miércoles, 11 de enero de 2017

La Dubia un pañito de agua tibia ante el cáncer invasor de la herejía Bergogliana.

Ayer en el artículo  del Cardenal Burke omití a propósito el tema de la Dubia ante el cáncer de la herejía de Bergoglio.
 
 
Sabemos que después de un sínodo se emite un documento magisterial que se denomina Exhortación Apostólica que pertenece al Magisterio infalible de un papa.

La Exhortación Apostólica, dijo, “no es un acto de magisterio,”  sino que es “una reflexión del Santo Padre”  sobre el trabajo del Sínodo.

El Cardenal Burke insiste  en no llamar Magisterio al panfleto herético de Bergoglio, porque al hacerlo estaría admitiendo que el Magisterio Ordinario de Bergoglio es herético, de esta manera Bergoglio solamente quedaría calificado como un hereje privado, que tiene una opinión personal herética, pero que no estaría  enseñando la herejía.

MJM: En una carta privada del 5 de septiembre a los obispos de Buenos Aires, el Papa Francisco escribió: "No hay otras interpretaciones de Amoris Laetitia", aparte de una que admite a los católicos divorciados y casados nuevamente a la Santa Comunión en algunos casos...
Burke: Y lo que escribió en esa carta simplemente significa que ésta es su comprensión personal del asunto. Pero esa carta difícilmente podría considerarse un ejercicio del magisterio papal.


Según esta falsa postura modernista no se contradice el dogma de la infalibilidad papal que asegura que un papa en asuntos de fe y moral no enseñaría  la herejía. Y por esta razón no habría que deponerlo por el delito de herejía. Y así  poder seguir rindiéndole culto papal  y estando unidos  a un falso papa herético, al que le rinden obediencia como si fuera un papa legítimo. Porque esta novedad herética de los modernistas  contraria al Magisterio de la Iglesia,  admiten que un papa pueda ser un hereje como maestro privado. Cuando sabemos que el delito de herejía separa Ipso facto al Hereje fuera del Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia. Y no puede ser cabeza quien no es miembro.


La Dubia es un callejón sin salida. Porque ellos se niegan a reconocer que Bergoglio ya era un hereje formal antes de ser inválidamente elegido.

En contradicción con lo que afirma el propio Bergoglio el Cardenal Burke insiste en afirmar que AL no pertenece al Magisterio, que sabemos debe ser infalible, no puede contener error, según Burke entonces no habría necesidad de dar asentimiento de fe  y así ellos resolverían el problema del supuesto cisma de los cardenales que se oponen a AL. Porque al Magisterio ordinario de un papa legítimo  hay que obedecerlo.  Y tiene una naturaleza Magisterial Universal.

Primer nivel de magisterio: Una definición infalible del Papa.
Segundo nivel: La enseñanza del magisterio episcopal en comunión con el Papa.

Tercer nivel: El magisterio ordinario del Papa.




Exhortación Apostólica:
Estos documentos papales generalmente se promulgan después de la reunión de un Sínodo de Obispos o por otras razones. Son parte del magisterio de la Iglesia.
 
 
Es decir que la Dubia no pretende declarar hereje a Bergoglio, a pesar de que el Seudo Magisterio herético de AL ataca directamente todo el fundamento de la fe católica, la Dubia solo pretende decir que AL  contiene premisas confusas pero según Burke para el es difícil decir que sean materialmente heréticas.
 
Aunque sabemos que contiene  dos premisas opuestas, una verdadera y una falsa herética,  que es la que ha llevado actualmente a la apostasía a sus adherentes y a la rebelión y desobediencia de la Ley de Dios. Al Sacrilegio contra el Sacramento de la Eucaristía y al Sacrilegio contra del Sacramento de la confesión, y al ataque del sacramento del Matrimonio y contra el mismo orden Sacerdotal. Al adulterio y al nuevo divorcio católico disfrazado, etc.
 
 
 
San Jerónimo
Es costumbre en la Sagrada Escritura el tomar los dichos por los hechos, según cuya interpretación dice el Apóstol: "Confiesan que conocen a Dios, pero lo niegan con los hechos" ( Tit 1,16).
2016

 
AL es una antipastoral herética  que se divorcia del Magisterio infalible de la Iglesia, de los dogmas morales y convierte en letra muerta los mandamientos de la ley de Dios, para burlase de ellos.  
 
 
  Según estos Obispos apóstatas  canadienses «están  basándose en "Amoris laetitia" y "Evangelium Gaudium", del Papa Francisco»



San Jerónimo

Así como había dicho antes que aun los que llevan el vestido de la buena vida no deben ser recibidos si hay maldad en sus enseñanzas, así ahora dice, por el contrario, que no debe oírse a los que, enseñando buena doctrina, la destruyen con sus malas obras. Una y otra cosa es necesaria a los que sirven al Señor: que las obras se prueben con las palabras y las palabras con las obras. Y por ello añade: "No todo el que me dice Señor, Señor", etc.
  
 
 
 

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 19

Cuál sea el designio de Dios El mismo nos lo enseña: "Esta es la voluntad de Aquel que me envió, que todo el que ve a su Hijo y cree en El obtenga la vida eterna" ( Jn 6,40). La palabra creer afecta lo mismo a la confesión que a la acción. El que no confiesa o no vive, según la palabra de Jesucristo, no entrará en el Reino de los Cielos.





 

Como  podemos observar Bergoglio no esta actuando como doctor privado sino que ha hecho su herejía universal y pública. El 17 de Octubre Bergoglio dejó  claro que al final del proceso del seudo-sinodal anti-familia tenía la intención de pronunciarse  con autoridad. Como “Pastor y Doctor de todos los cristianos.”



Recordemos que las Cartas Encíclicas  viene del Latín Literae encyclicae, que literalmente significa “cartas circulares”. Una encíclica es una carta pública y formal que pertenece al magisterio ordinario del Sumo Pontífice y que expresa su enseñanza en materia de gran importancia.  La enseñanza dirigida a toda  Iglesia Universal expresa el Magisterio Ordinario en su sentido pleno.


Según estos modernistas se puede corregir la herejía supuestamente como doctor privado, incluso sin llamarla herejía,  porque causa un peligro para la fe, pero el hereje que es el causante de la herejía seguiría como si nada usurpando el puesto del papa.
La pagina Remanent es anti sedevacante es decir que ellos pretenden hacerle  frente a la herejía de Bergoglio o resistir a un hereje pero al mismo tiempo sin separarse del hereje, reconociéndolo como papa. El cual sabemos que por el delito de herejía formal esta Ipso facto excomulgado desde Argentina. Lo mismo que están excomulgados quienes apoyan a los herejes.
 
 
 
El Magisterio ordinario de un papa es infalible y  todo el Magisterio auténtico del Papa  requiere sumisión.


Como escribió Roberto de Mattei 
 
La pastoral se funda precisamente en la doctrina dogmática y moral. «¡No puede haber una pastoral en desacuerdo con las verdades y la moral de la Iglesia, en conflicto con sus leyes y que no esté orientada a alcanzar el idea de la vida cristiana!», declaró el cardenal Velasio de Paolis en su alocución al Tribunal Eclesiástico de Umbría el 27 de marzo de 2014. Para el cardenal Sarah, la idea de separar el Magisterio de la praxis pastoral, que podría evolucionar según las circunstancias, modos y pasiones, «es una forma de herejía, una peligrosa patología esquizofrénica» (La Stampa, 24 de febrero de 2015).

El Código de Derecho Canónico define herejía:

Canon 751:«Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma» Código de Derecho Canónico - CIC can. 751). -CIC# 2089.

Por lo tanto, la herejía es la negación pertinaz de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica. El canon 750 § 1 define qué se debe creer con fe divina y católica:

Canon 750 § 1: Se ha de creer con fe divina y católica todo aquello que se contiene en la palabra de Dios escrita o transmitida por tradición, es decir, en el único depósito de la fe encomendado a la Iglesia, y que además es propuesto como revelado por Dios, ya sea por el magisterio solemne de la Iglesia, ya por su magisterio ordinario y universal, que se manifiesta en la común adhesión de los fieles bajo la guía del sagrado magisterio; por tanto, todos están obligados a evitar cualquier doctrina contraria.
Entre estas doctrinas se encuentran los artículos del Credo y los dogmas.
Una doctrina se reconoce como dogma por una de las siguientes razones:
1- Ha sido solemnemente definida como tal por el Magisterio de la Iglesia. Esto puede ocurrir en un Concilio Ecuménico o por un pronunciamiento ex cathedra del Papa. (Ejemplo: La Inmaculada Concepción de María)
2- Ha sido enseñada como tal por la Tradición invariable de la Iglesia y no requiere ser proclamada dogmáticamente. (Ejemplo: La condena al aborto, la condena de los actos homosexuales, etc)

El rechazo de estas doctrinas constituye herejía.
Las enseñanzas infalibles requiere el asentimiento de la fe
Temas como la anticoncepción, el aborto, el divorcio y la homosexualidad son enseñanzas dogmáticas de la Iglesia definitivas.
 
Santo Tomás (II-II: 11,1) define la herejía del modo siguiente: “Una especie de infidelidad de aquellos que, habiendo profesado la fe en Cristo, corrompen sus dogmas”. “La correcta fe cristiana consiste en asentir voluntariamente con Cristo en todo aquello que pertenece verdaderamente a su enseñanza. Hay, consecuentemente, dos formas de desviarse del cristianismo: una, cuando uno se rehúsa a creer en Cristo, y es lo que se llama infidelidad, que comparten los paganos y los judíos; la otra, cuando uno restringe su creencia solamente a ciertos puntos de la doctrina de Cristo, seleccionados y modificados según la propia conveniencia, y es lo que se llama herejía. El objeto de la fe y de la herejía es, por tanto, el depósito de la fe, o sea, la suma total de las verdades reveladas por la Escritura y la Tradición según nos la propone la Iglesia para que la creamos. El creyente acepta la totalidad del depósito según lo propone la Iglesia; el hereje acepta sólo aquellas partes que su juicio le recomienda. Las razones de la herejía pueden ser: ignorancia del verdadero credo, juicio erróneo, percepción y comprensión imperfectas de los dogmas. En ninguno de esos casos juega la voluntad un papel importante, y ello hace que tal herejía sea solamente material u objetiva, al no darse una de las condiciones de la pecaminosidad: la elección libre. Por otro lado, la voluntad puede libremente inclinar el intelecto a adherirse a algunas de las posiciones que han sido declaradas falsas por la autoridad de la Iglesia. Los motivos para ello pueden ser: orgullo intelectual o confianza excesiva en las propias capacidades; la ilusión de celo religioso; la tentación de poder político o religioso; las ataduras de los bienes materiales y el nivel social; quizás otros menos honorables aún. Este tipo de herejía aceptada sí es sujeto de culpa, en grado variable. Se le llama formal porque al error material añade el elemento informativo de lo “libremente querido”.
Para que la herejía sea formal, debe tener pertinacia, o sea, la adhesión obstinada a una posición particular.



Papa León XIII, Satis cognitum, # 5, 29 de junio de 1896:

Al contrario, quien en un solo punto rehúsa su asentimiento a las verdades divinamente reveladas, realmente abdica de toda la fe, pues rehúsa someterse a Dios en cuanto a que es la soberana verdad y el motivo propio de la fe.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario