
7. Los fieles no deben obedecer sino evitar a los desviados en la Fe.

 
 
 

Sor de la Nativité

(1731-1798)

Sobre la crisis en la Iglesia:

"Dios me ha hecho ver la malicia de Lucifer y la intención diabólica y perversa de sus agentes contra la Santa Iglesia de Jesucristo. A las órdenes de su jefe, estos malvados, han recorrido la tierra como furiosos, con los designios de preparar las vías y los senderos al Anticristo [*].

Por el aliento corrompido de este espíritu soberbio, ellos han envenenado los hombres, que como otros apestados se han comunicado el mal los unos a los otros, y el contagio se tornó general. Que trastorno. Que escándalo."
Dice Sor de la Nativité:


“Esta herejía hará una devastación, al punto que yo no creo que haya habido una tan funesta… Ella será acreditada, encontrará partidarios, por todos lados, tendrá grandes sucesos, extenderá lejos sus conquistas, y parecerá envolver todos los países y todos los estados, en los que ella tendrá un aire magnífico y muy importante de bondad, de humanidad, de beneficiencia, y hasta de religión, lo que será una trampa seductora, para un gran número aún.
Ven pronto Señor Jesús.

“Alza tus manos contra su orgullo;
Mira qué cosas ha hecho el enemigo en el santuario ”

(Salmo 73:3)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Papa Benedicto contradice la interpretación herética de Bergoglio del Padrenuestro

El Papa Benedicto XVI contradice a Bergoglio:   “ En este sentido, San Cipriano interpretó la pregunta. Él dice: cuando pedimos &quo...