miércoles, 13 de julio de 2016

Bergoglio afirma que Lutero dio una medicina a la corrupta Iglesia de su época.


Apocalipsis 13:11
 Vi luego otra Bestia que surgía de la tierra y tenía dos cuernos como de cordero, pero hablaba como una serpiente (como un dragón) .


2 Pedro 2:2. Muchos seguirán su libertinaje y, por causa de ellos, el Camino de la verdad será difamado (blasfemado). 
 
 
 
Hasta los mismos sacerdotes que apoyan a Bergoglio con sus escritos lo contradicen.
El Padre José María Iraburu explica:
«Lutero No fue reformador de costumbres, sino de doctrinas.– La tesis de que la decadencia moral de la Iglesia, bajo los Papas renacentistas, había llegado a un extremo intolerable, y que Lutero encabezó a los «protestantes» contra esta situación, exigiendo una «reforma», es falsa y ningún historiador actual es capaz de sostenerla. Entre otras razones, porque el mismo Lutero desecha esa interpretación de su obra en numerosas declaraciones explícitas. «Yo no impugno las malas costumbres, sino las doctrinas impías». Y años después insiste en ello: «Yo no impugné las inmoralidades y los abusos, sino la sustancia y la doctrina del Papado». «Entre nosotros –confesaba abiertamente–, la vida es mala, como entre los papistas; pero no les acusamos de inmoralidad», sino de errores doctrinales. Efectivamente, «bellum est Luthero cum prava doctrina, cum impiis dogmatis» (Melanchton). »Fin de Cita.

Lutero no limpió  la casa de Dios sino que se fabricó  otra.
A diferencia de San Francisco de Asís y Santa Teresa de Avila que reformaron la Iglesia por la via de la Santidad.
 
Lutero:
 
“Nosotros vivimos mal, como viven los papistas. No luchamos contra los papistas a causa de la vida, sino de la doctrina. Personalmente no digo nada sobre su forma de vivir, sino sobre la doctrina. Mi quehacer, mi combate, se centra en saber si los contrincantes transmiten la verdadera doctrina”

“Por eso, aunque el papa fuese tan santo como san Pedro, lo tendríamos por impío y nos rebelaríamos contra él”

“Le opondremos el Padrenuestro y el Credo, no el Decálogo, porque en esto de moral somos demasiado flacos”
 

 
 
Bergoglio demuestra su MALICIA en la época de Lutero la Iglesia necesitaba era una reforma moral pero Lutero combatió fue la liturgia, los sacramentos y la doctrina de la Iglesia, porque Lutero era un inmoral. Pero observen que Bergoglio no menciona el deterioro moral!!!!! Sino al igual que Lutero ataca a la Iglesia por las mismas razones de Lutero.

El Padre Herman Bernard Kramer, en El Libro del Destino explica: «Lutero, verdaderamente, abrió el pozo y dejó caer contra la Iglesia toda la furia del infierno. Por tanto, intérpretes modernos casi universalmente ven en esta estrella que cae a Lutero.» Lutero «hizo todo lo que pudo para sembrar el odio de la Iglesia [católica] en el corazón de sus seguidores.»
 
 
 
 
El Magisterio infalible de la Iglesia decreta excomunión ipso facto para los que apoyen a los herejes y cismáticos.
Antes del juicio de excomunión del monje Lutero, el cardenal Cayetano “se contactó con el príncipe elector Federico, soberano y protector de Lutero, instándolo a que no ‘deshonre el buen nombre de sus antepasados’ por apoyar a un hereje”
Martín Lutero ya era un hereje manifiesto antes de ser excomulgado formalmente porque ya tenía  sentencia divina de excomunión ipso facto, hablando antes de la bula del papa León X en la que se le daba sesenta días para retractarse antes de que se publicara la declaración de excomunión: “En cuanto a mí, la suerte está echada: desprecio por igual el favor y la furia de Roma, no deseo reconciliarme con ella, ni tener comunión alguna con ella. Que me condene y queme mis libros, yo, a su vez, a menos que no pueda encontrar ningún fuego, condenaré y quemaré públicamente todo el derecho pontificio, ese pantano de herejías

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario