jueves, 29 de octubre de 2015

Bergoglio dice que Dios No condena. Su lenguaje es blasfemo y ambiguo.



Bergoglio contradice la Escritura predicando un falso concepto de Dios propio de los herejes modernistas. 
Bergoglio afirma erróneamente que Dios no condena sino que llora y espera porque nos ama con ternura. Bergoglio crea la confusión para atacar los atributos de Dios como Juez. Astutamente utiliza un lenguaje ambiguo mezclando la verdad con su perversa doctrina. Lo cual es una táctica modernista condenada por la Iglesia.



''EL LENGUAJE DE DOBLE SENTIDO SERÁ MALDITO" "Bilinguis maledictus.


La Escritura condena el doble lenguaje del que se vale Bergoglio

Susurro et bilinguis maledictus,
multos enim turbabit pacem habentes.(Eclo 28: 15).

Judas 4El problema es que se han infiltrado ( solapadamente) entre ustedes ciertos individuos que desde hace mucho tiempo han estado señalados para condenación. Son impíos que cambian en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan a Jesucristo, nuestro único Soberano y Señor.


La perversa doctrina de Bergoglio no produce la conversión sino la presunción y obstinación  en el pecado.




Condenar viene del latín condemnāre

  1. tr. Pronunciar el juez sentencia, imponiendo al reo la pena correspondiente.


Bergoglio es el Padre de la Mentira que utiliza el mismo engaño de la Serpiente en el Paraíso "Ustedes no morirán" Jorge Mario Bergoglio astutamente tuerce la Escritura logrando que los incautos crean sus mentiras y dejen de creer en el Evangelio de Salvación de Jesucristo.
Preciso es que entendamos que Dios espera y es pacientísimo, mas no para siempre; y que es opinión de muchos Santos Padres (de San Basilio, San Jerónimo, San Ambrosio, San Cirilo de Alejandría, San Juan Crisóstomo, San Agustín y otros) que, así como Dios tiene determinado para cada hombre el número de días que ha de vivir y los dones de salud y de talento que ha de otorgarle (Sab. 11, 21), así también tiene contado y fijo el número de pecados que le ha de perdonar. Y completo ese número, no perdona más, dice San Agustín. Lo mismo, afirman Eusebio de Cesárea (lib. 7, cap. 3) y los otros Padres antes nombrados.
Y no hablaron sin fundamento estos Padres, sino basados en la divina Escritura. Dice el Señor en uno de sus textos (Gn. 15, 16), que dilataba la ruina de los amorreos porque aún no estaba completo el número de sus culpas. En otro lugar dice (Os. 1,6): No tendré en lo sucesivo misericordia de Israel. Me han tentado ya por diez veces. No verán la tierra” (Neh. 14, 22-23). Y en el libro de Job se lee: “Tienes selladas como en un saquito mis culpas” (Job. 14, 17).

Los pecadores no llevan cuenta de sus delitos, pero Dios sabe llevarla para castigar cuando está ya granada la mies, es decir, cuando está completo el número de pecados” (Jl. 3, 13). En otro pasaje leemos (Ecl. 5, 5): Del pecado perdonado no quieras estar sin miedo, ni añadas pecado sobre pecado”. O sea: preciso es, pecador, que tiembles aun de los pecados que ya te perdoné; porque  si añadieres otro, podrá ser que éste con aquéllos completen el número, y entonces no habrá  misericordia para ti. Y, más claramente, en otra parte, dice la Escritura   (2   Mac.   6,   14):   “El     Señor   sufre   con   paciencia   (a   las   naciones)   para castigarlas en el colmo de los pecados,  cuando viniere el día del juicio”. De suerte que Dios espera el día en que se colme la medida de los pecados, y después castiga.



Juan 12:48 El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, ésa lo juzgará en el día final.

Hebreos 10:30 Sabemos quién es el que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará su pueblo.
Algo totalmente distinto es lo que la Iglesia siempre ha enseñado que Dios no predestina a Nadie al Infierno porque Dios quiere que todos los hombres lleguen al conocimiento de la Verdad  y se salven por eso en su infinito amor envió a Nuestro Señor Jesucristo para que todo aquel que crea en el no se pierda sino que se salve y tenga  Vida Eterna. Jesús fundó  su Iglesia como el Arca de Noé todos los que voluntariamente no quisieron entrar en ella se condenaron. Dios no obliga a nadie sino que respeta nuestra libertad siempre le ha ofrecido al hombre dos camino .
Pero  lo que está haciendo el hereje y apóstata modernista llamado Bergoglio es invitando a todos los prefieren creerle sus mentiras a que se rebelen contra Dios y abandonen la verdadera Iglesia o no entren al único camino de salvación sino que entren por la puerta ancha que lleva a la perdición eterna.  

Juan 3, 18
"El que cree en Él no es condenado;
pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el Nombre del unigénito Hijo de Dios"




Los herejes modernistas utilizan estos mismo argumentos engaños para negar el dogma del Infierno.



Preguntaba el Arzobispo Fulton Sheen:  Por qué nuestros pensadores modernos niegan el infierno? Responde el Arzobispo Fulton Sheen: Sencillamente porque niegan el pecado. Si usted niega la culpa humana, debe negar el derecho de un Estado a juzgar a un criminal, o negar condenarlo a prisión. Una vez que se niega la soberanía de Dios, debe negar el infierno. La existencia del infierno es garantía eterna de Dios de la inviolabilidad de la libertad humana. Usted puede dejar de creer en el infierno, pero también tiene que dejar de creer en la libertad.




"No digas: La misericordia de Dios es grande, y se apiadará de mis muchos pecados. (Eccl. 5,6.) Es verdad que la misericordia de Dios es grande, y aun diré más, es infinita; pero la misma justicia divina se opone a que Dios sea misericordioso con los pecadores ingratos y endurecidos que abusan de ella para ofenderle. Por eso dijo el Señor un día a Santa Brígida: Yo soy justo y misericordioso; pero los pecadores olvidan lo primero, y solamente se acuerdan de lo segundo”. Porque Dios es también justo, como dice San Basilio, y por el hecho de serlo, está obligado, a castigar a los ingratos. El venerable Juan de Ávila decía, que el soportar al pecador que abusa de la misericordia de Dios para ofenderle, no sería misericordia, sino injusticia. " San Alfonso María de Ligorio.

2 Pedro 2

4Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los arrojó al infierno y los dejó en tinieblas, encadenados y guardados para el juicio. 5 Ni tampoco perdonó Dios al mundo antiguo, sino que mandó el diluvio sobre aquellos hombres malos, y salvó solamente a Noé, que predicó una vida de rectitud, y a otras siete personas.


6Dios también condenó a la destrucción a las ciudades de Sodoma y Gomorra, quemándolas hasta dejarlas hechas cenizas, para que sirvieran de ejemplo de lo que habría de suceder a los malvados.






Salmos 7:11
11 (12) Dios es un juez justo
que condena la maldad en todo tiempo.



Mateo 25:46
 Ésos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»


 2 Corintios 5
10 Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba lo que le corresponda, según lo bueno o malo que haya hecho mientras vivió en el cuerpo.







Catecismo de la Iglesia católica:



1034 Jesús habla con frecuencia de la "gehenna" y del "fuego que nunca se apaga" (cf. Mt 5,22.29; 13,42.50; Mc 9,43-48) reservado a los que, hasta el fin de su vida rehúsan creer y convertirse , y donde se puede perder a la vez el alma y el cuerpo (cf. Mt 10, 28). Jesús anuncia en términos graves que "enviará a sus ángeles [...] que recogerán a todos los autores de iniquidad, y los arrojarán al horno ardiendo" (Mt 13, 41-42), y que pronunciará la condenación:" ¡Alejaos de mí malditos al fuego eterno!" (Mt 25, 41).



Daniel 12: 2. Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para la vida eterna, otros para el oprobio, para el horror eterno.

Juan 5:29 y saldrán de las tumbas. Los que hicieron el bien, resucitarán para tener vida; pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados.


San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 79,1
Después los separa hasta de lugar, pues sigue: "Y colocará a las ovejas a la derecha, y los cabritos a la izquierda".


Catecismo V. El Juicio final


1038 La resurrección de todos los muertos, "de los justos y de los pecadores" (Hch 24, 15), precederá al Juicio final. Esta será "la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz [...] y los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación" (Jn 5, 28-29). Entonces, Cristo vendrá "en su gloria acompañado de todos sus ángeles [...] Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda [...] E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna." (Mt 25, 31. 32. 46).


- y Dios igualmente aborrece al impío y su impiedad; ambos, obra y artífice, serán igualmente castigados. ( Sab. 14:9-10) .






 
Bergoglio en su charla Blasfema tienta a Dios: 
"El más malo, el más blasfemador es amado por Dios, con una ternura de padre, de papá."
"La impotencia de Dios es su incapacidad de no amar.
Bergoglio habla como si la Justicia de Dios se opone a su Misericordia. 

La herejia modernista es racionalista. 
Es cierto que Dios puede perdonar toda clase de pecados excepto la Blasfemia contra el Espíritu Santo; pero como San Pablo debemos trabajar nuestra salvación con temblor y temor. Uno de los dones del Espiritu Santo es el temor de Dios. 
Vuelvan a leer a San Alfonso Ma de Ligorio y entenderán que Dios no puede perdonar la voluntad de Pecar:

Abusar de la misericoridia de Dios como excusa para seguir pecando.
San Alfonso María de Ligorio dice: “Cierto autor indicaba que el infierno se puebla más por la misericordia que no por la justicia divina; y así es, porque, contando temerariamente con la misericordia, prosiguen pecando y se condenan. Dios es misericordioso. ¿Pero, quién lo niega? Y, a pesar de ello, ¡ a cuántos manda hoy día la misericordia al infierno! Dios es misericordioso, pero también justo, y por eso está obligado a castigar a quien lo ofende. Él usa de misericordia con los pecadores, pero sólo con quienes luego de ofenderle lo lamentan y temen ofenderlo otra vez: Su misericordia por generaciones y generaciones para con aquellos que le temen (Lc 1, 50.), cantó la Madre de Dios. Con los que abusan de su misericordia para despreciarlo, usa de justicia. El Señor perdona los pecados, pero no puede perdonar la voluntad de pecar. Escribe San Agustín que quien peca con esperanza de arrepentirse después de pecar, no es penitente, sino que se burla de Dios (“Irrisor est, non poenitens”). El Apóstol nos advierte que de Dios no se burla uno en vano: De Dios nadie se burla (Gálatas 6:7). Sería burlarse de Dios ofenderlo como y cuanto uno quiere y después ir al cielo” (Sermón 32, Ilusiones del pecador ).



Tito 1:11


A ésos hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe.


Recuerden que Bergoglio también ha recomendado quejarse y dijo que es humano orar maldiciendo.

1 Samuel 3:14 Por eso he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de su casa no será expiada jamás, ni por sacrificio ni por ofrenda.



1 Samuel 2:25 Si alguien peca contra otra persona, Dios le servirá de árbitro; pero si peca contra el Señor, ¿quién podrá interceder por él?»

Advertencia hermanos tengan cuidado con la pagina de Gloria tv el moderador Legionario Gerardo Mendoza Margallón  " Germen" en colaboración   con el moderador Argentino German que ahora se esconden detrás de varias cuentas ficticias tienen el control de la pagina en español, han borrado y ocultado varios artículos donde se exponen las herejías de Bergoglio.


Varios hermanos se han quejado de estos fraudes cibernéticos y hackeos que ellos cometen pero la administración de Gloria tv se ha hace oído sordo y se niega ponerle fin a estos acosos que se cometen a diario en ese portal contra los fieles católicos que defienden la autentica doctrina de las herejias cometidas por Bergoglio.

 

 





No hay comentarios:

Publicar un comentario