viernes, 27 de marzo de 2015

Un Brahmán budista nuevamente ciñe a Francisco.

 «El primer efecto de no creer en Dios es que se pierde el sentido común» G.K. Chesterton

Una “khata” es un  manto ceremonial , es un elemento esencial de los rituales de los budistas. Las “khata” se coloca por los sacerdotes budistas conocidos como brahames en la estatuas y alrededor de las mismas, como ofrendas a la deidad. También ciñen a sus  maestros a quienes consideran   reencarnaciones de dioses.
Las “khata” son de varios colores y están llenas de mantras auspiciosos.

La herejía del Indiferentismo religioso es definida en la encíclica Libertas de León XIII (20 jun. 1886) como:

«El sistema doctrinal que enseña que cada uno es libre de profesar la religión que mejor le parezca e incluso de no profesar ninguna».
 
Pío XI

Convencidos de que son rarísimos los hombres privados de todo sentimiento religioso, parecen [algunos] haber visto en ello esperanza de que no será difícil que los pueblos, aunque disientan unos de otros en materia de religión, convengan fraternalmente en la profesión de algunas doctrinas que sean como fundamento común de la vida espiritual. […] Tales tentativas no pueden, de ninguna manera obtener la aprobación de los católicos, puesto que están fundadas en la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables, pues, aunque de distinto modo, todas nos demuestran y significan igualmente el ingénito y nativo sentimiento con que somos llevados hacia Dios y reconocemos obedientemente su imperio. Cuantos sustentan esta opinión, no solo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco vienen a parar al naturalismo y ateísmo; de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios. (Pío XI, Carta encíclica Mortalium animos, n. 2-3, 6 de enero de 1928)





 
El Cardenal Mercier:
"Poner la religión de origen divino en el mismo nivel con las religiones inventadas por los hombres" es la "blasfemia que atrae los castigos de Dios en la sociedad mucho más que los pecados de las personas y las familias."
 
Concilio Vaticano I
El benignísimo Señor excita y ayuda con su gracia a los errantes, para que puedan llegar al conocimiento de la verdad (1Tm 2, 1Tm 4), y a los que trasladó de las tinieblas a su luz admirable (1 P 2, 9), los confirma con su gracia para que perseveren en esa misma luz, no abandonándolos, si no es abandonado. Por eso, no es en manera alguna igual la situación de aquellos que por el don celeste de la fe se han adherido a la verdad católica y la de aquellos que, llevados de opiniones humanas, siguen una religión falsa. (Denzinger-Hünermann, 3014. Concilio Vaticano I, Constitución dogmática Dei Filius, Cap. 3, 24 de abril de 1870)


Indiferentismo religioso es una de las muchas razones por las condenas papales de la masonería, ya que la Masonería coloca todas las religiones en el mismo plano.
El indiferentismo religioso fue condenado por el Papa Gregorio XVI, encíclica Mirari Vos, nº 9: “aquella perversa teoría extendida por doquier (...) que enseña que puede conseguirse la vida eterna en cualquier religión, con tal que haya rectitud y honradez en las costumbres”

La indiferencia religiosa o indiferentismo, con todas sus manifestaciones concretas (práctico, teórico, absoluto, relativo, etc.), siempre en el siglo pasado, fue objeto de condenación por varias intervenciones del Magisterio, como la encíclica Qui pluribus, de Pío IX, el 9 de noviembre de 1846 (DS 2785), o las proposiciones 15 y 16 del Syllabus (8 de diciembre de 1864: DS 2~ 15-2916) , donde se afirma que es horrendo y repugnante incluso para la razón natural pensar que los hombres puedan encontrar el camino de la salvación eterna y conseguir la vida eterna en la observancia de cualquier religión.

El Papa Pío XI definió como «ignominiosa» la colocación de la religión verdadera de Jesucristo «en el mismo nivel de las falsas religiones» (Pío XI ,encíclica Quas Primas).


La herejía del indiferentismo religioso actual es condenado incluso por la Const. Gaudium et spes: El Indiferentismo es una de las formas más radicales de ateísmo.

El "Sistema Letal " del indiferentismo religioso

Los Papas a lo largo de los siglos, y especialmente desde la época de la Revolución francesa, han condenado la falsa noción de que los no católicos no necesitan convertirse a la Iglesia Católica para la salvación. Aquí vamos a relatar la enseñanza de cuatro Papas consecutivos contra el indiferentismo religioso - una serie de declaraciones magisteriales que reflejan la verdadera continuidad con la enseñanza católica perenne. Citamos las declaraciones solemnes de los Papas León XIII, Pío VIII, Gregorio XVI y el Papa Pío IX.

¡... y este plan tenía, en Roma misma, a sus promotores entre los prelados! (AA.III.179)

Ellos construían una gran iglesia, extraña y extravagante; todo el mundo tenía que entrar en ella para unirse y poseer allí los mismos derechos; evangélicos, católicos, sectas de todo tipo: lo que debía ser una verdadera comunión de los profanos donde no habría más que un pastor y un rebaño. Tenía que haber también un Papa pero que no poseyera nada y fuera asalariado. Todo estaba preparado de antemano y muchas cosas estaban ya hechas: pero en el lugar del altar, no había más que desolación y abominación. (AA.III.188) Profecías de la Beata Ana Catalina Emmerich



 
Ya hemos hablado anteriormente de este tema:

1 comentario:

  1. "We have in these parts a class of men among the pagans who are called Brahmins. They keep up the worship of the gods, the superstitious rites of religion, frequenting the temples and taking care of the idols. They are as perverse and wicked a set as can anywhere be found, and I always apply to them the words of holy David, “from an unholy race and a wicked and crafty man deliver me, O Lord.” They are liars and cheats to the very backbone. Their whole study is, how to deceive most cunningly the simplicity and ignorance of the people. They give out publicly that the gods command certain offerings to be made to their temples, which offerings are simply the things that the Brahmins themselves wish for, for their own maintenance and that of their wives, children, and servants. Thus they make the poor folk believe that the images of their gods eat and drink, dine and sup like men, and some devout persons are found who really offer to the idol twice a day, before dinner and supper, a certain sum of money. The Brahmins eat sumptuous meals to the sound of drums, and make the ignorant believe that the gods are banqueting. When they are in need of any supplies, and even before, they give out to the people that the gods are angry because the things they have asked for have not been sent, and that if the people do not take care, the gods will punish them by slaughter, disease, and the assaults of the devils. And the poor ignorant creatures, with the fear of the gods before them, obey them implicitly. These Brahmins have barely a tincture of literature, but they make up for their poverty in learning by cunning and malice. Those who belong to these parts are very indignant with me for exposing their tricks. Whenever they talk to me with no one by to hear them they acknowledge that they have no other patrimony but the idols, by their lies about which they procure their support from the people. They say that I, poor creature as I am, know more than all of them put together. " - St. Francis Xavier: Letter from India, to the Society of Jesus at Rome,1543

    ResponderEliminar